Descargo de responsabilidad: Actualmente, se están realizando importantes actualizaciones al sitio en español sobre COVID-19 que podrían generar demoras en la traducción del contenido. Le pedimos disculpas por los inconvenientes.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas completamente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.
ACTUALIZACIÓN
La Casa Blanca anunció que todos los viajeros internacionales que ingresan a los Estados Unidos deberán estar vacunados y este requisito comenzará a regir a partir del 8 de noviembre de 2021. Para poder ingresar a los Estados Unidos, se aceptarán las vacunas aprobadas o autorizadas por la FDA y las vacunas incluidas en la lista de uso de emergencia de la OMS. Hay más información disponible aquí.
ACTUALIZACIÓN
Los requisitos de viaje para ingresar a los Estados Unidos se modificarán a partir del 8 de noviembre del 2021. Hay más información disponible aquí.

Se notificaron algunas reacciones adversas después de la vacunación contra el COVID-19

Se notificaron algunas reacciones adversas después de la vacunación contra el COVID-19
Actualizado el 7 de mar. del 2023

Vaccine Safety Datalink (VSD) cumple con los criterios estadísticos para solicitar una investigación adicional para saber si hay algún problema de seguridad relacionado con accidentes cerebrovasculares isquémicos en personas de 65 años o más que recibieron la vacuna bivalente contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech. Hasta la fecha, ningún otro sistema de seguridad ha mostrado una señal similar y varios análisis posteriores no han validado esta señal. No se recomienda ningún cambio en la práctica de vacunación contra el COVID-19.

Leer más
Seguridad de las vacunas contra el COVID-19

Algunas personas no sufren efectos secundarios. Muchas personas notificaron efectos secundarios, como dolor de cabeza, fatiga y dolor en la zona donde se administró la inyección, que suelen ser de leves a moderados y desaparecen en pocos días.

Lo que necesita saber

  • Las vacunas contra el COVID-19 son seguras y eficaces y las reacciones graves después de la vacunación son poco frecuentes.
  • Los CDC recomiendan que todas las personas de 6 meses de edad o más se vacunen contra el COVID-19 cuanto antes para estar protegidas contra la enfermedad y sus posibles complicaciones.
  • Aunque se prefiere el uso de las vacunas de ARNm (vacunas contra el COVID-19 de (Pfizer-BioNTech o Moderna ), la vacuna contra el COVID-19 Janssen de Johnson & Johnson podría considerarse en algunas situaciones.
  • Millones de personas en los Estados Unidos se vacunaron contra el COVID-19 en el marco del programa de monitoreo de seguridad más intensivo en la historia de los Estados Unidos.
  • Los CDC, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) y otras agencias federales continúan monitoreando la seguridad de las vacunas contra el COVID-19.
  • Las reacciones adversas que se describen en esta página fueron notificadas al Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS).
  • El VAERS recibe informes acerca de cualquier reacción adversa posterior a la vacunación.

Los beneficios de la vacunación contra el COVID-19 siguen superando a los riesgos potenciales.

Los CDC publican actualizaciones regulares sobre las siguientes reacciones adversas de interés:

  • La anafilaxia posterior a la vacunación contra el COVID-19 es muy poco frecuente, y el índice de casos es de aproximadamente 5 por cada millón de dosis administradas. La anafilaxia, un tipo de reacción alérgica grave, puede ocurrir después de cualquier tipo de vacuna. Si sucede, los proveedores de atención médica pueden tratar la reacción de manera efectiva e inmediata. Obtenga más información acerca de las vacunas contra el COVID-19 y las reacciones alérgicas, incluida la anafilaxia.
    Los científicos de los CDC han realizado revisiones detalladas de los casos de anafilaxia y han puesto los datos a disposición de los proveedores de atención médica y el público:
  • El síndrome de trombosis con trombocitopenia (TTS, por sus siglas en inglés) posterior a la vacunación contra el COVID-19 con J&J/Janssen es poco frecuente, con aproximadamente 4 casos por cada millón de dosis administradas. El TTS es una reacción adversa poco frecuente pero grave, que causa coágulos en grandes vasos sanguíneos y recuento bajo de plaquetas (las células sanguíneas que contribuyen a la coagulación).
    La revisión de informes recientes indica que existe una relación causal entre la vacuna contra el COVID-19 J&J/Janssen y el TTS. Los científicos de los CDC han hecho revisiones detalladas de los casos de TTS y han puesto los datos a disposición de los proveedores de atención médica y el público:
  • El síndrome de Guillain-Barré (SGB) en personas que recibieron la vacuna contra el COVID-19 J&J/Janssen es poco frecuente. El SGB es un trastorno poco frecuente en el cual el propio sistema inmunitario de la persona daña las neuronas y causa debilidad muscular y a veces parálisis. Se han notificado casos de SGB principalmente en hombres de 50 años de edad o más.
    Con base en un análisis de datos reciente del proyecto Vaccine Safety Datalink, el índice de SGB dentro de los primeros 21 días posteriores a la administración de la vacuna contra el COVID-19 J&J/Janssen resultó 21 veces más alto que después de la administración de las vacunas de Pfizer-BioNTech o Moderna (vacunas de ARNm contra el COVID-19). Pasados los primeros 42 días, el índice de SGB fue 11 veces más alto después de la vacunación contra el COVID-19 con J&J/Janssen. No se observó un mayor riesgo de SGB después de la administración de las vacunas de ARNm contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech o Moderna en el análisis de los datos. De manera similar, los CDC observaron más notificaciones de casos de SGB de los esperados en el Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS) en personas que recibieron la vacuna J&J/Janssen contra el COVID-19, pero no en quienes recibieron vacunas contra el COVID-19 de ARNm. Los CDC y la FDA seguirán monitoreando y evaluando las notificaciones de SGB posteriores a la vacunación contra el COVID-19 y compartirán más información en la medida que esté disponible.
  • Miocarditis y pericarditis: los casos de miocarditis y pericarditis después de la vacunación contra el COVID-19 son poco frecuentes. La miocarditis es una inflamación del músculo cardiaco, y la pericarditis es una inflamación de la capa exterior que recubre el corazón. La mayoría de los pacientes con miocarditis o pericarditis después de vacunarse contra el COVID-19 respondieron bien a la medicación y el reposo, y se recuperaron rápidamente. La mayoría de los casos notificados fueron después de recibir las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech o Moderna (vacunas de ARNm), particularmente en varones adolescentes y adultos jóvenes.
    Una revisión de los datos de seguridad de la vacuna en el VAERS desde diciembre del 2020 hasta agosto del 2021 detectó un pequeño aumento en el riesgo de miocarditis después de recibir las vacunas de ARNm contra el COVID-19. Se administraron más de 350 millones de vacunas de ARNm durante el periodo del estudio y los científicos de los CDC detectaron que los índices de miocarditis fueron más altos después de administrar la segunda dosis de la vacuna de ARNm entre varones de los siguientes grupos de edad:
    • De 12 a 15 años (70.7 casos por cada millón de dosis de Pfizer-BioNTech)
    • De 16 a 17 años (105.9 casos por cada millón de dosis de Pfizer-BioNTech)
    • De 18 a 24 años (52.4 y 56.3 casos por cada millón de dosis de las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna, respectivamente)

    Varios estudios y revisiones de datos de los sistemas de monitoreo de seguridad de la vacuna siguen demostrando que las vacunas son seguras. Como resultado, la agencia reorientará sus esfuerzos de vigilancia y monitoreo de seguridad respecto de los niños y los adolescentes.

    Al 2 de marzo del 2023 hubo 1 059 informes preliminares en el VAERS de personas menores de 18 años de edad bajo revisión por posibles casos de miocarditis y pericarditis. De esos casos, 244 siguen siendo objeto de estudio. A través de entrevistas con proveedores o revisiones de los registros médicos se confirmaron los síntomas y diagnósticos y se han verificado 715 informes que concuerdan con la definición de caso de miocarditis de los CDC. Vea a continuación la cantidad de informes verificados de miocarditis por grupo de edad.

    • De 5 a 11 años: 23 informes verificados de miocarditis posterior a la administración de 23 376 785 dosis.
    • De 12 a 15 años: 376 informes verificados de miocarditis posterior a la administración de 25 913 772 dosis.
    • De 16 a 17 años: 316 informes verificados de miocarditis posterior a la administración de 14 180 263 dosis.

    En la medida que las vacunas contra el COVID-19 sean autorizadas para ser utilizadas en niños más pequeños, los CDC y la FDA seguirán monitoreando y evaluando los informes de miocarditis y pericarditis posteriores a la vacunación contra el COVID-19 y compartirán más información cuando esté disponible. Aprenda más acerca de la miocarditis y pericarditis, incluidas las consideraciones clínicas, después de recibir la vacuna de ARNm contra el COVID-19.

  • Los informes de muertes después de la vacunación contra el COVID-19 son poco frecuentes. La FDA exige a los proveedores de atención médica que notifiquen al VAERS cualquier fallecimiento posterior a la vacunación contra el COVID-19, incluso si no se sabe con certeza si se debió a la vacuna. Los informes de reacciones adversas enviados al VAERS después de la vacunación, incluidos los casos de muertes, no significan necesariamente que una vacuna haya causado un problema de salud. Desde el 14 de diciembre del 2020 hasta el 1 de marzo del 2023 se administraron más de 672 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 en los Estados Unidos. En este período, el VAERS recibió 19 476 notificaciones preliminares de fallecimiento (0 %) entre personas que recibieron la vacuna contra el COVID-19. Los médicos de los CDC y la FDA revisan todos los informes de muertes notificados al VAERS, incluidos los certificados de defunción, los datos de autopsias y los registros médicos. A través del monitoreo constante se identificaron nueve muertes cuyas causas están asociadas a la vacuna contra el COVID-19 de J&J/Janssen. Los CDC y la FDA siguen revisando informes de muertes posteriores a la vacunación contra el COVID-19 y actualizando la información a medida que está disponible.