Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Directrices provisionales para el control de infecciones en el ámbito del cuidado de salud al atender a pacientes con infección por el virus de la nueva influenza tipo A, confirmada o probable, y a pacientes en investigación, cuando la infección está asociada a un estado grave de la enfermedad.

Estas directrices corresponden al virus de la influenza aviar A (H7N9), el virus H5N1 de origen asiático y el virus H5 de la influenza aviar recientemente detectados en los Estados Unidos (H5N2, H5N8 y el nuevo virus realineado H5N1).

Esta guía incluye recomendaciones para el control de infección inicial en los entornos de cuidado de salud para pacientes que quizás estén infectados con un virus de la nueva influenza A (es decir, un virus de la influenza A que no ha estado en circulación recientemente entre los seres humanos) relacionada con enfermedad grave. Los pacientes que quizás estén infectados con los virus de la nueva influenza A y, por lo tanto, están contemplados en esta guía, incluyen casos confirmados, probables, en investigación para la detección del virus de la nueva influenza A relacionada con enfermedad grave y otros pacientes cuya información clínica y epidemiológica disponible indica un diagnóstico de infección con el virus de la nueva influenza A relacionada con enfermedad grave. En este momento, los virus de la nueva influenza A que han sido relacionados con enfermedad grave en los seres humanos incluyen: el virus de la influenza aviar A (H5N1) altamente patógena y el virus de la influenza A (H7N9).

Estas recomendaciones se actualizarán a medida que haya más información disponible sobre transmisibilidad, epidemiología, tratamiento disponible u opciones de vacunas para los virus de la nueva influenza. Estas recomendaciones provisorias se basan en información disponible actualmente y en las siguientes consideraciones:

  • Falta de una vacuna segura y efectiva disponible masivamente
  • Una posible alta tasa de morbilidad y mortalidad entre pacientes infectados
  • Pocos casos confirmados o ninguno en los Estados Unidos

Esta guía provisional recomienda llevar las medidas para el control de infecciones a un nivel superior que para la influenza estacional, según se detalla en las Estrategias para la prevención de la influenza estacional en los cuidados de la salud. Entre las diferencias importantes de esta guía para la influenza estacional se encuentran las recomendaciones en cuanto a las precauciones de contacto y para la diseminación a través del aire que incluyen un nivel más alto de equipo de protección personal para el personal de atención médica, incluso protección ocular (obligatorio) y un mayor uso de mascarillas de respiración (es decir, para todas las actividades que tengan que ver con el cuidado del paciente). En el caso de la influenza estacional, no se exige la protección para los ojos pero sí se recomienda el uso de mascarillas de respiración solo cuando se llevan a cabo procedimientos que generen aerosol en pacientes con influenza.

Tenga en cuenta que esta guía provisional complementa las precauciones para el control de la infección existentes (es decir, las precauciones estándar) que se implementan todos los días en los entornos de atención médica durante la atención de un paciente. Las precauciones estándar son fundamentales para prevenir el contagio de agentes infecciosos en todos los ámbitos de los cuidados de la salud y presuponen que cualquier persona que pueda estar infectada o tenga en su organismo microbios patógenos podría contagiar a otros en un ámbito de cuidados de la salud. Los elementos de las precauciones estándar que se aplican a los pacientes con infecciones respiratorias, incluso las provocadas por el virus de la influenza, están resumidas a continuación (por ej. higiene de manos, guantes, batas, higiene respiratoria y manejo de la tos). En este documento no se remarcan todos los aspectos de las precauciones estándar (por ej. seguridad al colocar una inyección) pero usted puede encontrarlos en la guía titulada Pautas para precauciones de aislamiento: prevención del contagio de agentes infecciosos en los ámbitos de cuidados de salud y se resumen para entornos que no son hospitales en la Guía para la prevención de infecciones para entornos ambulatorios: expectativas mínimas sobre seguridad en el cuidado de salud.

Esta guía provisional fue desarrollada por expertos en la materia de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), conforme a las guías para el control de infecciones existentes, evidencia científica y opiniones de expertos.

