Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Guía para la prevención y el control de la influenza en áreas de preparto y postparto


Las siguientes directrices han sido actualizadas para la temporada de influenza 2016-2017. Consulte las recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización - Estados Unidos, temporada 2016-17 para obtener información actualizada sobre las vacunas recomendadas contra la influenza. Consulte Medicamentos antivirales: información para profesionales de la salud para ver el resumen actual de recomendaciones sobre el uso de medicamentos antivirales para la influenza en la práctica médica.

Las embarazadas han mostrado tener más riesgo de enfermedades graves, hospitalizaciones y muerte debido a complicaciones de la influenza. Las estrategias generales para la prevención de la influenza estacional en los cuidados de la salud ya están disponibles y se aplican a todos los sitios de cuidados de salud. Estas estrategias generales definen las precauciones para el control de infecciones para el cuidado de todos los pacientes, incluido el cuidado de mujeres y recién nacidos en las áreas de parto, recuperación y postparto. Las siguientes estrategias destacan algunas de las recomendaciones importantes contenidas en esta guía, así como estrategias complementarias específicas para mujeres hospitalizadas por embarazo, intraparto y postparto y para sus recién nacidos durante el período de hospitalización. También hay información adicional sobre el uso de medicamentos antivirales en mujeres embarazadas y de postparto disponible en el sitio web de los CDC. . Aunque la información es limitada, estas recomendaciones se basan en pruebas disponibles hasta la fecha y serán revisadas como corresponde si en el futuro se dispone de nueva información.

Preparto

  • Antes del parto, una mujer embarazada hospitalizada con sospecha de padecer influenza, o con influenza confirmada por el laboratorio, debe trasladarse a una habitación privada según las Precauciones contra las gotitas que van por el aire y se le debe indicar que siga el protocolo para la higiene respiratoria y el manejo de la tos, como el uso de una mascarilla cuando salga de la habitación.
  • El personal de los servicios de salud que entra en las habitaciones de mujeres embarazadas con un caso de influenza posible o confirmado, debe poner en práctica las precauciones estándar y las precauciones contra las gotitas que van por el aire, incluso debe colocarse una mascarilla al entrar en la habitación, cumplir  la higiene de manos , usar guantes para cualquier contacto con materiales potencialmente infecciosos y usar batas para cualquier actividad relacionada con el cuidado del paciente en la que pueda haber contacto con líquidos corporales.
  • Las precauciones contra las gotitas que van por el aire se deben seguir cumpliendo para pacientes hospitalizados con caso posible o confirmado de influenza durante los 7 días posteriores al comienzo de la enfermedad o hasta 24 horas después de la desaparición de la fiebre y los síntomas respiratorios, lo que sea más largo, mientras el paciente se encuentre en un centro de asistencia médica.
    • Los pacientes a quienes se les hayan asignado las precauciones contra las gotitas que van por el aire, deben recibir el alta hospitalaria cuando sea médicamente apropiado, no basándose en el período potencial de diseminación del virus o la duración recomendada de las Precauciones contra las gotitas que van por el aire.
  • Debe informarse a las pacientes de periparto, y a los miembros de su familia y otras visitas, del riesgo de contagio de virus de influenza y se les debe indicar que sigan el protocolo para la higiene respiratoria y el manejo de la tos, la higiene de las manos y el uso de equipos de protección personal (EPP) de acuerdo con la política actual del centro médico.

