La efectividad de la vacuna: ¿qué tan bien funcionan las vacunas contra la influenza?

Preguntas y respuestas

En esta página

¿Qué tan efectivas son las vacunas contra la influenza?

Los CDC realizan estudios todos los años para determinar la efectividad de la vacuna contra esta enfermedad. Si bien la efectividad de la vacuna (EV) puede variar, estudios recientes han demostrado que la vacuna contra la influenza reduce el riesgo de enfermarse a causa de la influenza entre un 40 % y un 60 % en la población general durante las temporadas en que la mayoría de los virus que circulan coinciden exactamente con los virus utilizados en las vacunas contra la influenza. En general, las vacunas actuales contra la influenza funcionan mejor contra los virus de la influenza B y la influenza A(H1N1) y ofrecen menor protección contra los virus de la influenza A(H3N2). Vea "La efectividad de la vacuna contra la influenza, ¿varía por tipo o subtipo?" y "¿Por qué la vacuna contra la influenza es, por lo general, menos efectiva contra los virus de la influenza A H3N2?" para obtener más información.

¿Cuáles son los factores que influyen en la efectividad de la vacuna?

La efectividad de las vacunas contra la influenza (o su capacidad para proteger contra un determinado resultado) puede variar de una temporada a otra. La protección puede variar dependiendo de quién recibe la vacuna. Al menos dos factores juegan un papel importante a la hora de determinar las probabilidades de protección que ofrece la vacunación contra la influenza: 1) las características de la persona que recibirá la vacuna (como la edad y el estado de salud) y 2) la similitud o "coincidencia" entre los virus de la influenza incluidos en la vacuna y los que circulan en la comunidad. Cuando los virus de las vacunas contra la influenza no coinciden con uno o más virus de la influenza en circulación, es posible que la vacunación prácticamente no ofrezca protección contra la enfermedad causada por esos virus, pero igual proteja contra otros virus de la influenza que circulan durante la temporada. Cuando los virus de la vacuna contra la influenza coinciden con los virus en circulación, la vacunación brinda beneficios sustanciales en cuanto a la prevención de la influenza y sus complicaciones.

Cada temporada de influenza, los investigadores intentan determinar la efectividad de las vacunas contra la influenza como intervención de salud pública. Las estimaciones sobre la efectividad de la vacuna contra la influenza pueden variar según el diseño del estudio, los resultados, la población estudiada y el tipo de vacuna contra la influenza. Hay que tener en cuenta las diferencias entre los estudios cuando se comparan los resultados.

¿Cuáles son los beneficios de la vacunación contra la influenza?

Existen varios motivos para vacunarse contra la influenza cada año. La vacunación contra la influenza es la mejor manera de protegerse y proteger a sus seres queridos de la influenza y las posibles complicaciones graves.

A continuación hay un resumen de los beneficios de la vacunación contra la influenza y los estudios científicos que respaldan estos beneficios.

