Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

El COVID-19 y los animales

El COVID-19 y los animales
Actualizado el 25 de mar. del 2021
Lo que debe saber
  • No conocemos el origen exacto del brote actual de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19), pero sabemos que se originó en un animal, probablemente un murciélago.
  • Por el momento no existe evidencia de que los animales tengan un papel importante en la propagación del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, a las personas.
  • Con base en la información disponible a la fecha, el riesgo de que los animales transmitan el COVID-19 a las personas se considera bajo.
  • Se deben realizar más estudios para comprender si diferentes animales podrían resultar afectados por el COVID-19 y de qué manera.
  • Seguimos aprendiendo acerca de este virus, pero todo parece indicar que en algunas situaciones las personas pueden transmitirlo a los animales, especialmente durante el contacto cercano.
  • Las personas con COVID-19 confirmado o presunto deberían evitar tener contacto con animales, incluidas las mascotas, el ganado y la vida silvestre.
ícono de signo de pregunta
¿Tiene preguntas sobre el COVID-19 y los animales?

Vea las preguntas frecuentes sobre el COVID-19 y las mascotas y los animales.

Los coronavirus son una familia grande de virus. Algunos coronavirus causan enfermedades similares al resfriado en las personas, mientras que otros provocan enfermedades en ciertos tipos de animales, como el ganado vacuno, los camellos y los murciélagos. Algunos coronavirus, como los coronavirus canino y felino, infectan solo a los animales y no infectan a las personas.

Riesgo de que los animales propaguen el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, a las personas

Algunos coronavirus que infectan a los animales se pueden transmitir a las personas y luego entre las personas, pero esto es poco frecuente. Esto es lo que sucedió con el SARS-CoV-2, que probablemente se haya originado en murciélagos. Las primeras notificaciones de infecciones estuvieron vinculadas a un mercado de animales vivos en Wuhan, China, pero ahora el virus se propaga de persona a persona.

El SARS-CoV-2 se propaga fácilmente de persona a persona. Las personas que están físicamente cerca (dentro de los 6 pies de distancia) de una persona con COVID-19 o que tienen contacto directo con esa persona tienen mayor riesgo de infección.   Por el momento no hay evidencia de que los animales tengan un papel importante en la transmisión del SARS-CoV-2 a las personas. Con base en la información disponible a la fecha, el riesgo de que los animales transmitan el COVID-19 a las personas se considera bajo. Es necesario realizar más estudios para entender si los diferentes animales podrían verse afectados por el SARS-CoV-2 y cómo.

Riesgo de propagación del SARS-CoV-2 de personas a animales

imagen de un tigre que yace en el suelo con árboles de fondo

El primer caso de un animal en los Estados Unidos que dio positivo de COVID-19 fue un tigre del zoológico de Nueva York.

Seguimos aprendiendo acerca de este virus, pero todo parece indicar que en algunas situaciones las personas pueden transmitirlo a los animales, especialmente durante el contacto cercano.

Para obtener información sobre cómo proteger a las mascotas de una posible infección con SARS-CoV-2, vea Si tiene mascotas.

Animales con infección notificada por SARS-CoV-2

Sabemos que los animales de compañía, como los gatos y perros, los felinos más grandes de los zoológicos o santuarios, los gorilas de los zoológicos, los visones de criadero y algunos otros mamíferos pueden infectarse por el SARS-CoV-2, pero todavía no conocemos el total de especies animales que se pueden infectar. Se han notificado animales infectados por el virus en todo el mundo. La mayoría de los animales se infectaron después de estar en contacto con personas con COVID-19.

  • Se ha notificado una pequeña cantidad de casos de gatos y perros que han sido infectados por el SARS-CoV-2 en varios países, incluidos los Estados Unidos. Se notificó el caso de un hurón que dio positivo para el SARS-CoV-2 en Eslovenia.
  • Hubo varios animales en zoológicos y santuarios que dieron positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2, incluidos felinos grandes (leones, tigres, pumas, pumas salvajes, leopardos de las nieves) y primates no humanos como gorilas, después de manifestar signos de la enfermedad. Se sospecha que estos animales se enfermaron después de haber estado expuestos a un cuidador de animales con COVID-19. En muchas situaciones, esto sucedió a pesar de que el personal llevaba equipo de protección personal y tomó las precauciones en torno al COVID-19.

Los visones y el SARS-CoV-2

GettyImages-876689872-visón

Se han notificado casos de SARS-CoV-2 en visones de criaderos de todo el mundo.