Durante el parto

 Arriba

Después del parto

  • Aunque está claramente reconocido que el lugar ideal para cuidar a un recién nacido a término sano mientras está en el hospital es dentro de la habitación de la madre, los recién nacidos que se infectan de influenza tienen más riesgo de presentar complicaciones graves. Para reducir el riesgo de influenza en el recién nacido, los CDC recomiendan que los centros médicos consideren separar temporalmente a la madre que esté enferma, con sospecha o confirmación de influenza, de su bebé después del parto durante la permanencia en el hospital.
    • Durante la separación temporal, la alimentación del bebé debe realizarla un cuidador sano, si es posible. Las madres que quieran amamantar al bebé deberán extraer su leche.
  • No se ha establecido la duración óptima de la separación temporal, por tanto deberá evaluarse dependiendo de cada caso tras haber considerado muchos factores.
  • Las pautas durante la pandemia de influenza H1N1 2009 recomendaban que:
    • Se debe continuar la separación hasta que se cumplan todos los requisitos siguientes:
      • la madre ha recibido tratamiento antiviral durante > de 48 horas
      • la madre no ha tenido fiebre sin necesidad de antipiréticos durante > de 24 horas y
      • la madre ha podido controlar la tos y las secreciones respiratorias.
  • Si la coubicación (a veces llamada "internación conjunta") del recién nacido con su madre enferma en la misma habitación de hospital es inevitable debido a la configuración del hospital, las restricciones de neonatología, la falta de habitaciones de aislamiento disponibles u otras razones, los centros médicos deben considerar poner en práctica medidas que reduzcan la exposición del recién nacido al virus de influenza, como:
    • usar controles de ingeniería como barreras físicas (por ej., una cortina entre la madre y el recién nacido)
    • mantener al recién nacido a ≥ de 6 pies de distancia de la madre enferma
    • asegurarse de que está presente un adulto sano que cuide del recién nacido
  • Si la coubicación del recién nacido con su madre es inevitable, y si no hay ningún otro adulto sano en la habitación que cuide del recién nacido, una madre con un caso posible o confirmado de influenza deberá usar una mascarilla y practicar la higiene de las manos antes de cada toma u otro contacto cercano con el recién nacido. Debe conservarse la mascarilla durante el contacto con el recién nacido. Estas prácticas deben seguir realizándose mientras la madre esté bajo las Precauciones contra las gotitas que van por el aire.
 Arriba

Neonatología

  • Si un bebé recién nacido de una madre con un caso posible o confirmado de influenza está alojado en la zona de neonatología del hospital en vez de en la habitación de la madre, los bebés sin síntomas de influenza podrán ser atendidos por una persona sana siguiendo las Precauciones estándares y podrán ser observados de cerca para detectar síntomas de infección.
  • No deben entrar en neonatología las madres sintomáticas, los cuidadores ni los familiares.
  • Un recién nacido que desarrolla síntomas deberá seguir las Precauciones contra las gotitas que van por el aire.

Visitantes

  • Los visitantes deberán limitarse a personas necesarias para el bienestar emocional y el cuidado del paciente. Los visitantes que hayan estado en contacto con una paciente infectada antes y durante su hospitalización, son una posible fuente de influenza para otros pacientes, para las visitas y para personal del centro. Los visitantes deben ser examinados para detectar síntomas de enfermedad respiratoria aguda antes de poder permitirles la entrada al hospital.
  • Los establecimientos deben informar, antes de que las visitas ingresen a las habitaciones de los pacientes, sobre la higiene de manos, el uso de equipo de protección personal (EPP), y limitar las superficies que se tocan, según indique la actual política del establecimiento, mientras se encuentren en el lugar.
  • Los visitantes deberán recibir instrucción y limitar sus desplazamientos dentro de las instalaciones.

Antes del alta hospitalaria

  • La vacuna contra la influenza debe recomendarse firmemente y, cuando sea posible, debe proporcionarse a cualquier familiar o cuidador susceptible o no vacunado que vaya a estar en contacto con el recién nacido.
  • Debe aconsejarse a los cuidadores que:
    • se pongan en contacto con el proveedor de atención médica si el recién nacido desarrolla síntomas que sugieran infección por virus de influenza.
    • aislen a cualquier persona de la casa que esté enferma para reducir la exposición del recién nacido y de la madre.
    • si es posible, los adultos sanos vacunados cuiden del recién nacido hasta que se haya curado la enfermedad de la madre.
    • se aseguren de que la mujer enferma tras el parto siga la higiene de las manos y el protocolo para la higiene respiratoria y el manejo de la tos cuando tenga contacto con el bebé.

Para pautas sobre el control de infecciones por influenza en los ámbitos de salud, visite Estrategias para la prevención de la influenza estacional en los cuidados de la salud.

 Arriba

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

Arriba