Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Mujeres embarazadas y la vacunación contra la influenza, encuesta de panel por Internet, Estados Unidos, noviembre del 2015

Figura 1.

Figura 1. Cobertura de vacunación contra la influenza antes y durante el embarazo, en mujeres que estuvieron embarazadas para principios de noviembre y mediados de abril entre las temporadas de influenza 2010-11 y 2015-16, encuesta de panel por Internet, Estados Unidos

La influenza puede causar enfermedades graves a las embarazadas y, por consiguiente, provocar el parto antes de tiempo y aumentar el riesgo de hospitalización e incluso la muerte (1).

La mejor manera en que las embarazadas pueden protegerse de la influenza es recibiendo la vacuna inyectable contra la influenza (1). Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el Colegio Estadounidense de Obstetricia y Ginecología, el Colegio Estadounidense de Enfermeras Parteras y la Academia Estadounidense de Médicos de Familia recomiendan la vacuna inyectable contra la influenza a todas las mujeres que están o estarán embarazadas durante la temporada de influenza, sin importar el trimestre (13).

Los bebés menores de 6 meses corren un alto riesgo de desarrollar complicaciones graves por la influenza, pero son demasiado pequeños para ser vacunados (4). Los bebés cuyas madres recibieron la vacuna inyectable contra la influenza durante el embarazo corren un riesgo menor de contraer la influenza y de ser hospitalizados por cuestiones relacionadas con la enfermedad durante los primeros 6 meses de vida (1-2,56).

La cobertura de vacunación entre las embarazadas aumentó en la temporada 2009-10, pero se mantuvo relativamente estable desde entonces.

  • Antes de la temporada 2009-10, la cobertura de vacunación contra la influenza entre las embarazadas al momento de realizar la entrevista estaba por debajo del 30 %, según los cálculos de la Encuesta Nacional sobre Salud (NHIS) y del Sistema de vigilancia de factores de riesgo en el comportamiento (BRFSS) (78).
  • Durante la temporada de influenza 2009-10, el 38 % de las mujeres que estuvieron embarazadas durante la temporada se vacunó antes o durante el embarazo, según los cálculos del BRFSS; el 32,1 %, según los cálculos de la Encuesta Nacional sobre la Influenza (NHFS) H1N1 2009; y el 47,1 % de las mujeres que dieron a luz a bebés con vida, según los cálculos del Sistema de Monitoreo de Evaluación de Riesgos en el Embarazo (PRAMS)(810).
  • La cobertura de vacunación se ha mantenido relativamente estable desde la temporada de influenza 2012-13. La cobertura de vacunación entre las mujeres vacunadas antes o durante el embarazo según los cálculos de las encuestas de panel por Internet fue del 43,9 % en la temporada de influenza 2010-11, del 43,2 % en la temporada 2011-12, del 50,5 % en la temporada 2012-13, del 52,2 % en la temporada 2013-14 y del 50,3 % en la temporada 2014-15 (11).

Para poder calcular la cobertura de vacunación contra la influenza de principios de noviembre del 2015, los CDC analizaron los datos de vacunación arrojados por una encuesta de panel por Internet que se realizó entre el 29 de octubre y el 5 de noviembre del 2015, entre mujeres que estuvieron embarazadas en algún momento a partir de agosto de 2015. Los resultados de esta encuesta brindan información que se utilizará en las campañas de vacunación durante la Semana nacional de la vacunación contra la influenza (6 al 12 de diciembre del 2015). Este informe brinda cálculos acerca del acceso a la vacuna por parte de las embarazadas a principios de la temporada de influenza (comienzos de noviembre). Los cálculos finales sobre la cobertura de vacunación de las embarazadas en la temporada de influenza 2015-16 estarán disponibles una vez que termine la temporada.

