Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Guía para médicos sobre el uso de pruebas de diagnóstico rápido de influenza

Antecedentes

Las pruebas de diagnóstico rápido de la influenza (RIDTs) son inmunoensayos que pueden identificar la presencia de antígenos nucleoproteicos virales de la influenza A y B en muestras respiratorias y que exponen el resultado de forma cualitativa (positivo contra negativo) (1). En los Estados Unidos hay varias RIDT disponibles en el mercado. (Ver "Tabla 1: Métodos para detectar virus de influenza" y "Tabla 2: Características de las pruebas de diagnóstico rápido de la influenza"). Los estándares de referencia para la confirmación de una infección por el virus de la influenza con análisis de laboratorio en muestras respiratorias son la reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR) o el cultivo viral. Las RIDT pueden dar resultados en un marco de tiempo clínicamente relevante, es decir, en menos de 30 minutos. No obstante, la sensibilidad de las pruebas para el diagnóstico rápido de la influenza (RIDT, siglas en inglés) es limitada para la detección del virus de la influenza en muestras respiratorias, en comparación con la RT-PCR o el cultivo viral, y los resultados negativos de las pruebas RIDT deben interpretarse con cautela debido a la posibilidad de falsos negativos, especialmente durante el pico de actividad de la influenza en una comunidad. En algunas RIDT se utilizan dispositivos de lectura y análisis para estandarizar la interpretación de los resultados.

1 Las pruebas de diagnóstico rápido de la influenza (RIDT) no incluyen ensayos moleculares de detección rápida. Los ensayos moleculares de diagnóstico rápido son un nuevo tipo de prueba de diagnóstico de la influenza que utilizan la amplificación isotérmica de ácido nucleico para la detección del virus. En este momento, existe un solo ensayo molecular de diagnóstico rápido aprobado por la FDA para usar en los Estados Unidos.

Ventajas y desventajas de las RIDT

Ventajas
  • Arrojan resultados rápidos en menos de 30 minutos, fáciles de hacer
  • Algunas RIDT son aptas para el uso en consultorios o en casa. Las RIDT que tienen la autorización de CLIA se pueden utilizar en entornos que pueden incluir centros de atención.
Desventajas
  • Sensibilidad de calidad inferior ante las pruebas, los resultados de falsos negativos son frecuentes, especialmente cuando la actividad de la influenza es alta
  • Si bien la especificidad es alta, también puede haber falsos positivos, especialmente en los momentos en los que la actividad de la influenza es baja
  • Algunas RIDT permiten distinguir entre los virus A o B de la influenza, mientras que otra no. Las RIDT que permiten obtener resultados del tipo del virus de la influenza (es decir si es el virus A o B de la influenza), no aportan información acerca del subtipo de virus de la influenza A [por ejemplo, A(H1N1)pdm09 versus A(H3N2)] ni información acerca de la cepa específica del virus (por ejemplo, el grado de similitud con las cepas de la vacuna)

 Arriba

Uso de RIDT en la toma de decisiones clínicas

Las RIDT se pueden usar para ayudar a tomar decisiones sobre el diagnóstico y el tratamiento para pacientes en entornos clínicos, como si se deben recetar o no medicamentos antivirales. No obstante, debido a las limitaciones en las sensibilidades, los resultados negativos de las RIDT no excluyen la infección por virus de influenza en pacientes con signos y síntomas que sugieren influenza. En consecuencia, no se debe demorar el tratamiento antiviral en pacientes con síntomas presuntos de influenza, aun si las RIDT resultan negativas, y es posible que se indiquen otras pruebas de detección de influenza con ensayos moleculares en muestras respiratorias. Más información acerca de los medicamentos antivirales y recomendaciones sobre su uso.

No es necesario hacer pruebas a todos los pacientes con signos y síntomas de influenza para tomar decisiones sobre tratamientos antivirales (ver Figuras 1-4). Una vez documentada la actividad de la influenza en la comunidad o en la zona geográfica, se puede realizar un diagnóstico clínico de la influenza para pacientes ambulatorios con signos y síntomas coherentes con sospechas de influenza, especialmente durante períodos de picos máximos de influenza en la comunidad.

 Arriba

Uso de RIDT con fines de salud pública para detectar brotes de influenza

Las RIDT pueden resultar útiles para detectar una infección por el virus de la influenza como la causa de brotes respiratorios en cualquier entorno, pero especialmente en instituciones (como hogares de ancianos, centros de atención de enfermedades crónicas y hospitales), cruceros, campamentos de verano, escuelas, etc. Los resultados positivos de las RIDT de una o más personas enfermas con síntomas presuntos de influenza permiten decidir la implementación rápida de medidas de prevención y control de infecciones para casos de brotes de influenza. Sin embargo, los resultados negativos no excluyen la infección por virus de influenza como causa de un brote de problemas respiratorios debido a la sensibilidad limitada de estas pruebas. Si se analizan muestras respiratorias de varias personas que se piensa padecen influenza se aumentarán las posibilidades de detectar una infección por virus de influenza si esta es la causa del brote. Se debe notificar a las autoridades de salud pública rápidamente en el caso de que se sospeche un brote institucional y se deben recolectar muestras respiratorias de las personas enfermas (así sus RIDT hayan dado positivas o negativas). Dichas muestras se deben enviar al laboratorio de salud pública para realizar análisis de detección de la influenza más precisos con ensayos moleculares y cultivos virales.