    • La vacunación contra la influenza previene cada año millones de enfermedades y consultas al médico relacionadas con la influenza. Por ejemplo, durante  2019-2020 la vacunación contra la influenza previno alrededor de 7.5 millones de casos de influenza, 3.7 millones de consultas médicas, 105 000 hospitalizaciones y 6 300 muertes asociadas a la influenza.
    • Durante las temporadas en las cuales los virus de la vacuna contra la influenza coincidieron con los virus en circulación, se ha demostrado que la vacuna contra la influenza reduce el riesgo de tener que consultar al médico por influenza de 40 a 60 por ciento.
  • Según varios estudios, se ha demostrado que la vacunación contra la influenza reduce la gravedad de la enfermedad en personas que se vacunaron pero aún pueden enfermarse.
    • Un estudio del 2021ícono de sitio externo demostró que entre los adultos, la vacunación contra la influenza estuvo asociada a un 26 % menos de riesgo de ingresar a unidades de cuidados intensivos y a un 31 % menos de riesgo de muerte a causa de la influenza en comparación con aquellos que no estaban vacunados.
    • Un estudio del 2018ícono de sitio externo demostró que entre los adultos hospitalizados con influenza, los pacientes vacunados tenían 59 por ciento menos de probabilidades se ingresar a una unidad de cuidados intensivos  que los que no se vacunaron.  Entre los adultos que se encontraban en la unidad de cuidados intensivos a causa de la influenza, los pacientes vacunados en promedio pasaron 4 días menos en el hospital que aquellos que no se habían vacunados previamente.
  • La vacunación contra la influenza puede reducir el riesgo de hospitalización asociada a la influenza.
    • La vacunación contra la influenza previene decenas de miles de hospitalizaciones cada año. Por ejemplo, durante 2019-2020, la vacunación contra la influencia evitó aproximadamente 105 000 hospitalizaciones relacionadas con la influenza.
    • Un estudio del 2014ícono de sitio externo demostró que la vacunación contra la influenza redujo un 74 % el riesgo que corren los niños de ingresar a unidades de cuidados intensivos pediátricos (UCIP) durante las temporadas de influenza 2010-2012. Un estudio del 2017 descubrió que durante 2009-2016, las vacunas contra la influenza redujeron el riesgo de hospitalización asociada a la influenza entre los adultos mayores alrededor de un 40 por ciento en promedio.
    • Un estudio del 2018 demostró que del 2012 al 2015 la vacunación contra la influenza entre adultos redujo el riesgo de ingresar a una unidad de cuidados intensivos con influenza en un 82 por ciento.
  • La vacunación contra la influenza es una herramienta de prevención importante para las personas con ciertas afecciones de salud crónicas.
  • La vacunación contra la influenza ayuda a  proteger a las personas embarazadas durante el embarazo y después del parto.
    • La vacunación reduce el riesgo de una infección respiratoria aguda asociada a la influenza en las mujeres embarazadas a la mitad.
    • Un estudio del 2018ícono de sitio externo reveló que el hecho de recibir la vacuna inyectable contra la influenza redujo aproximadamente un 40 por ciento el riesgo de hospitalización de mujeres embarazadas a causa de la influenza del 2010 al 2016.
    • Varios estudios han demostrado que además de ayudar a proteger a las mujeres embarazadas, la vacuna contra la influenza que se administra durante el embarazo ayuda a proteger al bebé de la influenza durante varios meses posteriores al nacimiento, cuando el bebé aún no es lo suficientemente grande como para vacunarse.
  • La vacuna contra la influenza puede salvarles la vida a los niños.
    • Un estudio del 2017 fue el primero de su tipo en demostrar que la vacunación contra la influenza puede reducir considerablemente el riesgo de muerte por influenza en los niños.
  • La vacunación también protege a los que lo rodean, incluidas las personas que tienen una mayor vulnerabilidad a sufrir una enfermedad grave a causa de la influenza, como los bebés y los niños pequeños, los adultos mayores y las personas con ciertas afecciones crónicas.

A pesar de los numerosos beneficios que ofrece la vacunación contra la influenza, solo alrededor de la mitad de los estadounidenses reciben la vacuna anual contra la influenza, y la influenza continúa provocando millones de enfermedades, cientos de miles de hospitalizaciones y decenas de miles de muertes. Muchas más personas podrían estar protegidas contra la influenza si más personas se vacunaran.

*Las referencias de los estudios que se mencionan arriba se pueden encontrar en Publicaciones sobre los beneficios de la vacuna contra la influenza. Vea también la hoja informativa Una fuerte defensa contra la influenza: ¡vacúneseícono de pdf!

¿Las vacunas contra la influenza son efectivas contra todos los tipos de virus de la influenza y el resfriado?

Las vacunas contra la influenza estacional están diseñadas para proteger contra la infección y la enfermedad causadas por los cuatro virus de la influenza, que, según los investigadores, serán los más comunes durante la próxima temporada de influenza. Las vacunas contra la influenza no protegen contra infecciones y enfermedades ocasionadas por otros virus que también pueden causar síntomas similares a los de la influenza. Hay muchos otros virus aparte de los virus de la influenza que pueden causar enfermedades similares a la influenza * (también conocidas como ILI, por sus siglas en inglés) que se diseminan durante la temporada de influenza. Estos virus, que no están relacionados con la influenza, incluyen los rinovirus (una de las causas del "resfriado común") y el virus respiratorio sincitial (RSV, por sus siglas en inglés), que es la causa más común de las enfermedades respiratorias graves en niños pequeños, así como una de las causas principales de enfermedades respiratorias graves en personas de 65 años de edad o más.

