Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Directrices provisionales para el uso de medicamentos antivirales en el tratamiento de infecciones en seres humanos con los virus nuevos de la influenza tipo A asociados a enfermedades graves

Estas directrices corresponden al virus de la influenza aviar A (H7N9), el virus H5N1 de origen asiático y el virus H5 de la influenza aviar recientemente detectados en los Estados Unidos (H5N2, H5N8 y el nuevo virus realineado H5N1).

Resumen

Este documento ofrece directrices para el tratamiento antiviral de infecciones en seres humanos con los virus nuevos de la influenza A que provocan enfermedades graves en humanos. Actualmente estos virus incluyen el virus de la influenza A (H7N9) y el virus altamente patógeno de la influenza A (H5N1).1

Estas directrices incorporan y reemplazan las directrices anteriores publicadas acerca del uso de agentes antivirales para el tratamiento de infecciones en seres humanos con los virus de influenza aviar A (H7N9) e influenza aviar A (H5N1). Estas directrices para el tratamiento con antivirales está en línea con las recomendaciones actuales de los CDC y la Organización Mundial de la Salud, y ofrecen recomendaciones actualizadas para el tratamiento de infecciones de la nueva influenza A asociadas a enfermedades graves en seres humanos en los Estados Unidos.

Estas directrices reflejan las definiciones de casos de la nueva influenza A recientemente actualizadas (ver Definiciones de casos de H7N9 y Definiciones de casos de H5N1).Estas directrices recomiendan que se inicie el tratamiento con antivirales lo antes posible en casos de infecciones en seres humanos hospitalizados con los virus nuevos de la influenza tipo A asociados a enfermedades graves en humanos, y en casos probables de pacientes ambulatorios.2 Los casos de pacientes ambulatorios bajo estudio que recientemente hayan estado en contacto con un caso probable o confirmado de la infección en seres humanos con un virus nuevo de la influenza tipo A, que puede causar enfermedades graves, deben recibir tratamiento con antivirales, pero no se recomienda que los casos de pacientes ambulatorios bajo estudio, que solo reúnan los criterios de exposición de viajes para casos bajo estudio, reciban tratamiento con antivirales. (Para conocer las directrices de estudio de contactos cercanos de casos probables o confirmados, ver Directrices provisionales para el seguimiento de contactos cercanos de personas infectadas con los nuevos virus de la influenza tipo A, asociados a enfermedades graves en humanos, y el uso de medicamentos antivirales como la quimioprofilaxis.)

Estas recomendaciones se basan en opiniones de expertos y en datos disponibles, publicados o no, acerca de la infección causada por los virus de la influenza, incluidos los de la influenza estacional, pandémica y los más nuevos. Seguiremos actualizando estas directrices en la medida que haya más información disponible sobre el potencial de transmisión, la epidemiología y los patrones de susceptibilidad a antivirales de estos virus nuevos de la influenza tipo A que causan enfermedades graves.

Antecedentes

Los ensayos aleatorios controlados han demostrado una disminución en el tiempo que tardan en mejorar los síntomas cuando se utilizan agentes antivirales inhibidores de la neuraminidasa aprobados actualmente (oseltamivir, peramivir y zanamivir) para tratar a personas sanas con influenza aguda sin complicaciones, causada por los virus de la influenza estacional durante los primeros días con la enfermedad. [1-11]. Según análisis secundarios en algunos de estos ensayos y otros meta análisis de datos de ensayos aleatorios controlados, los inhibidores de la neuraminidasa reducen las complicaciones secundarias asociadas a la influenza [4, 8, 9, 12-14].

El mayor beneficio clínico se obtiene cuando el tratamiento con antivirales se inicia en las 48 primeras horas de la aparición de la influenza. Entre los pacientes hospitalizados con los virus de la influenza A o B estacional, influenza A (H1N1) pandémica de 2009, o influenza aviar A (H5N1), los estudios de observación sugieren que el tratamiento temprano reduce la gravedad de la enfermedad y los niveles de mortalidad [15-19]. Si bien el tratamiento con antivirales más temprano resulta en un mayor beneficio clínico, los estudios de observación avalan el uso de tratamiento con antivirales en pacientes hospitalizados aun cuando se inician después de 48 horas de la aparición de la enfermedad. Esto incluye a pacientes críticos [15, 17-22]. Entre los pacientes con influenza estacional sin complicaciones, un ensayo clínico aleatorio en niños mostró una reducción modesta en la duración de los síntomas y de la transmisión del virus en pacientes que iniciaron el tratamiento 72 horas después de la aparición de la enfermedad [10]. El tratamiento de inhibidores de la neuraminidasa con oseltamivir, peramivir y zanamivir se usó en personas gravemente enfermas con los virus A (H7N9), pero aún no se ha podido determinar su eficacia en casos graves [23-27].

