Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Acerca de las cubiertas de tela para la cara

Una cubierta de tela para la cara no protege necesariamente a quien la usa, sino que puede prevenir la transmisión del virus por parte de quien la usa a otras personas.

El COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona a través de las gotitas respiratorias producidas cuando una persona infectada tose, estornuda, habla o eleva la voz (p. ej., al gritar, corear o cantar). Estas gotitas pueden terminar en la boca o en la nariz de quienes se encuentran cerca o posiblemente ser inhaladas y llegar a los pulmones. Estudios recientes muestran que una significativa cantidad de personas con COVID-19 no tiene síntomas (son "asintomáticas"), y que incluso quienes luego presentan síntomas (son "presintomáticos") pueden transmitir el virus a otros antes de manifestar síntomas.

Para reducir la propagación del COVID-19, los CDC recomiendan que las personas usen cubiertas de tela para la cara en entornos públicos cuando estén con otras personas fuera de su hogar, especialmente cuando sea difícil mantener otras medidas de distanciamiento social recomendadas.

Por qué es importante usar cubiertas de tela para la cara

Las cubiertas de tela para la cara podrían ayudar a evitar que quienes tienen COVID-19 propaguen el virus a otras personas. Usar una cubierta de tela para la cara ayudará a proteger a las personas que lo rodean, incluidas aquellas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 y trabajadores que entran en contacto frecuentemente con otras personas (p. ej., en tiendas y restaurantes). Es muy probable que las cubiertas de tela para la cara reduzcan la propagación del COVID-19 cuando las personas las usan de forma generalizada en entornos públicos. Es posible reducir la propagación del COVID-19 cuando se usan cubiertas de tela para la cara junto con otras medidas de prevención, entre ellas el distanciamiento social, el lavado de manos frecuente, y la limpieza y desinfección de las superficies que se tocan con frecuencia.

Las cubiertas de tela para la cara recomendadas aquí no son mascarillas quirúrgicas ni mascarillas de respiración. Actualmente, estos son suministros fundamentales que deberían reservarse para los trabajadores de la salud y el personal de respuesta a emergencias. Las cubiertas de tela para la cara no son un equipo de protección personal (EPP). No son reemplazos adecuados para el EPP como las mascarillas de respiración (como las mascarillas de respiración N95) o las mascarillas médicas (como las mascarillas quirúrgicas) en lugares de trabajo donde se recomienda o requiere el uso de mascarillas o mascarillas de respiración para proteger a quien las usa.

Esta página fue revisada el 28 de junio del 2020