Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Consideraciones de vacunación para personas embarazadas y en periodo de lactancia

Consideraciones de vacunación para personas embarazadas y en periodo de lactancia
Actualizado el 7 de ene. del 2021

Consideraciones de vacunación contra el COVID-19 para personas embarazadas

Los CDC y el Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP) independiente han proporcionado información para ayudar a las personas embarazadas a tomar la decisión de recibir la vacuna contra el COVID-19. En este momento, el ACIP recomienda que ciertos grupos (p. ej., el personal de atención médica, seguido por los trabajadores esenciales de primera línea) sean vacunados durante los primeros meses del programa de vacunación contra el COVID-19. Las personas que están embarazadas y forman parte de un grupo al que se recomienda vacunar contra el COVID-19 pueden optar por vacunarse o no. Si tienen preguntas acerca de si deberían vacunarse, hablar con su proveedor de atención médica podría ayudarlos a tomar una decisión informada.

Personas embarazadas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19

Los datos observacionales demuestran que, aunque las probabilidades de experimentar estas consecuencias graves para la salud son bajas, las personas embarazadas con COVID-19 tienen un mayor riesgo de enfermarse gravemente, lo que incluye enfermedades que podrían derivar en el ingreso en la UCI, asistencia respiratoria mecánica y muerte, en comparación con las mujeres en edad reproductiva que no están embarazadas. Además, las personas embarazadas con COVID-19 podrían tener mayor riesgo de presentar otros resultados adversos en el embarazo, como el nacimiento prematuro, en comparación con las mujeres embarazadas que no tienen COVID-19.

Los datos acerca de la seguridad de las vacunas contra el COVID-19 en personas embarazadas son limitados

Hasta que no estén disponibles los resultados de los ensayos clínicos y los estudios adicionales, solo se dispone de datos limitados sobre la seguridad de las vacunas contra el COVID-19, incluidas las vacunas ARNm, que se administran durante el embarazo:

  • Actualmente se dispone de datos limitados procedentes de estudios de toxicidad sobre el desarrollo y la reproducción animal. No se detectaron problemas de seguridad en las ratas que recibieron la vacuna contra el COVID-19 de Moderna antes o durante el embarazo; los estudios de la vacuna de Pfizer-BioNTech están en curso.
  • Está previsto realizar estudios en personas embarazadas.
  • Los fabricantes de ambas vacunas están monitoreando a las personas de los ensayos clínicos que quedaron embarazadas.

Los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) han implementado sistemas de monitoreo de seguridad para obtener información acerca de la vacunación durante el embarazo y monitorearán de cerca los informes suministrados.

Las vacunas ARNm no contienen el virus vivo que causa el COVID-19 y, por lo tanto, no pueden hacer que una persona se infecte por COVID-19. Además, las vacunas ARNm no interactúan con el ADN de una persona porque el ARNm no ingresa al núcleo de la célula. Las células rompen el ARNm rápidamente. Con base en la efectividad de las vacunas ARNm, los expertos creen que es poco probable que representen un riesgo específico para las personas embarazadas. Sin embargo, se desconocen los riesgos reales de las vacunas ARNm para las personas embarazadas y su feto porque estas vacunas no se han estudiado en mujeres embarazadas.

Dado que actualmente los suministros son limitados, los CDC recomiendan que ciertos grupos reciban el primer suministro de vacunas contra el COVID-19

En este momento, se recomienda que ciertos grupos estén entre las primeras personas en recibir la vacuna porque tienen mayor riesgo de exposición al virus que causa el COVID-19 y de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Obtenga más información acerca de cómo los CDC están elaborando recomendaciones de vacunación contra el COVID-19, incluidas las recomendaciones durante el periodo de suministros limitados de las vacunas.

Vacunarse es una elección personal para las personas embarazadas

Las personas que están embarazadas y forman parte de un grupo al que se recomienda recibir la vacuna contra el COVID-19, como el personal de atención médica, pueden optar por vacunarse. Conversar con su médico al respecto puede ayudar a las pacientes embarazadas a decidir si desean vacunarse con una vacuna que ha sido autorizada para su uso de conformidad con una autorización de uso de emergencia (EUA, por sus siglas en inglés). Si bien tener una charla con un proveedor de atención médica puede resultarle útil, no es un requisito que deba cumplir antes de la vacunación.

Las consideraciones clave que las pacientes embarazadas pueden discutir con su proveedor de atención médica incluyen:

  • La probabilidad de exposición al SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19
  • Riesgos del COVID-19 para ellas y riesgos potenciales para su feto
  • Lo que se sabe acerca de la vacuna: cuán bien funciona a la hora de generar protección en el organismo, efectos secundarios conocidos de la vacuna y falta de datos durante el embarazo

Las pacientes embarazadas que deciden vacunarse deben seguir implementando las directrices actuales para prevenir la propagación del COVID-19 luego de recibir la vacuna. Eso significa:

  • Usar mascarilla
  • Permanecer al menos a seis pies de distancia de las demás personas
  • Evitar las multitudes
  • Lavarse las manos con agua y jabón por 20 segundos o usar un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol
  • Cumplir con las guías sobre viajes de los CDC
  • Cumplir una cuarentena de conformidad con la guía si están expuestas a una persona con COVID-19
  • Cumplir con las guías para el lugar de trabajo correspondientes

Efectos secundarios de las vacunas

Pueden ocurrir efectos secundarios después de recibir una de las dos vacunas contra el COVID-19 disponibles, especialmente después de la segunda dosis. Se espera que los efectos secundarios sean los mismos en las personas embarazadas como en las que no lo están. A las personas embarazadas que tienen fiebre después de vacunarse se les puede recomendar tomar acetaminofeno porque la fiebre se ha asociado a resultados adversos en el embarazo. Se puede recomendar el acetaminofeno como opción para las mujeres embarazadas que también presentan otros síntomas después de la vacunación.

Algunas personas han tenido reacciones alérgicas después de vacunarse. Los CDC recomiendan que todas las personas que reciban la vacuna, incluidas las personas embarazadas, hablen con su proveedor de atención médica si tienen antecedentes de reacciones alérgicas graves (p. ej., anafilaxis) a cualquier otra vacuna o terapia inyectable (p. ej., intramuscular, intravenosa o subcutánea). Entre las principales consideraciones para fundamentar estas discusiones figuran los riesgos desconocidos de presentar una reacción alérgica grave y los beneficios de la vacunación.

Pruebas de rutina y embarazo

No se recomienda realizar pruebas de rutina de embarazo antes de vacunarse contra el COVID-19. No es necesario que las mujeres que están tratando de quedar embarazadas eviten el embarazo luego de recibir una vacuna ARNm contra el COVID-19.

Consideraciones de vacunación contra el COVID-19 para personas en periodo de lactancia

No hay datos sobre la seguridad de las vacunas contra el COVID-19 en mujeres en periodo de lactancia ni sobre los efectos de las vacunas ARNm en los lactantes ni en la producción/excreción de leche. No se cree que las vacunas ARNm representen algún tipo de riesgo para los lactantes. Las personas que están amamantando y forman parte de un grupo al que se recomienda vacunarse contra el COVID-19, como el personal de atención médica, pueden optar por vacunarse o no.