La efectividad de la vacuna contra la influenza, ¿varía por tipo o subtipo?

Sí. La cantidad de protección que ofrecen las vacunas contra la influenza puede variar según la vacuna o el tipo o subtipo de virus de la influenza, incluso cuando los virus utilizados para fabricar la vacuna contra la influenza son similares (coinciden) a los virus de la influenza en circulación esa temporada. Desde el 2009, los estudios de EV que analizan la efectividad de las vacunas contra la influenza para proteger contra una enfermedad que requiere atención médica han sugerido una mejor protección contra los virus de la influenza B o de la influenza A(H1N1) que contra los virus de la influenza A(H3N2). Un estudio ícono de pdf[505 KB, 10 páginas]ícono de sitio externo que analizó una cantidad de valores provisorios de la EV de 2004-2015 señaló una efectividad promedio del 33 % (CI = 26 %-39 %) contra los virus H3N2, en comparación con el 61 % (CI= 57 %-65 %) contra los virus H1N1 y el 54 % (CI = 46 %-61 %) contra los virus de la influenza B. Las estimaciones de la EV fueron más bajas cuando los virus utilizados para fabricar la vacuna eran diferentes (sin coincidencia) de los virus de la influenza en circulación esa temporada, especialmente contra los virus de la influenza A(H3N2). El mismo estudio detectó una EV promedio del 23 % (95 % CI: 2 % al 40 %) contra los virus de influenza A(H3N2) cuando los virus de la influenza en circulación no coincidían exactamente con los virus de influenza A(H3N2) utilizados para fabricar las vacunas contra la influenza de esa temporada.

¿Por qué la vacuna contra la influenza es, por lo general, menos efectiva contra los virus de la influenza A (H3N2)?

Existen diversos motivos por los cuales la efectividad de la vacuna contra los virus de la influenza A (H3N2) puede ser menor.

  1. Si bien todos los virus de la influenza se vieron afectados por cambios genéticos frecuentes, los cambios ocurridos en los virus de influenza A(H3N2) han resultado con mayor frecuencia en diferencias entre los componentes de la vacuna contra la influenza y los virus de la influenza en circulación (es decir, cambio antigénico), en comparación con los virus de influenza A(H1N1) e influenza B. Es decir que entre el momento en que se seleccionan los virus de la influenza para empezar a producir vacunas y el momento en que se suministran las vacunas contra la influenza, es más probable que los virus de influenza A(H3N2), en vez de los virus de influenza A(H1N1) o los virus de influenza B, hayan cambiado de manera tal que puedan incidir en la efectividad de las vacunas contra la influenza.
  2. El cultivo en huevos es parte del proceso de producción de la mayoría de las vacunas contra la influenza estacional. Mientras que todos los virus de la influenza sufren cambios cuando se cultivan en huevos, los cambios en los virus de influenza A(H3N2) tienden a ser más propensos a tener cambios antigénicos en comparación con los cambios que pueden tener otros virus de la influenza. Estos denominados "cambios adaptados en huevos" están presentes en el virus de la vacuna que se recomienda para el uso en la producción de vacunas y puede reducir su efectividad potencial contra los virus que circulan. Otras tecnologías de producción de vacunas, como por ejemplo, la producción de vacunas a base de célulasvacunas recombinantes contra la influenza, no utilizan huevos en la producción de vacunas para evitar los cambios adaptados en huevos en los virus utilizados para fabricar vacunas. Los CDC también utilizan técnicas moleculares de avanzada para mejorar las vacunas contra la influenza.

¿Qué tan efectivas son las vacunas contra la influenza en los adultos mayores?