Hallazgos clave

  • A principios de noviembre del 2015, la cobertura de vacunación contra la influenza antes y durante el embarazo fue del 40,2 %, similar a la cobertura de vacunación a principios de la temporada 2013-14 (43,5 %).
    • En las dos temporadas de influenza anteriores, la cobertura de vacunación aumentó aproximadamente 7 a 12 puntos porcentuales desde principios de la temporada hasta el final.
  • La cobertura de vacunación contra la influenza fue menor entre las embarazadas de color no hispanas (32,9 %) en comparación con los otros tres grupos raciales/étnicos (blancas no hispanas: 39,9 %, hispanas: 44,6 % y otras no hispanas: 46,4 %).
  • La mayoría de las mujeres (97,8 %) informó haber visitado a un médico u otro profesional de la salud por lo menos una vez desde el 1º de julio del 2015. Entre estas mujeres, el 61,6 % dijo que un médico u otro profesional de la salud le recomendó y le ofreció la vacuna contra la influenza, el 15 % recibió solo la recomendación pero no se le ofreció la vacuna y el 23,4 % no recibió la recomendación ni la oferta de vacunación contra la influenza, lo que resultó ser similar a las proporciones registradas en noviembre del 2014 (59,5 %, 15,3 % y 25,1 %, respectivamente).
  • Las mujeres a las que el médico u otro profesional de la salud le recomendó y ofreció la vacuna tenían más probabilidades de ser vacunadas.
    • Tenían una probabilidad casi tres veces mayor de estar vacunadas que las mujeres que recibieron solo la recomendación de vacunación pero no la oferta (58,8 % contra el 20,1 %) y ocho veces más que las mujeres que no recibieron ni siquiera la recomendación de vacunación (58,8 % contra el 7,1 %)
    • La cobertura de vacunación entre quienes recibieron la recomendación y la oferta de vacunación por parte del proveedor (58,8 %) y entre quienes recibieron la recomendación solamente (20,1 %) fue inferior en comparación a las proporciones obtenidas en noviembre del 2014 (65,2 % y 25,5 %, respectivamente).

Conclusión/recomendación:

  • Se alienta a los proveedores de atención médica a seguir recomendando enfáticamente y ofreciendo las vacunas inyectables contra la influenza a las embarazadas durante toda la temporada de influenza con el fin de prevenir la enfermedad.

 Arriba

¿Quién fue vacunado?

Cobertura por grupo etario

  • Entre las embarazadas más jóvenes (18 a 24 años), la cobertura de vacunación (37,9 %) fue similar a las embarazadas de 25 a 34 años (40 %) pero inferior en comparación con las mujeres de 35 a 49 años (44,3 %).
    • La cobertura de vacunación a principios de noviembre del 2015 fue similar entre las embarazadas de 18 a 24 años a principiosd e noviembre del 2014 (37,9 % contra el35,9 %) pero inferior entre las mujeres de 25 a 34 años (40 % contra el 45,5 %) y las mujeres de 35 a 49 años (44,3 % contra el 50 %).

Figura 2.

Figura 2. Cobertura de vacunación antes y durante el embarazo entre mujeres que estuvieron embarazadas en cualquier momento durante el periodo comprendido entre el 1 de agosto y el 5 de noviembre del 2015, por edad, encuesta de panel por Internet, Estados Unidos

 Arriba

Cobertura por raza/etnia

  • La cobertura de vacunación contra la influenza entre las mujeres de color no hispanas fue del 32,9 %, menor que entre las mujeres blancas no hispanas (39,9 %), las mujeres hispanas (44,6 %) y las mujeres no hispanas de otras razas/etnias (46,4 %).
  • En comparación con las estimaciones de principios de la temporada 2014, la cobertura a principios de noviembre del 2015 fue inferior entre las mujeres de color no hispanas (32,9 % contra el 38,6 %) y similar entre las mujeres de los otros tres grupos raciales/étnicos (blancas no hispanas: 39,9 % contra el 43 %; hispanas: 44,6 % contra el 47,9 %; otras no hispanas: 46,4 % contra el 42,9 %).

Figura 3.

Cobertura de vacunación antes y durante el embarazo entre mujeres que estuvieron embarazadas en cualquier momento durante el periodo comprendido entre el 1 de agosto y el 5 de noviembre del 2015, por raza/etnia, encuesta de panel por Internet, Estados Unidos

 Arriba

Cobertura por educación

  • La cobertura de vacunación fue menor entre mujeres embarazadas con un diploma de escuela secundaria o un nivel educativo más bajo (33,9 %) o con solo algunos estudios universitarios (36,4 %) en comparación con mujeres con título universitario (44,9 %) o nivel educativo superior (48,4 %).
  • En comparación con las estimaciones de principios de la temporada 2014, la cobertura fue menor a principios de noviembre del 2015 entre las mujeres con título de posgrado (48,4 % contra el 56,5 %). La cobertura entre las mujeres de otros grupos educativos fue similar a principios de noviembre del 2015 y comienzos de noviembre del 2014.

