Directrices provisionales de los CDC para los trabajadores de granjas porcinas comerciales: prevención de la diseminación de los virus de influenza A

Estas directrices se emiten con el objetivo de prevenir la diseminación de los virus de la influenza de personas a cerdos y viceversa. Estas recomendaciones están dirigidas a aquellas personas que trabajan con cerdos en ámbitos destinados a la producción comercial (granjas). Las siguientes recomendaciones provisionales se indican porque son consideradas precauciones óptimas para proteger a los trabajadores expuestos a cerdos con infección de influenza posible o confirmada en instalaciones que se utilizan para la producción Y para proteger a los cerdos de las personas con influenza.

Antecedentes

Los virus de la influenza A que circulan entre los cerdos son diferentes de los virus de la influenza que circulan entre los seres humanos. Los brotes de influenza en cerdos causados por los virus de influenza porcina de tipo A son comunes. Además, los cerdos son particularmente susceptibles a las infecciones por virus de la influenza de origen humano, porcino y aviar. Como consecuencia, los cerdos también pueden servir como hospedadores en el cual los virus de influenza de diferentes especies pueden cambiar al reagruparse si un cerdo es infectado por uno o más virus de la influenza A de forma simultánea. (Los cerdos solo pueden infectarse con los virus de la influenza A). El realineamiento es un proceso en el cual los virus de influenza intercambian genes durante su replicación. El nuevo virus de la influenza A híbrido resultante puede ser altamente contagioso entre animales y personas, lo que puede ocasionar una pandemia de influenza.

El contagio de influenza de una especie a otra, entre humanos y cerdos, ocurre con mayor frecuencia cuando la persona se encuentra en contacto cercano con los cerdos como en el caso de los corrales de producción porcina. Minimizar el contagio de los virus de influenza entre cerdos y personas puede proteger la salud de los trabajadores de la industria porcina y proteger la salud pública y la de los animales.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades coordinan la vigilancia de la influenza entre seres humanos junto con departamentos de salud estatales, locales y territoriales.

El Servicio de Inspección Sanitaria de Animales y Plantas del USDA coordina la vigilancia de la influenza entre cerdos a través del Programa Nacional de Vigilancia del Virus de la Influenza Porcina (SIV). Hay más información disponible sobre vigilancia de la influenza porcina, incluido el Manual de prácticas de producción porcina, en Vigilancia de la influenza en cerdosExterno.

 Arriba

Cómo reconocer los signos de la influenza en cerdos

Las personas que trabajan con cerdos deben recibir capacitación para reconocer los signos de la influenza en estos animales. Por lo general, la enfermedad es leve y los cerdos infectados pueden presentar una combinación de signos. los signos de la influenza en cerdos pueden incluir los siguientes:

  • aparición repentina de fiebre
  • letargo, falta de actividad
  • dejar de comer (poco apetito)
  • tos (tos perruna)
  • secreción nasal u ocular, ojos rojos e inflamados
  • estornudos
  • dificultades para respirar

Si los cerdos muestran estos signos, aunque sean leves, deben recibir atención veterinaria adecuada y las personas que trabajan o tienen contacto cercano con cerdos enfermos deben tomar medidas preventivas.

 Arriba

Cómo prevenir el contagio de los virus de influenza porcina de cerdos a personas

Se cree que los virus de la influenza se contagian de cerdos enfermos a personas, principalmente a través de grandes cantidades de partículas en forma de gotas que expulsa un cerdo enfermo al toser o estornudar y que se encuentra en contacto cercano con una persona. Además, la evidencia indirecta sugiere que los virus de la influenza porcina pueden transmitirse a personas a través del contacto con cerdos enfermos o superficies recientemente contaminadas con virus de la influenza porcina (por ejemplo, tocar cerdos o trabajar con materiales contaminados con secreciones o heces de cerdos, y luego tocarse las membranas mucosas). Una tercera manera de contagio posible es mediante la inhalación de partículas pequeñas que contienen virus de la influenza porcina. No se conoce del todo aún cuáles son los aportes relativos que estas tres vías de contagio tienen en cuanto a la diseminación de los virus de la influenza porcina.