Al igual que los virus estacionales, la mayoría de los virus de la influenza A (H7N9) y A (H5N1) son susceptibles a los inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir, peramivir y zanamivir), pero resistentes a los adamantanos (amantadina y rimantadina). Por consiguiente, no se recomiendan la amantadina ni la rimantadina para el tratamiento de las infecciones con los virus nuevos de la influenza tipo A.

 Arriba

Recomendaciones

Pacientes hospitalizados

  • Se recomienda el inicio del tratamiento antiviral con inhibidores de la neuraminidasa lo antes posible en pacientes hospitalizados que sean casos con diagnóstico confirmado, casos probables o casos bajo estudio de infección en seres humanos con los virus nuevos de la influenza tipo A asociados a enfermedades graves en seres humanos, aun si han pasado más de 48 horas desde la aparición de la enfermedad.
  • Pasa casos de pacientes hospitalizados y pacientes ambulatorios con enfermedad grave, complicada o progresiva (por ejemplo, que desarrollan neumonía), se recomienda el tratamiento con oseltamivir oral o de administración entérica.3 No se recomienda el zanamivir para inhalación porque no hay suficientes datos que avalen su uso en pacientes con influenza grave. Tampoco hay datos suficientes respecto de la eficacia del peramivir intravenoso (IV) para pacientes hospitalizados.
  • No se debe demorar el tratamiento antiviral mientras se esperan los resultados de análisis de laboratorio. (Para obtener información respecto de la recolección de pruebas de laboratorio, vea las Directrices provisionales para la recolección, el procesamiento y el análisis de muestras en pacientes con síntomas presuntos de infección con los virus nuevos de la influenza tipo A asociados a enfermedades graves en seres humanos.)
  • La dosis estándar de oseltamivir es de 75 mg dos veces al día, por 5 días. No obstante, la duración y dosificación óptimas son inciertas en casos de influenza grave o con complicaciones. Se ha demostrado que los virus de la influenza A (H5N1) y A (H7N9) están asociados a cargas virales más altas y a una replicación viral más sostenida (especialmente en las vías respiratorias inferiores) que los de la influenza estacional [23, 26, 28-30]. Cuando haya más datos disponibles, se deberán considerar cursos de tratamiento más extensos (por ejemplo, de 10 días) en pacientes hospitalizados gravemente enfermos con infecciones causadas por los virus nuevos de la influenza A que causan enfermedades graves.
    • Las decisiones para considerar regímenes de tratamiento de más de 5 días en pacientes con enfermedades graves y prolongadas deben tomarse en función del criterio clínico y los análisis virológicos de las muestras de las vías respiratorias inferiores mediante RT-RCP (reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real). En los casos de pacientes con enfermedad de las vías respiratorias inferiores, se prefieren las muestras de las vías respiratorias inferiores como líquido de lavado broncoalveolar o aspirado endotraqueal; se puede recoger un hisopado orofaríngeo (de la garganta) si no se puede acceder a muestras de las vías respiratorias inferiores. Si el análisis de muestras de vías respiratorias superiores no arroja resultados, se puede arribar a un diagnóstico con los resultados de análisis de muestras de las vías respiratorias inferiores. Se deben analizar diferentes muestras de las vías respiratorias, recogidas en diferentes días, si se sospecha la presencia de uno de los nuevos virus de la influenza tipo A asociados a enfermedades graves sin diagnóstico definitivo.
    • Es posible que sea necesario recurrir a regímenes de tratamiento más extensos en personas gravemente inmunosuprimidas (por ejemplo, pacientes que recibieron un trasplante de células madre hematopoyéticas), que pueden tener un periodo de replicación viral más prolongado. Estos pacientes corren riesgo de generar virus resistentes a los antivirales.
    • Algunos expertos han recomendado una dosis más alta de oseltamivir (por ejemplo, 150 mg, dos veces al día en adultos con función renal normal, en lugar de la dosis estándar de 75 mg dos veces al día) para el tratamiento de la influenza en pacientes inmunocomprometidos y en pacientes hospitalizados gravemente enfermos. [31]. No obstante, se ha informado que el oseltamivir oral o administrado por vía entérica es absorbido adecuadamente en adultos gravemente enfermos, y que las dosis estándar producen niveles terapéuticos en sangre [32]. Si bien las dosis más altas en general fueron bien toleradas y no se asociaron a eventos secundarios adversos, hay algunos datos que sugieren que el hecho de administrar dosis más altas no aporta un mayor beneficio para el tratamiento de la influenza estacional ni para la influenza pandémica A (H1N1) de 2009. [33, 34]. Estudios indican que la exposición al carboxilato de oseltamivir (el metabolito activo del oseltamivir) es similar entre personas obesas y no obesas para quienes se recomiendan dosis de 75 mg y 150 mg, dos veces al día [35-37].
  • Algunos datos sugieren que el oseltamivir administrado por vía oral o por sonda orogástrica/nasogástrica es bien absorbido en pacientes con influenza grave, incluidos aquellos pacientes en unidades de cuidados intensivos, en terapia de reemplazo renal continua y/o en oxigenación por membrana extracorporal [32, 38-44]. No obstante, para los casos de pacientes que no logran tolerar o absorber el oseltamivir oral o administrado por vía entérica debido a estasis gástrica presunta o confirmada, mala absorción o hemorragia digestiva, se debe considerar el uso de peramivir IV o zanamivir IV en fase de investigación.
    • Mientras que hay estudios que han demostrado los beneficios de la administración parenteral de peramivir para el tratamiento de casos sin complicaciones de influenza en pacientes ambulatorios [11, 45], un ensayo aleatorio sobre el tratamiento de la influenza estacional en pacientes hospitalizados > de 6 años de edad no logró demostrar beneficios clínicos significativos del peramivir intravenoso con estándar de atención, en comparación con placebo más estándar de atención. No obstante, en general el peramivir resultó seguro y fue bien tolerado en una dosis de 600 mg una vez al día (10 mg/kg una vez al día en niños), durante 5 días [46]. Si se la usa para tratar a pacientes hospitalizados con los nuevos virus de la influenza A, esta dosis de peramivir IV se recomienda por un mínimo de 5 días (no una dosis única como se recomienda para pacientes ambulatorios sin complicaciones).
    • El zanamivir IV es un producto inhibidor de la neuraminidasa de administración parenteral en fase de investigación, solo disponible al inscribirse en algún ensayo clínico en curso, o a través de una solicitud de Nuevo Fármaco en Investigación para Emergencia (EIND, por sus siglas en inglés) dirigida al fabricante, para uso compasivo en pacientes adultos y pediátricos hospitalizados con influenza grave. (Ver Consideraciones de los CDC relacionadas con el uso de zanamivir intravenoso en fase de investigación, para la temporada de influenza 2014-2015.)
  • No se recomienda el uso de zanamivir en combinación con oseltamivir o peramivir, con base en datos que sugieren que podría ocurrir un antagonismo si se administran en forma simultánea.
  • Es posible que algunos de los virus nuevos de la influenza tipo A se vuelvan resistentes al oseltamivir y al peramivir durante el tratamiento antiviral con uno de estos agentes, y que sigan siendo susceptibles al zanamivir. [29, 47-50]. Si un paciente hospitalizado tratado con oseltamivir y/o peramivir manifiesta una dificultad progresiva en las vías respiratorias inferiores, se debe analizar la posibilidad de que el virus sea resistente. Después de una consulta con la División de Influenza de los CDC, se debe llevar adelante una investigación para detectar resistencia a antivirales. No se debe suspender el tratamiento con oseltamivir o peramivir hasta que se pueda iniciar el tratamiento con zanamivir IV. (Ver Consideraciones de los CDC relacionadas con el uso de zanamivir intravenoso en fase de investigación, para la temporada de influenza 2014-2015.)
  • Si tiene alguna consulta relacionada con la preparación de exámenes para la resistencia antiviral o sobre el adecuado manejo clínico en caso de que la resistencia antiviral sea un problema, diríjase a la División de Influenza de los CDC a través del Centro de operaciones de emergencia de los CDC (770-488-7100).