Figura 4.

Cobertura de vacunación antes y durante el embarazo entre mujeres que estuvieron embarazadas en cualquier momento durante el periodo comprendido entre el 1 de agosto y el 5 de noviembre del 2015, por nivel de educación, encuesta de panel por Internet, Estados Unidos

 Arriba

Cobertura por tipo de seguro médico

  • Entre las mujeres que indicaron tener solo un seguro médico privado/militar durante el embarazo se registró una cobertura de vacunación más alta (43,7 %) que entre quienes manifestaron tener cualquier tipo de seguro médico público (37 %) y las que dijeron no tener seguro (31,6 %).
    • Menos de una entre veinticinco (3,6 %) embarazadas dijo que no contaba con seguro médico.
  • Estas estimaciones son similares a los resultados obtenidos a principios de noviembre del 2014 (46,2 %, 41,1 % y 29,4 %, respectivamente).

Figura 5.

Cobertura de vacunación antes y durante el embarazo entre mujeres que estuvieron embarazadas en cualquier momento durante el periodo comprendido entre el 1 de agosto y el 5 de noviembre del 2015, por tipo de seguro médico, encuesta de panel por Internet, Estados Unidos

 Arriba

Cobertura por otras afecciones de alto riesgo§

  • Las mujeres con una afección de alto riesgo (además del embarazo) que aumenta el riesgo de presentar síntomas graves de influenza registraron una cobertura de vacunación mayor (44,3 %) que las mujeres que no presentaban afecciones de alto riesgo adicionales (37,1 %).
  • En comparación con la encuesta de principios de noviembre del 2014, la cobertura según la encuesta de principios de noviembre del 2015 fue menor entre las mujeres con afecciones de alto riesgo, aparte del embarazo, (44,3 % contra el 49,5 %); y similar a la cobertura entre mujeres sin afecciones de alto riesgo adicionales (37,1 % contra el 39,8 %).

Figura 6.

Cobertura de vacunación antes y durante el embarazo entre mujeres que estuvieron embarazadas en cualquier momento durante el periodo comprendido entre el 1 de agosto y el 5 de noviembre del 2015, por afecciones de alto riesgo, encuesta de panel por Internet, Estados Unidos

 Arriba

Cobertura según la recomendación y la oferta del proveedor de atención médica

  • La mayoría de las mujeres (98,1 %) informó haber visitado a un médico u otro profesional de la salud por lo menos una vez desde el 1º de julio del 2015. Entre estas mujeres, el 61,6 % dijo que el médico u otro profesional de la salud le recomendó u ofreció la vacuna contra la influenza, el 15 % recibió solo una recomendación pero no se les ofreció la vacuna y el 23,4 % no recibió ni siquiera la recomendación de vacunación contra la influenza. Estos resultados fueron similares a los de la encuesta de principios de noviembre del 2014.
  • La mayor cobertura de vacunación contra la influenza entre embarazadas (58,8 %) se registró entre las mujeres que dijeron que su médico u otro profesional de la salud les recomendó y ofreció la vacuna.
    • Entre las embarazadas que dijeron que su médico u otro profesional de la salud solo le recomendó la vacuna pero no se las ofreció, el 20,1 % estaba vacunada.
    • De las mujeres embarazadas que manifestaron que ni su médico ni otro profesional de la salud les recomendó vacunarse, solo el 7,1 % lo hizo.
    • La cobertura de vacunación entre quienes recibieron la recomendación de un proveedor y se les ofreció la vacuna (58,8 %) o entre quienes solo recibieron una recomendación (20,1 %) fue más baja en comparación con los índices de noviembre del 2014 (65,2 % y 25,5 %, respectivamente).

Figura 7.

Cobertura de vacunación antes y durante el embarazo entre mujeres que estuvieron embarazadas en cualquier momento durante el periodo comprendido entre el 1 de agosto y el 5 de noviembre del 2015 y que visitaron a un proveedor de servicios de salud al menos una vez a partir de julio del 2015, por recomendación o la oferta de la vacuna contra la influenza por parte del proveedor, Estados Unidos

 Arriba

Lugar de vacunación

Entre las mujeres que estuvieron embarazadas a principios de la temporada de influenza, el lugar de vacunación (antes o durante el embarazo) más común informado fue el consultorio de un obstetra/ginecólogo o partera (39,7 %).