Control básico de la infección para la prevención de los virus de influenza porcina de cerdos a personas:

  • Los trabajadores deben poner en práctica las recomendaciones para el uso del equipo de protección para el personal (EPP).
  • Se debe practicar la higiene de manos después de estar en contacto con animales o sus entornos, con equipos y superficies posiblemente contaminados con los virus de la influenza porcina, y después de quitarse los equipos de protección personal (EPP) o la ropa posiblemente contaminada. Una buena higiene de manos consiste en lavarse con agua y jabón durante 20 segundos o utilizar otro procedimiento de desinfección de manos estándar, como se especifica en las pautas de respuesta ante el brote del gobierno estatal o la industria para reducir la posibilidad del contagio del virus de la influenza y otros patógenos. Los trabajadores deben evitar tocarse o frotarse los ojos, la nariz y la boca cuando estén trabajando con los cerdos.
  • El uso en cerdos de la vacuna contra la influenza que resulta efectiva contra las cepas que están circulando entre cerdos puede reducir los riesgos de influenza en cerdos y posiblemente el riesgo que tienen las personas de contraer los virus de la influenza porcina. Sin embargo, debido a que pueden estar circulando simultáneamente múltiples cepas de los virus de la influenza porcina en la población porcina estadounidense y que las vacunas en cerdos no son 100 % efectivas, la vacunación de los cerdos no descarta el riesgo de contagio humano con los virus de influenza porcina.
Equipos de protección personal (EPP)

Se debe exigir a las personas que trabajan con cerdos el uso de EPP siempre que vayan a estar en contacto con los cerdos que posiblemente hayan contraído los virus de influenza porcina. Poner en práctica las recomendaciones del uso de EPP podría disminuir la exposición del trabajador a los virus de influenza porcina del tipo A y podría reducir las posibilidades de sacar materiales contaminados fuera del corral o del lugar de trabajo. Se les debe ofrecer a los trabajadores el EPP adecuado y las instrucciones y capacitación para el uso y cuidado del EPP. El EPP debe incluir mascarillas de respiración con prueba de ajuste a fin de disminuir la exposición a partículas pequeñas que pueden contener virus de influenza. (1). Las mascarillas de respiración aprobadas por el Instituto Nacional para la Seguridad y la Salud Ocupacional (NIOSH, por sus siglas en inglés) son el único tipo que ha demostrado proteger a los trabajadores contra los riesgos generales por inhalación.

Las personas que trabajan en contacto con cerdos deben poner en práctica lo siguiente:

  • Usar ropa de protección, preferiblemente prendas exteriores o mamelucos desechables que se laven en el trabajo después de cada uso. Para minimizar el riesgo de sofocamiento por calor, use ropa ligera debajo de la ropa de protección cuando sea apropiado.
  • Usar botas de goma o poliuretano que se puedan limpiar y desinfectar o cubiertas de protección para zapatos que sean desechables.
  • Usar guantes desechables hechos de nitrilo o vinilo ligero o guantes de trabajo hechos de goma resistente que puedan desinfectarse.
    • Para protegerse de una dermatitis, la cual puede aparecer como resultado de una exposición prolongada de la piel a la humedad de los guantes a causa de la transpiración, use guantes finos de algodón dentro de los guantes exteriores.
    • Cambiar los guantes en caso de que se rompan o se dañen de cualquier otra forma.
    • Sacarse los guantes inmediatamente después de usarlos y antes de tocar cualquier objeto no contaminado o superficie ambiental.
    • Quitarse los guantes desechables dándolos vuelta de adentro hacia afuera en la mano y arrojarlos a la basura después de usarlos.
    • Lavarse las manos después de sacarse los guantes y otros EPP.
  • Usar gafas de seguridad para proteger las membranas mucosas de los ojos.
  • Usar las mascarillas de respiración con filtro, desechables certificadas por NIOSH (por ejemplo: las mascarillas de respiración con filtro N-95) o un nivel superior de protección (por ejemplo: las mascarillas de respiración con filtro P-100 o N-100). Estos niveles de protección respiratoria ya debería estar siendo utilizado en las operaciones con cerdos debido a otros riesgos que existen en el entorno (por ejemplo: el polvo). Los trabajadores deben realizar la prueba de ajuste del modelo de mascarilla de respiración que utilizarán y también conocer cómo verificar el cierre hermético de la mascarilla. Aquellos trabajadores que no puedan usar las mascarillas de respiración con filtro desechables certificadas por NIOSH por tener vello facial u otras limitaciones que le impiden ajustar la mascarilla, debe usar una mascarilla de respiración con purificador de aire motorizado de ajuste flojo (PAPR, por sus siglas en inglés) acondicionada con filtros de alta eficiencia.
  • Usar protectores de cabeza o cabello ligeros que sean desechables para evitar la contaminación del cabello en caso de que no estén creadas las condiciones para ducharse.
  • Deshacerse del EPP desechable adecuadamente, así como limpiar y desinfectar el EPP no desechable según se especifica en las pautas de respuesta ante brotes, del gobierno del estado, la industria o el USDA (por ejemplo: la ropa no desechable debe lavarse diariamente o después de cada uso).
  • Hacer valer las medidas y prácticas de bioseguridad para evitar el paso de agentes infecciosos de un establecimiento porcino a otro. Puede encontrar más información sobre el uso de desinfectantes y una lista de productos antimicriobianos registrados para usar contra los virus de la influenza en el sitio web de la Agencia de Protección Ambiental.Externo.
  • Ducharse, si están creadas las condiciones para ello, en un área limpia después de terminar el turno de trabajo. Si no están creadas las condiciones, los trabajadores deben cambiarse y usar ropa limpia después de terminar su jornada. Lavar la ropa de los trabajadores en el lugar de trabajo o colocarlas en una bolsa plástica para lavarse por separado de la ropa de la familia que no se usa para trabajar.
  • Lavarse bien las manos durante 20 segundos con jabón y agua después de quitarse cualquier EPP y/o haber estado en contacto con animales infectados o superficies posiblemente contaminadas.