Pacientes ambulatorios

  • Se recomienda comenzar el tratamiento antiviral con inhibidores de la neuraminidasa lo antes posible en pacientes ambulatorios con diagnóstico confirmado, casos probables o casos bajo estudio, según los criterios de exposición relacionados con el contacto con un caso confirmado de la nueva influenza tipo A en seres humanos o de exposición sin protección en un laboratorio. Actualmente no se recomienda el tratamiento para casos sin complicaciones en pacientes ambulatorios cuyos criterios de exposición están relacionados con un viaje a una región con casos en seres humanos de H7N9 o H5N1, o a regiones donde se ha confirmado la circulación de estos virus entre animales (ver Definiciones de casos de H7N9 y Definiciones de casos de H5N1).
  • Se recomienda el tratamiento con oseltamivir para pacientes ambulatorios con un caso grave, progresivo o complicado. Para otros pacientes ambulatorios, se puede usar oseltamivir oral, zanamivir para inhalación o peramivir IV.3
  • El tratamiento antiviral debe comenzarse lo antes posible, incluso si han pasado más de 48 horas desde el inicio de la enfermedad. En los casos de infección por los virus la nueva influenza tipo A asociados a enfermedades graves se recomienda el tratamiento aun en personas sin ninguna otra afección, pero es especialmente importante para aquellas que corren mayor riesgo de presentar complicaciones por la influenza. Se incluyen los niños < de 5 años de edad, con el mayor riesgo en el grupo < de 2 años de edad, adultos ≥ de 65 años de edad, las mujeres embarazadas y las personas con ciertas afecciones médicas subyacentes. (El listado completo de personas con mayor riesgo de presentar complicaciones a causa de la influenza se encuentra disponible en Resumen para médicos sobre medicamentos antivirales para la influenza.)
  • Para casos con diagnóstico confirmado, probables o bajo estudio en pacientes ambulatorios sin complicaciones o sin fiebre o con síntomas casi ausentes, la decisión de iniciar el tratamiento con antivirales se debe basar en el criterio clínico. Se debe controlar a las personas que no están siendo tratadas con medicamentos antivirales para observar la evolución de la enfermedad.
  • La duración recomendada para el tratamiento de casos sin complicaciones de infección con uno de los virus nuevos de la influenza asociados a enfermedades graves en seres humanos es de dos dosis por día de oseltamivir oral o zanamivir para inhalación, durante 5 días.
    • En el caso del peramivir IV, no hay suficientes datos que avalen el uso en pacientes ambulatorios infectados con los virus nuevos de la influenza tipo A que pueden causar enfermedades graves. La recomendación para los casos de influenza estacional sin complicaciones es de una dosis de peramivir IV por 1 día. No se recomienda una infusión IV única para el tratamiento de los virus nuevos de la influenza tipo A. Hasta tanto haya evidencia disponible, si se opta por el tratamiento con peramivir, se debe administrar durante al menos 5 días.
  • No se recomienda el uso de zanamivir para inhalación en personas con enfermedades de las vías respiratorias subyacentes (por ej., asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