  • Los lugares de recepción de la vacuna contra la influenza durante el embarazo reportados a principios de noviembre del 2015 fueron similares a los del mismo periodo del 2014.

Figura 8.

Lugar informado en que recibieron la vacuna contra la influenza durante el embarazo las mujeres que estuvieron embarazadas en cualquier momento entre el 1 de agosto y el 5 de noviembre del 2015, encuesta de panel por Internet, Estados Unidos (cantidad = 745)

 Arriba

Motivo principal para vacunarse

A las encuestadas que ya se habían vacunado contra la influenza al momento de la encuesta se les preguntó cuál fue el motivo principal por la que lo hicieron.

  • La razón más común informada para recibir la vacuna contra la influenza fue para proteger a sus bebés de la enfermedad (36 %).
  • La segunda razón más común informada fue para protegerse a sí mismas de la influenza (22,9 %) y la tercera razón fue porque sus proveedores de atención médica le recomendaron la vacunación (17,3 %).
  • Las tres primeras razones de la vacuanción fueron las mismas en la encuesta de principios de noviembre del 2014, con estas proporciones: 35,2 %, 19,7 % y 15,2 %, respectivamente.

Figura 9.

Figura 9. Razón principal informada para recibir la vacunación contra la influenza entre mujeres que estuvieron embarazadas entre el 1 de agosto y el 5 de noviembre del 2015 y que se vacunaron antes o durante el embarazo (cantidad = 850), encuesta de panel por Internet, Estados Unidos

 Arriba

Motivo principal para no vacunarse

A las personas no vacunadas que manifestaron tener intención de vacunarse esta temporada de influenza|| se les pidió que indicaran cuáles eran las razones para no recibir ni considerar la vacuna contra la influenza:

  • La razón principal que más se mencionó para no recibir ni considerar la vacuna contra la influenza fue la creencia de que esta vacuna no es efectiva para prevenir la enfermedad (22,1 %), mayor que la proporción de mujeres que dio esta razón a principios de noviembre del 2014 (16,1 %).
  • La segunda razón que más se mencionó para no recibir ni considerar la vacuna contra la influenza fue la preocupación de enfermarse de influenza (19,5 %), mayor que la proporción de mujeres que dio esta razón a principios de noviembre del 2014 (10,6 %).
  • Las siguientes dos razones principales que manifestaron con mayor frecuencia las personas encuestadas fue la preocupación sobre los posibles riesgos de seguridad para el bebé (15,1 %) o para sí mismas (14). En noviembre del 2014, estas proporciones fueron 12,8 % y 7,3 %, respectivamente.
  • Muy pocas veces se señalaron las barreras para acceder a la vacunación, como la falta de seguro médico o el costo, la falta de tiempo, la no disponibilidad de la vacuna y la falta de información sobre dónde vacunarse, como la razón principal para no recibir la vacuna contra la influenza.

Figura 10.

Figura 10. Razón principal informada para no recibir la vacunación contra la influenza entre mujeres que estuvieron embarazadas en cualquier momento entre el 1 de agosto y el 5 de noviembre del 2015 y que no desean recibir ninguna vacuna contra la influenza en lo que queda de la temporada de influenza, encuesta de panel por Internet, Estados Unidos (cantidad = 522)

 Arriba

¿Qué se puede hacer?

En términos generales, los cálculos sobre la cobertura de vacunación contra la influenza a principios de la temporada 2015-16, antes o durante el embarazo, entre mujeres que estuvieron embarazadas entre agosto de 2015 y la fecha en que se realizó la encuesta fueron similares a los cálculos de principios de la temporada 2014-15. La cobertura de vacunación contra la influenza más elevada se registró entre las embarazadas que dijeron que su médico u otro profesional de la salud les recomendó y ofreció la vacuna contra la influenza (58,8 %). Las estimaciones de la cobertura fueron mucho más bajas entre las embarazadas a las que solo se les recomendó la vacuna (20,1 %) y entre las que ni siquiera recibieron la recomendación (7,1 %). Preocupaciones sobre la efectividad de la vacuna contra la influenza y sobre la posibilidad de contraer la enfermedad a partir de la vacuna fueron las razones más comunes para no recibir la vacuna (según el 22,1 % y el 19,5 % respectivamente de las personas encuestadas no vacunadas). Se requieren esfuerzos constantes para mejorar la cobertura de vacunación contra la influenza entre las mujeres embarazadas, entre ellos, estos:

Aumentar la proporción de embarazadas a las que su médico u otro profesional de la salud les recomienda u ofrece la vacuna contra la influenza:

  • Todos los profesionales de la salud deberían tener acceso al estado de vacunación de las embarazadas en cada visita.
  • La recomendación por parte de un médico u otro profesional de la salud está fuertemente asociada a la cobertura de vacunación durante el embarazo.
  • Si el médico u otro profesional de la salud pudiera acceder al estado de vacunación de todas las embarazadas y les recomendara y ofreciera la vacuna, la cobertura de vacunación debería aumentar.

Continuar con la vacunación de mujeres embarazadas durante toda la temporada de influenza:

  • Más de la mitad de las embarazadas encuestadas no se había vacunado a principios de noviembre.
  • Los proveedores deberían seguir alentando a sus pacientes no vacunados a vacunarse cuanto antes, antes de que la actividad de la influenza aumente en sus comunidades. El periodo de mayor actividad de la influenza en los Estados Unidos ocurre más frecuentemente en enero o febrero, pero puede darse más temprano.
  • Los proveedores deberían seguir ofreciendo las vacunas inyectables contra la influenza a las embarazadas sin vacunar durante toda la temporada de influenza, incluso si la actividad de la enfermedad ha disminuido en sus comunidades puesto que más de un tipo o subtipo de influenza puede causar enfermedades en una misma temporada de influenza.

Informar a las embarazadas sobre el riesgo que corren de contraer la influenza y contagiársela a sus bebés y sobre los beneficios y riesgos de la vacunación:

La encuesta de panel por Internet de noviembre realizada a embarazadas se diseñó para proporcionar cálculos oportunos sobre la cobertura de vacunación contra la influenza a nivel nacional y evaluar la efectividad de las campañas de inmunización vigentes. La encuesta de seguimiento de abril de 2016 proporcionará cálculos de la cobertura de vacunación contra la influenza al final de la temporada.

 Arriba

Fuente de datos y métodos

Los CDC realizaron una encuesta de panel por Internet entre el 29 de octubre y el 5 de noviembre del 2015 con el fin de obtener cálculos rápidos de principios de la temporada con respecto a la cobertura de vacunación contra la influenza, además de información sobre conocimientos, actitudes y comportamientos relacionados a la vacunación entre embarazadas que no se consideran en otros estudios y por lo tanto no están disponibles. SurveySpot, un panel en Internet para la población en general, reclutó a mujeres entre 18 y 49 años que quedaron embarazadas a partir del 1 de agosto de 2015. SurveySpot es el mismo mecanismo de reclutamiento que se utilizó en la encuesta de noviembre del 2014. Las participantes elegibles estaban embarazadas al momento de la encuesta o lo habían estado recientemente. De los 2 223 miembros elegibles del panel que comenzaron la encuesta por Internet, 2 116 (95,2 %) la completaron. Los datos fueron ponderados para reflejar la edad, la raza/etnia y la distribución geográfica de la población total de embarazadas en Estados Unidos (1215).

Se les preguntó a las encuestadas si se habían vacunado contra la influenza después del 1º de julio del 2015 y, de recibir respuesta afirmativa, en qué mes lo hicieron y si había sido antes, durante o después de su embarazo. Las preguntas sobre el embarazo incluían si la persona estaba embarazada al realizarse la encuesta o lo había estado en cualquier momento posterior al 1º de agosto de 2015. Se preguntó acerca de la fecha de inicio y término del embarazo o posible fecha de parto para determinar los meses reales de embarazo. Se consideró como vacunadas a las mujeres que manifestaron haber recibido la vacuna a partir del 1º de julio del 2015 y las que fueron vacunadas antes o durante el embarazo. A todas las encuestadas se les preguntó si su médico u otro profesional de la salud les había recomendado u ofrecido la vacuna contra la influenza. También se les preguntó acerca de sus actitudes y creencias sobre la influenza y la vacuna contra la misma.

