Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Acerca de las cubiertas de tela para la cara

Una cubierta de tela para la cara no protege necesariamente a quien la usa, sino que puede prevenir la transmisión del virus por parte de quien la usa a otras personas.

El COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona a través de las gotitas respiratorias cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. Estas gotitas pueden terminar en la boca o en la nariz de quienes se encuentran cerca o posiblemente ser inhaladas y llegar a los pulmones. Los estudios y la evidencia sobre el control de la infección notifican que estas gotitas que van por el aire suelen desplazarse alrededor de 6 pies (aproximadamente dos brazos de distancia).

Use cubiertas de tela para la cara

Los CDC recomiendan usar cubiertas de tela para la cara en entornos públicos donde sea difícil mantener otras medidas de distanciamiento social, como en tiendas de comestibles, farmacias y estaciones de servicio.

  • El uso de cubiertas de tela para la cara puede desacelerar la propagación del virus y ayudar a evitar que quienes puedan tener el virus sin saberlo se lo transmitan a otras personas.
  • Las cubiertas de tela para la cara pueden fabricarse con artículos del hogar.
una mujer con una cubierta para la cara con un detalle que muestra cómo la barrera de tela ayuda a contener las gotitas respiratorias que exhala

Evite la propagación por parte de personas asintomáticas

Si bien las personas que están enfermas o saben que tienen COVID-19 deben aislarse en sus casas, el COVID-19 puede propagarse a través de personas que no tienen síntomas y que desconocen que están infectadas.   Por eso es importante que todos pongamos en práctica el distanciamiento social (mantener una distancia de al menos 6 pies de las demás personas) y usar cubiertas de tela para la cara en entornos públicos. Las cubiertas de tela para la cara brindan una capa adicional de protección para ayudar a evitar que las gotitas respiratorias se desplacen por el aire e infecten a otras personas.

Quiénes deben usarlas

Quiénes no deben usarlas

Quiénes deben usarla

· Personas mayores de 2 años de edad en entornos públicos donde resulta difícil mantener otras medidas de distanciamiento social

Quiénes no deben usarla

· Niños menores de 2 años de edad

· Personas con dificultad para respirar o que están inconscientes, incapacitadas o no son capaces de quitarse la cubierta sin ayuda

Esta página fue revisada el 22 de mayo del 2020