En varios estudios realizados desde el 2010, las vacunas contra la influenza han ayudado a proteger a los adultos contra la influenza. La vacunación contra la influenza ha reducido un 60 % el riesgo de enfermedades que requieren atención médica causadas por los virus de influenza A(H1N1) o influenza B entre personas de 65 años de edad o más (1). Las vacunas contra la influenza también han reducido el riesgo de hospitalización a causa de la influenza entre adultos de 65 años de edad o más debido a los virus de influenza A(H1N1) y los virus de influenza B(2). Sin embargo, la protección contra los virus de influenza A(H3N2) ha sido menos consistente. En promedio, las vacunas contra la influenza han reducido un 24 % el riesgo de consultas médicas por influenza A(H3N2) y han reducido un 33 % el riesgo de hospitalizaciones a causa de la influenza A(H3N2) en adultos de 65 años de edad o más (1,2). Durante las temporadas cuando el componente de la vacuna contra el virus H3N2 coincidía exactamente con los virus de la influenza en circulación en la comunidad, el beneficio de la vacunación contra la influenza ha sido mayor. Durante estas temporadas, la vacuna contra la influenza redujo un 43 % en promedio el riesgo de hospitalización a causa de la influenza A(H3N2) (2). Pero cuando el componente de la vacuna tuvo menor correspondencia con los virus en circulación en la comunidad, la protección cayó un 14 % (2). Para los adultos mayores, algunos estudios han demostrado que ciertas vacunas nuevas (la vacuna inactivada de alta dosis, la vacuna inactivada con coadyuvante y la vacuna recombinante contra la influenza) pueden ser más efectivas que las vacunas inactivadas de dosis estándar sin coadyuvante. Debido a que los virus de la influenza y la efectividad de las vacunas contra la influenza pueden variar de una temporada a otra, se desconoce si alguna de estas vacunas tendrá mayor efectividad en cada temporada de influenza. Por tal motivo, actualmente no existe preferencia de una vacuna sobre la otra para este grupo de edad. Los expertos de salud pública siguen recopilando información acerca de estas nuevas vacunas y su efectividad. Los adultos mayores pueden recibir cualquier vacuna contra la influenza aprobada para ese grupo de edad sin preferencias de una vacuna por sobre la otra. Las personas en este grupo de edad pueden consultarle a su proveedor de atención médica acerca de qué vacuna contra la influenza recomienda.

    1. Edward A. Belongia, Danuta M. Skowronski, Huong Q. McLean et al. Repeated annual influenza vaccination and vaccine effectiveness: review of evidence. Expert Review of Vaccines. 2017 Jun; 16(7): 723-36. doi: 10.11/14760584.2017.1334554.ícono de sitio externo
    2. Marc Rondy, Nathalie El Omeiri, Mark G. Thompson, et al. Effectiveness of influenza vaccines in preventing severe influenza illness among adults: A systemic review and meta-analysis of test-negative design case-control studies. Journal of Infection. Sept 2017; 65: 381-394. doi: 10.1/j.jinf.2017.09.010ícono de sitio externo

Si los adultos mayores tienen respuestas inmunitarias más débiles a la vacunación contra la influenza, ¿aún así deben vacunarse?

Más allá del hecho de que algunos adultos mayores (personas de 65 años de edad o más) tienen respuestas inmunitarias más débiles al componente de influenza A(H3N2) de las vacunas contra la influenza, existen muchos motivos por los cuales las personas en este grupo de edad deberían vacunarse cada año.