Para acceder a directrices adicionales sobre el uso de agentes antivirales para la influenza, incluidas recomendaciones de dosis para el tratamiento por edad, ver Medicamentos antivirales para la influenza: Resumen para médicos.

Los CDC continuarán evaluando la nueva información mientras esté disponible y actualizarán esta guía según sea necesario. Se publicará información actualizada en el sitio web sobre influenza aviar de los CDC.

1 Estas directrices tienen por objeto abordar casos de infecciones en seres humanos con los nuevos virus de la influenza tipo A que causan enfermedades graves o progresivas en personas normalmente sanas, que pueden resultar en hospitalizaciones y/o muerte. Se ha informado sobre una serie de subtipos de virus nuevos de la influenza tipo A que causan neumonía grave y muerte, incluidos los siguientes: H5N1, H7N9, H7N2, H7N7, H9N2, H10N8 y H3N2v. No obstante, en este momento solo los virus H5N1 y H7N9 causan enfermedades en numerosos casos y fueron reportados en cantidades significativas.

2 En este documento "paciente ambulatorio" es cualquier paciente en un entorno de atención ambulatoria, incluidos departamentos de emergencias, clínicas de atención de urgencias y de otro tipo.

3 El oseltamivir oral fue aprobado por la FDA como tratamiento de casos de influenza aguda sin complicaciones en personas de ≥14 días de edad. Si bien el uso del oseltamivir oral como tratamiento de la influenza en niños pequeños menores de 14 días no está contemplado en las indicaciones aprobadas por la FDA, los CDC y la Academia Estadounidense de Pediatría recomiendan su uso para el tratamiento de la influenza en pacientes de cualquier edad. El zanamivir para inhalar está aprobado para el tratamiento de la influenza grave sin complicaciones en personas mayores de 7 años. Los médicos pueden consultar el prospecto del fabricante para obtener más información respecto de la dosificación, limitaciones en las poblaciones estudiadas, contraindicaciones y eventos adversos. Visite Medicamentos aprobados por la FDA para la influenza.

 Arriba

Tabla. Recomendaciones de tratamiento con antivirales según la categoría de definición de caso para infecciones en seres humanos con los virus nuevos de la influenza A, gravemente enfermos. (Ver Definiciones de casos de H7N9 y Definiciones de casos de H5N1.)

Categoría de casos

Definición

Tratamiento con antivirales1

Caso confirmado

Infección con el nuevo virus de la influenza tipo A en un paciente con diagnóstico confirmado por el laboratorio de influenza de los CDC o por un laboratorio de salud pública certificado por los CDC con los métodos acordados entre los CDC y el Consejo de epidemiólogos estatales y territoriales. Los laboratorios de salud pública pueden confirmar la presencia de virus nuevos de la influenza tipo A si siguen los protocolos aprobados por los CDC para la detección de los virus nuevos de la influenza tipo A. También lo pueden confirmar los laboratorios que usen un análisis autorizado por la FDA y que sea específico para la detección de los virus nuevos de la influenza tipo A.

Recomendado en todos los casos (pacientes hospitalizados y ambulatorios)

Caso probable Un paciente con una enfermedad compatible con la influenza, que cumple con cualquiera de los criterios de exposición que se indican a continuación y quien ha sido sometido a pruebas de diagnóstico de laboratorio cuyo resultado es positivo para la influenza tipo A, negativo para H1, negativo para H1pdm09 y negativo para H3 por reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR) en tiempo real y, en consecuencia, sin clasificación de subtipo. Recomendado en todos los casos (pacientes hospitalizados y ambulatorios)

Caso en investigación

Enfermedad compatible con la influenza en un paciente que reúna alguno de los criterios de exposición detallados más abajo y sin confirmación de laboratorio, o con confirmación pendiente, o cuyos análisis no ofrezcan suficiente nivel de detalle para confirmar una infección con uno de los virus nuevos de la influenza tipo A.  