Definición de entorno de los cuidados de salud: los entornos incluyen, pero no se restringen a, hospitales de cuidados intensivos; centros de cuidados a largo plazo, tales como asilos de ancianos y centros de enfermería especializada; consultorios médicos; centros de atención de urgencias; clínicas para atención ambulatoria; cuidados de salud a domicilio (es decir, atención médica provista por proveedores profesionales del cuidado de la salud) y servicios médicos de emergencia. Los entornos incluyen lugares específicos dentro de los ámbitos que no son de servicios de salud, donde habitualmente se brinda la atención médica (por ej., una clínica médica dentro del lugar de trabajo o la escuela).

Definición de personal de cuidados de salud (HCP, por sus siglas en inglés): se refiere a todas las personas, con o sin goce de haberes, que trabajan en ámbitos de cuidado de salud cuyas actividades los pone en riesgo de contagiarse de infecciones respiratorias de sus pacientes. Ejemplos de esas actividades son quienes requieren tener un contacto directo o exposición al entorno de atención médica del paciente, incluyendo estar en la habitación del paciente o en una sala de clasificación o examen u otra área posiblemente contaminada, y manipular sangre, líquidos corporales, secreciones o excrementos (salvo la sudoración) o suministros médicos, equipos o superficies ambientales sucias.

Información y definición de mascarillas comunes y de respiración - Consulte el Apéndice