  • En primer lugar, las personas de 65 años de edad o más tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente, ser hospitalizadas e incluso morir a causa de la influenza.
  • En segundo lugar, si bien la efectividad de las vacunas contra la influenza puede ser menor entre las personas mayores (especialmente contra los virus de influenza A(H3N2)), hay temporadas en las cuales se observan mayores beneficios (especialmente contra los virus de influenza A(H1N1) e influenza B).
  • En tercer lugar, se ha demostrado que la vacunación contra la influenza reduce la gravedad de la enfermedad en personas que se vacunaron pero aún pueden enfermarse.
  • Las vacunas contra la influenza puede prevenir resultados más graves, como la hospitalización y la muerte. Por ejemplo, un estudioícono de sitio externoconcluyó que se pudo evitar una muerte por cada 4 000 personas vacunadas contra la influenza (1).
  • En cuarto lugar, en los adultos de 65 años de edad o más, las hospitalizaciones pueden marcar el comienzo del deterioro general del estado de salud y la motricidad, lo cual puede llevar a la incapacidad de llevar una vida independiente o realizar actividades básicas de la vida diaria. Aunque la protección que reciben los adultos mayores al vacunarse contra la influenza puede variar considerablemente, la vacunación anual sigue siendo la mejor protección disponible contra la influenza hasta el momento.
  • Además, es importante recordar que las personas de 65 años de edad o más conforman un grupo heterogéneo y, generalmente, difieren unas de otras en lo que respecta al estado de salud general, al nivel de actividad y movilidad y a su actitud al momento de solicitar atención médica. Este grupo incluye personas sanas y activas cuyos sistemas inmunitarios responden, como también personas que presentan afecciones médicas subyacentes que pueden debilitar su sistema inmunitario y, por lo tanto, la capacidad de su cuerpo para responder a la vacunación. Por lo tanto, al evaluar los beneficios de la vacuna contra la influenza, es importante considerar un panorama más amplio que el que puede presentar el resultado arrojado por un estudio.
  1. Fireman B, Lee J, Lewis N et al. Influenza vaccination and mortality: differentiating vaccine effects from bias. Am J Epidemiol. 2019 Sep; 170(5): 650-6. doi: 10.11/aje/kwp173ícono de sitio externo.

¿Qué tan efectivas son las vacunas contra la influenza en los niños?

En la mayoría de las temporadas se ha demostrado que la vacunación ofrece un nivel similar de protección contra la influenza tanto en niños como en adultos.

En varios estudios, la efectividad de la vacuna contra la influenza fue mayor entre los niños que recibieron las dos dosis de la vacuna la primera temporada en la que fueron vacunados (según recomendación), en comparación con los niños "parcialmente vacunados" que solo recibieron una dosis de la vacuna contra la influenza. No obstante, en algunas temporadas, los niños parcialmente vacunados siguen recibiendo cierto grado de protección.

Además de prevenir la enfermedad, la vacuna contra la influenza puede prevenir complicaciones graves que pueden poner en riesgo la vida de los niños, por ejemplo:

  • Un estudio de 2014 demostró que la vacuna contra la influenza redujo un 74 % el riesgo que corren los niños de requerir admisión en unidades de cuidados intensivos (PICU) durante las temporadas 2010-2012.
  • En 2017, un estudio publicado en el diario  Pediatrics ícono de sitio externo fue el primero de su tipo en demostrar que la vacunación contra la influenza también redujo de forma significativa el riesgo de muerte por influenza en los niños. El estudio, que analizó datos de cuatro temporadas de influenza entre 2010 y 2014, reveló que la vacunación contra la influenza redujo a la mitad (51 por ciento) el riesgo de muerte asociado a la influenza entre niños con afecciones subyacentes de alto riesgo y alrededor de dos tercios (65 por ciento) entre niños sanos.

¿Cómo se calculan los beneficios de la vacunación?

Los investigadores de la salud pública miden la efectividad de las vacunas contra la influenza a través de distintos tipos de estudios. En "estudios aleatorizados", la vacunación contra la influenza se asigna al azar, y la cantidad de personas que se enferma en el grupo vacunado se compara con la cantidad de personas que se enferma en el grupo no vacunado o de placebo. Los estudios aleatorios son la "regla de oro" (mejor método) para determinar la eficacia de la vacuna.  Los efectos de la vacunación que se miden en estos estudios se denomina "eficacia de la vacuna". Los estudios aleatorizados controlados con placebo son caros y no pueden ser llevados a cabo una vez que se entregó una recomendación de vacunación, debido a que prohibir la vacunación a una persona recomendada para recibir la vacuna la pondría en riesgo de contagio, enfermedad y posibles complicaciones graves. Por tal motivo, la mayoría de los estudios de los EE. UU. sobre los beneficios de las vacunas realizados después de que se apruebe y recomiende una vacuna son "estudios de observación". Los estudios de observación observan a un grupo de personas en un entorno del mundo real y comparan la aparición de la influenza en las personas vacunadas con las no vacunadas. Esto significa que la vacunación de los sujetos del estudio no es aleatoria. La medición de la efectividad de la vacuna en un estudio de observación se conoce como "efectividad de la vacuna".