Se ha notificado la presencia del SARS-CoV-2 en visones en granjas en varios paísesícono de sitio externo, entre ellos los Estados Unidos.

  • En los Estados Unidos, se han observado enfermedades respiratorios y aumentos de muertes de visones en los criaderos de visones más afectados. Sin embargo, algunos visones infectados también pueden parecer sanos.
  • Es probable que trabajadores infectados hayan transmitido el SARS-CoV-2 a los visones en los criaderos, y luego el virus comenzó a propagarse entre los visones. Una vez que el virus se introduce en un criadero, la propagación puede darse entre visones, así como de visones a otros animales del criadero, como perros o gatos.
    • Se encontró un visón silvestre cerca de un criadero en Utah infectado por SARS-CoV-2. Sin embargo, no existe evidencia de que el virus circule en la actualidad entre especies de vida silvestre que no viven en cautiverio en los Estados Unidos.
  • En la actualidad no existe evidencia de que los visones tengan un papel importante en la transmisión del SARS-CoV-2 a las personas. Sin embargo, existe la posibilidad de que los visones transmitan el SARS-CoV-2 a las personas en los criaderos de visones. Se ha notificado la transmisión del SARS-CoV-2 de visones a seres humanos en los Países Bajos, Dinamarca y Polonia, y los datos más recientes sugieren que pudo haber sucedido en los Estados Unidos.
    • Según las investigaciones, se produjeron infecciones entre los visones de un criadero de Michigan y una pequeña cantidad de personas se infectaron por SARS-CoV-2 que contenía mutaciones (cambios en el material genético del virus) específicas del virus en visones. Esto sugiere que pudo haberse producido transmisión de visones a seres humanos.
    • Desde entonces, los animales del criadero dieron negativo en la prueba de detección del SARS-CoV-2 dos veces, y las personas se han recuperado.
    • Haber encontrado esta mutación en visones en el criadero de Michigan no es inesperado, porque se han observado antes en visones de criaderos en los Países Bajos y Dinamarca, y también en personas vinculadas a criaderos de todo el mundo.
    • En la actualidad hay información limitada disponible acerca de la genética del virus SARS-CoV-2 que infectó a personas que viven en las comunidades cercanas al criadero de visones. Por consiguiente, es difícil saber con certeza si de las mutaciones del virus relacionadas con los visones se originaron en las personas o en los visones del criadero.
    • Para confirmar la transmisión del SARS-CoV-2 de visones a personas, los funcionarios de salud pública necesitarían más información epidemiológica y genética acerca del virus en los visones, trabajadores de los criaderos de visones y la comunidad circundante.
    • Estos resultados resaltan la importancia de estudiar de manera rutinaria el material genético del SARS-CoV-2 en poblaciones animales susceptibles, como los visones, así como en las personas.
Guía para quienes trabajan con visones

Hay una guía disponible para proteger la salud de los trabajadores y los animales, creada en conjunto por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), los CDC y socios estatales de salud pública y animal, a través del enfoque One Health:

Prevención de la introducción del SARS-CoV-2 en criaderos de visonesGuía y recomendaciones interinas acerca del SARS-CoV-2 para visones y otros mustélidos de granjaícono de pdfícono de sitio externo

Guías de respuesta y contenciónGuía interina para funcionarios de salud animal y de salud pública a cargo de visones de criadero y otros mustélidos de criadero con SARS-CoV-2ícono de pdfícono de sitio externo

  • Para la mayoría de las personas en los Estados Unidos, el riesgo de contagiarse el COVID-19 de animales es bajo, pero hay un riesgo más alto para las personas que trabajan en criaderos de visones.
    • La seguridad de los trabajadores es crítica para proteger a las personas y los animales de las granjas de visones. Los trabajadores de criaderos de visones con COVID-19 confirmado o presunto deben evitar el contacto con animales, incluidos visones, y deben seguir las guías disponibles para visones de criadero y otros mustélidos (animales como comadrejas, hurones, tejones, glotones y nutrias) para evitar introducir el SARS-CoV-2 entre visones en los criaderos.
  • Los CDC están al tanto de notificaciones de una cepa del virus SARS-CoV-2 en visones en Dinamarca que también estaba presente en la población local de seres humanos.
    • Esta cepa, llamada "Cluster 5", no había sido observada antes y estaba conformada por cinco mutaciones. La Organización Mundial de la Salud (OMS)ícono de sitio externo informó que a noviembre del 2020, la variante Cluster 5 ya no circulaba en Dinamarca.
    • De las muestras de visones y seres humanos analizadas hasta el momento en los Estados Unidos, ninguna contenía todas las mutaciones que componen la cepa Cluster 5.

