Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Fabricar un virus candidato para la vacuna (CVV) correspondiente al virus de la HPAI (influenza de las aves)

Un virus candidato para la vacuna (CVV) es un virus de la influenza que ha sido preparado por los CDC o por otro socio de salud público para que pueda ser utilizado por los fabricantes de vacunas para elaborar una vacuna contra la influenza. Además de preparar los CVV para fabricar vacunas contra la influenza estacional, los CDC desarrollan a diario CVV para los nuevos virus de la influenza aviar (influenza de las aves) con potencial pandémico como parte de sus actividades de preparación para una pandemia. Algunos virus nuevos de la influenza de las aves con potencial pandémico son virus de la "influenza aviar altamente patógena" (HPAI), lo que significa que son mortales para las aves de corral domésticas, incluidos los pollos. Los datos recopilados a través de la vigilancia de la influenza animal y a nivel mundial informan acerca de qué CVV se deben elegir; entonces los expertos seleccionan los CVV contrastándolos con los virus de la influenza aviar en la naturaleza (virus del "tipo salvaje") que representan un riesgo para la salud humana.

La creación de un CVV para un nuevo virus de la influenza de las aves es un proceso que requiere múltiples pasos y que demora varios meses en completarse. Por lo general, desarrollar un CVV para la influenza aviar es más complicado que el proceso que requiere la elaboración de un CVV para la influenza estacional. El desarrollo de un CVV para la influenza aviar consta de cinco pasos, que incluye los siguientes:

  1. Producción del virus candidato para la vacuna (CVV) ;
  2. Evaluación de calidad;
  3. Determinación de la atenuación;
  4. Solicitud para excluir un agente selecto del USDA, y
  5. Distribución del CVV a los fabricantes de vacunas y otros grupos interesados.

Estos pasos se describen a continuación.

Producción del virus candidato para la vacuna (CVV)

Las vacunas contra la influenza brindan protección contra virus específicos de la influenza; por lo tanto, el primer paso para crear un CVV que actúe en contra de un virus de la influenza aviar en particular es identificar el tipo salvaje del virus de la influenza aviar que representa o puede presentar un riesgo para la salud humana.

Un CVV debe presentar dos cualidades: en primer lugar, el CVV debe tener la capacidad de desencadenar una respuesta inmunitaria protectora contra ese virus de la influenza aviar de tipo salvaje. En segundo lugar, el CVV debe estar en condiciones de desarrollarse bien en huevos. La mayoría de las vacunas actuales contra la influenza se producen con tecnología a base de huevos, lo que exige que los CVV se críen en huevos de gallina. Por esta razón, es importante que el CVV crezca bien en huevos de gallina. (Para obtener más información acerca de cómo se producen las vacunas, vea "Cómo se producen las vacunas para la influenza".) Los virus de la influenza de las aves altamente patógenos causan enfermedad grave y la muerte en aves, y destruyen los huevos de gallina. Por ello es muy difícil desarrollarlos en huevos. Además, los virus de la forma altamente patógena de la influenza aviar causan enfermedad grave y muerte en animales de ensayo de la enfermedad humana. Por consiguiente, el tipo silvestre de virus presente en la naturaleza no se puede utilizar para producir CVV porque no crece en huevos y podría resultar peligroso para la gente. Los científicos de los CDC recurren a la "genética inversa" para crear una forma atenuada (es decir debilitada o más leve) del virus de la influenza de las aves que no cause enfermedad grave en aves (para que no represente una amenaza a los intereses de los agricultores) y que además pueda desarrollarse bien en huevos de gallina (para que los fabricantes de vacunas puedan usarlos para producir vacunas).

A través de la genética inversa, los científicos de los CDC toman dos genes del virus de la influenza de las aves: la neuraminidasa (NA) y una forma modificada del gen de la hemaglutinina (HA). Combinas estos dos genes con seis genes de un virus de la influenza humana usado comúnmente que se desarrolla bien en huevos de gallina. La HA y la NA del virus de la influenza de las aves se preparan a través de la síntesis o utilizando el ARN del virus de tipo silvestre, cuando está disponible. La HA se modifica quitando la porción responsable de que el virus sea letal para las aves y los huevos de gallina, llamada "polibásico en el sitio de clivaje". El ADN preparado se introduce en las células (por lo general células "Vero" en el laboratorio) y se las deja crecer por tres días. Luego se recoge de las células y se inyecta en los huevos, para desarrollar cultivos de virus. Luego se realizan pruebas a los cultivos de virus para determinar si hay una cantidad suficiente de virus presente en los huevos, y se analiza el CVV para determinar si es apto para el desarrollo de vacunas según lo dispuesto por las exigencias regulatorias.

Un CVV se debe producir de acuerdo a los estándares de "buenas prácticas de laboratorio" (GLP, por sus siglas en inglés) de la FDA para productos biológicos de uso en humanos. Las GLP son un sistema de calidad relacionado con el proceso organizativo y las condiciones bajo las cuales se planifica, realiza, monitorea, registra, archiva en informa el desarrollo de vacunas, según las pautas de la FDA.

