Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Cómo miden los CDC la efectividad de las vacunas contra el COVID-19

Cómo miden los CDC la efectividad de las vacunas contra el COVID-19
Actualizado el 9 de mar. del 2021

Luego de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. aprueba una vacuna o autoriza una vacuna para su uso de emergencia, los expertos continúan evaluando la efectividad de la vacuna, es decir, cómo funciona la vacuna en condiciones reales.  El objetivo es comprender cómo una vacuna protege a las personas fuera del estricto entorno de los ensayos clínicos.

Evaluar la efectividad de las vacunas contra el COVID-19 en condiciones reales

Los expertos están trabajando en varios tipos diferentes de evaluaciones para saber cómo funcionan las vacunas contra el COVID-19 en condiciones reales. Cada evaluación utiliza un método diferente, los cuales se describen a continuación.

  • Estudios de casos y controles: estas evaluaciones incluyen casos de pacientes (personas que tienen el virus que causa el COVID-19) y controles (personas que no tienen el virus que causa el COVID-19). Las personas que aceptan participar en una evaluación de casos y controles proporcionarán información sobre si recibieron o no una vacuna contra el COVID-19. Los expertos buscan analizar si los casos de pacientes presentaban una menor probabilidad de haber recibido la vacuna con respecto a los controles, lo que demostraría que la vacuna está funcionando.
    • Diseño de prueba negativa: se trata de un tipo especial de estudio de casos y controles. En estas evaluaciones se inscriben personas que buscan atención médica por síntomas que podrían deberse al COVID-19. Luego, los expertos comparan el estado de vacunación contra el COVID-19 de quienes dan positivo en la prueba de detección (es decir, que tienen COVID-19) con el de quienes dan negativo en la prueba de detección (es decir, que no tienen COVID-19).
  • Estudios de cohortes: estas evaluaciones realizan un seguimiento de las personas que han recibido una vacuna contra el COVID-19 y de aquellas que no lo han hecho, el cual se prolongará por varios meses para ver si la vacuna las protege de contraer la enfermedad. Esto puede realizarse en tiempo real (prospectivamente) o retrocediendo en el tiempo (retrospectivamente) mediante el uso de datos que ya se habían recopilado, como la información de los registros electrónicos de salud (registros médicos) de los participantes.
  • Método de evaluación: estas evaluaciones analizan la cobertura de vacunación en un grupo de personas con COVID-19 (por ejemplo, personas con casos de COVID-19 detectados a través del monitoreo en curso del COVID-19) y la comparan con la cobertura de vacunación de la población general de la cual provienen esas personas con COVID-19 (por ejemplo, personas del mismo estado). Al comparar la cobertura entre estos dos grupos, los investigadores pueden obtener una estimación anticipada que les permita saber si la vacuna está funcionando según lo previsto.
  • Análisis ecológicos: estas evaluaciones analizan grupos de personas —por ejemplo, aquellas que se encuentran en ubicaciones geográficas diferentes o en momentos diferentes— y determinan cuántas personas se vacunaron y cuántas personas fueron diagnosticadas con COVID-19. Estos análisis pueden ser difíciles de interpretar dado que la cantidad de casos de COVID-19 ha cambiado rápidamente con el correr del tiempo y en diferentes lugares.

Los CDC están usando diversos métodos ya que todos pueden aportar información acerca de cómo están funcionando las vacunas.

Colaboración entre agencias y evaluación de la efectividad de las vacunas contra el COVID-19

Los CDC trabajan junto a varias otras agencias federales para evaluar cómo funcionan las vacunas contra el COVID-19 en condiciones reales luego de la aprobación o autorización para uso de emergencia de la FDA. Estas agencias incluyen:

Algunos ejemplos de cómo estas agencias están trabajando de manera conjunta incluyen:

  • Los grupos de trabajo de los CDC, la FDA y la VHA están analizando cómo utiliza cada uno los registros de salud electrónicos (registros médicos) para ver si las personas que recibieron la vacuna contra el COVID-19 están protegidas contra el COVID-19.
  • La FDA y los CMS están evaluando cómo las vacunas contra el COVID-19 protegen a los adultos mayores de contraer el COVID-19, incluidos aquellos que viven en hogares de ancianos y establecimientos de cuidados a largo plazo.

¿Qué grupos de personas están incluidos en las evaluaciones de las vacunas en condiciones reales?