1Las mascarillas de respiración deben usarse dentro del contexto de un programa de protección respiratoria, tal como se exige en la norma sobre protección respiratoria de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (29 CFR 1 910.13). Esto incluye capacitación, evaluación médica y prueba de ajuste para garantizar una selección y uso adecuados de las mascarillas de respiración certificadas por NIOSH. Para que funcionen de manera efectiva, las mascarillas de respiración deben ajustarse perfectamente al rostro de quien las usa. Puede acceder a información detallada sobre programas de protección respiratoria en OSHAExterno y Página de los CDC sobre mascarillas de respiración.

 Arriba

Vigilancia y monitoreo de la salud de los trabajadores

Instruir a los trabajadores para que presten atención a los signos y síntomas de enfermedades similares a la influenza durante 7 días después de haber estado expuestos a cerdos con influenza presunta o confirmada. Los signos y síntomas de la enfermedad provocada por el virus de la influenza porcina del tipo A en personas son similares a los de la influenza estacional. Estos síntomas incluyen fiebre, tos, dolor de garganta, secreción o congestión nasal,dolores corporales, dolor de cabeza, escalofríos, fatiga y posibles vómitos o diarrea.

Los empleadores deben considerar la posibilidad de hacer los arreglos necesarios para un seguimiento y tratamiento médico adecuado de manera tal que los trabajadores enfermos puedan tomar las siguientes medidas:

  • Informar a su supervisor y al representante de salud y seguridad de su empleador que están enfermos.
  • Buscar atención médica
    • El empleador debe gestionar los cuidados de salud y debe informar al proveedor de atención médica de la reciente exposición del trabajador a los cerdos.
    • El proveedor de atención médica decidirá si se requiere alguna prueba. Puede ser un hisopado nasofaríngeo (el cual es mejor hacerlo dentro de los primeros 4 a 5 días de contraer la enfermedad para que sean mayores las probabilidades de diagnosticar con precisión la influenza) para los exámenes de la influenza.
    • El proveedor de servicios médicos puede recetar un medicamento antiviral para tratar la influenza, el cual debe administrarse durante cinco días. Los medicamentos antivirales para tratar la influenza dan un mejor resultado si se comienza a administrarlos en cuanto aparece la enfermedad, lo ideal sería dentro de los 2 días.
  • Evitar los viajes y limitar el contacto con otras personas y cerdos tanto como sea posible. Permanecer en el hogar durante al menos 24 horas después de que la fiebre haya desaparecido (sin utilizar medicamentos para bajar la fiebre), excepto para buscar cuidados de salud o para otras necesidades.
  • Practicar adecuadamente el protocolo de higiene respiratoria y de higiene de manos para disminuir el riesgo de contagio del virus de la influenza porcina a los contactos directos.
    • Cubrirse la boca y nariz con un pañuelo desechable al toser o estornudar y arrojar el pañuelo usado en un cesto de basura.
    • Si no dispone de pañuelos desechables, tosa o estornude cubriéndose la boca con el ángulo interno del codo.
    • Lavarse siempre las manos después de toser o estornudar.
    • Hay más información sobre el protocolo para la higiene adecuada tanto respiratoria como de manos en la página web de los CDC “Cúbrase la boca al toser”..

Los profesionales clínicos que atienden a pacientes con signos y síntomas consecuentes con la influenza y que han tenido alguna exposición a los cerdos deben consultar con sus departamentos de salud locales o estatales para coordinar las pruebas para los virus de la influenza porcina. Para obtener más información sobre las pruebas para la influenza, visite Descripción clínica y diagnóstico en laboratorio de la influenza de los CDC.

 Arriba

Personas que corren mayor riesgo de presentar complicaciones por la influenza

Existen determinados grupos de personas que tienen un mayor riesgo de enfermarse gravemente de influenza estacional y, también se considera que corren un mayor riesgo de desarrollar complicaciones por el virus de la influenza porcina del tipo A. Estos grupos incluyen a los niños menores de 5 años (pero en especial los niños menores de 2 años), las personas de 65 años de edad en adelante y las mujeres embarazadas. También incluyen a personas de cualquier edad que padecen ciertas afecciones médicas tales como enfermedades pulmonares crónicas, incluyendo el asma o enfermedades cardiovasculares, hepáticas, hematológicas, neurológicas o trastornos metabólicos tales como diabetes y personas inmunosuprimidas (incluso aquellas inmunosuprimidas debido a medicamentos o por el VIH). Las personas en estos grupos pueden optar por solicitar una reasignación temporal para desarrollar tareas de menor riesgo para evitar el contacto directo con animales durante los brotes de influenza presunta o confirmada en piaras de cerdos.

 Arriba

Administración de medicamentos antivirales contra la influenza

El sitio web de los CDC brinda directrices adicionales dirigidas a médicos sobre el tratamiento antiviral y la quimioprofilaxis para la influenza. Se pueden utilizar medicamentos antivirales contra la influenza para el tratamiento de la misma, incluyendo la influenza causada por el contagio con virus de la influenza porcina en humanos.

La quimioprofilaxis puede tenerse en cuenta para los trabajadores en contacto directo con cerdos con influenza confirmada. La quimioprofilaxis consiste en tomar un medicamento antiviral diariamente durante el periodo de tiempo que el trabajador está expuesto a los cerdos enfermos y durante 5-7 días luego de la última exposición conocida.

 Arriba

Cómo prevenir la diseminación de los virus de la influenza de trabajadores a cerdos

Ocasionalmente, los virus de la influenza estacional se contagia de personas enfermas a cerdos. Por lo tanto, se debe instruir a los trabajadores sobre la necesidad de prevenir la diseminación de los virus de la influenza de personas enfermas a cerdos. Además, los trabajadores deben estar capacitados para identificar los signos y síntomas similares a los de la influenza en humanos. Estos síntomas incluyen fiebre, tos, dolor de garganta, secreción o congestión nasal,dolores corporales, dolor de cabeza, escalofríos, fatiga y posibles vómitos o diarrea. Un trabajador al que se le diagnostique influenza, tenga síntomas similares a los de la influenza o informe estar en contacto con otras personas que presentan síntomas similares (según se menciona anteriormente), debe evitar el contacto con cerdos. Si el trabajador es esencial para realizar una operación y debe ingresar a las instalaciones, se le debe hacer cumplir el uso de mascarillas de respiración sin válvulas N95 debidamente ajustadas, guantes y otros equipos de protección personal (EPP) mientras permanece en la granja. También se deben aplicar las medidas y prácticas de bioseguridad (por ejemplo: los procedimientos de ducharse dentro o fuera de la instalación, los EPP, los productos desinfectantes para pies) para evitar la introducción de agentes infecciosos en una operación porcina. Las recomendaciones de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) están disponibles en una hoja informativa titulada Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA): La influenza en los trabajadores y los cerdos: guía para los granjeros comerciales y criadores de cerdos Cdc-pdf[1.6 MB, 2 páginas]Externo.

