La seguridad de la vacuna contra la influenza durante el embarazo

Preguntas y respuestas

Nota: No existen recomendaciones de que las personas embarazadas o las personas con afecciones preexistentes deban obtener un permiso especial o un consentimiento por escrito de su médico o profesional de atención médica para vacunarse contra la influenza (gripe) si lo hacen en una clínica en el lugar de trabajo, una farmacia u otra ubicación que no sea el consultorio del médico. Las personas embarazadas no deberían recibir la vacuna en atomizador nasal. Para más información, visite Conceptos erróneos acerca de la influenza estacional y las vacunas contra la influenza.

¿Por qué las personas embarazadas deberían recibir una vacuna inyectable contra la influenza?

Es más probable que las personas embarazadas se enfermen gravemente a causa de la influenza que las personas en edad reproductiva que no están embarazadas. Los cambios que se producen en el sistema inmunitario, el corazón y los pulmones durante el embarazo hacen que las personas embarazadas sean más propensas a enfermarse gravemente a causa de la influenza a tal punto de ser hospitalizadas durante el embarazo y hasta dos semanas después del parto. La influenza también puede ser nociva para el bebé en gestación. Un síntoma común de la influenza es la fiebre que puede estar asociada a defectos del tubo neural y otros resultados adversos para el bebé en gestación. La vacunación contra la influenza de los padres también puede ayudar a proteger al bebé después del nacimiento (porque los anticuerpos se transmiten al bebé en gestación durante el embarazo).

Una vacuna contra la influenza es la mejor protección contra la enfermedad

Recibir la vacuna contra la influenza es la medida primordial y más importante de protección contra la influenza. Las personas embarazadas deberían recibir la vacuna inyectable contra la influenza en vez de la vacuna contra la influenza en atomizador nasal. Las vacunas inyectables contra la influenza que se administran durante el embarazo ayudan a proteger contra la influenza tanto a la madre como al bebé. Está demostrado que la vacunación reduce a la mitad el riesgo de sufrir una infección respiratoria aguda asociada a la influenza en las personas embarazadas. Un estudio del 2018ícono de sitio externo reveló que el hecho de recibir la vacuna inyectable contra la influenza reduce aproximadamente un 40 por ciento el riesgo de hospitalización por la influenza de las personas embarazadas. Las personas embarazadas que se vacunan contra la influenza también ayudan a proteger a sus bebés de contraer la enfermedad durante los primeros meses posteriores al nacimiento, cuando son demasiado pequeños para vacunarse. Hay una lista disponible de estudios recientes sobre los beneficios de la vacunación contra la influenza en personas embarazadas.

Por lo general, septiembre y octubre son buenos momentos para vacunarse. También se puede considerar la vacunación anticipada en personas que transitan el tercer trimestre del embarazo porque puede ayudar a proteger al bebé luego del nacimiento durante sus primeros meses de vida (cuando son demasiado pequeños para vacunarse).  Algunos niños necesitan 2 dosis administradas con una diferencia de al menos 4 semanas entre sí (niños de 6 meses a 8 años de edad que nunca recibieron la vacuna contra la influenza o que aún no han recibido al menos 2 dosis en total durante su vida).  Estos niños deben recibir su primera dosis apenas esté disponible la vacuna para poder recibir la segunda dosis (que debe administrarse al menos 4 semanas después de la primera) a fines de octubre.

¿Es seguro para las personas embarazadas y sus bebés en gestación recibir una vacuna inyectable contra la influenza?

Sí. Las vacunas inyectables contra la influenza se han administrado a millones de personas durante varios años con un excelente registro de seguridad. Existe una gran cantidad de estudios científicos que respaldan la seguridad de la vacuna contra la influenza en personas embarazadas y sus bebés, y los CDC continúan recabando información al respecto.

¿La vacuna contra la influenza puede provocar un aborto espontáneo?

Varios estudios han demostrado que las personas que se vacunaron contra la influenza durante el embarazo no han corrido mayores riesgos de aborto espontáneo. Uno de los estudios más importantes y de mayor magnitudícono de sitio externo se llevó a cabo en el Proyecto Vaccine Safety Datalink (VSD) de los CDC. El estudio publicado recientemente abarcó tres temporadas de influenza (2012-13, 2013-14, 2014-15) para detectar cualquier aumento del riesgo de aborto espontáneo entre personas embarazadas que recibieron la vacuna contra la influenza durante el embarazo. El estudio demostró que vacunarse contra la influenza durante el embarazo NO aumentó el riesgo de abortos espontáneos. Este estudio fue realizado como seguimiento a un estudio anterior más reducido. El estudio anteriorícono de sitio externo analizó datos de las temporadas de influenza 2010-2011 y 2011-2012 y detectó una asociación entre la vacunación contra la influenza durante las primeras etapas del embarazo y un mayor riesgo de aborto espontáneo, especialmente entre las personas que se habían vacunado contra la influenza durante la temporada anterior de influenza. Sin embargo, el estudio de menor magnitud tuvo varias limitaciones, entre ellas el tamaño reducido de la muestra que podría haber arrojado resultados imprecisos. Este estudio fue el único análisis que mostró esa asociación; ningún otro estudio detectó un mayor riesgo de aborto espontáneo después de la vacunación contra la influenza. En este momento, el Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP), el American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG)ícono de sitio externo y los CDC siguen recomendado que las personas embarazadas se vacunen contra la influenza durante cualquier trimestre del embarazo ya que la influenza es peligrosa para las personas embarazadas y esta vacuna puede prevenir enfermedades graves, incluida la hospitalización, durante el embarazo.

