Directrices provisionales sobre el control de brotes de influenza en centros de cuidado a largo plazo y de cuidado posagudo

Las siguientes directrices han sido actualizadas para la temporada de influenza 2018-2019. Consulte las recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización - Estados Unidos, temporada 2018-2019  para obtener información actualizada sobre las vacunas recomendadas contra la influenza. Consulte Medicamentos antivirales: información para profesionales de la salud  para ver el resumen actual de recomendaciones sobre el uso de medicamentos antivirales contra la influenza en la práctica médica. Y consulte además Infectious Diseases Society of America (IDSA) 2018 Update on Diagnosis, Treatment, Chemoprophylaxis, and Institutional Outbreak Management of Seasonal Influenza.ícono de sitio externo

 

Los centros de cuidados a largo plazo pueden definirse como las instituciones, tales como asilos de ancianos y centros de enfermería especializada, que proporcionan cuidados de salud a las personas (incluidos los niños) que no pueden manejarse independientemente en la comunidad. Estos cuidados pueden representar la administración de cuidados crónicos o asistenciales, o servicios de rehabilitación a corto plazo.

La influenza puede ser introducida a un centro de cuidados a largo plazo por residentes recién hospitalizados, trabajadores del sector de la salud y visitantes. La propagación de la influenza puede ocurrir entre los residentes, los proveedores de asistencia servicios de salud y los visitantes. Los residentes de centros cuidados a largo plazo pueden experimentar enfermedades graves e incluso fatales durante los brotes de influenza.

La prevención del contagio de la influenza y otros agentes infecciosos dentro de ámbitos de cuidados de salud, incluso en centros de cuidados a largo plazo, requiere un enfoque multifacético que incluye lo siguiente:

  1. Vacunación contra la influenza
  2. Exámenes de influenza
  3. Medidas preventivas y de control de infecciones
  4. Tratamiento antiviral
  5. Quimioprofilaxis antiviral

Antes de que ocurra un brote

La vacuna contra la influenza debe administrarse de forma habitual a todos los residentes y trabajadores del sector de la salud de centros de cuidados a largo plazo.

Residentes

En lo posible, todos los residentes deberían recibir la vacuna inactivada contra la influenza (VII, por sus siglas en inglés) cada año antes de que comience la temporada de influenza. Para las personas ≥ de 65 años, cualquier fórmula de la IIV acorde a la edad (trivalente o tetravalente de alta dosis o dosis estándar, con o sin coadyuvantes​​​​​​​) o la vacuna tetravalente recombinada contra la influenza son opciones aceptables. En la mayoría de las temporadas, las vacunas contra la influenza estarán disponibles en los centros de cuidado a largo plazo a partir de septiembre y la vacunación contra la influenza  debería realizarse a fines de octubre. Se requiere el consentimiento informado para ejecutar un pedido permanente de vacunación, pero esto no significa necesariamente que debe presentarse un consentimiento firmado. Si bien se recomienda la vacunación a fines de octubre, es posible que la vacuna contra la influenza administrada en diciembre o después, incluso si la actividad de la influenza ya ha comenzado, sea beneficiosa en la mayoría de las temporadas ya que la duración de cada temporada varía y probablemente en algunas comunidades no haya actividad de la influenza hasta febrero o marzo.

En el caso de que un paciente o residente nuevo sea hospitalizado después de concluido el programa de vacunación contra la influenza en el centro, deben analizarse los beneficios de la vacunación, deben proporcionarse materiales educativos siempre y se debe ofrecer la oportunidad de vacunación a los nuevos residentes a la mayor brevedad posible tras sus hospitalizaciones. Desde octubre de 2005, los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) exigen a los asilos de ancianos, que participan en programas de Medicare y Medicaid, vacunar a todos los residentes contra la influenza y el neumococo, y documentar los resultados. Según los requisitos, cada residente debe vacunarse a menos que tenga una contraindicación médica, el residente o representante legal se niegue a la vacunación o no haya vacunas disponibles debido a una escasez. Esta información debe presentarse como parte del Conjunto Mínimo de Datos de los CMS, los cuales monitorean los parámetros de salud en los asilos de ancianos.