El USDA mantiene un listadoícono de sitio externoícono de sitio externo de todos los animales y criaderos de visones en los Estados Unidos con infecciones por SARS-CoV-2 confirmadas por sus Laboratorios Nacionales de Servicios Veterinarios.

COVID-19 e investigación en animales

Se han realizado muchos estudios para obtener más información acerca de cómo este virus puede afectar a diferentes animales.

  • Según las últimas investigaciones experimentales, muchos mamíferos, incluidos gatos, perros, ratones de campo, hurones, murciélagos de la fruta, hámsteres, visones, cerdos, conejos, mapaches, musarañas y venados de cola blanca, pueden infectarse por el virus.
  • Los gatos, hurones, murciélagos de la fruta, hámsteres, mapaches y venados de cola blanca además pueden transmitir la infección a otros animales de la misma especie en entornos de laboratorio.
  • Una serie de estudios ha investigado a los primates no humanos como modelos para infecciones en seres humanos. Los macacos Rhesus, macacos cynomolgus, papiones, cercopitectos verdes y monos tití comunes pueden infectarse por SARS-CoV-2 y enfermarse en entornos de laboratorio.
  • Los ratones, pollos y patos de laboratorio no parecen infectarse ni transmitir la infección, con base en los resultados de los estudios.

Estos hallazgos se basaron en una cantidad pequeña de animales y no indican si los animales pueden propagar la infección a las personas. Se deben realizar más estudios para comprender si diferentes animales podrían resultar afectados por el COVID-19 y de qué manera.

Qué están haciendo los CDC

Desde el comienzo de la pandemia, los CDC han encabezado iniciativas para mejorar nuestra comprensión de la forma en que el SARS-CoV-2 afecta a los animales y cómo podría propagarse el virus entre las personas y los animales. Los CDC también han trabajado para mejorar la coordinación entre los socios estatales, federales y otros socios de One Health.

  • Los CDC encabezan la coordinación de la iniciativa federal interagencias One Health en el marco del COVID-19 (OH-FICC, por sus siglas en inglés), que reúne a representantes de salud pública, salud animal y salud ambiental de más de 20 agencias federales para trabajar en forma conjunta e intercambiar información en relación con los aspectos One Health del COVID-19. Por ejemplo, el grupo investiga y crea guías acerca de la relación entre personas y mascotas, vida silvestre, animales de zoológico y ganado vacuno; diagnóstico y pruebas de detección en animales y cuestiones de salud ambiental relevantes en relación con el COVID-19.
  • Los CDC encabezan la llamada de actualización estatal-federal de One Health en la que los socios locales, estatales, tribales y territoriales se ponen en contacto con integrantes de la OH-FICC para intercambiar información, compartir actualizaciones oportunas y abordar las necesidades de los socios en relación con los aspectos One Health del COVID-19.
  • Los CDC, el USDA y los funcionarios de salud pública y salud animal estatales están coordinando junto a socios académicos en algunos estados para implementar la vigilancia activa (pruebas de detección proactivas) del SARS-CoV-2 en mascotas, incluidos gatos, perros y otros mamíferos pequeños, que tuvieron contacto con una persona con COVID-19. Los investigadores realizan pruebas de detección de infección por SARS-CoV-2 en estos animales y ven si desarrollan anticuerpos para el virus, además de realizar la secuenciación genética. El objetivo de este trabajo es ayudarnos a entender mejor con qué frecuencia puede aparecer la infección por SARS-CoV-2 en mascotas, y si las mascotas tienen un papel en la propagación de este virus.
  • Los CDC enviaron equipos de One Health a diferentes estados en apoyo de los departamentos de salud y agricultura estatales y locales, los socios federales y otras partes interesadas que realizan investigaciones en criaderos para detectar el SARS-CoV-2 en personas, visones y otros animales (domésticos y silvestres). Los equipos obtuvieron muestras de animales de criadero y de personas que trabajan en los criaderos y en las comunidades vecinas. Los CDC y el USDA están analizando estas muestras para entender mejor la forma en que se propaga el SARS-CoV-2 entre visones, otros animales y a las personas, además de las variaciones genéticas del virus. Estas investigaciones están en curso.

Guías y recomendaciones