Expuestos durante el viaje

Pacientes que hayan viajado recientemente (en un periodo < de 10 días antes de la aparición de la enfermedad) a áreas donde se han registrado casos en seres humanos de infección por los nuevos virus de la influenza A o a regiones donde se ha comprobado que los virus de la nueva influenza tipo A circulan entre los animales.2

Recomendado para pacientes hospitalizados

Expuesto a un caso confirmado o probable

Pacientes que recientemente estuvieron en contacto cercano (en un periodo < de 10 días antes de la aparición de la enfermedad) con casos confirmados o presuntos3 de infección en seres humanos por el virus de la nueva influenza A. Se puede considerar contacto cercano a una aproximación dentro de alrededor 6 pies (2 metros) de distancia de un caso confirmado, mientras la persona estaba enferma (desde 1 día antes de la aparición de la enfermedad y hasta su desaparición). Se incluye el personal de atención médica que presta servicios a un caso confirmado, familiares de un caso confirmado, personas que vivían o pasaban la noche con un caso confirmado y otras personas que han tenido una forma de contacto físico similar.4

Recomendado en todos los casos (pacientes hospitalizados y ambulatorios)

Exposición a aves infectadas con influenza aviar

Pacientes que hayan tenido contacto reciente5 (en un periodo < de 10 días antes de la aparición de la enfermedad) con aves infectadas enfermas o muertas, o con bandadas infectadas.

Recomendado en todos los casos (pacientes hospitalizados y ambulatorios)

Exposición en laboratorio sin protección

Pacientes que, en un laboratorio, hayan estado expuestos (en un periodo < de 10 días antes de la aparición de la enfermedad) sin protección a un virus vivo de la nueva influenza A.

Recomendado en todos los casos (pacientes hospitalizados y ambulatorios)

1 Se recomienda oseltamivir para pacientes hospitalizados o para pacientes ambulatorios con un caso grave, progresivo o con complicaciones. No se recomienda la administración de zanamivir para inhalación ni de peramivir IV debido a la falta de datos que avalen su uso en este grupo de pacientes. Para pacientes ambulatorios con influenza sin complicaciones, se puede usar oseltamivir oral, zanamivir para inhalación o peramivir IV. Para ver las recomendaciones específicas de dosis de tratamiento por grupo etario, consulte http://www.cdc.gov/flu/professionals/antivirals/antiviral-dosage.htm.
2 Para el 19 de marzo de 2015, China era el único país donde se confirmó la circulación de los virus (H7N9) entre animales (aves de corral) o donde se confirmaron casos de infecciones en seres humanos. Consulte el sitio web de la OMS para acceder a información sobre el virus H5N1. http://www.who.int/influenza/human_animal_interface/EN_GIP_20131210CumulativeNumberH5N1cases.pdf [39 KB, 2 páginas] y siga los enlaces de países con casos en animales. Para obtener más información, incluidas actualizaciones sobre los países afectados, ver la página de inicio de los CDC sobre los virus nuevos de la influenza/influenza aviar A.
3 Los pacientes con síntomas sospechosos de infección con uno de los virus nuevos de la influenza A pueden incluir casos probables, casos bajo investigación por infección con el virus nuevo de la influenza tipo A y a otros pacientes cuya información clínica y epidemiológica avala un diagnóstico de infección con uno del virus nuevo de la influenza tipo A.
4 No se pudo excluir el contagio limitado, no sostenido, de persona a persona del virus H7N9 en algunos grupos familiares. [51]. Se informó el contagio limitado, no sostenido, de persona a persona, del virus H5N1 en varios países, después de un contacto cercano, prolongado y sin protección con un paciente gravemente enfermo con el virus H5N1, en entornos familiares y hospitalarios.
5 Puede incluir: contacto con aves (por ejemplo, manipulación, matanza, desplumado, carneado, preparación para el consumo), contacto directo con superficies contaminadas con heces o partes del ave (carcasas, órganos internos, etc.) o exposición prolongada a aves en espacios cerrados.

 Arriba

Referencias

1. Randomised trial of efficacy and safety of inhaled zanamivir in treatment of influenza A and B virus infections. The MIST (Gestión de la influenza en los autores de ensayos hemisferio sur) Study Group. Lancet 1998; 352(9144): 1877-81.

2. Hedrick JA, Barzilai A, Behre U, et al. Zanamivir for treatment of symptomatic influenza A and B infection in children five to twelve years of age: a randomized controlled trial. The Pediatric infectious disease journal 2000; 19(5): 410-7.

3. Hayden FG, Osterhaus AD, Treanor JJ, et al. Efficacy and safety of the neuraminidase inhibitor zanamivir in the treatment of influenzavirus infections. GG167 Influenza Study Group. The New England journal of medicine 1997; 337(13): 874-80.