¿Cómo miden la efectividad de las vacunas contra la influenza los CDC?

Normalmente, los CDC presentan la efectividad de la vacuna (EV) como una estimación puntual única: por ejemplo, 60 %. Esta estimación puntual representa la disminución en riesgo que provee la vacuna contra la influenza. Los estudios sobre la eficacia de la vacuna realizados por los CDC  miden diferentes resultados. Por ejemplo, los resultados medidos pueden incluir los casos de influenza confirmados por laboratorio (que llevan a la consulta médica), las hospitalizaciones o los ingresos en la unidad de cuidados intensivos (UCI). En este caso, una estimación puntual de la EV del 60 % significa que la vacuna contra la influenza disminuye en promedio un 60 % el riesgo que una persona tenga influenza.

Además de la estimación puntual de la EV, los CDC también proporcionan un "intervalo de confianza" (IC) de esta estimación puntual; por ejemplo, 60 % (95 % IC: 50 %-50 %). El intervalo de confianza ofrece un margen más bajo para la estimación de la EV (por ej., 50 %) como también un margen más alto (por ej., 70 %). Una manera de entender un intervalo de confianza del 95 % es esta: si los CDC repitieran este estudio 100 veces, 95 veces de 100, el intervalo de confianza incluiría el valor real de la EV. Otra forma de verlo es que hay un 95 % de posibilidades de que la EV real esté dentro del rango descrito por el intervalo de confianza. Es decir que aún queda la posibilidad de que cinco de cada 100 veces (una probabilidad del 5 %) el valor real de la EV esté fuera del intervalo de confianza del 95 %.

¿Por qué los intervalos de confianza son importantes para comprender la eficacia de la vacuna contra la influenza?

Los intervalos de confianza son importantes porque brindan el marco para comprender la precisión o exactitud de una estimación puntual de EV. Mientras más amplio es el intervalo de confianza, menos precisa es la estimación puntual de la efectividad de la vacuna. Tomemos como ejemplo una estimación puntual de la EV del 60 %. Si el intervalo de confianza de esta estimación puntual es del 50 % al 70 %, entonces podemos estar más seguros de que la protección que brinda la vacuna contra la influenza es de aproximadamente el 60 % en comparación con un intervalo de confianza del 10 % y el 90 %. Además, si un intervalo de confianza cruza la barrera del cero (-20 % a 60 %), entonces la estimación puntual de la EV que se calculó "no es estadísticamente significativa". Hay que ser precavido al interpretar estimaciones de EV que no son estadísticamente significativas ya que esos resultados no pueden descartar la posibilidad de que la efectividad de la vacuna sea de cero (por ej., sin protección). La amplitud del intervalo de confianza está relacionada con la cantidad de participantes en el estudio, y es por eso que los estudios que arrojan estimaciones de EV más precisas (y por consiguiente, tienen un intervalo de confianza más ajustado) por lo general incluyen una gran cantidad de participantes.

¿Es cierto que vacunarse repetidamente puede reducir la efectividad de la vacuna?

Un informe que analiza estudios desde la temporada 2010-2011 hasta la temporada 2014-2015 concluyó que la efectividad de la vacuna contra la influenza puede estar influenciada por la vacunación la temporada pasada o durante varias temporadas anteriores (1,2). En algunas temporadas, la protección contra el virus de influenza A(H3N2) puede ser menor para las personas vacunadas durante la temporada actual y la temporada anterior en comparación con aquellas que solo se vacunaron en la temporada actual. Esto concuerda con los hallazgos sobre la respuesta inmunitaria a la vacunación que sugieren que la vacunación reiterada contra la influenza puede debilitar la respuesta inmunitaria a la vacunación y especialmente al componente de la vacuna contra el virus H3N2. Sin embargo, la vacunación anual reiterada también puede ser beneficiosa durante algunas temporadas ya que a veces las personas mantienen o continúan con la protección inmunitaria de una temporada a la siguiente. Durante algunas temporadas, las personas que no se vacunaron contra la influenza siguen teniendo una protección residual contra la influenza.