 Arriba

Factores que influyen en los resultados de las RIDT

Muchos factores pueden influir en la precisión de las RIDT:

  • Signos y síntomas clínicos que concuerdan con la influenza
    • Tener signos y síntomas clínicos que concuerdan con la influenza aumenta la probabilidad de infección por virus de influenza antes de realizar las pruebas, lo cual aumenta la fiabilidad de un resultado positivo de la RIDT.
  • Prevalencia de la actividad de la influenza en la población analizada
  • Tiempo desde la aparición de la enfermedad hasta la recolección de muestras respiratorias para analizar
    • Las muestras para análisis recolectadas dentro de los 3 a 4 días de la aparición de la enfermedad (cuando la presencia del virus de la influenza es más alta) tienen mayor probabilidad de mostrar resultados positivos con una RIDT si el paciente tiene influenza.
  • Tipo de muestra respiratoria analizada
    • Las RIDT tienen diferentes especificaciones en cuanto a las muestras aceptables (por ejemplo: hisopados/aspirados nasofaríngeos, nasales o faríngeos). Se deben leer el resumen de las características del producto de las prueba RIDT utilizadas para asegurar que se recoge una muestra apropiada y que se sigue el procedimiento para su análisis. Algunas pruebas pueden requerir que se recolecten las muestras usando un hisopo especial (algunas RIDT se deben usar con un hisopo proporcionado en el kit de pruebas; el material de algunos hisopos puede interferir en los resultados de las RIDT).
    • Las RIDT además deben garantizar que se usa el medio de transporte viral u otro medio apropiado, de acuerdo a las especificaciones de la prueba, si la prueba se realiza en un lugar diferente a donde se recolectó la muestra del paciente.
    • La recolección de muestras respiratorias de buena calidad (por ej. hisopado/aspirado/lavado nasofaríngeo o nasal o muestras combinadas de hisopado nasal/faríngeo) también mejora la precisión de los resultados de las RIDT.
    • Algunas RIDT exigen que se use en la prueba toda la muestra recogida. Debe considerarse la recolección de una segunda muestra para una prueba confirmatoria usando cultivo viral o RT-PCR.
  • Precisión de la prueba comparada con una prueba de referencia ("estándar de oro" = RT-PCR o cultivo viral)
    • Sensibilidad de las RIDT
      • Proporción de resultados positivos de la RIDT entre todos los resultados positivos de la "prueba de estándar de oro" (RT-PCR o cultivo viral)
      • Característica fija de una prueba; normalmente de baja a moderada (10-70 %)para las RIDT
        • Una RIDT con sensibilidad baja producirá resultados negativos en algunos pacientes con influenza (falsos negativos)
  • Especificidad de la RIDT
    • Proporción de resultados negativos de la RIDT entre todos los resultados negativos de la "prueba de estándar de oro" (RT-PCR o cultivo viral)
    • Característica fija de una prueba; normalmente muy alta para las RIDT (90-95 %)
      • Una RIDT con sensibilidad baja producirá resultados negativos en algunos pacientes con influenza (falsos negativos)
 Arriba

Interpretación de los resultados de las pruebas de diagnóstico rápido de la influenza

Es muy importante interpretar correctamente los resultados de las RIDT para el manejo clínico de pacientes y para evaluar posibles brotes de influenza. La precisión de las RIDT depende en gran medida de las condiciones bajo las que se realizan. El comprender algunos factores básicos puede minimizar las confusiones causadas por resultados falso-positivos o falso-negativos.

  • La sensibilidad de las RIDT es por lo general del 50-70 %, pero se han informado valores de 10-10 % en relación con los cultivos virales o las RT-PCR. Las especificidades de las RIDT son aproximadamente del 90-95 % (índice del 85-85 %). Por ello, los resultados falsos negativos ocurren más a menudo que los resultados falsos positivos.
    • Los resultados negativos de las RIDT no excluyen una infección por virus de influenza y se debe seguir considerando la posibilidad de influenza en un paciente si la sospecha clínica es alta basándose en antecedentes, signos, síntomas y examen clínico.
  • Un resultado positivo en una persona que recibió recientemente la administración intranasal de la vacuna viva atenuada en atomizador nasal (LAIV) puede indicar la detección del virus de la vacuna. La LAIV contiene cepas del virus de la influenza que replican el virus en tejidos respiratorios de menor temperatura (por ejemplo, fosas nasales) que la temperatura corporal interna. Debido a que las fosas nasales se infectan con las cepas vivas del virus de la influenza de la vacuna durante la administración de LAIV, las muestras de las fosas nasales extraídas unos días después de la vacunación con LAIV pueden causar resultados positivos de influenza. Puede ser posible detectar cepas de la vacuna LAIV hasta 7 días después de la vacunación y, en casos menos frecuentes, por períodos mayores.
  • Es más probable que se produzcan resultados falso-positivos (y verdadero-negativos) cuando la prevalencia de la enfermedad en la comunidad es baja, lo que normalmente ocurre al principio y al final de la temporada de influenza y durante el verano.
    • El valor predictivo negativo de una RIDT (la proporción de pacientes con resultados negativos que no tienen influenza) es más alto cuando la actividad de la influenza es baja.
    • El valor predictivo positivo de una RIDT (la proporción de pacientes con resultados positivos que tienen influenza) es más baja cuando la actividad de la influenza es baja.
  • Es más probable que se produzcan resultados falso-negativos (y verdaderos positivos) cuando la prevalencia de la enfermedad en la comunidad es alta.
    • El valor predictivo positivo de una RIDT (la proporción de pacientes con resultados positivos que tienen influenza) es más alto cuando la actividad de la influenza es alta
    • El valor predictivo negativo de una RIDT (la proporción de pacientes con resultados negativos que no tienen influenza) es más baja cuando la actividad de la influenza es alta

Minimizar resultados falsos

  • Recolecte las muestras lo antes posible durante la enfermedad (lo ideal es menos de 4 días desde la aparición de la enfermedad).
  • Siga las instrucciones del fabricante, incluso para muestras aceptables y su manipulación.
  • Haga un seguimiento de los resultados negativos con pruebas confirmatorias (RT-PCR o cultivo viral) si se desea obtener un diagnóstico de influenza confirmado por un laboratorio.

