Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Tratamientos que su proveedor de atención médica puede recomendar para casos graves

Tratamientos que su proveedor de atención médica puede recomendar para casos graves

La mejor forma de prevenir la enfermedad es evitar exponerse al virus que causa el COVID-19 o propagarlo:

  • Lávese las manos frecuentemente.
  • Evite el contacto cercano con personas que están enfermas y personas que no viven en su hogar.
  • Cúbrase la boca y la nariz con una mascarilla cuando está con otras personas.
  • Cúbrase la boca al toser o estornudar
  • Limpie y desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia.
  • Monitoree su salud a diario.

Vacunarse contra la influenza en esta temporada es más importante que nunca para protegerse, proteger a su familia y proteger a su comunidad de la influenza. La vacuna contra la influenza también puede ayudar a reducir la carga sobre nuestros sistemas de atención médica, que trabajan para responder a la pandemia del COVID-19 y preservar los recursos médicos para atender a pacientes con COVID-19.

Si cree que pudo haber estado expuesto a una persona con COVID-19, contacte a su proveedor de atención médica.

  • Quédese en casa y alejado de las personas que viven con usted tanto como sea posible.
  • Evalúe hacerse una prueba de detección.
  • Monitoree sus síntomas.
  • Si tiene alguna de estas señales de advertencia de emergencia, acuda de inmediato en busca de atención médica de emergencia. Llame al 911 o a su centro de emergencias local antes de acudir. Las siguientes son algunas señales de advertencia de emergencia:
    • Dificultad para respirar
    • Dolor o presión persistente en el pecho
    • Confusión
    • Incapacidad de despertarse o permanecer despierto
    • Color azulado en los labios o la cara.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó un medicamento, el remdesivir (Veklury), para el tratamiento del COVID-19. La FDA también pueden emitir autorizaciones de uso para emergenciasícono de sitio externo (EUA, por sus siglas en inglés) para que los proveedores de atención médica puedan usar productos que todavía no fueron aprobados, o que están aprobados para otros usos, para tratar a pacientes con COVID-19 si se cumplen ciertos requisitos legales.

Los tratamientos para el COVID-19 deben estar a cargo de un proveedor de atención médica. Hay personas que sufrieron daños graves e incluso algunas murieron por tomar productos no aprobados para tratarse sin consultar a un médico.

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) crearon Directrices de tratamientoícono de sitio externo que actualizan con frecuencia para orientar a los proveedores de atención médica que atienden a pacientes con COVID-19, que incluyen información sobre en qué momento los médicos podrían considerar el uso de alguno de los productos alcanzados por una EUA. En la actualidad hay varios enfoques de tratamiento de pacientes con COVID-19 grave que están recibiendo atención en el hospital. En los estudios, hay medicamentos que aportaron algún beneficio para reducir la gravedad de la enfermedad o el riesgo de muerte al:

  • Desacelerar la actividad del virus. Los medicamentos antivirales reducen la capacidad del virus de multiplicarse y propagarse por el organismo.
  • Reducir una respuesta inmunitaria excesiva. En los pacientes con COVID-19 grave, el sistema inmunitario podría generar una respuesta excesiva frente a la amenaza del virus, lo que empeora la enfermedad. Esto puede dañar los órganos y tejidos del organismo. Algunos tratamientos pueden ayudar a reducir esta respuesta inmunitaria excesiva.
  • Tratar las complicaciones. El virus que causa el COVID-19 puede dañar el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones, el cerebro, la piel, los ojos y los órganos del sistema gastrointestinal. También puede causar otras complicaciones. Según las complicaciones, se pueden aplicar otros tratamientos para pacientes hospitalizados graves, como anticoagulantes.
  • Contribuir a la función inmunitaria del organismo. Los anticuerpos de pacientes recuperados de COVID-19 (plasma de convalecientes) o los anticuerpos artificiales para tratar el COVID-19 (como los anticuerpos monoclonales) pueden adherirse a partes del virus. Esto podría ayudar al sistema inmunitario a reconocer al virus y responder de manera más efectiva, pero en la actualidad las Directrices de tratamiento de los NIHícono de sitio externo consideran que no hay evidencia suficiente para recomendar estos tratamientos.
  • Aliviar los síntomas y contribuir a la defensa natural del organismo.
    • Tomar medicamentos, como acetaminofeno o ibuprofeno, puede reducir la fiebre.
    • Beber agua o recibir líquidos intravenosos puede ayudar a los pacientes a mantenerse hidratados.
    • Descansar bien puede ayudar al organismo a combatir el virus.

Se están estudiando otros productos como posibles tratamientos para el COVID-19. Puede encontrar información acerca de estos estudio en curso en ClinicalTrials.govícono de sitio externo.

Última actualización: 2 de nov. del 2020