Está disponible una hoja informativa con más información sobre este tema. Las personas embarazadas que tengan preguntas sobre la vacuna deberían consultar a su médico.

¿Qué efectos secundarios han experimentado las personas embarazadas tras recibir la vacuna inyectable contra la influenza?

Los efectos secundarios más comunes en las personas embarazadas son los mismos que presenta el resto de las personas. Por lo general son leves e incluyen estos:

  • Dolor, enrojecimiento o inflamación donde se administró la inyección
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Dolores musculares
  • Náuseas
  • Fatiga

Los efectos secundarios, si aparecen, se dan apenas se administra la vacuna inyectable y por lo general duran entre 1 y 2 días.

La vacuna inyectable contra la influenza en ocasiones puede causar desmayos. Pocas veces las vacunas inyectables contra la influenza causan problemas graves como reacciones alérgicas severas. Ninguna persona con una alergia grave, que pone en riesgo la vida, a alguno de los ingredientes de la vacuna debería administrarse la vacuna inyectable.

 Arriba

¿Pueden vacunarse las personas embarazadas alérgicas al huevo?

La mayoría de las personas alérgicas a los huevos puede recibir la vacuna, pero deben tener en cuenta algunas medidas de seguridad adicionales. Las personas con alergia grave (que pone en riesgo la vida) a alguno de los componentes de la vacuna, incluida la proteína del huevo, no deberían recibir la vacuna inyectable, incluso si están embarazadas. Las personas embarazadas deberían informar a quien administra la vacuna si tienen alguna alergia grave o si alguna vez tuvieron una reacción alérgica grave después de recibir una vacuna inyectable contra la influenza.

Las personas alérgicas al huevo pueden recibir cualquier vacuna contra la influenza aprobada y recomendada para su grupo de edad (IIV4, RIV4 o LAIV4). Personas con historial clínico de alergia grave al huevo (aquellas que han tenido otros síntomas además urticaria luego de estar expuestas a huevos) deberían recibir la vacuna contra la influenza en un entorno médico  y bajo la supervisión de un proveedor de atención médica que sea capaz de reconocer y manejar reacciones alérgicas graves. Están disponibles dos opciones de la vacuna contra la influenza totalmente libres de huevo (sin ovoalbúmina): la vacuna tetravalente recombinante y la vacuna tetravalente a base de células.

Eficacia de la vacuna

La efectividad de la vacuna contra la influenza puede variar. La protección que brinda la vacuna contra la influenza varía de una temporada a otra y depende, en parte, de la edad y el estado de salud de la persona que recibe la vacuna y de la similitud o "coincidencia" entre los virus de la vacuna y los que están en circulación. Durante los años en que la vacuna contra la influenza coincide con los virus, es posible ponderar los beneficios sustanciales de la vacunación contra la influenza en cuanto a la prevención de la enfermedad y sus complicaciones. Sin embargo, los beneficios de la vacunación variarán según las características de la persona que la recibe (por ejemplo, el estado de salud y la edad), qué virus de la inflluenza están circulando esa temporada y qué vacuna contra la influenza se utilizó. Para obtener más información, consulte Eficacia de la vacuna - ¿Qué tan eficaz es la vacuna contra la influenza?. Para obtener información específica sobre esta temporada, visite​​​​​​​ Acerca de la temporada actual de influenza.

¿Cómo se monitorea la seguridad de las vacunas contra la influenza en las personas embarazadas?

Los CDC y la FDA realizan monitoreos de seguridad actuales de las vacunas aprobadas para ser utilizadas en los EE. UU.

Los CDC y la FDA monitorean la seguridad de la vacuna contra la influenza en el embarazo durante cada temporada de influenza a través del Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés): un sistema de alerta temprana que ayuda a los CDC y a la FDA a monitorear los problemas que pueden surgir después de la vacunación. Cualquier persona puede informarle al VAERS sobre efectos secundarios de la vacuna. Por lo general, los informes del VAERS no pueden determinar si un problema de salud que surge después de la vacunación (evento adverso) es una consecuencia de una vacuna, pero estos informes ayudan a determinar si es necesario realizar más investigaciones.