 Arriba  

Los médicos deben ponerse en contacto con el departamento de salud de su localidad o estado para obtener información sobre la actividad actual de la influenza. Para obtener más información acerca de la actividad de la influenza en los Estados Unidos durante la temporada de influenza, visite el Informe semanal de vigilancia de la influenza en los EE. UU. (FluView).

Cuándo considerar realizar más pruebas de influenza

Considere enviar muestras respiratorias para pruebas de influenza por cultivo viral o RT-PCR para confirmar los resultados de una RIDT cuando:

  • Las pruebas de un paciente son negativas cuando la actividad de la influenza en la comunidad es alta y se desea tener una confirmación de un laboratorio.
  • Las pruebas de un paciente son positivas cuando la prevalencia de influenza en la comunidad es baja y se tiene en cuenta un resultado falso positivo.
  • El paciente estuvo muy expuesto hace poco tiempo a cerdos o aves de corral, o a otros animales y es posible una infección con un virus nuevo de la influenza A (por ejemplo, hay virus de la influenza A que circulan mucho entre cerdos y aves, incluidas las aves de corral, y también pueden infectar a otros animales como caballos y perros).

Pacientes hospitalizados

Se recomienda hacer las pruebas de influenza en caso de pacientes hospitalizados con presunto diagnóstico de influenza. Se recomiendan los ensayos moleculares como el RT-PCR para el análisis de pacientes hospitalizadoes, especialmente si se utilizan RIDT que arrojan resultados negativos. No obstante, se debe iniciar el tratamiento antiviral empírico lo antes posible en pacientes hospitalizados con síntomas presuntos de influenza, sin esperar ningún resultado de pruebas de detección de la influenza (ver Medicamentos antivirales, información para profesionales de los cuidados de salud). No se debe detener el tratamiento antiviral basándose en resultados negativos de la RIDT dada la limitada sensibilidad de las RIDT. Se deben implementar medidas de prevención y control de infecciones inmediatamente a partir de la internación de cualquier paciente con síntomas presuntos de influenza, aun si los resultados de la RIDT son negativos (ver Estrategias para la prevención de la influenza estacional en los cuidados de la salud). Se pueden analizar las muestras respiratorias para influenza con inmunofluorescencia, RT-PCR o cultivo viral. No se debe realizar serología de detección de influenza para el manejo clínico. Los médicos deben comprender que los resultados negativos de las pruebas de detección de la influenza no excluyen una infección por el virus de la influenza, especialmente si el tiempo desde la aparición de la enfermedad hasta la recolección de las muestras respiratorias es de más de 3 días, o si las muestras de las vías respiratorias superiores fueron analizadas y el paciente tiene una enfermedad en la vía respiratoria inferior. Si se cree que puede ser un caso de influenza, se pueden analizar muestras clínicas recolectadas de distintos sitios de las vías respiratorias (por ej. del tracto respiratorio superior e inferior) y se pueden recolectar más de una vez, diferentes días, para aumentar las probabilidades de detección del virus de la influenza; en los pacientes intubados se deben analizar muestras de aspirado endotraqueal si se cree que puede tratarse de un caso de influenza que aún no ha sido confirmado.

La detección de una infección por el virus de la influenza y la pronta implementación de medidas de control y prevención de infecciones son críticas para la prevención de brotes de influenza en hospitales. Cuando hay actividad de la influenza en la comunidad los médicos deberían considerar hacer pruebas de influenza, incluido cultivo viral, en pacientes que desarrollan signos y síntomas de influenza mientras están en un centro de servicios de salud. Esto debe ser parte de una estrategia de vigilancia más amplia para la influenza, según lo que se analiza en las Estrategias para la prevención de la influenza estacional en entornos de atención médica.

Posibles brotes de influenza en instituciones

Cuando se piensa que hay presencia de brotes de influenza en instituciones se deben recolectar muestras respiratorias de pacientes sospechosos de tener influenza lo antes posible desde que hay sospecha de un brote (ver figura 2). Se prefiere el uso de ensayos moleculares para la detección de la influenza. Si se utilizan RIDT en estos entornos, las muestras clínicas se deben enviar para análisis de cultivo viral y RT-PCR de detección de la influenza, que aportan información detallada acerca de los subtipos y cepas de los virus A específicos de la influenza, así como información acerca de la susceptibilidad a los antivirales, y para verificar los resultados de la prueba RIDT. Se debe continuar la vigilancia activa diaria ante la sospecha de enfermedad por influenza y la recolección de muestras de pacientes con síntomas presuntos de influenza durante al menos 2 semanas después de la implementación de las medidas de control, a fin de evaluar su efectividad y para controlar la posible aparición de resistencia antiviral. Ver Estrategias para la prevención de la influenza estacional en los cuidados de la salud.