Elementos fundamentales para prevenir el contagio

  1. Minimizar las posibles exposiciones
    • Implementar políticas y prácticas para minimizar las exposiciones antes de llegar al entorno de cuidado de salud, al llegar y mientras el paciente afectado se encuentre en el lugar. Las medidas incluyen el examen médico inmediato y la clasificación de pacientes con síntomas, la implementación del protocolo para la higiene respiratoria y el manejo de la tos, la colocación de mascarillas comunes (ver la definición de mascarilla en el apéndice) en pacientes con síntomas apenas ingresan al establecimiento y la rápida implementación de precauciones de aislamiento, además de las precauciones estándar y de contacto. Para obtener más información sobre las maneras de minimizar las posibles exposiciones, consulte Estrategias para la prevención de la influenza estacional en entornos de cuidados de la salud.
  2. Implementar controles de ingeniería
    • Considere el diseño y la instalación de los controles de ingeniería para reducir o eliminar las exposiciones al proteger al HCP y a otros pacientes de las personas infectadas. Ejemplos de controles de ingeniería incluyen la instalación de barreras físicas como las divisiones en las áreas de triage o cortinas colocadas entre pacientes en áreas compartidas. Los controles de ingeniería también pueden ser importantes para reducir las exposiciones relacionadas a procedimientos específicos como utilizar sistemas de succión cerrados para la succión de las vías respiratorias de pacientes entubados. Otro importante control de ingeniería es garantizar que los sistemas de manejo de aire apropiados (con las direcciones, filtros, tasa de intercambio correspondientes, etc.) se instalen y mantengan en los establecimientos de cuidado de salud.
  3. Monitorear y manejar miembros enfermos y expuestos del personal de cuidados de salud
    • Se deberá aconsejar al personal de atención médica que cuide de los pacientes que se incluyen en esta guía que informe a su supervisor sobre cualquier signo o síntoma de enfermedad grave durante un periodo de 10 días después del último contacto conocido con el paciente enfermo.
      • Los centros deben considerar la posibilidad de asignar personal de atención médica que esté a cargo de estos pacientes para disminuir el riesgo de contagio y exposición a otros pacientes y al resto del personal de atención médica.
      • Los centros deberían llevar un registro de todo el personal de atención médica (por ej., médicos, personal de servicios ambientales y del servicio alimenticio) que atiende o ingresa a las salas e estos pacientes.
    • El personal de atención médica que presente algún síntoma respiratorio después de haber estado expuesto sin protección a los pacientes mencionados en esta guía no debería presentarse a trabajar. Este personal debe notificarle a su supervisor, implementar el protocolo para la higiene respiratoria y el manejo de la tos, hacerse una evaluación médica inmediata y cumplir con los días de descanso requeridos para no poner en riesgo a otras personas. En caso de haya disponible un tratamiento específico (por ej., medicamentos antivirales), se debe comenzar con ese tratamiento cuanto antes, especialmente el personal de atención médica con trastornos médicos subyacentes que pueden ponerlo en mayor riesgo de presentar complicaciones.
    • En el caso del personal de atención médica asintomático que ha estado expuesto sin protección (es decir que no usó ninguna protección respiratoria al momento del contacto), se debe considerar la posibilidad de que no asista al lugar de trabajo por 10 días para controlar si hay signos y síntomas de enfermedad respiratoria.
      • En caso de que sea necesario garantizar la contratación de personal adecuado para el establecimiento, se puede permitir que el proveedor asintomático continúe trabajando siempre y cuando esté tomando medicamentos antivirales y use una mascarilla para controlar la fuente. La mascarilla se debe usar en todo momento dentro del establecimiento de cuidado de salud si existe la posibilidad de que haya un periodo de incubación, por ej., 10 días después de la exposición. Los antivirales se deben administrar durante este mismo periodo.
        • Visite el sitio web de los CDC para obtener las recomendaciones más actualizadas sobre el uso de agentes antivirales para el tratamiento y la quimioprofilaxis. Tanto el HCP como los pacientes deben tener en cuenta que las personas tratadas con medicamentos antivirales para la influenza mantienen el virus mientras están en tratamiento. Así, el protocolo para la higiene respiratoria, la higiene de manos y el manejo de la tos debe continuar mientras dure el tratamiento.
      • Se debe recordar al personal de atención médica asintomático que continúa trabajando y que usa una mascarilla a fines de controlar la propagación (es decir, limitar el contagio de un proveedor de cuidado de salud a otro o a los pacientes) que, está al cuidado de pacientes según las precauciones para la diseminación a través del aire (por ejemplo, un paciente incluido en esta guía) cambie la mascarilla por una mascarilla de respiración con filtro N{[#2]} desechable con prueba de ajuste al rostro (sin válvula de exhalación) certificada por el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) u otra mascarilla que brinde la misma o una mejor protección contra aerosoles (es decir, el personal de atención médica no debe usar al mismo tiempo una mascarilla común y una mascarilla de respiración). Cuando ya no sea necesario usar una mascarilla de respiración, el personal de atención médica debe volver a la mascarilla común según lo requiera el control de la fuente.
    • Las instalaciones y organizaciones que prestan servicios de salud deben:
      • Implementar políticas de licencia por enfermedad para el personal de atención médica sin sanciones, flexibles y consistentes con los lineamientos de salud pública (por ej., las políticas deben permitir y alentar al personal de atención médica que quizás esté infectado a causa de los agentes contemplados en esta guía a permanecer en sus hogares, a menos que se recomiende la admisión en un hospital por cuestiones de aislamiento y tratamiento).
      • Asegurar que todo el personal de atención médica contemplado en estas políticas conozca las políticas de licencias por enfermedad.
      • Prestar a los empleados servicios de salud que:
        • Establezcan procedimientos para llevar un registro de las ausencias e identificar de inmediato el personal de atención médica que quizás presente infección a causa de los agentes contemplados en esta guía.
        • Aseguren que el personal de atención médica tendrá acceso inmediato, incluso por teléfono, a consultas médicas y tratamiento urgente, si fuera necesario.
  4. Capacitar y educar al personal de cuidados de salud
    • Brindar a todo el personal de atención médica educación y capacitación específica en relación a su tarea o trabajo sobre la prevención del contagio de agentes infecciosos, incluida una capacitación de actualización cuando se detecta un brote de enfermedad respiratoria en el centro de cuidado de salud.
  5. Garantizar la adhesión a las prácticas de control de infecciones (es decir, las precauciones estándar, más las precauciones de contacto y de diseminación a través del aire) Todo el personal de atención médica (consultar la sección 7 para conocer las medidas para personas externas al personal de atención médica) que ingrese a la habitación de los pacientes que se mencionan en esta guía debe cumplir con todo lo que se detalle a continuación:
    • Higiene de manos
      • El personal de atención médica debe efectuar la higiene de las manos antes y después del contacto con el paciente, el contacto con material potencialmente infeccioso, y antes de ponerse y luego de quitarse el equipo de protección personal, incluso los guantes. La higiene de manos en ámbitos de cuidados de salud se puede realizar con agua y jabón o gel desinfectante para manos a base de alcohol. Si las manos se ven sucias, use agua y jabón, no gel desinfectante para manos a base de alcohol.
      • Los establecimientos de servicios de salud deben garantizar que las instalaciones y los suministros para realizar la higiene de manos estén siempre disponibles para todo el personal.
    • Guantes
      • Usar guantes limpios no esterilizados al ingresar a la habitación de un paciente o área de cuidado de salud. Cambiarse los guantes si se rompen o están muy contaminados.
      • Usar guantes cada vez que se toque la piel del paciente o superficies y artículos en contacto cercano con del paciente (por ej., equipo médico, barandas de las camas, ropa blanca).
      • Sacarse y desechar los guantes de inmediato apenas se abandona la habitación del paciente o el área de cuidado de salud. Consultar la sección a continuación sobre "Usar más de un tipo de equipo de protección personal (EPP)" para conocer la secuencia recomendada de cómo quitarse el EPP.
    • Batas
      • Usar una bata limpia al ingresar al área o habitación del paciente. Cambiarse de bata en caso de que se ensucie. Quitarse y desechar la bata apenas sale de la habitación del paciente o área de cuidados.
    • Protección respiratoria
      • Usar protección respiratoria (como por ejemplo mascarillas respiratorias) que brinde como mínimo una protección como la que brindan las mascarillas con filtro N95 con prueba de ajuste certificadas por el NIOSH al ingresar a la habitación del paciente o área de cuidados. Ver la definición de mascarilla de respiración en el Apéndice.
      • Jamás debería faltar una mascarilla de respiración en su equipo de protección personal (EPP). Si se utilizan mascarillas reutilizables deberían limpiarse y desinfectarse siguiendo las instrucciones del fabricante antes de ser utilizadas. Si se utilizan mascarillas de respiración desechables, deben quitarse y desecharse al salir y cerrar la puerta de la habitación del paciente o área de cuidados.
      • La mascarilla de respiración debe usarse dentro del contexto de un programa completo de protección respiratoria, conforme con las normas de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés). (29 CFR 1 910.13). El personal debe tener la aprobación médica y debe hacer la prueba de ajuste al rostro si utiliza mascarillas de respiración con ajuste (p. ej., mascarilla desechable N95 certificada por el NIOSH) y, además, debe capacitarse en el uso de la mascarilla de respiración, desecho y extracción segura y contraindicaciones médicas para el uso de la mascarilla de respiración.
    • Protección para los ojos
      • Colocarse protección para los ojos (por ej., gafas protectoras o mascarilla) al ingresar a la habitación de un paciente o área de cuidado de salud. Quitarse y desechar la protección para los ojos apenas se abandona la habitación del paciente o área de cuidado de salud. Si se utiliza protección para los ojos reutilizable, se debe limpiar y desinfectar según las instrucciones del fabricante antes de volverla a utilizar.
    • Usar más de un tipo de equipo de protección personal (EPP)
      • Diferentes tipos de EPP se utilizan juntos para prevenir varias rutas de contagio.
      • Esta secuencia es una aproximación general a cómo colocarse el EPP: primero la bata, luego la mascarilla común o de respiración, las gafas protectoras o la mascarilla y, por último, los guantes.
      • Esta secuencia es una aproximación general a cómo quitarse el EPP: primero los guantes, luego las gafas protectoras o la mascarilla, la bata y, por último, la mascarilla común o de respiración.
      • A excepción de la mascarilla de respiración, retire el EPP en la entrada o antesala. Retire la mascarilla de respiración luego de abandonar la habitación del paciente y cerrar la puerta.
      • Seguir el protocolo de higiene de manos según se describe arriba inmediatamente antes de ponerse y después de quitarse todo el EPP.
    • Ubicar al paciente
      • Ubicar el paciente que quizás esté infectado con el virus de la nueva influenza tipo A relacionada con enfermedad grave en una sala de aislamiento contra infecciones transmitidas por el aire (AIIR, por sus siglas en inglés) que se haya construido de acuerdo a las guías actuales.
      • Si no hay una AIIR disponible, se debe transferir al paciente tan pronto como sea posible a un establecimiento con AIIR disponibles. Mientras se espera el traslado, se le debe colocar al paciente una mascarilla y aislarlo en una sala de examen con la puerta cerrada. No se debe ubicar al paciente en ninguna habitación en que el aire de la misma vuelva a circular sin pasar por filtros de aire de alta eficiencia para partículas (HEPA, por sus siglas en inglés).
      • Sólo cuando el paciente esté en una AIIR, se le puede retirar la mascarilla; si se encuentra fuera de la sala de aislamiento deberá permanecer con la mascarilla puesta. Limitar el traslado y movimiento del paciente fuera de la AIIR salvo que sea por cuestiones meramente clínicas. Mientras están fuera de la AIIR, los pacientes deberán usar una mascarilla para contener las secreciones.
      • Solo el personal esencial debería ingresar a la AIIR. Implementar políticas para el personal a fin de minimizar la cantidad de personal esencial que debe ingresar a la sala.
      • En caso de que muchos pacientes necesiten ser ubicados en una sala de aislamiento contra infecciones transmitidas por el aire, se puede considerar la posibilidad de agrupar a los pacientes que aparentemente tienen la misma infección (cohortes).
      • Una vez que el paciente deja una habitación, no se debe permitir el ingreso a esa habitación a personas sin protección, incluido el personal de atención médica, hasta que se haya renovado el aire y se hayan eliminado las partículas potencialmente infecciosas. Hay más información disponible sobre las tasas de eliminación bajo diferentes condiciones de ventilación . Además, la habitación se debería limpiar y desinfectar de forma adecuada antes de permitir el ingreso de personas sin protección. Hay más información disponible.
    • Ser prudente al realizar procedimientos que generen aerosol
      • Algunos procedimientos realizados a los pacientes contemplados en esta guía pueden generar mayores concentraciones de aerosoles infecciosos que el toser, estornudar, hablar o respirar. Estos procedimientos posiblemente coloquen al HCP y a otras personas en un mayor riesgo de exposición a la influenza. Pese a que hay pocos datos disponibles para determinar qué procedimientos están relacionados con el contagio de la influenza, algunas autoridades han incluido procedimientos que normalmente se planifican con anticipación, como la broncoscopía, inducción de esputo, intubación y extubación electiva, y las autopsias; y algunos procedimientos que ocurren a menudo en ámbitos emergentes e imprevistos y que pueden salvar vidas, como la resucitación cardiopulmonar, la entubación emergente y la succión abierta de las vías respiratorias.
      • Lo ideal es que se aplique un conjunto de medidas para reducir las exposiciones a los procedimientos que generan aerosoles cuando se realizan en pacientes con influenza presunta o confirmada. Sin embargo, es importante tener en cuenta la viabilidad, especialmente en el reto de las situaciones emergentes, en donde la rapidez en realizar un procedimiento puede ser crítica para lograr un resultado positivo.
      • Las medidas de precaución para los procedimientos que generen aerosol figuran en las Estrategias para la prevención de la influenza estacional en los ámbitos de cuidados de la salud y se reiteran a continuación:
        • Solo realizar estos procedimientos si son necesarios por razones médicas y no se pueden posponer.
        • Limitar el HCP durante el procedimiento sólo a aquellos que sean imprescindibles para la atención y la contención del paciente.
        • Realizar los procedimientos en una AIIR cuando sea posible. Esto no será posible para los procedimientos emergentes e imprevistos a menos que el paciente esté en una AIIR. Dichas salas están diseñadas para reducir la concentración de aerosoles y prevenir el escape a áreas adyacentes mediante intercambios de aire controlados y flujo de aire direccional. Son salas para un solo paciente con presión negativa en relación a áreas circundantes, y con un mínimo de 6 cambios de aire por hora (se recomiendan 12 cambios de aire por hora para construcciones nuevas o renovaciones). El aire de estas salas debe extraerse directamente hacia el exterior o puede recircular luego de una filtración a través de un filtro de partículas de aire de alto rendimiento (HEPA, por sus siglas en inglés). Las puertas de las salas deben permanecer cerradas salvo al entrar o salir de la habitación, y las entradas y salidas deben reducirse al mínimo durante e inmediatamente después del procedimiento. Las instalaciones deben monitorear y documentar el funcionamiento a presión negativa de estas salas.