 Arriba

Personal de cuidados de salud

Los CDC y el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) recomiendan que todo el personal de cuidados de salud en EE. UU. se vacune anualmente contra la influenza.

  • El personal de cuidados de salud que se vacunó puede ayudar a reducir los casos de:
    • Contagio de la influenza
    • Enfermedades entre el personal y ausentismo
    • Enfermedades y muertes relacionadas con la influenza, particularmente entre personas con alto riesgo de tener complicaciones graves por la influenza

Vigilancia

Cuando no se registra actividad de la influenza en la comunidad local, se debe implementar la vigilancia diaria activa (definida más abajo) entre residentes nuevos y actuales, personal y visitantes de centros de cuidados a largo plazo, y extenderla hasta el final de la temporada de la influenza. Los residentes, el personal, y los visitantes deben ser alejados de las instalaciones hasta que enfermedad esté controlada. Las personas mayores y otros residentes de cuidados a largo plazo, incluidos aquellos en condiciones médicas débiles y aquellos con afecciones neurológicas y del neurodesarrollo, pueden manifestar signos y síntomas atípicos de infección por el virus de la influenza (p. ej., cambios de conducta) y posiblemente no tengan fiebre.

Exámenes de influenza

Incluso si no es temporada de influenza, se deben realizar pruebas para detectar la influenza en caso de que el residente presente signos y síntomas de una enfermedad respiratoria aguda o una enfermedad similar a la influenza. Hay información sobre las pruebas de influenza disponible en: https://www.cdc.gov/flu/professionals/diagnosis/index.htm

Más abajo encontrará información acerca de estas pruebas.

Cuando se produce un brote de influenza confirmado o presunto
(2 más residentes enfermos)

Si se detecta un caso positivo de influenza confirmada por laboratorio junto con otros casos de enfermedad respiratoria aguda en un centro de cuidado a largo plazo, puede producirse un brote de influenza. Debería implementarse una vigilancia activa para los casos adicionales lo antes posible apenas se detecte un caso de influenza confirmado por laboratorio en el centro de salud. Cuando se detectan 2 casos de influenza confirmados por laboratorio dentro de un lapso de 72 horas en residentes de la misma unidad, deberían implementarse lo antes posible las medidas de control de brotes.

También debería considerarse la implementación de medidas de control de brotes lo antes posible cuando uno o más residentes tienen una enfermedad respiratoria aguda con presunta influenza y los resultados de las pruebas moleculares no están disponibles el mismo día en que se toman los especímenes. Aunque es poco común, puede producirse un brote de influenza fuera de la temporada de influenza habitual; por lo tanto, a las pruebas para detectar la influenza deberían agregarse pruebas para detectar otros patógenos respiratorios durante los períodos fuera de la temporada de influenza.

Incluso si no es la temporada de influenza, deben realizarse pruebas para detectar la enfermedad cuando el residente presenta signos y síntomas posiblemente relacionados con la influenza*, y especialmente cuando dos o más residentes desarrollan una enfermedad respiratoria en un lapso de 72 horas de diferencia entre ellos.

*Tenga en cuenta que las personas mayores y otros residentes de centros de cuidado a largo plazo, incluidos aquellos en condiciones médicas débiles y aquellos con afecciones neurológicas y del neurodesarrollo, pueden manifestar signos y síntomas atípicos de infección por el virus de la influenza (p. ej., cambios de conducta) y posiblemente no tengan fiebre (https://academic.oup.com/cid/advance-article/doi/10.11/cid/ciy866/5251935ícono de sitio externo).