La información sobre el registro de vacunación es importante especialmente para estos tipos de evaluaciones, y puede resultar difícil su confirmación, debido a que los registros de vacunación precisos no están fácilmente disponibles. Las personas que eligen vacunarse todos los años pueden tener características y susceptibilidades a la influenza diferentes en comparación con quienes no buscan vacunarse todos los años. Los CDC apoyan los esfuerzos continuos para monitorear los efectos de la vacunación repetida todos los años, en parte para entender la respuesta inmunitaria a la vacunación repetida. Sin embargo, según la importante carga de la influenza en los Estados Unidos, y el hecho de que la mayoría de los estudios apuntan a los beneficios de la vacunación, los CDC recomiendan que la vacunación anual contra la influenza siga siendo la primera medida y la más importante en contra de la influenza y sus posibles complicaciones graves.

  1. Edward A. Belongia, Danuta M. Skowronski, Huong Q. McLean et al. Repeated annual influenza vaccination and vaccine effectiveness: review of evidence. Expert Review of Vaccines. 2017 Jun; 16(7): 723-36. doi: 10.11/14760584.2017.1334554.ícono de sitio externo
  2. Kim SS, Flannery B, Foppa IM, Chung JR, Nowalk MP, Zimmerman RK, Gaglani M, Monto AS, Martin ET, Belongia EA, McLean HQ, Jackson ML, Jackson LA, Patel M. Effects of Prior Season Vaccination on Current Season Vaccine Effectiveness in the United States Flu Vaccine Effectiveness Network, 2012-2013 Through 2017-2018. Clin Infect Dis. 2021 Aug 2;73(3):497-505. doi: 10.11/cid/ciaa706. PMID: 32505128; PMCID: PMC8326585.ícono de sitio externo

¿Por qué hay tantos resultados diferentes en cuanto a los estudios de efectividad de la vacuna?

Los estudios sobre la eficacia de la vacuna que miden diferentes resultados se realizan para entender mejor los distintos tipos de beneficios que ofrece la vacunación.  En una situación ideal, los investigadores de salud pública desean evaluar los beneficios de la vacunación contra la enfermedad de gravedad variada.  Para ello, evalúan la efectividad de las vacunas contra la influenza para prevenir la enfermedad que resulta en una consulta al médico, o la enfermedad que resulta en la hospitalización, el ingreso en la UCI e incluso la muerte asociada a la la influenza. Debido a que las estimaciones sobre la efectividad de la vacuna pueden variar según el resultado que se mide (además de la temporada, la población en estudio y otros factores), los resultados deben compararse entre estudios que utilizan el mismo resultado para estimar la efectividad de la vacuna.

¿Cómo miden los CDC la efectividad de la vacuna?

Los científicos siguen trabajando para encontrar mejores maneras de diseñar, llevar a cabo y evaluar estudios no aleatorios (es decir, de observación) para evaluar la efectividad de la vacuna. Los CDC han estado trabajando con investigadores en universidades y hospitales desde la temporada de influenza 2003-2004 para determinar la efectividad de la vacuna a través de estudios de observación mediante la utilización de resultados de casos de influenza confirmados por laboratorio. Actualmente, estos estudios utilizan como resultado específico una prueba de laboratorio muy precisa y sensible conocida como RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa) para confirmar las infecciones por el virus de la influenza que necesitan atención médica. Los estudios de los CDC se llevan a cabo en sitios ubicados en todo los Estados Unidos para recopilar datos que representen con exactitud a las personas y afecciones en todo el país. Para evaluar la eficacia de la vacuna en diferentes grupos etarios, los estudios de los CDC sobre los efectos de la vacuna han incluido a personas desde los 6 meses y mayores recomendadas para recibir una vacunación anual contra la influenza. Estudios similares se están llevando a cabo en Australia, Canadá y Europa.