        • Considerar el uso de las unidades portátiles de filtración HEPA para reducir la concentración de los contaminantes en el aire. Algunas de estas unidades pueden conectarse a los sistemas locales de ventilación (por ej. campanas, cabinas, carpas) o tener diseños que permiten ubicarlo cerca del paciente para contribuir con el control del origen del contagio; sin embargo, estas unidades no eliminan la necesidad de protección respiratoria para individuos que ingresen a la sala debido a que es posible que no todo el aire de la sala quede filtrado. Se debe evaluar la información sobre flujo de aire/desempeño de la absorción de aire de tales dispositivos.
        • El HCP deberá cumplir con las medidas de precaución de EPP que figuran en esta guía provisional (por ej., guantes, una bata y una mascarilla facial que cubra completamente el rostro o gafas protectoras, y un dispositivo de protección respiratoria equivalente a una mascarilla de respiración con filtro N95 que se ajusta al rostro o una mascarilla equivalente a la N95 [es decir, mascarilla de respiración con purificador de aire motorizado, un elastómero] durante procedimientos que generen aerosol).
        • No se debe permitir el ingreso del HCP sin protección a una sala donde se ha realizado un procedimiento que genera aerosol hasta que haya transcurrido suficiente tiempo para eliminar las partículas potencialmente infecciosas. Se encuentra disponible más información sobre las tasas de eliminación bajo diferentes condiciones de ventilación.
        • Realizar la limpieza de superficies ambientales siguiendo los procedimientos (ver sección sobre control ambiental de infecciones).
  6. Implementar el control ambiental de infecciones
    • Asegurarse de que los procedimientos de limpieza y desinfección sean llevados a cabo regularmente y de manera adecuada. Manipular la ropa sucia, los utensilios del servicio de comida y los desechos médicos conforme con los procedimientos de rutina.
    • Puede encontrar información detallada sobre el control de infecciones ambientales en ámbitos de cuidados de salud en la Guía para el control de infecciones ambientales en instalaciones de cuidados de salud y Pautas para precauciones de aislamiento:: Prevención del contagio de agentes infecciosos en los ámbitos de cuidados de salud [Sección IV.F. Cuidado del ambiente] de los CDC.
    • Los procedimientos de limpieza y desinfección estándar (por ej. con limpiadores y agua para limpiar previamente las superficies, antes de aplicar los desinfectantes a las superficies u objetos que se tocan con más frecuencia) son adecuados para un control ambiental del virus de la influenza en todos los ámbitos dentro de las instalaciones de cuidados de salud, incluso en aquellas áreas de atención a pacientes, en las cuales se realizan procedimientos que generan aerosol.
    • Además, deberá cumplirse, según el procedimiento estándar, con el manejo de la ropa de lavandería, utensilios y desechos médicos. No existen datos que indiquen que estos elementos estén asociados al contagio del virus de la influenza cuando se manejan en forma adecuada.
    • La ropa y los utensilios deben primero limpiarse y luego desinfectarse correctamente.
    • Algunos desechos patógenos se pueden designar como regulados o biopeligrosos, y requieren de un manejo especial y de métodos de desechos aprobados por las autoridades estatales.
  7. Controlar las visitas y el movimiento dentro del establecimiento
    • Implementar procedimientos para monitorear, manejar y entrenar a las visitas
    • Limitar la cantidad de visitas que pueden recibir los pacientes a personas necesarias para el bienestar emocional y el cuidado del paciente.
      • Los visitantes que hayan estado en contacto con el paciente antes y durante la hospitalización son una posible fuente del virus de la influenza para otros pacientes, los visitantes, y el personal.
    • Para las personas con síntomas respiratorios agudos, los establecimientos deben desarrollar políticas de restricción a las visitas que consideren la ubicación del paciente visitado (por ej. unidades oncológicas) y las circunstancias, como las situaciones al final de la vida, donde las exenciones a la restricción pueden considerarse a criterio del establecimiento.
    • Se deben programar y controlar las visitas a los pacientes con aislamiento para permitir:
      • El examen médico a las visitas para determinar los síntomas de enfermedad respiratoria aguda antes de ingresar al hospital.
      • Los establecimientos deben informar, antes de que las visitas ingresen a las habitaciones de los pacientes, sobre la higiene de manos, el uso de equipo de protección personal (EPP), y limitar las superficies que se tocan, según indique la actual política del establecimiento, mientras se encuentren en el lugar.
      • Los centros deberían hacer un seguimiento (p. ej., un registro) de todos los visitantes que ingresan a las habitaciones de los pacientes.
      • Los visitantes no deben estar presentes durante procedimientos que generan aerosoles.
      • Los visitantes deberán recibir instrucción y limitar sus desplazamientos dentro de las instalaciones.
      • Debería recomendarse a los visitantes expuestos que informen a su proveedor de atención médicacualquier síntoma o indicio que indique una posible enfermedad grave al menos 10 días después de la última exposición conocida a una persona enferma.
  8. Monitorear la actividad de las infecciones respiratorias graves en el establecimiento de cuidados de salud
    • Implementar mecanismos y políticas que alerten en forma inmediata al HCP acerca de un brote o aumento de la actividad de enfermedades respiratorias dentro del establecimiento.
    • Implemente procedimientos para identificar al personal de cuidados de salud (HCP) en alto riesgo y hágales un seguimiento para detectar enfermedades respiratorias agudas e instalarlos a realizar autoinformes sobre la enfermedad respiratoria aguda.
    • Póngase en contacto y colabore con las autoridades de salud pública.

