La influenza y los niños

Médico, madre e hijo en el consultorio del pediatra, todos usando mascarilla

Los niños menores de 5 años, y especialmente los menores de 2, corren mayor riesgo de presentar complicaciones graves por la influenza. Una vacuna contra la influenza es la mejor defensa contra la enfermedad y sus posibles consecuencias graves, y además puede reducir el riesgo de contagiar la influenza a otras personas. Está demostrado que vacunarse contra la influenza reduce los casos, las consultas médicas, los días de trabajo y escuela perdidos, y el riesgo de hospitalizaciones y muertes asociadas a la influenza en niños. La información en esta página es un resumen de las recomendaciones sobre la vacuna contra la influenza para los niños. Visite la página de beneficios de la vacuna para obtener más información.

Lo que los padres deben saber acerca de la influenza

Foto de una mujer abrazando a una niña

En los niños, la influenza es más peligrosa que el resfrío común. Todos los años, la influenza supone una gran carga en la salud y el bienestar de los niños y sus familias.

La influenza es peligrosa para los niños

La influenza es más peligrosa para los niños que el resfriado común. Cada año, millones de niños contraen la influenza estacional, miles de niños son hospitalizados y algunos incluso mueren a causa de la influenza. Los niños suelen necesitar atención médica a causa de la influenza, especialmente los niños menores de 5 años de edad.

  • Las complicaciones de la influenza entre niños en este grupo etario incluyen:
    • Neumonía: una enfermedad en la que los pulmones se infectan e inflaman
    • Deshidratación: cuando el cuerpo de un niño pierde demasiada agua y sales, a menudo por no beber suficiente líquido)
    • Agravamiento de los problemas médicos a largo plazo como por ejemplo enfermedades cardiacas o asma
    • Una disfunsión cerebral como la encefalopatía
    • Problemas en los senos nasales o infecciones de oído
    • En muy pocos casos, las complicaciones por influenza pueden causar la muerte.
  • Las temporadas de influenza varían en cuanto a la gravedad; sin embargo, todos los niños corren riesgo
    • Los CDC estiman que, entre la temporada 2010-2011 y la temporada 2019-2020, las hospitalizaciones relacionadas con la influenza entre niños menores de 5 años en los Estados Unidos fueron entre 7 000 y 26,000.
    • Aunque son casos esporádicos, algunos niños mueren por influenza cada año. De la temporada 2004-2005 a la temporada 2019-2020 las muertes asociadas a la influenza en niños notificadas a los CDC durante las temporadas regulares de influenza fueron entre 37 y 199. (Durante la pandemia de H1N1 del 2009, se notificaron a los CDC 358 muertes en pacientes pediátricos asociadas a la influenza entre abril del 2009 y septiembre del 2010). Cabe destacar que entre las muertes pediátricas notificadas, aproximadamente el 80 % de esos niños no tenían todas las vacunas correspondientes a su edad. También es necesario tener en cuenta que, aunque las muertes de niños a causa de la influenza se deben notificar a los CDC, es probable que no se hayan registrado todas las muertes y que la cantidad real de muertes sea mayor. Los CDC han desarrollado modelos estadísticos que explican los casos no notificados de muerte en niños que están relacionados con la influenza para estimar la cantidad real de muertes. Durante 2019-2020, por ejemplo, se notificó la muerte de 199 niños a los CDC, pero los modelos estadísticos sugieren que probablemente hayan ocurrido alrededor de 434 muertes. Se dispone de más información acerca de las muertes de niños ocurridas desde la temporada 2004-2005 en la aplicación web interactiva sobre la influenza.

La vacunación es la mejor protección contra la influenza

Nota: ver Preguntas frecuentes sobre la temporada de influenza 2021-2022 para obtener información acerca de la influenza y la vacuna específica para la temporada actual.

foto de un niño recibiendo la vacuna

La mejor manera de prevenir la influenza es vacunarse contra la influenza. Los CDC recomiendan que todas las personas de 6 meses o más reciban la vacuna contra la influenza estacional todos los años, idealmente antes de fines de octubre. Los niños pueden vacunarse apenas la vacuna esté disponible, incluso si es en julio o agosto. No obstante, mientras los virus de la influenza sigan en circulación, la vacunación debería continuar durante toda la temporada de influenza, incluso en enero o después. A continuación hay más información sobre los períodos de vacunación contra la influenza. Tenga en cuenta que la vacunación es particularmente importante para ciertas personas que corren mayor riesgo de presentar complicaciones graves por la influenza, o para quienes tienen contacto cercano con personas de riesgo. Esto incluye a los niños con mayor riesgo de presentar complicaciones por la influenza, y a los adultos que son contactos cercanos de esos niños.

Las vacunas contra la influenza se actualizan todas las temporadas para que protejan contra cuatro virus de la influenza que, según las investigaciones, serán los de mayor circulación en la temporada que se inicia. (Consulte Selección de los virus para las vacunas para conocer la composición de la vacuna de esta temporada). La vacuna de esta temporada se ha actualizado con respecto a la vacuna de la temporada anterior para adaptarse mejor a los virus que se encuentran en circulación.

Tipos de vacunas contra la influenza para niños

Durante la temporada de influenza actual, los CDC recomiendan que todas las personas de 6 meses de edad o más reciban la vacuna contra la influenza aprobada para su edad.

  • Las vacunas inyectables contra la influenza (IIV4) se administran con una inyección (con una aguja) y están aprobadas para personas a partir de los 6 meses. (Las indicaciones varían según cada vacuna).
  • La vacuna con virus vivos inactivados (LAIV4) se aplica mediante un atomizador nasal y está aprobada para personas sanas, no embarazadas, de entre 2 y 49 años de edad. No obstante, hay una precaución para el uso de la vacuna contra la influenza en atomizador nasal (LAIV) en personas con ciertas afecciones subyacentes. Puede encontrar más información acerca de la vacuna contra la influenza en atomizador nasal aquí.

El proveedor de atención médicade su hijo sabrá qué vacunas son las adecuadas para el menor.

Para más información sobre los diferentes tipos de vacunas contra la influenza disponibles, visite la página de los CDC:  Diferentes tipos de vacunas contra la influenza.

¿Cuándo deberían recibir la vacuna contra la influenza los niños?

Los niños deberían vacunarse todas las temporadas de influenza para recibir la mejor protección contra la influenza. Lo ideal, es vacunarse a fines de octubre. Los niños pueden vacunarse apenas la vacuna esté disponible, incluso si es en julio o agosto. Algunos niños necesitan dos dosis. En ese caso, se recomienda que los niños reciban las primera dosis ni bien está disponible la vacuna, porque la segunda dosis se debe aplicar al menos 4 semanas después de la primera. Sin embargo, vacunarse después también aporta protección, siempre que los virus sigan circulando, incluso una vez comenzado enero o después.  Como el organismo demora aproximadamente dos semanas en crear los anticuerpos contra la infección por el virus de la influenza una vez recibida la vacuna, lo mejor es vacunarse para estar protegidos antes de que la influenza comience a propagarse en su comunidad. Algunos niños necesitarán dos dosis de la vacuna contra la influenza. Esos niños deberían recibir la primera dosis a principios de la temporada.

Instrucciones especiales para la vacunación de niños de 6 meses a 8 años de edad

  • Algunos niños de 6 meses a 8 años necesitan dos dosis de la vacuna contra la influenza. Los niños de este grupo de edad que se vacunan por primera vez y aquellos que solo recibieron una dosis de la vacuna en otras temporadas deben recibir dos dosis de la vacuna esta temporada. Para estos niños se recomienda que reciban la primera dosis tan pronto como la vacuna esté disponible, porque es necesario dejar transcurrir al menos 4 semanas de la primera dosis para administrar la segunda. Su proveedor de atención médicapuede decirle si su hijo necesita dos dosis.
  • Si su hijo necesita dos dosis, comience el proceso temprano. Los niños pueden vacunarse apenas la vacuna esté disponible, incluso si es en julio o agosto. Esto garantizará que su hijo esté protegido antes de que la influenza comience a circular en su comunidad.
  • Asegúrese de que su hijo reciba una segunda dosis si la necesita. La protección contra la influenza suele comenzar aproximadamente dos semanas después de la segunda dosis.

Otras medidas de prevención

Además de recibir la vacuna contra la influenza, los niños y cuidadores de niños pequeños deben tomar las mismas medidas preventivas cotidianas que los CDC recomiendan a todas las personas, lo que incluye evitar estar con personas enfermas, lavarse las manos con frecuencia y cubrirse al toser.

Síntomas y tratamiento

Síntomas

Los síntomas de la influenza incluyen fiebre, tos, dolor de garganta, secreción o congestión nasal, dolores corporales, dolor de cabeza y fatiga. Algunas personas también pueden tener vómitos y diarrea, algo que es más común en niños que en adultos. Las personas pueden estar infectadas por la influenza y tener síntomas respiratorios sin fiebre.

Hay más información disponible en línea acerca de cuándo buscar cuidados de salud de emergencia..

Tratamiento

El proveedor de atención médica de su hijo puede ayudar a decidir si su hijo debería tomar medicamentos antivirales en el caso de que contraiga la influenza. Los medicamentos antivirales para niños vienen en presentación de pastillas, solución líquida, polvo para inhalar o solución intravenosa. Ayudan a combatir la influenza evitando que los virus de esta se reproduzcan en su cuerpo. Los medicamentos antivirales deben ser recetados por un médico, no están disponibles sin prescripción médica.