Durante los últimos años, los CDC realizaron estudios sobre la EV a través de varias redes, incluida la Red Estadounidense de Efectividad de la Vacuna contra la Influenza, el Red de Efectividad de la Vacuna contra la Influenza para Adultos Hospitalizados (HAIVEN), la red de influenza y otros virus en enfermos agudos (IVY) , la Red Nacional de Vigilancia de la Vacuna (NVSN) y la Red de Efectividad de la Vacuna VISION. Para este próximo invierno ya no se utilizará la HAIVEN. La HAIVEN observó la efectividad de las vacunas contra la influenza para evitar la hospitalización relacionada con la influenza entre los adultos de 18 años de edad o más. La inscripción en HAIVEN terminó el 31 de julio del 2021, pero los CDC continuarán recopilando información sobre adultos hospitalizados a causa de la influenza a través de otras redes de efectividad de la influenza, como la red de IVY y VISION. La red IVY está conformada por 21 importantes hospitales para adultos en 20 ciudades de los EE. UU. y fue creada originalmente en el 2019 para estimar la efectividad de la vacuna contra la influenza para prevenir los casos graves de influenza entre los pacientes de la unidad de cuidados intensivos (UCI). Desde el 1 de abril del 2021, la red IVY se amplió para incluir a todos los adultos hospitalizados con COVID-19. Durante la temporada de influenza 2021-2022, la red también inscribirá a los pacientes hospitalizados con influenza. La NVSN recopila datos sobre la efectividad de la vacuna en pacientes pediátricos hospitalizados con influenza confirmada por laboratorio en personas de 18 años de edad o menos. La Red de Efectividad de la Vacuna VISION recopila datos sobre las consultas al departamento de emergencias, las hospitalizaciones y los ingresos en la unidad de cuidados intensivos (UCI). La red se creó en el 2019 e incluye los siguientes ocho centros en los EE. UU.:

  • Baylor Scott and White Health (BSHW; Texas)
  • Columbia University Irving Medical Center (CUIMC; Nueva York)
  • HealthPartners (HP; Minesota y Wisconsin)
  • Intermountain Healthcare (IH; Utah)
  • Kaiser Permanente Northern California (KPNC; California)
  • Kaiser Permanente Northwest (KPNW; Oregón y Washington)
  • Regenstrief Institute (RG; Indiana)
  • Universidad de Colorado (UCO; Colorado).

¿Qué muestran los estudios recientes sobre la efectividad de la vacuna?

Estudios recientes indican que la vacuna contra la influenza disminuye el riesgo de contraer la influenza entre un 40 % y un 60 % entre la población en general durante las temporadas en que los virus de mayor circulación tienen buena correspondencia con los virus incluidos en la vacuna contra la influenza.

¿Los resultados de los estudios recientes sobre la efectividad de la vacuna están de acuerdo con la vacunación contra la influenza?

La gran cantidad de enfermedades y muertes asociadas a la influenza en los Estados Unidos, junto con la evidencia de muchos estudios que muestran que las vacunas contra la influenza brindan protección contra la enfermedad y sus posibles complicaciones graves, dan sustento a las recomendaciones actuales de los EE. UU. sobre la vacunación contra la influenza. Los CDC recomiendan la vacunación anual contra la influenza como el primer paso y el más importante para protegerse contra los virus de la influenza. Todas las personas de 6 meses de edad o más deben vacunarse contra la influenza una vez al año, idealmente antes de fines de octubre.

¿Dónde puedo obtener más información?

Los CDC han compilado una lista de publicaciones seleccionadas con relación a la efectividad de la vacuna..

Además de la vacunación, ¿cómo pueden protegerse las personas contra la influenza?

Recibir una vacuna contra la influenza todos los años es la mejor manera de protegerse contra la influenza. Además de recibir la vacuna inyectable contra la influenza, las personas deberían tomar las mismas medidas preventivas diarias para prevenir la propagación de la influenza, como cubrirse la boca y nariz al toser, lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas que están enfermas. Los medicamentos antivirales constituyen el segundo método de defensa más importante para tratar la influenza. Estos medicamentos no reemplazan a la vacuna contra la influenza y deben ser recetados por un proveedor de atención médica.

Encuentre más información en la página Selección de vacunas.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.