En situaciones ideales, el virus atenuado resultante al final de este proceso es un virus antigénicamente "como" el tipo silvestre del virus de la influenza de las aves. Este virus debería estimular la respuesta inmunitaria deseada y desarrollarse bien en huevos de gallina.

 Arriba

Evaluación de calidad

Una ves que el CVV se creó a través de la genética inversa y se desarrolló en huevos (es decir, se rescató), el CVV atraviesa una serie de pruebas como parte del control de calidad. Estos pasos se enumeran y describen a continuación.

  • Verificación de la secuencia genética
    Expertos en influenza verifican que el CVV producido sea genéticamente estable y no haya sufrido ningún cambio o mutación no buscados. Se utilizan RCP y secuencia completa de genoma para garantizar que el CVV sea lo más parecido posible al tipo silvestre el virus de la influenza de las aves contra el que debe proteger.
  • Pruebas de impureza
    Expertos en influenza verifican que el CVV no contenga bacterias ni hongos.
  • Prueba de exclusividad
    Se evalúa el CVV para garantizar no solo que contenga el virus para el que fue creado sino que además no esté mezclado con otros virus.
  • Prueba de ensayo de placa dependiente de la tripsina
    El "ensayo de placa dependiente de la tripsina" es una prueba de laboratorio que garantiza que el sitio polibásico de clivaje (es decir, la porción del virus que lo hace letal para las aves de corral y los huevos de gallina) haya desaparecido.
  • Prueba de letalidad embrionaria
    Esta prueba confirma que el CVV no mata los embriones de pollos. Es una exigencia para la producción de vacunas en huevos.
  • Caracterización antigénica
    Los CDC utilizan la prueba de inhibición de la hemaglutinina (HI) para la caracterización antigénica de los CVV, para garantizar que sea antigénicamente similar al virus de la influenza de las aves para el cual fue diseñada con el objetivo de brindar protección contra el mismo. La similitud antigénica en esta instancia significa que los anticuerpos producidos en respuesta al CVV también reconocerán y apuntarán al tipo silvestre correspondiente del virus de la influenza de las aves.

 Arriba

Determinación de la atenuación

Después de las pruebas de control de calidad, el CVV atraviesa una serie de pruebas en animales cuyo fin es confirmar que el cultivo de virus resultante está atenuado (es decir, que es más leve o está debilitado). Para conocer el grado de atenuación se debe probar en pollos y hurones. Los pasos específicos se describen a continuación:

  • Prueba de patogenicidad en pollos
    Se inocula el CVV a los pollos y se los observa para verificar que no se enfermen ni mueran. Esta prueba permite verificar que el CVV no sea altamente patógeno para aves de corral domésticas. Esto implica que el CVV no afectará los intereses de los agricultores y se puede utilizar de manera segura durante la producción con huevos. Un colaborador externo, como el Southeastern Poultry Research Laboratory (SEPRL) del Departamento de Agricultura de los EE. UU. (USDA, por sus siglas en inglés) lleva adelante las pruebas de patogenicidad en pollos. Luego comparten los resultados de estas pruebas con los CDC.
  • Pruebas de patogenicidad en hurones
    También se inocula CVV a hurones y se los observa para verificar que no los enferme gravemente. Los virus de la influenza infectan y enferman a los hurones de una manera similar a la que lo hacen en los seres humanos, por eso en general se utilizan hurones como modelo para inferir las características de la influenza así como la forma de transmisión en las personas.

Este es el paso final para garantizar que el CVV fue atenuado correctamente y que es seguro para aves y mamíferos.

 Arriba

Solicitud para quitar el CVV de la lista de agentes selectos del USDA

Luego se presenta una solicitud al USDA para que se excluya al CVV de la lista de "agentes selectos". Ciertos agentes biológicos o toxinas que tienen el potencial de representar una amenaza grave a la salud y seguridad públicas se designan como "agentes selectos". (Para obtener más información sobre los agentes selectos, vea el sitio web del Programa Federal de Agentes Selectos). Los virus de la influenza de las aves altamente patógenos son agentes selectos, por lo que un CVV hecho a partir de uno de estos virus se trata como agente selecto hasta que el USDA otorga la exclusión. Esto es necesario para que el CVV pueda entregarse a los fabricantes de vacunas contra la influenza. Para obtener la exclusión del listado de agentes selectos del USDA, los CDC preparan y envían la documentación correspondiente al USA, que incluye todos los datos de verificación de la atenuación del virus. Luego el USDA revisa la solicitud y decide si el CVV puede ser excluido del listado de agentes selectos.

 Arriba

Distribución a fabricantes de vacunas y otros grupos interesados

El paso final es enviar el CVV. El CVV se comparte con otros centros que colaboran con la Organización Mundial de la Salud (OMS), Laboratorios esenciales de regulación (ERL, siglas en inglés) y fabricantes de vacunas.

 Arriba

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA