Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
Para tener la máxima protección contra la variante delta y evitar contagiar a los demás, vacúnese lo antes posible y use una mascarilla en público si se encuentra en espacios cerrados en un área con transmisión sustancial o alta.
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas totalmente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.

Afecciones posteriores al COVID-19

Afecciones posteriores al COVID-19
Actualizado el 16 de sep. del 2021

Esta información está dirigida al público en general. Los proveedores de atención médica deberían ver la página web de Afecciones posteriores al COVID-19: información para proveedores de atención médica y la guía interina sobre la evaluación y el cuidado de pacientes con afecciones posteriores al COVID-19 para obtener información más detallada.

Visión general

Aunque la mayoría de las personas con COVID-19 mejora al cabo de unas semanas de haber estado enfermas, algunas personas experimentan afecciones posteriores al COVID-19. Las afecciones posteriores al COVID-19 son una amplia gama de problemas de salud nuevos, recurrentes o en curso que las personas pueden experimentar cuatro semanas o más después de haberse infectado por primera vez por el virus que causa el COVID-19. Incluso las personas que no tuvieron síntomas de COVID-19 en los días o semanas posteriores a haberse infectado pueden experimentar afecciones posteriores al COVID-19. Estas afecciones pueden presentarse como diferentes tipos y combinaciones de problemas de salud por diferentes periodos.

Las afecciones posteriores al COVID-19 también pueden conocerse como COVID-19 prolongado, COVID-19 de larga duración, COVID-19 postagudo, efectos a largo plazo del COVID-19 o COVID-19 crónico. Los CDC y expertos de todo el mundo están trabajando para obtener más información acerca de los efectos de salud a corto y largo plazo asociados al COVID-19, quiénes los padecen y por qué.

A partir de julio del 2021, el "COVID-19 prolongado", también conocido como afecciones posteriores al COVID-19, puede considerarse una discapacidad según la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (ADA). Más información: Guía sobre "COVID-19 prolongado" como discapacidad conforme a la ADA | HHS.govícono de sitio externo

Tipos de afecciones posteriores al COVID-19

Síntomas nuevos o en curso

Algunas personas experimentan una gama de síntomas nuevos o permanentes que pueden durar semanas o meses después de haber sido infectadas por el virus que causa el COVID-19. A diferencia de algunos de los otros tipos de afecciones posteriores al COVID-19 que solo suelen ocurrir en personas que se enfermaron gravemente, estos síntomas pueden manifestarse en cualquier persona que haya tenido COVID-19, incluso si la enfermedad fue leve, o si no tuvieron síntomas iniciales. Las personas comúnmente notifican combinaciones de los siguientes síntomas:

  • Dificultad para respirar o falta de aire
  • Cansancio o fatiga
  • Síntomas que empeoran luego de realizar actividades físicas o mentales (también conocidos como malestar general posesfuerzo)
  • Dificultad para pensar o concentrarse (a veces denominada "neblina mental")
  • Tos
  • Dolor en el pecho o en el estómago
  • Dolor de cabeza
  • Corazón que late rápido o muy fuerte (conocido como palpitaciones)
  • Dolor muscular o en las articulaciones
  • Sensación de hormigueo
  • Diarrea
  • Problemas para dormir
  • Fiebre
  • Mareos (vértigo) al ponerse de pie
  • Sarpullido
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Alteraciones del gusto o el olfato
  • Cambios en los ciclos del periodo menstrual

Efectos multiorgánicos del COVID-19

Algunas personas que se enfermaron gravemente a causa del COVID-19 experimentan efectos multiorgánicos o afecciones autoinmunes durante más tiempo, con síntomas que duran semanas o meses después de haber tenido COVID-19. Los efectos multiorgánicos pueden afectar a muchos, si no a todos, los sistemas del cuerpo, entre ellos las funciones del corazón, los pulmones, los riñones, la piel y el cerebro. Las afecciones autoinmunitarias ocurren cuando su sistema inmunitario ataca las células sanas de su organismo por error, y causa una inflamación dolorosa o daños en los tejidos de las partes del cuerpo afectadas.​​​​​​​

Aunque es poco frecuente, algunas personas —mayormente niños— sufren el síndrome inflamatorio multisistémico (MIS) mientras cursan una infección por COVID-19 o inmediatamente después. El MIS es una afección en la que diferentes partes del cuerpo pueden inflamarse. El SIM puede causar afecciones posteriores al COVID-19 si la persona sigue teniendo efectos multiorgánicos u otros síntomas.

Efectos de los casos de enfermedad u hospitalización por COVID-19

Las hospitalizaciones y enfermedades graves relacionadas con los pulmones, incluido el COVID-19, pueden causar efectos en la salud como debilidad grave y agotamiento durante el periodo de recuperación.