Apéndice: Información adicional sobre la influenza

Información sobre las mascarillas:

  • FDA - mascarillas y mascarillas de respiración N95, FDA
  • Una mascarilla es un dispositivo desechable de ajuste suave que crea una barrera física entre la boca y nariz del que la usa y los potenciales contaminantes del ambiente en el que se encuentra. Éstas incluyen productos etiquetados como mascarillas quirúrgicas, láser, de aislamiento, dentales y para procedimientos médicos. Pueden venir acompañadas o no por una mascarilla facial. Si se la utiliza apropiadamente, una mascarilla puede ayudar a bloquear gotas de gran tamaño, salpicaduras o aspersiones, evitando que los gérmenes (virus y bacterias) lleguen a su boca y nariz. Las mascarillas pueden además reducir la exposición de otras personas a la saliva y las secreciones respiratorias. Aunque las mascarillas podrían resultar efectivas para bloquear salpicaduras y gotas de gran tamaño, una mascarilla, por su diseño, no filtra ni bloquea las pequeñas partículas del aire que podrían transmitirse mediante estornudos, tos o ciertos procedimientos médicos.
  • Las mascarillas están autorizadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) para que se utilicen como dispositivos médicos. Las mascarillas deben usarse una sola vez y luego se tiene que desechar en la basura.