 Arriba

Vacunación contra la influenza de los trabajadores de la industria porcina

Los CDC recomiendan que todas las personas de 6 meses y mayores se vacunen contra la influenza estacional todos los años. Esto es especialmente importante para las personas que tienen mayor riesgo de presentar complicaciones por la influenza y para los contactos familiares de esas personas. Es probable que la vacuna contra la influenza estacional no proteja contra el contagio de virus de la influenza porcina del tipo A ya que estos pueden ser muy diferentes de los virus de la influenza A que contiene la vacuna para seres humanos. Sin embargo, es importante que las personas que trabajan en contacto con cerdos se vacunen contra la influenza (independientemente de si tienen o no una afección de alto riesgo) a fin de disminuir el riesgo de contagio de personas enfermas a cerdos. Asimismo, la vacunación de los trabajadores contra la influenza estacional puede llegar a reducir las probabilidades de las personas y los cerdos de contagiarse los unos a los otros con los virus de la influenza humana y porcina. Estas infecciones dobles pueden ocasionar una reagrupación genética de dos virus diferentes de la influenza A y producir un nuevo virus de influenza A con combinación distinta de genes y que podría convertirse en una preocupación importante para la salud pública. Los empleadores deben considerar la posibilidad de que los trabajadores que desempeñan tareas que tengan que ver con los cerdos accedan todos los años a la vacunación contra la influenza estacional de acuerdo con las recomendaciones para la población en general a fin de Prevenir la influenza estacional mediante la vacunación.

 Arriba

Referencias

Adiego Sancho B, Omenaca Teres M, Martinez Cuenca S, Rodrigo Val P, Sanchez Villanueva P, Casas I, Pozo F, Perez Brena P. Human case of swine influenza A (H1N1), Aragon, Spain, November 2008. Euro Surveill. 2009 Feb 19;14(7). pii: 19120.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Dos niños infectados con el virus de influenza porcina A (H3N2)--Indiana y Pensilvania, julio-agosto del 2011. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR), 9 de septiembre de 2011;60(35):1213-5.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Contagio limitado entre humanos con el nuevo virus de la influenza tipo A (H3N2) - Iowa, noviembre del 2011. Informe MMWR; 23 de noviembre del 2011 /60(informe);1-3.

Cox CM, Neises D, Garten RJ, Bryant B, Hesse RA, Anderson GA, Trevino-Garrison I, Shu B, Lindstrom S, Klimov AI, Finelli L. Swine influenza virus A (H3N2) infection in human, Kansas, USA, 2009. Emerg Infect Dis. 2011 Jun;17(6):1143-4.

Dawood FS, Dong L, Liu F, Blau DM, Peebles PJ, Lu X, Wagers L, Oakland B, Zielenski M, Daly R, Horan V, Swenson SL, Schmitt BJ, Hancock K, Katz JM, Bridges C, Kightlinger L, Finelli L. A pre-pandemic outbreak of triple-reassortant swine influenza virus infection among university students, South Dakota, 2008. J Infect Dis. 2011 Oct 15;204(8):1165-71.

Forgie SE, Keenliside J, Wilkinson C, Webby R, Lu P, Sorensen O, Fonseca K, Barman S, Rubrum A, Stigger E, Marrie TJ, Marshall F, Spady DW, Hu J, Loeb M, Russell ML, Babiuk LA. Swine outbreak of pandemic influenza A virus on a Canadian research farm supports human-to-swine transmission. Clin Infect Dis. 2011 Jan 1;52(1):10-8.

Garten RJ, Davis CT, Russell CA, Shu B, Lindstrom S, Balish A, Sessions WM, Xu X, Skepner E, Deyde V, Okomo-Adhiambo M, Gubareva L, Barnes J, Smith CB, Emery SL, Hillman MJ, Rivailler P, Smagala J, de Graaf M, Burke DF, Fouchier RA, Pappas C, Alpuche-Aranda CM, López-Gatell H, Olivera H, López I, Myers CA, Faix D, Blair PJ, Yu C, Keene KM, Dotson PD Jr, Boxrud D, Sambol AR, Abid SH, St George K, Bannerman T, Moore AL, Stringer DJ, Blevins P, Demmler-Harrison GJ, Ginsberg M, Kriner P, Waterman S, Smole S, Guevara HF, Belongia EA, Clark PA, Beatrice ST, Donis R, Katz J, Finelli L, Bridges CB, Shaw M, Jernigan DB, Uyeki TM, Smith DJ, Klimov AI, Cox NJ. Antigenic and genetic characteristics of swine-origin 2009 A(H1N1) influenza viruses circulating in humans. Science. 2009 Jul 10;325(5937):197-201.

