Aspectos destacados de la historia de la influenza aviar

Esta página contiene una descripción breve de los antecedentes, una línea de tiempo y un resumen de los brotes importantes de influenza aviar que se produjeron en el pasado en aves silvestres, aves de corral domésticas y personas.

Los virus de la influenza A se dividen en subtipos con base en dos proteínas en su superficie: la hemaglutinina (HA) y la neuraminidasa (NA). Hay 18 subtipos diferentes de HA (H1 a H18) y 11 subtipos diferentes de NA (N1 a N11).

Antecedentes

La primera descripción de la influenza aviar data de 1878 en el norte de Italia, cuando se describió como una enfermedad contagiosa de las aves de corral asociada a un alto nivel de mortalidad. Se la llamó la "plaga de las aves". A principios del siglo XX se determinó que la "plaga de las aves" era a causa de un virus; sin embargo, no fue hasta 1955 que se demostró que se trataba de un virus de la influenza A. En 1971 fue la primera vez que los virus de la influenza se clasificaron con base en las propiedades antigénicas de sus proteínas estructurales y superficiales: la nucleoproteína (NP) [tipo] y las proteínas hemaglutinina (HA) y neuraminidasa (NA) [subtipo], además de por la especie de origen. Llegando a 1980, los investigadores ya usaban este sistema para clasificar los virus de la influenza más allá de la especie de origen. Esa tradición para darles nombre a los virus se mantiene hasta hoy. Hacia 1981 el término "plaga de las aves" fue sustituido por un término más apropiado, influenza aviar, en el Primer Simposio Internacional sobre Influenza Aviar.

Las proteínas superficiales del virus de la influenza (HA y NA) pueden cambiar de dos maneras. Estos cambios se conocen como variaciones antigénicas menores y mayores. Los virus de la influenza cambian todo el tiempo por variaciones menores, pero las variaciones antigénicas mayores son menos frecuentes.

Los virus A de la influenza aviar además se clasifican en dos categorías: virus A de la forma altamente patógena de la influeza aviar (HPAI, por sus siglas en inglés) y virus A de la forma de baja incidencia patógena de la influenza aviar (LPAI, por sus siglas en inglés) con base en criterios específicos (características virales y mortalidad en pollos infectados en entornos experimentales1). La mayoría de los virus de la influenza aviar son de baja incidencia patógena y causan pocos signos de la enfermedad, o a veces ninguno, en aves silvestres infectadas. Los virus de la LPAI tampoco causan signos de la enfermedad o provocan síntomas leves en pollos y otras aves de corral domésticas. En contraste, los virus de la HPAI pueden causar la forma grave de la enfermedad y alta mortalidad en aves de corral infectadas, pero casi sin signos de la enfermedad en ciertas especies de aves acuáticas silvestres. Si bien la clasificación de los virus como LPAI y HPAI hace referencia a la gravedad de la enfermedad en aves de corral infectadas, ambos tipos de virus A de la influenza aviar han causado la forma grave de la enfermedad en seres humanos infectados.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.