Los CDC se aseguran de que las evaluaciones en condiciones reales incluyan a diversos grupos de personas, como personal de atención médica, trabajadores esenciales, adultos mayores y aquellos que viven en hogares de ancianos, personas con afecciones subyacentes, grupos de minorías raciales y étnicas, y naciones tribales. Es importante medir cómo funcionan las vacunas contra el COVID-19 en grupos de personas con mayor riesgo de contraer el COVID-19, como también en aquellas que tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Personal de atención médica
Los CDC están realizando análisis adicionales para evaluar rápidamente la efectividad de las vacunas entre el personal de atención médica que trabaja en todo tipo de entornos de servicios de salud. Estos estudios estarán fundamentados por la experiencia de los miembros del personal de atención médica que trabajan en hospitales u hogares de ancianos a quienes se recomendó vacunar primero contra el COVID-19. El personal de atención médica se encuentra entre los grupos que aportarán los primeros datos sobre cómo funcionan las vacunas contra el COVID-19 en condiciones reales. Una de las cosas que los CDC analizarán es cuán bien funcionan las vacunas para evitar que las personas contraigan la enfermedad o se enfermen gravemente a causa del COVID-19.

Trabajadores esenciales
Los trabajadores esenciales que no pertenecen al sector de la atención médica son personas que son esenciales para mantener infraestructuras, servicios y funciones fundamentales. Los trabajadores esenciales pueden tener mayor riesgo de contraer el COVID-19 porque no pueden mantener la distancia física y/o están expuestos a personas no vacunadas en su trabajo. Muchos trabajadores esenciales son parte de grupos de minorías raciales y étnicas desproporcionadamente afectadas por el COVID-19.

Los expertos están trabajando para comprender cómo funcionan las vacunas contra el COVID-19 en condiciones reales entre los trabajadores esenciales.

Adultos mayores y aquellos que viven en hogares de ancianos
Asegurarse de que las vacunas contra el COVID-19 protejan a los adultos mayores es fundamental porque el riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 aumenta con la edad. Las personas que viven en hogares de ancianos y otros establecimientos de cuidados a largo plazo tienen mayor riesgo de contraer el COVID-19 y enfermarse gravemente. La FDA y los CMS están utilizando los datos de facturación de Medicare de los CMS para evaluar la efectividad de las vacunas contra el COVID-19 entre los adultos mayores, incluidos aquellos que viven en hogares de ancianos y otros establecimientos de cuidados a largo plazo. Estos datos incluyen información acerca de si las personas recibieron la vacuna contra el COVID-19, si contrajeron el COVID-19 y si necesitaron recibir atención en un hospital a causa del COVID-19. Esta información ayudará a fundamentar cómo funciona la vacuna en condiciones reales para prevenir el COVID-19, incluidas las enfermedades graves, entre los adultos mayores.

Los expertos también están realizando una evaluación de casos y controles utilizando los datos de los CDC y los CMS. Los expertos identificarán a los adultos mayores hospitalizados por COVID-19 y a los adultos mayores hospitalizados por otros motivos. Para estimar la efectividad de las vacunas, luego compararán cuántos integrantes de estos grupos recibieron la vacuna contra el COVID-19.

Afecciones subyacentes
Las personas de cualquier edad con ciertas afecciones subyacentes tienen mayor riego de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Los CDC están analizando cómo las vacunas contra el COVID-19 protegen a las personas que tienen afecciones cardiacas, obesidad, diabetes y otras afecciones subyacentes que aumentan su riesgo de presentar resultados graves de COVID-19. Los expertos también están trabajando para asegurarse de que estas evaluaciones de las vacunas en condiciones reales incluyan a grupos de adultos de diferentes razas y etnias.

Grupos de minorías raciales y étnicas
El porcentaje de personas que se enferman, son hospitalizadas o mueren a causa del COVID-19 es más elevado entre la población hispana o latina, las personas de color no hispanas, y los indígenas estadounidenses y nativos de Alaska no hispanos que entre las personas blancas no hispanas. El acceso a la vacuna entre los grupos de minorías raciales y étnicas también es menor que entre las personas blancas no hispanas, y esto podría atribuirse a la desconfianza o a las diferencias en el acceso a la atención médica. Estas vacunas se han probado de forma segura en personas de diferentes orígenes raciales y étnicos.

Los CDC también están trabajando con el Servicio de Salud para Indígenas (IHS), naciones tribales y otros socios para garantizar que las evaluaciones de la efectividad de las vacunas contra el COVID-19 en condiciones reales incluya a poblaciones indígenas estadounidenses y nativas de Alaska, las cuales se han visto desproporcionadamente afectadas por el COVID-19. Esto es importante para garantizar que las vacunas contra el COVID-19 puedan ayudar a lograr la equidad en la salud de modo que todas las personas tengan la misma posibilidad de estar lo más saludables posible. Aprenda más sobre el COVID-19 y las consideraciones de equidad en la salud.

Los CDC han recomendado priorizar la vacunación contra el COVID-19 de ciertos grupos de personas debido a su mayor riesgo de exposición en el ámbito laboral o porque tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente. Obtenga más información acerca de cómo los CDC están elaborando recomendaciones de vacunación contra el COVID-19.