  • Determinar si el virus de la influenza es el agente causante mediante pruebas para detectar la influenza en especímenes de las vías respiratorias superiores (es decir, exudados nasales, muestras de hisopados de garganta y nasofaríngeo, o aspirados nasofaríngeos o nasales) de los residentes enfermos con reciente aparición de signos y síntomas de influenza o una enfermedad respiratoria aguda.
  • Se recomiendan las siguientes pruebas de influenza: pruebas moleculares, incluidas las pruebas moleculares de detección rápida, otros ensayos moleculares, o reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR, por sus siglas en inglés).
  • Si no hay pruebas moleculares disponibles para detectar la influenza y se usan pruebas de detección de antígenos, como pruebas de diagnóstico rápido de la influenza (RIDT, por sus siglas en inglés) o ensayos por inmunofluorescencia, se pueden obtener resultados falsos negativos porque las RIDT y los ensayos por inmunofluorescencia tienen menor sensibilidad que las pruebas moleculares para la detección de los virus de la influenza.  Si existe un presunto caso de influenza y las pruebas de diagnóstico rápido de la influenza o los ensayos por inmunofluorescencia arrojan resultados negativos, es necesario realizar pruebas de confirmación a través de pruebas moleculares para la detección de los virus de la influenza. Encontrará información acerca de las pruebas de diagnóstico de la influenza disponible en línea o a través de un laboratorio de salud pública del estado.
  • Probablemente se realicen pruebas de influenza con ensayos moleculares como RT-PCR en un laboratorio de salud pública local o estatal.
  • El cultivo viral puede realizarse en un laboratorio de salud pública si fuese necesario obtener más información sobre los virus de la influenza, como el subtipo del virus de la influenza tipo A, la caracterización antigénica para comparar con las cepas de la vacuna contra la influenza o los datos sobre la resistencia antiviral.
  • Determinar el tipo de virus de la influenza o subtipo de virus de la influenza A puede orientar sobre decisiones relacionadas con terapias antivirales.

 Arriba

Implementar una vigilancia activa diaria para detectar enfermedades respiratorias agudas entre los residentes, el personal de atención médica y las personas que visitan el centro de salud.

  • Durante un brote, una vez que se haya identificado un único caso de influenza confirmado por laboratorio en un residente, es probable que haya otros casos entre las personas expuestas.
  • Debe realizarse una vigilancia activa diaria por lo menos 1 semana después de identificarse el último de caso de influenza confirmado por laboratorio.
  • Detectar la influenza con una prueba molecular en los siguientes casos:
    • Personas enfermas que se encuentren en la unidad afectada y en unidades previamente afectadas dentro del establecimiento
    • Personas que presenten síntomas de enfermedad respiratoria aguda después de haber iniciado la quimioprofilaxis antiviral
      *Tenga en cuenta que las personas mayores y otros residentes de centros de cuidado a largo plazo, incluidos aquellos en condiciones médicas débiles y aquellos con afecciones neurológicas y del neurodesarrollo, pueden manifestar signos y síntomas atípicos de infección por el virus de la influenza (p. ej., cambios de conducta) y posiblemente no tengan fiebre.
  • Asegurarse de que el laboratorio que realice las pruebas informe al centro los resultados de las pruebas de inmediato.
  • Los departamentos de salud pública locales y estatales deberían ser notificados de todos los brotes de influenza presuntos o confirmados en un centro de cuidado a largo plazo, especialmente si un residente contrae influenza durante o después del tratamiento con quimioprofilaxis antiviral.

 Arriba

Implementar precauciones estándar para el uso de gotitas para todos los residentes con influenza presunta o confirmada.

La guía de los CDC titulada Estrategias para la prevención de la influenza estacional en los cuidados de la salud contiene detalles sobre las estrategias de prevención para todos los establecimientos de cuidados de salud. Las recomendaciones específicas se resaltan a continuación.

Las precauciones estándar se aplicarán a los cuidados de todos los pacientes en todos los establecimientos de cuidados de salud, independientemente de la presencia presunta o confirmada de un agente infeccioso. La implementación de las precauciones estándar constituye la estrategia principal para prevenir el contagio de agentes infecciosos entre los pacientes y el personal de cuidados de salud.