4. Heinonen S, Silvennoinen H, Lehtinen P, et al. Early oseltamivir treatment of influenza in children 1-3 years of age: a randomized controlled trial. Enfermedades infecciosas: una publicación oficial de la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas 2010; 51(8): 887-94.

5. Monto AS, Fleming DM, Henry D, et al. Efficacy and safety of the neuraminidase inhibitor zanamivirin the treatment of influenza A and B virus infections. The Journal of infectious diseases 1999; 180(2): 254-61.

6. Monto AS, Moult AB, Sharp SJ. Effect of zanamivir on duration and resolution of influenza symptoms. Clinical therapeutics 2000; 22(11): 1294-305.

7. Nicholson KG, Aoki FY, Osterhaus AD, et al. Efficacy and safety of oseltamivir in treatment of acute influenza: a randomised controlled trial. Neuraminidase Inhibitor Flu Treatment Investigator Group. Lancet 2000; 355(9218): 1845-50.

8. Treanor JJ, Hayden FG, Vrooman PS, et al. Efficacy and safety of the oral neuraminidase inhibitor oseltamivir in treating acute influenza: a randomized controlled trial. US Oral Neuraminidase Study Group. JAMA : the journal of the American Medical Association 2000; 283(8): 1016-24.

9. Whitley RJ, Hayden FG, Reisinger KS, et al. Oral oseltamivir treatment of influenza in children. The Pediatric infectious disease journal 2001; 20(2): 127-33.

10. Fry AM, Goswami D, Nahar K, et al. Efficacy of oseltamivir treatment started within 5 days of symptom onset to reduce influenza illness duration and virus shedding in an urban setting in Bangladesh: a randomised placebo-controlled trial. The Lancet infectious diseases 2014; 14(2): 109-18.

11. Kohno S, Kida H, Mizuguchi M, Shimada J, Group SCS. Efficacy and safety of intravenous peramivir for treatment of seasonal influenza virus infection. Agentes antimicrobianos y quimioterapia 2010; 54(11): 4568-74.

12. Hernan MA, Lipsitch M. Oseltamivir and risk of lower respiratory tract complications in patients with flu symptoms: a meta-analysis of eleven randomized clinical trials. Enfermedades infecciosas: una publicación oficial de la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas 2011; 53(3): 277-9.

13. Lipsitch M, Hernan MA. Efecto del oseltamivir en complicaciones de las vías respiratorias inferiores tratadas con antibióticos en participantes del ensayo aleatorio con resultado positivo en las pruebas virológicas. Enfermedades infecciosas: una publicación oficial de la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas 2013; 57(9): 1368-9.

14. Dobson J, Whitley RJ, Pocock S, Monto AS. Oseltamivir treatment for influenza in adults: a meta-analysis of randomised controlled trials. Lancet 2015.

15. Louie JK, Yang S, Acosta M, et al. Treatment with neuraminidase inhibitors for critically ill patients with influenza A (H1N1)pdm09. Enfermedades infecciosas: una publicación oficial de la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas 2012; 55(9): 1198-204.

16. Muthuri SG, Venkatesan S, Miles PR, et al. Effectiveness of neuraminidase inhibitors in reducing mortality in patients admitted to hospital with influenza A H1N1pdm09 virus infection: a meta-analysis of individual participant data. Lancet Respir Med 2014: doi:10.1/S2213-600(14)70041-4.

17. Siston AM, Rasmussen SA, Honein MA, et al. Pandemic 2009 influenza A(H1N1) virus illness among pregnant women in the United States. JAMA : the journal of the American Medical Association 2010; 303(15): 1517-25.

18. Yu H, Feng Z, Uyeki TM, et al. Risk factors for severe illness with 2009 pandemic influenza A (H1N1) virus infection in China. Clinical infectious diseases : an official publication of the Infectious Diseases Society of America 2011; 52(4): 457-65.

19. Adisasmito W, Chan PK, Lee N, et al. Effectiveness of antiviral treatment in human influenza A(H5N1) infections: analysis of a Global Patient Registry. The Journal of infectious diseases 2010; 202(8): 1154-60.

20. McGeer A, Green KA, Plevneshi A, et al. Antiviral therapy and outcomes of influenza requiring hospitalization in Ontario, Canada. Enfermedades infecciosas: una publicación oficial de la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas 2007; 45(12): 1568-75.

2121. Lee N, Choi KW, Chan PK, et al. Outcomes of adults hospitalised with severe influenza. Tórax 2010; 65(6): 510-5.

22. Lee N, Cockram CS, Chan PK, Hui DS, Choi KW, Sung JJ. Antiviral treatment for patients hospitalized with severe influenza infection may affect clinical outcomes. Enfermedades infecciosas: una publicación oficial de la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas 2008; 46(8): 1323-4.

23. Gao HN, Lu HZ, Cao B, et al. Clinical findings in 111 cases of influenza A (H7N9) virus infection. The New England journal of medicine 2013; 368(24): 2277-85.

24. Chen Y, Liang W, Yang S, et al. Human infections with the emerging avian influenza A H7N9 virus from wet market poultry: clinical analysis and characterisation of viral genome. Lancet 2013; 381(9881): 1916-25.

25. Gao R, Cao B, Hu Y, et al. Human infection with a novel avian-origin influenza A (H7N9) virus. The New England journal of medicine 2013; 368(20): 1888-97.

26. Hu Y, Lu S, Song Z, et al. Association between adverse clinical outcome in human disease caused by novel influenza A H7N9 virus and sustained viral shedding and emergence of antiviral resistance. Lancet 2013.

27. Ho PL, Sin WC, Chan JF, Cheng VC, Chan KH. Severe influenza A H7N9 pneumonia with rapid virological response to intravenous zanamivir. The European respiratory journal 2014; 44(2): 535-7.

28. de Jong MD, Simmons CP, Thanh TT, et al. Fatal outcome of human influenza A (H5N1) is associated with high viral load and hypercytokinemia. Nature medicine 2006; 12(10): 1203-7.

29. de Jong MD, Tran TT, Truong HK, et al. Oseltamivir resistance during treatment of influenza A (H5N1) infection. The New England journal of medicine 2005; 353(25): 2667-72.

30. Yu L, Wang Z, Chen Y, et al. Clinical, virological, and histopathological manifestations of fatal human infections by avian influenza A(H7N9) virus. Enfermedades infecciosas: una publicación oficial de la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas 2013; 57(10): 1449-57.

31. Writing Committee of the Second World Health Organization Consultation on Clinical Aspects of Human Infection with Avian Influenza AV, Abdel-Ghafar AN, Chotpitayasunondh T, et al. Update on avian influenza A (H5N1) virus infection in humans. The New England journal of medicine 2008; 358(3): 261-73.

32. Ariano RE, Sitar DS, Zelenitsky SA, et al. Enteric absorption and pharmacokinetics of oseltamivir in critically ill patients with pandemic (H1N1) influenza. CMAJ : Canadian Medical Association journal = journal de l'Association medicale canadienne 2010; 182(4): 357-63.

33. Lee N, Hui DS, Zuo Z, et al. A prospective intervention study on higher-dose oseltamivir treatment in adults hospitalized with influenza a and B infections. Enfermedades infecciosas: una publicación oficial de la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas 2013; 57(11): 1511-9.

34. South East Asia Infectious Disease Clinical Research N. Effect of double dose oseltamivir on clinical and virological outcomes in children and adults admitted to hospital with severe influenza: double blind randomised controlled trial. Bmj 2013; 346: f3039.

35. Jittamala P, Pukrittayakamee S, Tarning J, et al. Pharmacokinetics of orally administered oseltamivir in healthy obese and non-obese Thai subjects. Agentes antimicrobianos y quimioterapia 2013.

36. Pai MP, Lodise TP, Jr. Oseltamivir and oseltamivir carboxylate pharmacokinetics in obese adults: dose modification for weight is not necessary. Agentes antimicrobianos y quimioterapia 2011; 55(12): 5640-5.

37. Thorne-Humphrey LM, Goralski KB, Slayter KL, et al. Oseltamivir pharmacokinetics in morbid obesity (OPTIMO trial). The Journal of antimicrobial chemotherapy 2011; 66(9): 2083-91.

38. Eyler RF, Heung M, Pleva M, et al. Pharmacokinetics of oseltamivir and oseltamivir carboxylate in critically ill patients receiving continuous venovenous hemodialysis and/or extracorporeal membrane oxygenation. Farmacoterapia 2012; 32(12): 1061-9.

39. Giraud C, Manceau S, Oualha M, et al. High levels and safety of oseltamivir carboxylate plasma concentrations after nasogastric administration in critically ill children in a pediatric intensive care unit. Agentes antimicrobianos y quimioterapia 2011; 55(1): 433-5.

40. Mulla H, Peek GJ, Harvey C, Westrope C, Kidy Z, Ramaiah R. Oseltamivir pharmacokinetics in critically ill adults receiving extracorporeal membrane oxygenation support. Anestesia y cuidado intensivo 2013; 41(1): 66-73.

41. Taylor WR, Thinh BN, Anh GT, et al. Oseltamivir is adequately absorbed following nasogastric administration to adult patients with severe H5N1 influenza. PloS one 2008; 3(10): e3410.

42. Eyler RF, Klein KC, Mueller BA. La farmacocinética de oseltamivir y oseltamivir carboxilato en un niño con enfermedad grave que recibe oxigenación por membrana extracorporal y hemodiálisis venovenosa continua. The journal of pediatric pharmacology and therapeutics: JPPT: el diario oficial de PPAG 2012; 17(2): 173-6.