Gray GC, McCarthy T, Capuano AW, Setterquist SF, Olsen CW, Alavanja MC. Swine workers and swine influenza virus infections. Emerg Infect Dis. 2007 Dec;13(12):1871-8.

Gray GC, Baker WS. The importance of including swine and poultry workers in influenza vaccination programs. Clin Pharmacol Ther. 2007 Dec;82(6):638-41.

Gray GC, Baker WS. Editorial commentary: the problem with pigs: it's not about bacon. Clin Infect Dis. 2011 Jan 1;52(1):19-22. Karasin AI, Carman S, Olsen CW. Identification of human H1N2 and human-swine reassortant H1N2 and H1N1 influenza A viruses among pigs in Ontario, Canada (2003 to 2005). J Clin Microbiol. 2006 Mar;44(3):1123-6.

Myers KP, Olsen CW, Setterquist SF, Capuano AW, Donham KJ, Thacker EL, Merchant JA, Gray GC. Are swine workers in the United States at increased risk of infection with zoonotic influenza virus? Clin Infect Dis. 2006 Jan 1;42(1):14-20.

Myers KP, Olsen CW, Gray GC. Cases of swine influenza in humans: a review of the literature. Clin Infect Dis. 15 de abril de 2007;44(8):1084-8.

Newman AP, Reisdorf E, Beinemann J, Uyeki TM, Balish A, Shu B, Lindstrom S, Achenbach J, Smith C, Davis JP. Human case of swine influenza A (H1N1) triple reassortant virus infection, Wisconsin. Emerg Infect Dis. 2008 Sep;14(9):1470-2.

Neumann G, Noda T, Kawaoka Y. Emergence and pandemic potential of swine-origin H1N1 influenza virus. Nature. 2009 Jun 18;459(7249):931-9.

Novel Swine-Origin Influenza A (H1N1) Virus Investigation Team, Dawood FS, Jain S, Finelli L, Shaw MW, Lindstrom S, Garten RJ, Gubareva LV, Xu X, Bridges CB, Uyeki TM. Emergence of a novel swine-origin influenza A (H1N1) virus in humans. N Engl J Med. 2009 Jun 18;360(25):2605-15.

Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA): La influenza en los trabajadores y los cerdos: guía para los granjeros comerciales y criadores de cerdos Cdc-pdf[1.6 MB, 2 páginas]Externo

Ramirez A, Capuano AW, Wellman DA, Lesher KA, Setterquist SF, Gray GC. Preventing zoonotic influenza virus infection. Emerg Infect Dis. 2006 Jun;12(6):996-1000.

Shinde V, Bridges CB, Uyeki TM, Shu B, Balish A, Xu X, Lindstrom S, Gubareva LV, Deyde V, Garten RJ, Harris M, Gerber S, Vagasky S, Smith F, Pascoe N, Martin K, Dufficy D, Ritger K, Conover C, Quinlisk P, Klimov A, Bresee JS, Finelli L. Triple-reassortant swine influenza A (H1) in humans in the United States, 2005-2009. N Engl J Med. 2009 Jun 18;360(25):2616-25.

Shu B, Garten R, Emery S, Balish A, Cooper L, Sessions W, Deyde V, Smith C, Berman L, Klimov A, Lindstrom S, Xu X. Genetic analysis and antigenic characterization of swine origin influenza viruses isolated from humans in the United States, 1990-2010. Virology. 2011 Nov 10. [publicación electrónica previa a la edición impresa]

Terebuh P, Olsen CW, Wright J, Klimov A, Karasin A, Todd K, Zhou H, Hall H, Xu X, Kniffen T, Madsen D, Garten R, Bridges CB. Transmission of influenza A viruses between pigs and people, Iowa, 2002-2004. Influenza Other Respi Viruses. 2010 Nov;4(6):387-96. doi: 10.11/j.1750-2659.2010.00175.x. Epub 2010 Oct 8.

Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Vigilancia del virus de la influenza en la visión general del programa de industria porcina para veterinarios Cdc-pdf[1.9 MB, 2 páginas]Externo.

 Arriba

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.