Algunos ejemplos de precauciones estándar:

  • Usar guantes si prevé estar en contacto con las manos con secreciones respiratorias o superficies potencialmente contaminadas.
  • Usar una bata si prevé ensuciarse la ropa con secreciones respiratorias de un residente.
  • Cambiarse los guantes y las batas después de estar en contacto con cada residente y realizar la higiene de manos
  • Higienizarse las manos antes y después de tocar a un residente, después de haber estado en contacto con el ambiente del residente o después de haber estado en contacto con las secreciones respiratorias del residente, se usen guantes o no. El uso de guantes no reemplaza la necesidad de higienizarse las manos.

 Arriba

Las precauciones para el uso de gotitas están diseñadas para evitar el contagio de patógenos que se propagan a través del contacto cercano de las membranas mucosas o respiratorias con las secreciones respiratorias. Las precauciones para el uso de gotitas deben implementarse para los residentes con influenza presunta o confirmada durante 7 días después de la aparición de la enfermedad o hasta 24 horas después de que la fiebre y los síntomas respiratorios hayan desaparecido, lo que dure más tiempo, mientras el residente se encuentre en la unidad de cuidados de salud.

Algunos ejemplos de precauciones para el uso de gotitas:

  • Designar a los residentes una habitación privada. Si no hay una habitación privada disponible, ubique (agrupe) a los residentes con diagnóstico presunto de influenza en un mismo lugar;
  • Usar una mascarilla (por ej., mascarilla quirúrgica o de procedimiento) para entrar a la habitación de los residentes. Quitarse la mascarilla al salir de la habitación del residente y desecharla en un recipiente.
  • Si es necesario mover o trasladar al residente, en lo posible, debe colocarle una mascarilla (por ej., mascarilla quirúrgica o de procedimiento).
  • Proporcionar información sobre pacientes con influenza presunta, probable o confirmada al personal adecuado antes de transferirlos a otros departamentos.

 Arriba

Estas precauciones son parte de la estrategia general para el control de infecciones para proteger contra la influenza en los centros de cuidados de salud y deben ser utilizadas junto con otras medidas de control de infecciones, tales como el aislamiento o agrupamiento de residentes enfermos, la realización de exámenes médicos a los empleados y visitantes por motivos de enfermedad, permitir el ingreso de personal de cuidados de salud enfermo y evitar que visitantes enfermos ingresen al centro.

En algunos casos, los centros pueden decidir aplicar las Precauciones estándar y las Precauciones para el uso de gotitas por periodos más extensos con base en un criterio clínico, como en el caso de los niños pequeños o los residentes gravemente inmunocomprometidos, quienes pueden diseminar el virus de la influenza por periodos de tiempo más extensos.

Debido a que los residentes con influenza pueden continuar diseminando los virus de la influenza a pesar de estar bajo tratamiento antiviral, las medidas de control de infecciones para reducir el contagio, incluso las precauciones estándar y las precauciones para el uso de gotitas, deben continuar mientras los residentes mantengan la terapia antiviral. Esto también reducirá el riesgo de contagio de los virus que pueden haberse vuelto resistentes a los medicamentos antivirales durante la terapia.

 

Administrar tratamiento antiviral contra la influenza y quimioprofilaxis a los residentes y el personal de cuidados de salud de acuerdo con las recomendaciones actuales.

Todos los residentes de centros de cuidados a largo plazo con influenza presunta o confirmada deben recibir tratamiento antiviral inmediatamente.

No debería esperarse la confirmación por laboratorio de influenza para la iniciación del tratamiento antiviral.

El tratamiento antiviral funciona mejor cuando se lo inicia dentro de los 2 primeros días de la aparición de los síntomas. Sin embargo, estos medicamentos pueden ayudar aun cuando se administran después de las 48 horas en aquellas personas que están muy enfermas, como aquellas personas hospitalizadas o con enfermedades progresivas, o las que tienen alto riesgo de presentar complicaciones por la influenza.  (https://www.cdc.gov/flu/professionals/antivirals/summary-clinicians.htm)

​Se recomiendan cuatro medicamentos antivirales contra la influenza aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) para el tratamiento de la influenza sin complicaciones en los Estados Unidos: inhibidores de la neuraminidasa: oseltamivir oral (disponible en versión genérica o con el nombre comercial Tamiflu®), en forma de pastilla o suspensión; zanamivir (nombre comercial Relenza®), disponible como polvo para inhalación que se administra utilizando un inhalador; y peramivir por vía intravenosa (nombre comercial Rapivab®); y un inhibidor de la endonucleasa dependiente de la cápsula: baloxavir marboxil (nombre comercial Xofluza®). Cabe señalar que algunos residentes de centros de cuidados a largo plazo pueden tener dificultades al usar el inhalador para el Zanamivir.

NO se recomienda el uso de amantadina y rimantadina debido a los altos niveles de resistencia antiviral a estos medicamentos entre los virus de influenza A en circulación.

La dosis recomendada y la duración del tratamiento antiviral es dos veces al día durante 5 días para los inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir y zanamivir), y una dosis para el peramivir intravenoso. Una sola dosis por vía oral de baloxavir equivale a 5 días de oseltamivir oral dos veces por día. Se puede considerar para tratamientos antivirales más prolongados para pacientes hospitalizados que continúan gravemente enfermos luego de 5 días de tratamiento. La dosis debe ser adaptada a los niños y las personas con ciertas afecciones subyacentes. Los médicos deberían consultar el prospecto de las características del producto del fabricante para conocer las dosis recomendadas acordes a la edad y las contraindicaciones.

En caso de que haya un brote de influenza, deberían ofrecer un tratamiento antiviral empírico lo antes posible sin esperar los resultados de las pruebas de influenza, especialmente si los resultados no estarán disponibles el día de la toma de especímenes.

Las órdenes con aprobación previa de los médicos o planes para obtener medicamentos antivirales a corto plazo pueden acelerar considerablemente la administración de los medicamentos antivirales.

Para obtener más información sobre los agentes antivirales visite la página de medicamentos antivirales contra la influenza para los profesionales de la salud de los CDC.

 Arriba

Todos los residentes expuestos en unidades o salas con casos de influenza en un centro de cuidado a largo plazo (salas actualmente afectadas) deberían recibir quimioprofilaxis antiviral ni bien se determine un brote de influenza (https://academic.oup.com/cid/advance-article/doi/10.11/cid/ciy866/5251935ícono de sitio externo).

Cuando se enferman al menos 2 pacientes en un lapso de 72 horas de diferencia entre ellos y por lo menos uno de los residentes tienen influenza confirmada por laboratorio, el establecimiento debería iniciar inmediatamente la quimioprofilaxis antiviral con oseltamivir oral para todos los residentes sanos que se encuentran en la misma unidad y los residentes con influenza confirmada por laboratorio (unidades afectadas por el brote), independientemente de si recibieron la vacuna contra la influenza durante la temporada actual.  Se debería considerar extender la quimioprofilaxis antiviral a los residentes de otras unidades o salas no afectadas dentro del centro de cuidado a largo plazo teniendo en cuenta otros factores (p. ej., la mezcla inevitable de residentes y personal de unidades afectadas y unidades no afectadas).

La quimioprofilaxis antiviral está indicada para los residentes que no presentan síntomas de enfermedades similares a la influenza pero que pueden estar o haber estado expuestos a una persona con influenza, para prevenir la transmisión.

El uso de medicamentos antivirales para la quimioprofilaxis de la influenza es un componente clave para el control de un brote de influenza en las instituciones que albergan los residentes con mayor riesgo de desarrollar complicaciones por la influenza. Sin embargo, la quimioprofilaxis antiviral altamente efectiva no es 100 % eficaz para prevenir la influenza.