Hay más información disponible en línea sobre los niños y los medicamentos antivirales contra la influenza.

Signos de advertencia de emergencia de la influenza

Las personas que experimentan estos signos de advertencia deberían recibir atención médica de inmediato.

En los niños

  • Respiración acelerada o problemas para respirar
  • Coloración azulada en los labios o el rostro 
  • Se expande la caja torácica al respirar
  • Dolor de pecho
  • Dolor muscular intenso (el niño se rehusa a caminar)
  • Deshidratación (no orina por 8 horas, tiene la boca seca y al llorar no tiene lágrimas)
  • No está alerta ni interactúa cuando está despierto
  • Convulsiones
  • Fiebre por encima de los 104 °F
  • En el caso de niños menores de 12 semanas, cualquier cuadro febril
  • Fiebre o tos que mejora pero reincide o empeora
  • Agravamiento de las afecciones crónicas

En los adultos

  • Dificultad para respirar o falta de aire
  • Dolor o presión constante en el pecho o abdomen
  • Mareos persistentes, confusión, dificultad para despertarse
  • Convulsiones
  • No orina
  • Dolor muscular intenso
  • Debilidad o inestabilidad intensa
  • Fiebre o tos que mejora pero reincide o empeora
  • Agravamiento de las afecciones crónicas

 Estas listas no incluyen todo. Consulte a su proveedor de atención médica ante cualquier otro síntoma grave o que le preocupe.

Algunos niños tienen mayor riesgo

Los niños que corren mayor riesgo de presentar complicaciones graves relacionadas con la influenza incluyen los siguientes:

  1. Niños menores de 6 meses
    Estos niños son demasiado pequeños para ser vacunados. La mejor forma de proteger a estos niños es que sus madres reciban la vacuna inyectable contra la influenza durante el embarazo y (después del parto) que las personas que los rodean se vacunen. Está demostrado que aplicar la vacuna inyectable contra la influenza en el embarazo no solo protege a la persona embarazada de la influenza, sino que además protege al bebé de la infección por influenza durante varios meses después del nacimiento, en el período en que es demasiado pequeño para vacunarse.
  2. Niños de 6 meses hasta los 5 años
    From the 2010-2011 season to the 2019-2020 season, CDC estimates that flu-related hospitalizations among children younger than 5 . Incluso los niños de este grupo de edad que son sanos tienen mayor riesgo, solamente debido a su edad. Además, los niños de 2 años y hasta los 5 años tienen mayor probabilidad que los niños sanos más grandes de necesitar ver a un médico, que los lleven a un centro de atención de urgencias o a la sala de emergencias a causa de la influenza1,2,3. Para proteger su salud, se debería vacunar contra la influenza a todos los niños de 6 meses en adelante todos los años. Vacunar los niños pequeños, sus familias y otros cuidadores puede contribuir a evitar que ellos se enfermen.
  3. Niños de la comunidad indígena estadounidense o nativos de Alaska
    Estos niños son más propensos a sufrir enfermedades graves por la influenza que como consecuencia deriven en la hospitalización o incluso la muerte.4,5
  4. Niños de 6 meses a 18 a años de edad con problemas de salud crónicos, tales como:
    • Asma y otras enfermedades pulmonares crónicas (tales como enfermedad pulmonar obstructiva crónica [EPOC] y fibrosis quística)
    • Afecciones neurológicas o del neurodesarrollo [incluidos los trastornos del cerebro, la médula espinal, el nervio periférico y los músculos tales como parálisis cerebral, epilepsia (trastornos convulsivos), accidentes cerebrovasculares, discapacidad intelectual (retraso mental), retraso en el desarrollo de moderado a grave, distrofia muscular o lesión de la médula espinal]
    • Enfermedad pulmonar crónica
    • Enfermedades cardiacas (como enfermedad cardiaca congénita, insuficiencia cardiaca congestiva y enfermedad de la arteria coronaria)
    • Trastornos sanguíneos (como anemia falciforme)
    • Trastornos endocrinos (como diabetes mellitus)
    • Afecciones renales
    • Enfermedades del hígado
    • Trastornos metabólicos (como trastornos metabólicos congénitos y trastornos mitocondriales)
    • Sistema inmunitario debilitado debido a una enfermedad o medicamento (como personas con VIH o SIDA, o cáncer o aquellas personas en tratamiento con esteroides por enfermedades crónicas)
    • Niños que toman aspirinas o medicamentos con salicilato
    • Obesidad extrema, que está asociada a casos graves de influenza según ciertos estudios en adultos y puede ser un factor de riesgo para los niños. Obesidad infantil se define como un índice de masa corporal (IMC) que se mantiene en el 95.° percentil para la edad y el sexo, o lo supera.

Más recursos para padres y cuidadores

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.