43. Kromdijk W, Sikma MA, van den Broek MP, Beijnen JH, Huitema AD, de Lange DW. Farmacocinética de oseltamivir carboxilato en pacientes con enfermedad grave: cada paciente es único. Medicina de cuidado intensivo 2013; 39(5): 977-8.

44. Lemaitre F, Luyt CE, Roullet-Renoleau F, et al. Impact of extracorporeal membrane oxygenation and continuous venovenous hemodiafiltration on the pharmacokinetics of oseltamivir carboxylate in critically ill patients with pandemic (H1N1) influenza. Monitoreo de medicamentos terapéuticos 2012; 34(2): 171-5.

45. Whitley R, Laughlin A, Carson S, et al. Single dose peramivir for the treatment of acute seasonal influenza: integrated analysis of efficacy and safety from two placebo-controlled trials. Antiviral therapy 2014.

46. de Jong MD, Ison MG, Monto AS, et al. Evaluation of intravenous peramivir for treatment of influenza in hospitalized patients. Enfermedades infecciosas: una publicación oficial de la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas 2014; 59(12): e172-85.

47. Earhart KC, Elsayed NM, Saad MD, et al. Oseltamivir resistance mutation N294S in human influenza A(H5N1) virus in Egypt. Journal of infection and public health 2009; 2(2): 74-80.

48. Le QM, Kiso M, Someya K, et al. Avian flu: isolation of drug-resistant H5N1 virus. Nature 2005; 437(7062): 1108.

49. Baek YH, Song MS, Lee EY, et al. Profiling and characterization of influenza virus N1 strains potentially resistant to multiple neuraminidase inhibitors. Journal of virology 2015; 89(1): 287-99.

50. Hai R, Schmolke M, Leyva-Grado VH, et al. Influenza A(H7N9) virus gains neuraminidase inhibitor resistance without loss of in vivo virulence or transmissibility. Nature communications 2013; 4: 2854.

51. Li Q, Zhou L, Zhou M, et al. Epidemiology of human infections with avian influenza A(H7N9) virus in China. The New England journal of medicine 2014; 370(6): 520-32.

 Arriba

En este momento, los virus de la influenza aviar A con la capacidad de ocasionar enfermedades graves en los seres humanos incluyen los virus a continuación, que se comenzaron a detectar en aves domésticas y silvestres en los EE. UU. en diciembre de 2014:

  • Virus de la influenza aviar A (H5N2) altamente patógena
  • Virus de la influenza aviar A (H5N8) altamente patógena
  • Virus de la influenza aviar A (H5N1) altamente patógena
  • Virus de la influenza aviar A (H7N8)

Actualmente, los virus de la influenza aviar A asociados con el hecho de causar enfermedades graves en los seres humanos incluyen los siguientes:

Tipo de directrices

Virus

Resumen para médicos

Resumen de las directrices para todos los virus que tienen el potencial de causar enfermedades graves

Pruebas e informes

Directrices para todos los virus que tienen el potencial de causar enfermedades graves

Definiciones de casos

H5 de la HPAI en los Estados Unidos

Control de infección

Consulte las directrices para los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Tratamiento

Consulte las directrices para los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Quimioprofilaxis en personas expuestas a aves

Directrices para todos los virus que tienen el potencial de causar enfermedades graves

Quimioprofilaxis en el seguimiento de contactos cercanos

Consulte las directrices para los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

En este momento, los virus de la influenza aviar A con la capacidad de ocasionar enfermedades graves en los seres humanos incluyen los virus a continuación, que se comenzaron a detectar en aves domésticas y silvestres en los EE. UU. en diciembre de 2014:

  • Virus de la influenza aviar A (H5N2) altamente patógena
  • Virus de la influenza aviar A (H5N8) altamente patógena
  • Virus de la influenza aviar A (H5N1) altamente patógena
  • Virus de la influenza aviar A (H7N8)

Tipo de directrices

Virus

Resumen para médicos

Resumen de las directrices para todos los virus que tienen el potencial de causar enfermedades graves

Pruebas e informes

Directrices para todos los virus que tienen el potencial de causar enfermedades graves

Definiciones de casos

H5 de la HPAI en los Estados Unidos

Control de infección

Consulte las directrices para los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Tratamiento

Consulte las directrices para los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Quimioprofilaxis en personas expuestas a aves

Directrices para todos los virus que tienen el potencial de causar enfermedades graves

Quimioprofilaxis en el seguimiento de contactos cercanos

Consulte las directrices para los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Actualmente, los virus de la influenza aviar A asociados con el hecho de causar enfermedades graves en los seres humanos incluyen los siguientes:

Tipo de directrices

Virus

Resumen para médicos

No disponible

Pruebas e informes

Directrices para todos los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Definiciones de casos

H7N9

H5N1 de linaje asiático

Control de infección

Directrices para todos los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Tratamiento

Directrices para todos los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Quimioprofilaxis en personas expuestas a aves

Directrices para todos los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Quimioprofilaxis y seguimiento de contactos cercanos

Directrices para todos los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

Arriba