Los CDC recomiendan la quimioprofilaxis antiviral durante al menos 2 semanas y continuarla durante 7 días después de que se haya identificado el último caso de influenza confirmado por laboratorio en las unidades afectadas.

Las personas que deben someterse a una quimioprofilaxis debido a su potencial exposición a una persona con influenza confirmada por laboratorio deberían recibir oseltamivir oral o zanamivir para inhalar. Se debería administrar zanamivir a las personas que deben recibir quimioprofilaxis debido a la exposición a cepas de virus de influenza que se supone o se sabe que son resistentes al oseltamivir.

(Para obtener más información consulte la Duración y dosis recomendadas para el tratamiento o quimioprofilaxis para medicamentos antivirales contra la influenza y (https://academic.oup.com/cid/advance-article/doi/10.11/cid/ciy866/5251935ícono de sitio externo).

 Arriba

La quimioprofilaxis antiviral puede considerarse o indicarse entre el personal que no esté vacunado y se encuentre brindando cuidados a personas con alto riesgo de tener complicaciones por la influenza.

Aunque los CDC recomiendan el uso prudente de los medicamentos antivirales para la quimioprofilaxis para reducir la posibilidad del desarrollo y la propagación de virus de la influenza resistentes a los antivirales, debe tenerse en cuenta la quimioprofilaxis para todo el personal, independientemente de su estado de vacunación contra la influenza, si el brote es causado por una cepa del virus de la influenza que no coincide con la vacuna o según otros factores (p. ej., para reducir el riesgo de escasez de personal en los centros y unidades donde el personal clínico es limitado y para evitar la reticencia por parte del personal para brindar cuidados a los residentes con presunta influenza o casos de influenza confirmados por laboratorio).

La quimioprofilaxis antiviral también debe tenerse en cuenta para las personas que no pueden recibir la vacuna contra la influenza por contraindicación médica.

El énfasis en el monitoreo directo y la iniciación temprana del tratamiento antiviral es una alternativa para la quimioprofilaxis en ciertas personas que han tenido una presunta exposición al virus de la influenza. Se puede asesorar al personal de atención médica expuesto a la enfermedad en el lugar de trabajo sobre los signos y síntomas tempranos de la influenza y aconsejarles que consulten inmediatamente a un proveedor de atención médica para una evaluación y la posible iniciación temprana de un tratamiento antiviral en caso de que desarrollen signos o síntomas clínicos.

El personal recientemente vacunado puede recibir la quimioprofilaxis antiviral hasta 2 semanas después de haber recibido la vacuna inactivada contra la influenza hasta que la inmunidad inducida por la vacuna sea adquirida. Las personas que reciben quimioprofilaxis antiviral no deben recibir la vacuna viva atenuada en atomizador nasal (LAIV) y las personas que reciben la vacuna LAIV no deben recibir tratamiento o quimioprofilaxis antiviral hasta 14 días después de la vacunación.

Las últimas recomendaciones de los CDC sobre los antivirales están disponibles en Página de los CDC sobre medicamentos antivirales contra la influenza para profesionales de la salud.

 Arriba

Sea consciente de la posibilidad de un virus resistente a los medicamentos antivirales

Los residentes que reciben medicamentos antivirales que no responden al tratamiento o que se enfermen de influenza luego de comenzar quimioprofilaxis pueden tener una infección con un virus resistente a los antivirales.

Para limitar el potencial de contagio de los virus de influenza resistentes a los medicamentos antivirales, ya sea de cuidados intensivos, crónicos u otros ambientes cerrados, se deben tomar medidas para reducir el contacto entre las personas enfermas que toman medicamentos antivirales para el tratamiento y el resto, incluyendo a quienes reciben quimioprofilaxis antiviral.

Las medidas de control y prevención de infecciones son especialmente importantes en pacientes inmunocomprometidos para reducir el riesgo de contagio de virus resistentes al oseltamivir.

Notifique al departamento de salud si un residente contrae influenza durante o después del tratamiento con quimioprofilaxis antiviral.

 Arriba

Considere las siguientes medidas adicionales para reducir el contagio entre residentes y el personal de cuidados de salud:

  • Hacer que los residentes sintomáticos permanezcan en sus propias habitaciones tanto como sea posible, y también restringir su participación en actividades comunes y hacer que les sirvan los alimentos en sus habitaciones, dentro de lo posible.
  • Limitar la cantidad de actividades grupales en el establecimiento y considerar la posibilidad de servir los alimentos en las habitaciones de los residentes en lo posible cuando el brote se haya esparcido (comprometiendo a varias unidades del establecimiento).
  • Evitar nuevas admisiones o transferencias en las salas con pacientes sintomáticos.
  • Limitar las visitas y prohibir el ingreso de visitantes enfermos mediante avisos publicados. Considere la posibilidad de restringir las visitas de niños durante los brotes de influenza en las comunidades.
  • Monitorear el ausentismo del personal debido a síntomas respiratorios y excluir a aquellos con síntomas similares a la influenza del trabajo hasta por lo menos 24 horas después de que dejen de tener fiebre.
  • Restringir la circulación del personal entre las diferentes áreas del establecimiento afectadas por la enfermedad hacia las áreas no afectadas por el brote.
  • Administrar la vacuna actual contra la influenza estacional a los residentes no vacunados y al personal de cuidados de salud, según las recomendaciones actuales de vacunación. Para obtener la información más reciente sobre la vacunación contra la influenza, vea la página de recursos de vacunación contra la influenza estacional para profesionales de la salud de CDC.

*Los pacientes con enfermedades asociadas a una infección por virus de influenza, tienen normalmente fiebre o febrilidad con tos, escalofríos, dolor de cabeza, mialgias, dolor de garganta o secreción nasal. Algunos pacientes, como los ancianos, los niños con trastornos neuromusculares y los niños pequeños, pueden presentar manifestaciones clínicas atípicas. Las personas mayores y otros residentes de centros de cuidado a largo plazo, incluidos aquellos en condiciones médicas débiles y aquellos con afecciones neurológicas y del neurodesarrollo, pueden manifestar signos y síntomas atípicos de infección por el virus de la influenza (p. ej., cambios de conducta) y posiblemente no tengan fiebre (https://academic.oup.com/cid/advance-article/doi/10.11/cid/ciy866/5251935ícono de sitio externo).

 Arriba

Recursos

Vacunas contra la influenza

CDC. Inmunización del personal de atención médica. Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad 2011:60(RR07);1-45

Prevention and Control of Seasonal Influenza with Vaccines: Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices—United States, 2018–19 Influenza Seasonícono de pdf

Recursos de vacunación contra la influenza estacional para profesionales de la salud

Medicamentos antivirales

Directrices de prácticas clínicas de la Infectious Diseases Society of America: actualización 2018 sobre el diagnóstico, el tratamiento, la quimioprofilaxis y el manejo institucional de brotes de la influenza estacionalícono de sitio externo

Medicamentos antivirales contra la influenza

Resumen para médicos sobre medicamentos antivirales contra la influenza

Exámenes de influenza

Información para médicos sobre las pruebas del virus de la influenza  

Métodos de prueba de detección de la influenza 

Prueba de detección de los virus de la influenza en brotes en centros institucionales y otros entornos cerrados que se están investigando

Información sobre pruebas moleculares rápidas, RT-PCR y otras pruebas moleculares para el diagnóstico de infección por el virus de la influenza 

Medidas preventivas y de control de infecciones

Infecciones asociadas con los cuidados de salud y centros de cuidados a largo plazo

Estrategias para la prevención de la influenza estacional en entornos de cuidados de la salud