Además, los CDC realizan estudios de investigación en el Vaccine Safety Datalink (VSD): una colaboración entre los CDC y nueve organizaciones de cuidado de salud que permite el monitoreo continuo y las búsquedas proactivas de datos relacionados con la vacuna.

Arriba

¿Qué estudios han realizado los CDC sobre la seguridad de la vacuna contra la influenza durante el embarazo?

Varios estudios realizados por los CDC y sus socios respaldan la seguridad de la vacuna contra la influenza para personas embarazadas y sus bebés.

  1. La revisión de los informes al Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) (Moro et al, 2011ícono de sitio externo, Moro et al, 2011ícono de sitio externo, Moro et al, 2017ícono de sitio externo) no ha encontrado evidencias para sugerir que existe una relación entre las complicaciones en el embarazo o resultados adversos en el feto entre mujeres embarazadas y las vacunas inyectables contra la influenza.
  2. Un estudio que utilizó datos del proyecto VSD de las tres temporadas de influenza (2012-13, 2013-14, 2014-15) detectó que el hecho de haber recibido la vacuna contra la influenza durante el embarazo no aumenta el riesgo de aborto espontáneo. Un estudio similar con datos del VSD (Irving et al, 2013ícono de sitio externo) de las temporadas 2005-06 y 2006-07 también detectó que las personas embarazadas no corren mayor riesgo de aborto espontáneo por haberse vacunado contra la influenza. No obstante, un estudio de las temporadas de influenza 2010-2012 reveló que las personas en las primeras etapas de embarazo que recibieron dos vacunas anuales contra la influenza consecutivas tuvieron mayor riesgo de sufrir abortos espontáneos al cabo de 28 días tras haber recibido la segunda vacuna. Una limitación de este estudio era el tamaño reducido de las muestras lo cual pudo haber arrojado resultados imprecisos. En respuesta a los hallazgos de un estudio de la temporada de influenza 2010-2012, los CDC financiaron un estudio VSD de seguimiento más amplio durante las temporadas de influenza 2012-2015 que incluyó aproximadamente el triple de personas y no detectó ninguna asociación entre la vacunación contra la influenza y el aborto espontáneo. Hay más información disponible sobre este tema en: https://www.cdc.gov/flu/professionals/vaccination/vaccination-possible-safety-signal.html
  3. Al usar los datos del proyecto VSD, un estudio de gran magnitud (Kharbanda et al, 2013ícono de sitio externo) no detectó ningún incremento del riesgo de sufrir eventos obstétricos adversos (como corioamnionitis, preeclampsia o hipertensión gestacional) en personas embarazadas que se habían vacunado contra la influenza entre el 2002 y el 2009, en comparación con personas embarazadas que no estaban vacunadas.
  4. Un estudio VSD (Vaccine Safety Datalink) (Nordin et al, 2014ícono de sitio externo) comparó a personas embarazadas que recibieron la vacuna inyectable contra la influenza con la misma cantidad de personas embarazadas que no recibieron la vacuna inyectable contra la influenza durante las temporadas de influenza 2004-05 y 2008-09. Este estudio no encontró diferencias entre los dos grupos en materia de índices de parto prematuro o bebés pequeños según la edad gestacional.
  5. Un vasto estudio realizado en agosto del 2017 con datos de VSD ícono de sitio externoarrojó que los bebés de personas que recibieron la vacuna inyectable contra la influenza durante el primer trimestre no mostraron mayor riesgo de padecer defectos congénitos graves.

Arriba

¿Dónde deberían vacunarse las personas embarazadas?

Las personas embarazadas pueden recibir la vacuna inyectable contra la influenza en diversos lugares, entre ellos el consultorio de su proveedor de atención médica, su lugar de trabajo, una farmacia, algunas tiendas o un supermercado. En todos estos sitios se ofrecen vacunas con licencia y aprobadas para usar en los EE. UU. Si nunca antes tuvo problemas tras recibir la vacuna contra la influenza, no hay motivos para no vacunarse contra la influenza en su lugar de trabajo o en un supermercado.

¿Qué se sabe sobre el tiomersal en vacunas contra la influenza? ¿Deberían las personas embarazadas recibir vacunas contra la influenza sin timerosal?

Estudios han demostrado que la pequeña cantidad de timerosal que contienen las vacunas no ocasiona ningún daño. Hay vacunas contra la influenza sin timerosal disponibles para personas que quieren evitarlo. Hay más información disponible cerca del timerosal en tiomersal y vacunas contra la influenza

¿Pueden las personas en periodo de lactancia vacunarse contra la influenza?

Sí. Las personas en periodo de lactancia deberían aplicarse la vacuna contra la influenza para protegerse de la influenza. La vacunación disminuye el riesgo de las personas embarazadas de enfermarse y transmitirles la influenza a sus bebés, y de este modo, también los protege de la enfermedad. Esto es especialmente importante para los niños menores de 6 meses puesto que son demasiado pequeños para recibir la vacuna contra la influenza.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.