Vigilancia de la influenza

La vigilancia en laboratorio para la detección de los virus de la influenza a través de cultivos virales es de importancia crítica para la selección de los virus que se utilizarán en la vacuna contra la influenza de la temporada que sigue. Se necesitan muestras aisladas de virus para poder caracterizar los subtipos de virus de la influenza A que circulan y las cepas de los virus de la influenza A y B para determinar si coinciden en términos antigénicos con las cepas de las vacunas. Las muestras aisladas también son necesarias para obtener información acerca de la aparición y prevalencia de cepas resistentes a los antivirales, y para identificar infecciones en humanos con un virus nuevo de la influenza A (por ejemplo, un virus de la influenza A de origen animal que puede enfermar a humanos en forma esporádica) que puedan tener potencial de generar una pandemia. Es necesario obtener esta información de las muestras que se envían para cultivos virales y RT-PCR todo el año, para poder identificar cepas del virus de la influenza A o cepas derivadas antigénicamente, incluidas las épocas de baja actividad de influenza, como el principio y el final de la temporada de influenza. Para obtener más información acerca de la actividad de la influenza en los Estados Unidos durante la temporada de influenza, visite el Informe semanal de vigilancia de la influenza en los EE. UU. (FluView).

 

 Arriba

Figura 1: Guía para considerar realizar pruebas de diagnóstico del virus de la influenza en pacientes individuales cuando hay virus de influenza circulando en la comunidad1

Figura 1: Guía para considerar realizar pruebas de diagnóstico del virus de la influenza en pacientes individuales cuando hay virus de influenza circulando en la comunidad

En la Figura 1, comenzar preguntando ¿El paciente tiene signos y síntomas clínicos compatibles con influenza?2

Si la respuesta es SÍ, preguntar ¿Los resultados de las pruebas de diagnóstico de la influenza* cambiarán el cuidado clínico del paciente?3 (especialmente para pacientes hospitalizados y con enfermedades de alto riesgo4) O ¿influirán en la práctica clínica de otros pacientes?5 *No se debe demorar el tratamiento antiviral, si está indicado clínicamente, en espera de los resultados de las pruebas.

Si la respuesta es SÍ, considerar realizar pruebas de diagnóstico de la influenza. (Ver Tabla 1 para revisar los métodos para detectar virus de influenza; y Tabla 2 para revisar las RIDT disponibles).

Si la respuesta es SÍ, interpretar los resultados de las pruebas para la influenza. (Ver figura 3 para las RIDT).

Si la respuesta es NO para cualquier caso, probablemente no deben indicarse las pruebas de diagnóstico de la influenza.

  1. No es necesario confirmar una infección por virus de influenza por medio de pruebas diagnósticas para tomar decisiones clínicas sobre la prescripción de medicamentos antivirales. La decisión de administrar medicamentos antivirales para el tratamiento de la influenza o quimioprofilaxis, si está indicada, debe basarse en factores clínicos y epidemiológicos, y no se debe demorar el comienzo del tratamiento a la espera de los resultados de las pruebas. Se deben recolectar muestras respiratorias en todos los pacientes enfermos lo antes posible a partir de la aparición de los síntomas (lo ideal es menos de 48-72 horas a partir de la aparición) para maximizar la sensibilidad de los análisis de detección de la influenza.
  2. Enfermedad similar a la influenza (antecedentes de cuadros febriles o fiebre documentada con tos o dolor de garganta), fiebre con otros síntomas respiratorios, etc. Tenga en cuenta que algunas personas pueden presentar síntomas atípicos (por ej. ancianos, niños muy pequeños, personas inmunosuprimidas y pacientes con ciertas enfermedades crónicas). No siempre hay fiebre (por ejemplo en bebés prematuros, niños pequeños, personas mayores o inmunosuprimidas). Otros síntomas asociados con influenza pueden ser mialgias, dolor de cabeza o fatiga. Las complicaciones incluyen la exacerbación de una enfermedad crónica subyacente (como insuficiencia cardíaca congestiva, asma), neumonía, infección bacteriana concomitante, bronquiolitis, crup, encefalopatía, encefalitis, convulsiones, miositis y otras.
  3. Por ej., las decisiones sobre el uso de antibióticos o medicamentos antivirales, sobre la realización de más pruebas diagnósticas, sobre las recomendaciones para cuidados de salud a domicilio o sobre las recomendaciones para personas enfermas que viven con personas con afecciones de alto riesgo. Consulte a IDSA, ATS, guía de AAP de antibióticos.
  4. Las personas mayores de 65 años o menores de 2 años, las mujeres embarazadas, las personas con enfermedades pulmonares crónicas (incluido el asma), enfermedades cardíacas, renales, metabólicas, hematológicas o neurológicas, las personas inmunosuprimidas y con obesidad mórbida.
  5. Por ej., las decisiones acerca de modificar las prácticas de control y prevención de infecciones (como en el caso de los pacientes hospitalizados), si un resultado positivo de un análisis de detección de influenza se utiliza para confirmar la circulación de un virus de la influenza en la comunidad, que podría indicar las prácticas clínicas relacionadas con las directrices para el cuidado en el hogar, prácticas de control de infecciones en hospitales, futuras prácticas de análisis y evaluación, etc.
 Arriba

Figura 2: Guía para usar las pruebas de diagnóstico del virus de la influenza para investigar brotes en entornos institucionales u otros entornos cerrados1