Brotes informados en establecimientos de cuidados a largo plazo

CDC. Brotes de infección por el virus de la influenza pandémica A (H1N1) 2009 entre residentes de centros de cuidado a largo plazo - Tres estados, 2009. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad 2010:59(03):74-77

Referencias adicionales sobre la prevención y el control de brotes institucionales de influenza

Directrices de prácticas clínicas de la Infectious Diseases Society of America: actualización 2018 sobre el diagnóstico, el tratamiento, la quimioprofilaxis y el manejo institucional de brotes de la influenza estacionalícono de sitio externo

Booy R, Lindley RI, Dwyer DE, et al. Treating and preventing influenza in aged care facilities: a cluster randomised controlled trial. PLoS One 2012; 7:e46509.

Bowles SK, Lee W, Simor AE, et al. Use of oseltamivir during influenza outbreaks in Ontario nursing homes, 1999-2000. J Am Geriatr Soc 2002; 50:608-16.

Bush KA, McAnulty J, McPhie K, et al; Southern New South Wales Public Health Unit. Antiviral prophylaxis in the management of an influenza outbreak in an aged care facility. Commun Dis Intell Q Rep 2004; 28:396-400.

Chang YM, Li WC, Huang CT, et al. Use of oseltamivir during an outbreak of influenza A in a long-term care facility in Taiwan. J Hosp Infect 2008; 68:83-7.

Cheng HY, Chen WC, Chou YJ, Huang AS, Huang WT. Containing influenza outbreaks with antiviral use in long-term care facilities in Taiwan, 2008-2014. Influenza Other Respir Viruses 2018; 12:287-92.

Drinka PJ, Gravenstein S, Schilling M, Krause P, Miller BA, Shult P. Duration of antiviral prophylaxis during nursing home outbreaks of influenza A: a comparison of 2 protocols. Arch Intern Med 1998; 158:2155-9.

Gorišek Miksić N, Uršič T, Simonović Z, et al. Oseltamivir prophylaxis in controlling influenza outbreak in nursing homes: a comparison between three different approaches. Infection 2015; 43:73-81.

Merritt T, Hope K, Butler M, et al. Effect of antiviral prophylaxis on influenza outbreaks in aged care facilities in three local health districts in New South Wales, Australia, 2014. Western Pac Surveill Response J 2016; 7:14-20.

Monto AS, Rotthoff J, Teich E, et al. Detection and control of influenza outbreaks in well-vaccinated nursing home populations. Clin Infect Dis 2004; 39:459-64.

Peters PH Jr, Gravenstein S, Norwood P, et al. Long-term use of oseltamivir for the prophylaxis of influenza in a vaccinated frail older population. J Am Geriatr Soc 2001; 49:1025-31.

Rainwater-Lovett K, Chun K, Lessler J. Influenza outbreak control practices and the effectiveness of interventions in long-term care facilities: a systematic review. Influenza Other Respir Viruses 2014; 8:74-82.

Shijubo N, Yamada G, Takahashi M, Tokunoh T, Suzuki T, Abe S. Experience with oseltamivir in the control of nursing home influenza A outbreak. Intern Med 2002; 41:366-70.

van der Sande MA, Ruijs WL, Meijer A, Cools HJ, van der Plas SM. Use of oseltamivir in Dutch nursing homes during the 2004-2005 influenza season. Vaccine 2006; 24:6664-9.

van der Sande MA, Meijer A, Sen-Kerpiclik F, et al. Effectiveness of post-exposition prophylaxis with oseltamivir in nursing homes: a randomised controlled trial over four seasons. Emerg Themes Epidemiol 2014; 11:13.

Ye M, Jacobs A, Khan MN, et al. Evaluation of the use of oseltamivir prophylaxis in the control of influenza outbreaks in long-term care facilities in Alberta, Canada: a retrospective provincial database analysis. BMJ Open 2016; 6:e011686.

 Arriba

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.