Los efectos de la hospitalización también pueden incluir el síndrome post-cuidados intensivos (PICS, por sus siglas en inglés), que hace referencia a los efectos sobre la salud que aparecen cuando una persona se encuentra en una unidad de cuidados intensivos (UCI) y pueden prolongarse incluso después del alta. Estos efectos pueden incluir debilidad grave, problemas para razonar y discernir, y trastorno de estrés postraumático (TEPT). El TEPT implica reacciones a largo plazo a un evento muy estresante.

Algunos de los síntomas que pueden aparecer después de la hospitalización son similares a ciertos síntomas que las personas con síntomas inicialmente leves o sin síntomas pueden experimentar muchas semanas después de haberse infectado por COVID-19. Probablemente resulte difícil determinar si se deben a los efectos de la hospitalización, a los efectos a largo plazo del virus o a una combinación de ambos. Estas afecciones también podrían complicarse por otros efectos relacionados con la pandemia del COVID-19, incluidos los efectos en la salud mental por el aislamiento, los impactos negativos por la situación económica y la falta de acceso a los servicios de salud para controlar las afecciones subyacentes. Estos factores han afectado tanto a las personas que tuvieron COVID-19 como a las que no se infectaron.

Niños y adolescentes

Las personas de cualquier edad que han tenido COVID-19 pueden presentar afecciones posteriores al COVID-19. Aunque las afecciones posteriores al COVID-19 parecen ser menos frecuentes en niños y adolescentes que en adultos, sí pueden manifestarse efectos a largo plazo después del COVID-19 en niños y adolescentes. Existen estudios que han notificado síntomas a largo plazo en niños con COVID-19 tanto grave como moderado, incluidos niños que presentaban previamente el síndrome inflamatorio multisistémico en niños. Similares a los síntomas identificados en adultos, los síntomas más frecuentes notificados han sido cansancio o fatiga, dolor de cabeza, problemas para dormir (insomnio), problemas para concentrarse, dolor en los músculos y articulaciones, y tos. A los niños más pequeños puede resultarles difícil describir los problemas que están experimentando; la información disponible sobre las afecciones posteriores al COVID-19 en niños y adolescentes es limitada. Es posible que se manifiesten otros síntomas en grupos de edad más jóvenes.

Si su hijo tiene alguna afección posterior al COVID-19 que afecta su capacidad de asistir a la escuela, completar sus tareas escolares o realizar sus actividades habituales, podría ser útil hablar con la escuela de su hijo sobre posibles adaptaciones, como tiempo adicional en los exámenes, periodos de descanso programados durante el día, programas de clases modificados, etc. Los administradores de escuelas, consejeros escolares y personal de enfermería escolar pueden trabajar con las familias y los profesionales de atención médica para ofrecer opciones alternativas de enseñanza a los niños con afecciones posteriores al COVID-19, en especial a aquellos que experimentan dificultades para pensar, concentrarse o realizar actividades físicas. También podría solicitar adaptaciones similares para actividades fuera de la escuela, como programas de cuidados infantiles, tutorías, actividades deportivas, actividades de los scouts, entre otras.


Prevención

La mejor forma de prevenir las afecciones posteriores al COVID-19 es evitar contraer COVID-19.  Para quienes son elegibles, vacunarse contra el COVID-19 lo antes posible es la mejor manera de evitar contraer COVID-19 y también puede ayudar a proteger a quienes lo rodean.

Detener una pandemia exige usar todas las herramientas a nuestra disposición:

Medidas importantes de desacelerar la propagación del COVID-19

Si aún NO está totalmente vacunado, evite las complicaciones a largo plazo al protegerse y proteger a los demás del COVID-19.

Aunque ciertos artículos de prensa han informado que algunas personas con afecciones posteriores al COVID-19 afirmaron que sus síntomas mejoraron luego de vacunarse, es necesario realizar estudios para determinar los efectos de la vacunación en las afecciones posteriores al COVID-19.

Qué están haciendo los CDC

Los CDC siguen trabajando para identificar qué tan comunes son las afecciones posteriores al COVID-19, quiénes tienen mayores probabilidades de padecerlas y por qué algunos síntomas desaparecen con el tiempo en algunas personas y pueden durar más en otras. Hay estudios rápidos en curso y otros que durarán varios años para investigar en mayor profundidad las afecciones posteriores al COVID-19. Estos estudios nos ayudarán a comprender mejor las afecciones posteriores al COVID-19 y entender cómo tratar a los pacientes con estos efectos a largo plazo.

Brindar apoyo a las personas con afecciones posteriores al COVID-19

Para obtener información sobre cómo brindarles apoyo a las personas con una afección posterior al COVID-19, vea la página web Atención de personas con afecciones posteriores al COVID-19 correspondiente.