Información sobre las mascarillas de respiración:

  • FDA - mascarillas y mascarillas de respiración N95, FDA
  • Una mascarilla es un dispositivo de protección personal que se coloca sobre el rostro, cubre al menos la nariz y la boca, y se utiliza para disminuir el riesgo de inhalar las partículas peligrosas transportadas por aire (incluso partículas de polvo y agentes infecciosos), gases o vapores. Las mascarillas de respiración están certificadas por el NIOSH y los CDC, y las mascarillas de respiración N95 pueden estar autorizadas o aprobadas por la FDA, como un dispositivo médico, dependiendo del uso previsto. Una mascarilla de respiración, de las que se usa con frecuencia, es la mascarilla con filtro (comúnmente llamada N95).
  • Para que funcionen adecuadamente, las mascarillas de respiración deben estar especialmente adaptadas para cada persona que usa una (ésta se llama "prueba de ajuste" y se fabrica comúnmente en el lugar de trabajo donde se utiliza la mascarilla de respiración).
  • Información del NOISH sobre las mascarillas de respiración.

En este momento, los virus de la influenza aviar A con la capacidad de ocasionar enfermedades graves en los seres humanos incluyen los virus a continuación, que se comenzaron a detectar en aves domésticas y silvestres en los EE. UU. en diciembre de 2014:

  • Virus de la influenza aviar A (H5N2) altamente patógena
  • Virus de la influenza aviar A (H5N8) altamente patógena
  • Virus de la influenza aviar A (H5N1) altamente patógena
  • Virus de la influenza aviar A (H7N8)

Actualmente, los virus de la influenza aviar A asociados con el hecho de causar enfermedades graves en los seres humanos incluyen los siguientes:

Tipo de directrices

Virus

Resumen para médicos

Resumen de las directrices para todos los virus que tienen el potencial de causar enfermedades graves

Pruebas e informes

Directrices para todos los virus que tienen el potencial de causar enfermedades graves

Definiciones de casos

H5 de la HPAI en los Estados Unidos

Control de infección

Consulte las directrices para los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Tratamiento

Consulte las directrices para los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Quimioprofilaxis en personas expuestas a aves

Directrices para todos los virus que tienen el potencial de causar enfermedades graves

Quimioprofilaxis en el seguimiento de contactos cercanos

Consulte las directrices para los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

En este momento, los virus de la influenza aviar A con la capacidad de ocasionar enfermedades graves en los seres humanos incluyen los virus a continuación, que se comenzaron a detectar en aves domésticas y silvestres en los EE. UU. en diciembre de 2014:

  • Virus de la influenza aviar A (H5N2) altamente patógena
  • Virus de la influenza aviar A (H5N8) altamente patógena
  • Virus de la influenza aviar A (H5N1) altamente patógena
  • Virus de la influenza aviar A (H7N8)

Tipo de directrices

Virus

Resumen para médicos

Resumen de las directrices para todos los virus que tienen el potencial de causar enfermedades graves

Pruebas e informes

Directrices para todos los virus que tienen el potencial de causar enfermedades graves

Definiciones de casos

H5 de la HPAI en los Estados Unidos

Control de infección

Consulte las directrices para los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Tratamiento

Consulte las directrices para los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Quimioprofilaxis en personas expuestas a aves

Directrices para todos los virus que tienen el potencial de causar enfermedades graves

Quimioprofilaxis en el seguimiento de contactos cercanos

Consulte las directrices para los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Actualmente, los virus de la influenza aviar A asociados con el hecho de causar enfermedades graves en los seres humanos incluyen los siguientes:

Tipo de directrices

Virus

Resumen para médicos

No disponible

Pruebas e informes

Directrices para todos los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Definiciones de casos

H7N9

H5N1 de linaje asiático

Control de infección

Directrices para todos los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Tratamiento

Directrices para todos los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Quimioprofilaxis en personas expuestas a aves

Directrices para todos los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Quimioprofilaxis y seguimiento de contactos cercanos

Directrices para todos los virus que se relacionan con el hecho de que ocasionan enfermedades graves

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

Arriba