Figura 2: Guía para usar las pruebas de diagnóstico del virus de la influenza para investigar brotes en entornos institucionales u otros entornos cerrados

En la figura 2, comience por preguntar: "¿Hay 2 o más personas cuyos síntomas aparecieron en un período de 2-3 días entre uno y otro2 que actualmente presentan signos y síntomas compatibles con una infección por el virus de la influenza?"3

Si la respuesta es SÍ, pregunte "¿Los resultados de las pruebas de detección del virus de la influenza modificarán las estrategias de control de brotes en la población?4 O ¿El entorno incluye a personas con riesgo alto de sufrir complicaciones a causa de la influenza si se infectan (por ejemplo la planta activa de los centros de atención)?5

Si la respuesta es SÍ, considerar realizar pruebas de diagnóstico de la influenza. (Ver Tabla 1 para revisar los métodos para detectar virus de influenza; y la Tabla 2 para revisar las RIDT disponibles).

Si la respuesta es SÍ, interpretar los resultados de las pruebas para la influenza. (Ver figura 3 para las RIDT).

Si la respuesta es NO para cualquier caso, probablemente no deben indicarse las pruebas de diagnóstico de la influenza.

  1. Ejemplos de entornos institucionales o cerrados: centros de cuidados a largo plazo, asilos de ancianos, escuelas, instituciones correccionales, hospitales, barcos.
  2. En entornos donde residen personas con alto riesgo de sufrir complicaciones a causa de la influenza, un único caso con síntomas presuntos de influenza es suficiente para indicar la realización de pruebas de detección de influenza y para considerar la implementación de medidas empíricas de control y prevención de infecciones, incluida la vigilancia activa para detectar nuevos casos de la enfermedad.
  3. Por ej., enfermedades similares a la influenza (fiebre con tos o dolor de garganta), fiebre con otros síntomas respiratorios, etc. Tenga en cuenta que algunas personas pueden presentar síntomas atípicos (por ej. personas mayores, niños muy pequeños, personas inmunosuprimidas y pacientes con ciertas afecciones crónicas). No siempre se presenta fiebre. Otros síntomas asociados con influenza pueden ser mialgias, dolor de cabeza o fatiga. Las complicaciones incluyen la exacerbación de una enfermedad crónica subyacente (como insuficiencia cardíaca congestiva, asma), neumonía, infección bacteriana concomitante, bronquiolitis, crup, encefalopatía, encefalitis, convulsiones, miositis y otras.
  4. Por ej., el uso de antivirales en forma empírica para el tratamiento o con fines de quimioprofilaxis para la influenza, los cambios en las prácticas de control y prevención de infecciones (aislar o acompañar a personas enfermas, ponerlas en cuarentena o dejarlas expuestas), cambios en las políticas de admisión y de personal, o cambios en las recomendaciones de distancias sociales, etc.
  5. Las personas mayores de 65 años o menores de 2 años, las mujeres embarazadas, las personas con enfermedades pulmonares crónicas (incluido el asma), enfermedades cardíacas, renales, metabólicas, hematológicas o neurológicas, las personas inmunosuprimidas y con obesidad mórbida.
  6. En un entorno de brote se prefieren la RT-PCR u otros ensayos moleculares. Debido a la baja sensibilidad de las RIDT, se recomienda el uso de las pruebas sobre muestras de más de una persona enferma. La presencia de cualquier positivo de influenza entre personas con enfermedades clínicamente compatibles respalda la influenza como causa probable del brote. Los resultados negativos de una RIDT no excluyen una infección por virus de la influenza. Se indica la confirmación de los resultados de la RIDT con más pruebas RT-PCR o de cultivos virales para la detección de la influenza.
 Arriba

Figura 3: Algoritmo para ayudar en la interpretación de los resultados de las RIDT y en la toma de decisiones médicas durante períodos cuando hay virus de influenza circulando en la comunidad1

Figura 3: Algoritmo para ayudar en la interpretación de los resultados de las RIDT y en la toma de decisiones médicas durante períodos cuando hay virus de influenza circulando en la comunidad

En la Figura 3, si la RIDT es POSITIVA para uno de los siguientes tipos de influenza: influenza A, influenza B, o influenza A y B (A/B) la interpretación es: posible infección por virus de influenza.1,2 Deben tomarse medidas tratamiento antiviral para influenza si está indicado clínicamente. Considerar pruebas adicionales para el virus de influenza para confirmar los resultados de la RIDT, para subclasificar el virus de influenza A, para distinguir entre los virus de influenza A y B o para hacer análisis más específicos, si está indicado. Considere realizar pruebas de diagnóstico adicionales para otros microbios patógenos o terapia antibiótica empírica para coinfección bacteriana, si está indicado3.

En la Figura 3, si la RIDT es NEGATIVA para uno de los siguientes tipos de influenza: influenza A, influenza B, o influenza A y B (A/B) la interpretación es: no se puede descartar infección por virus de influenza.1,2 Las medidas a tomar son: usar los signos y síntomas clínicos, antecedentes, examen clínico, información sobre la actividad local de la influenza en la comunidad para decidir si el tratamiento antiviral es el indicado. No usar los resultados negativos de la RIDT exclusivamente para tomar decisiones clínicas o decisiones sobre la salud pública, incluida la identificación de brotes de influenza, o para tomar decisiones sobre las medidas de control de infecciones. Considere realizar pruebas de diagnóstico adicionales para otros microbios patógenos o terapia antibiótica empírica para coinfección bacteriana, si está indicado3.

  1. Durante períodos en que la actividad de la influenza es alta y los virus de la influenza está circulando entre las personas de la comunidad (ver 3. a continuación), el valor predictivo positivo del resultado de una prueba es alto (es decir, la posibilidad de que un resultado positivo indique que el paciente tiene influenza es alta), y el valor predictivo negativo del resultado de una prueba es bajo (la posibilidad de que un resultado negativo sea un verdadero negativo es baja) debido a la baja sensibilidad de las RIDT para detectar virus de influenza en muestras respiratorias comparadas con RT-PCR o cultivo viral: los resultados falso negativos son frecuentes.
  2. La infección por el virus de la influenza puede incluir la influenza estacional A (H3N2), A(H1N1)pdm09, influenza B o, en raras ocasiones, una infección con un virus nuevo de la influenza A. La interpretación de las RIDT dependerá, en parte, de la prueba que se ha usado - algunas detectarán influenza A, otras detectarán influenza B y otras detectarán tanto virus A como B. Si ambas pruebas, para influenza A y B, son positivas, remita la muestra a un laboratorio de la salud pública para su resolución, ya que las infecciones duales no son frecuentes.
  3. Consulte con el departamento de salud local o estatal u otras fuentes (por ej. pruebas virológicas en hospitales locales) para conocer la actividad local en otros patógenos respiratorios asociados a enfermedades respiratorias agudas. La cobertura antibiótica empírica debe incluir Streptococcus pneumoniae, Staphylococcus aureus (incluido MRSA), Streptococcus grupo A y otros, especialmente para pacientes adultos hospitalizados según las indicaciones de IDSA/ATS CAP.
 Arriba

Figura 4: Algoritmo para ayudar en la interpretación de los resultados de las RIDT y en la toma de decisiones médicas durante períodos en que no hay virus de influenza circulando o la actividad de la influenza es baja en la comunidad1

Figura 4: Algoritmo para ayudar en la interpretación de los resultados de las RIDT y en la toma de decisiones médicas durante períodos en que no hay virus de influenza circulando o la actividad de la influenza es baja en la comunidad

En la Figura 4, si la RIDT es POSITIVA para uno de los siguientes tipos de influenza: influenza A, influenza B o influenza A y B (A/B), entonces la interpretación es: no se puede descartar un resultado falso positivo.1,2 Las medidas a tomar son: usar los signos y síntomas clínicos, antecedentes, examen clínico, información sobre la actividad local de la influenza en la comunidad para decidir si se indica tratamiento antiviral. Se recomienda realizar más pruebas para la detección del virus de la influenza a través de RT-PCR u otros ensayos moleculares, a fin de confirmar los resultados de la RIDT, para determinar el subtipo del virus de la influenza A, para diferenciar los virus de la influenza A y B, y para realizar análisis más específicos, si se indican. Considere realizar pruebas de diagnóstico adicionales para otros microbios patógenos o terapia antibiótica empírica para coinfección bacteriana, si está indicado3.

En la Figura 4, si la RIDT es NEGATIVA para uno de los siguientes tipos de influenza: influenza A, influenza B, o influenza A y B (A/B) la interpretación es: no se puede descartar infección por virus de influenza.1,2 Las medidas a tomar son: usar los signos y síntomas clínicos, antecedentes, examen clínico, información sobre la actividad local de la influenza en la comunidad para decidir si el tratamiento antiviral es el indicado. No usar los resultados negativos de la RIDT exclusivamente para tomar decisiones clínicas o decisiones sobre la salud pública, incluida la identificación de brotes de influenza, o para tomar decisiones sobre las medidas de control de infecciones. Considere realizar pruebas de diagnóstico adicionales para otros microbios patógenos o terapia antibiótica empírica para coinfección bacteriana, si está indicado3.

  1. Durante períodos en que la actividad de la influenza es baja y hay baja circulación de virus de influenza circulando entre las personas de la comunidad, el valor predictivo positivo de una prueba de diagnóstico rápido de influenza es bajo (es decir, la posibilidad de que un resultado positivo indique que el paciente tiene influenza es baja) y el valor predictivo negativo es alto (la posibilidad de que un resultado negativo sea verdadero negativo es alta). Aunque las RIDT tienen una especificidad alta, los resultados falso positivos son más frecuentes cuando la actividad de la influenza es baja.
  2. La infección por el virus de la influenza puede incluir la influenza estacional A (H3N2), A(H1N1)pdm09, influenza B o, en raras ocasiones, una infección con un virus nuevo de la influenza A. La interpretación de las RIDT dependerá, en parte, de la prueba que se ha usado - algunas detectarán influenza A, otras detectarán influenza B y otras detectarán tanto virus A como B. Si ambas pruebas, para influenza A y B, son positivas, remita la muestra a un laboratorio de la salud pública para su resolución, ya que las infecciones duales no son frecuentes.
  3. Consulte con el departamento de salud local o estatal u otras fuentes (por ej. pruebas virológicas en hospitales locales) para conocer la actividad local en otros patógenos respiratorios asociados a enfermedades respiratorias agudas. La cobertura antibiótica empírica debe incluir Streptococcus pneumoniae, Staphylococcus aureus (incluido MRSA), Streptococcus grupo A y otros, especialmente para pacientes adultos hospitalizados según las indicaciones de IDSA/ATS CAP.
 Arriba
Tabla 1: Métodos para detectar virus de influenza
Método1 Tipos detectados Muestras aceptables2 Duración de la prueba Certificado por la CLIA3
Cultivo viral en células y tejidos (convencional; produce virus vivos) A y B Hisopado NP4, hisopado de garganta, lavado NP2 o bronquial, aspirado nasal o endotraqueal, esputo 3-10 días No
Cultivo celular rápido (tubos de ensayo; mezclas celulares; produce virus vivos) A y B Como arriba 1-3 días No
Tinción de anticuerpos por inmunofluorescencia directa (DFA) o indirecta (IFA) [detección de antígenos] A y B Hisopado o lavado NP4, lavado bronquial, aspirado nasal o endotraqueal 1-4 hrs. No
RT-PCR5 (singleplex y multiplex; en tiempo real y otro basado en el ARN) y otros ensayos moleculares [detección de ácido nucleico o ARN viral de la influenza] A y B Hisopado NP4, hisopado de garganta, lavado NP2 o bronquial, aspirado nasal o endotraqueal, esputo Varía (por lo general de 60 minutos a 8 horas) No
Ensayo molecular de detección rápida [detección de ácido nucleico o ARN viral de la influenza] A y B Hisopado NP4, aspirado nasal, lavado nasal, hisopado <30 minutos7 Sí/No7
Pruebas de diagnóstico rápido de la influenza6 (detección de antígenos) A y B Hisopado NP4, (hisopado faríngeo), lavado nasal, aspirado nasal <30 min. Sí/No
  1. Las pruebas serológicas (detección de anticuerpos) no están recomendadas para el diagnóstico rutinario de pacientes.
  2. Ref: Leland, et al. 2007, Clin Micro Rev 20: 49-78. Las muestras respiratorias aprobadas varían en ensayos de influenza autorizados por la FDA.
  3. Ref.: http://www.cms.gov/Regulations-and-Guidance/Legislation/CLIA/index.html
  4. NP = nasofaríngeo
  5. Reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa, incluidos sistemas de pruebas autorizados por la FDA, pruebas de laboratorio de referencia ASR o reactivos desarrollados en laboratorio
  6. Cromatografía o flujo lateral basado en fluorescencia e inmunoensayos basados en la membrana
  7. Los ensayos moleculares de detección rápida pueden arrojar resultados en menos de 30 minutos. Alere i Influenza A&B fue aprobada por la FDA para usar con hisopados nasales (directo) e hisopados NP o nasales en VTM. Fue aprobado por la CLIA para usar con hisopados nasales (directo) solamente. Roche Cobas Influenza A/B fue aprobado por la FDA y la CLIA para usar con hisopados nasofaríngeos solamente.
  8. VTM = medios de transporte viral
 Arriba
Tabla 2: Características de las pruebas de diagnóstico rápido de la influenza (detección de antígenos solamente)1
Procedimiento
(Fabricante/Distribuidor)
Tipos de virus de
la influenza detectados
Muestras aprobadas2 Certificado por la CLIA3 Utiliza dispositivo lector analizador
BD Directigen™ EZ Flu A+B4
(Becton-Dickinson & Co.)
A y B Lavado/aspirado/hisopado nasal NP5
Hisopado faríngeo
No No
BD Veritor™ System for Rapid Detection of Flu A+B4 (certificado por la CLIA)
(Becton Dickinson & Co.)
A y B Hisopado NP5/
hisopado nasal
BD Veritor™ System for Rapid Detection of Flu A+B4 (complejidad moderada), (Becton Dickinson & Co.) A y B Lavado/aspirado NP5 No
Binax NOW® Influenza A&B4 Test
(Alere Scarborough, Inc.)
A y B Hisopado NP5,
Lavado/aspirado/hisopado nasal
No
BioSign® Flu A+B4
o
OraSure QuickFlu Rapid A+B Test
o
Polymedco Poly stat Flu A&B Test
o
LifeSign LLC Status Flu A&B (Princeton BioMedtech Corp.)
A y B Hisopado/aspirado/lavado NP5, lavado nasal No No
Prueba ClearView Exact II Influenza A&B o
Alere Influenza A&B Test
(Alere Scarborough, Inc.)
A y B Hisopado nasal No
Prueba OSOM® Influenza A&B4
(Sekisui Diagnostics)
A y B Hisopado nasal No No
QuickVue® Influenza A/B Test6
(Quidel Corp.)
A y B Lavado/aspirado/hisopado nasal No
QuickVue® Influenza A+B Test4
(Quidel Corp.)
A y B Hisopado NP5
Lavado/aspirado/hisopado nasal
No
Ensayo RAMP Influenza A/B
o
3M™ Rapid Detection Flu A+B Test4
(Response Biomedical Corp.)
 
A y B Hisopado/aspirado NP5
Lavado/aspirado nasal
No
Prueba SAS™ FluAlert A&B4
(SA Scientific, Inc.)
A y B Lavado/aspirado nasal No No
Prueba SAS™ Influenza A4
(SA Scientific, Inc.)
solo A Lavado/aspirado nasal No
Prueba SAS™ Influenza B4,6
(SA Scientific, Inc.)
Solo B Lavado/aspirado nasal No
Analizador Sofia® Influenza A+B FIA4
(certificado por la CLIA) (Quidel Corp.)
A y B Hisopado NP5
Hisopado nasal
Analizador Sofia® Influenza A+B FIA4
(Quidel Corp.)
A y B Aspirado/lavado NP5 No
TRU FLU®4
(Meridian Bioscience, Inc.)
A y B Aspirado/hisopado NP5
Lavado/hisopado nasal
No No
XPECT™ Influenza A/B4
(Remel Inc./Thermo Fisher Scientific)
A y B Lavado/hisopado nasal
Hisopado faríngeo
No No

 Arriba

  1. Esta lista puede no incluir todos los equipos de prueba aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. Pruebas discontinuas no incluidas.
  2. Muestras respiratorias aprobadas según las instrucciones del fabricante. Tenga en cuenta que el resultado de la prueba puede variar si se usan otras muestras respiratorias.
  3. Ref.: http://www.cms.gov/Regulations-and-Guidance/Legislation/CLIA/index.html
  4. Distingue entre las infecciones con los virus A y B de influenza.
  5. NP = nasofaríngeo.
  6. No distingue entre las infecciones con los virus A y B de influenza cuando se la usa aisladamente.

Descargo de responsabilidad: El uso de nombres y fuentes comerciales es con fines de identificación solamente y no implica aprobación por parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Referencias

Ali T, Scott N, Kallas W, Halliwell ME, Savino C, Rosenberg E, Ferraro M, Hohmann E. Detection of influenza antigen with rapid antibody-based tests after intranasal influenza vaccination (FluMist). Clin Infect Dis. 1 de marzo de 2004 ;38(5):760-2.

Balish A, Garten R, Klimov A, Villanueva J. Analytical detection of influenza A(H3N2)v and other A variant viruses from the USA by rapid influenza diagnostic tests. Influenza: otros virus respiratorios. 2012 de sept. de 18. doi: 10.1111/irv.12017. [publicación electrónica previa a la edición impresa]

Bell J, Bonner A, Cohen DM, Birkhahn R, Yogev R, Triner W, Cohen J, Palavecino E, Selva-rangan R. Multicenter clinical evaluation of the novel Alere™ i Influenza A&B isothermal nucleic acid amplification test. J Clin Virol. 2014 Sep;61(1):81-6.

Block SL, Yogev R, Hayden FG, Ambrose CS, Zeng W, Walker RE. Shedding and immunogenicity of live attenuated influenza vaccine virus in subjects 5-49 years of age. Vaccine. 8 de sept. de 2008 ;26(38):4940-6.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Evaluación de pruebas de diagnóstico rápido del virus de la influenza A (H3N2)v y recuento actualizado de los casos - Estados Unidos, 2012. Informe semanal de morbilidad y mortalidad (MMWR). 17 de agosto de 2012;61(32):619-21.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Evaluación de 11 pruebas de diagnóstico rápido de la influenza, disponibles en el mercado - Estados Unidos, 2011-2012. Informe semanal de morbilidad y mortalidad (MMWR) 2 de noviembre del 2012;61:873-6.

Chartrand C, Leeflang MM, Minion J, Brewer T, Pai M. Accuracy of rapid influenza diagnostic tests: a meta-analysis. Ann Intern Med. 3 de abril de 2012;156(7):500-11.

Comité de Enfermedades Infecciosas, Academia Estadounidense de Pediatría. Declaración de intenciones - Recomendaciones para la prevención y el control de la influenza en niños, 2010-2011..

Harper SA, Bradley JS, Englund JA, File TM, Gravenstein S, Hayden FG et al. Influenza estacional en adultos y niños - Diagnóstico, tratamiento, quimioprofilaxis y manejo institucional del brote: pautas de práctica médica de la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas. Clin Infect Dis. 15 de abril de 2009;48(8):1003-32.

Hazelton B, Gray T, Ho J, Ratnamohan VM, Dwyer DE, Kok J. Detection of influenza A and B with the Alere i Influenza A & B: a novel isothermal nucleic acid amplification assay. Influenza and Other Respiratory Viruses 2015;9(3):151-4.

Organización Mundial de la Salud. Guía de la OMS sobre el manejo farmacológico del virus de la influenza pandémica A (H1N1) 2009 y otros virus de la influenza. Modificado en febrero de 2010 [540KB, 32 páginas].

Mandell LA, Wunderink RG, Anzueto A, Bartlett JG, Campbell GD, Dean NC, Dowell SF, File TM Jr, Musher DM, Niederman MS, Torres A, Whitney CG; Infectious Diseases Society of America; American Thoracic Society. Infectious Diseases Society of America/American Thoracic Society consensus guidelines on the management of community-acquired pneumonia in adults. Clin Infect Dis. 2007 de marzo de 1;44 Suplemento 2:S27-72.

Uyeki TM. Influenza diagnosis and treatment in children: a review of studies on clinically useful tests and antiviral treatment for influenza. Pediatr Infect Dis J. 2003 de febrero de ;22(2):164-77.

Faix DJ, Sherman SS, Waterman SH. Rapid-test sensitivity for novel swine-origin influenza A (H1N1) virus in humans. N Engl J Med. 2009 de agosto de 13;361(7):728-9.

Grijalva CG, Poehling KA, Edwards KM, Weinberg GA, Staat MA, Iwane MK, Schaffner W, Griffin MR. Accuracy and interpretation of rapid influenza tests in children. Pediatrics. Enero de 2007; 119(1):e6-11.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Evaluación de las pruebas de diagnóstico rápido de la influenza para la detección del nuevo virus de la influenza A (H1N1)—Estados Unidos, 2009. MMWR (Informe semanal de morbilidad y mortalidad) 2009 de agosto de 7;58(30):826-9.

 Arriba

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

Arriba