Los análisis fueron ponderados mediante los procedimientos para encuestas del software SAS versión 9.2. Como la muestra de participación del panel de Internet se basó en personas que decidieron participar de manera voluntaria en lugar de estar formada por personas elegidas al azar, no es posible hacer mediciones estadísticas, como el cálculo de los intervalos de confianza y las pruebas de diferencias (16). Se consideró que una diferencia de cinco puntos porcentuales era una diferencia notable.

Demografía de la muestra

  • En la encuesta se incluyó un total de 2 116 mujeres que estuvieron embarazadas en cualquier momento entre el 1º de agosto y el 5 de noviembre del 2015; los tamaños de las muestras y los porcentajes ponderados según las variables demográficas se detallan a continuación:
    • Por edad, 572 (28,7 %) tenían entre 18 y 24 años, 1 174 (53,5 %) entre25 y 34 años y 370 (17,8 %) entre 35 y 49 años, algo similar en comparación con la encuesta de noviembre del 2014 (28,4 %, 56 %, 15,6 %, respectivamente).
    • Por raza/etnia, 415 (21,7 %) eran hispanas, 1 170 (49,6 %) eran blancas no hispanas, 317 (19,5 %) eran de color no hispanas y 214 (9,2 %) eran de otra raza/etnia no hispana, similar a la encuesta de noviembre del 2014 (22,9 %. 51,6 %, 14,8 % y 10,7 %, respectivamente).
    • Por educación, 528 (25 %) eran mujeres con educación de nivel secundario o nivel inferior, un índice superior que en la encuesta de noviembre del 2014 (18,8 %), 581 (27,7 %) eran mujeres con educación superior pero sin título, similar a los resultados de la encuesta de noviembre del 2014 (25,5 %), 788 (36,7 %) eran mujeres con un título universitario, un índice inferior en comparación con la encuesta de noviembre del 2014 (43,9 %), y 219 (10,5 %) eran mujeres con título de posgrado, similar a los resultados de la encuesta de noviembre del 2014 (11.[9 %).
    • Por tipo de seguro médico, 1 069 (49,6 %) eran mujeres que contaban con seguro privado o militar únicamente, menos que en la encuesta de noviembre del 2014 (55,5 %); 961 (46,3 %) eran mujeres con algún tipo de seguro público, más que en la encuesta de noviembre del 2014 (39,8 %), y 75 (3,6 %) eran mujeres sin ningún tipo de seguro, similar a los resultados de la encuesta de noviembre del 2014 (4,6 %).
    • Por afecciones de alto riesgo aparte del embarazo,§ 905 (42,7 %) eran mujeres con afecciones de alto riesgo y 1 211 (57,3 %) eran mujeres sin afecciones de alto riesgo, similar a lo obtenido en la encuesta de noviembre del 2014 (38,4 % y 61,6 %, respectivamente)

 Arriba

Limitaciones

Estos resultados son preliminares y deben interpretarse con cautela. La encuesta de seguimiento de panel por Internet realizada en abril de 2016 evaluará la cobertura de vacunación contra la influenza al final de la temporada.

Los resultados en el informe están sujetos a varias limitaciones.

  • La muestra no fue necesariamente representativa de todas las embarazadas de los Estados Unidos, debido a que la encuesta fue realizada a un pequeño grupo de voluntarias que ya se encontraban inscritas en SurveySpot, en lugar de haber sido seleccionadas al azar.
  • Los cálculos podrían no ser imparciales después de ponderar los ajustes, debido a la exclusión de mujeres sin acceso a Internet y al proceso de autoselección para ingresar a los paneles y participar en la encuesta. Los cálculos pueden ser parciales si los procesos de selección para ingresar al panel por Internet y la decisión de la mujer de participar en esta encuesta en particular se relacionaran con la recepción de la vacuna.
  • Todos los resultados de la vacunación se basan en autoinformes y no están validados por revisión de registros médicos. Es probable que los cálculos de las encuestas de panel por Internet no se puedan comparar directamente con los obtenidos en encuestas basadas en la población debido a la diferencia en las muestras utilizadas en cada una. Sin embargo,
    • Los cálculos sobre la cobertura de vacunación contra la influenza entre las mujeres que estuvieron embarazadas entre octubre de 2010 y enero de 2011, teniendo en cuenta los mismos 21 estados en PRAMS y en la encuesta de panel por Internet, fueron similares (45,6 % contra 44,9 %) (17).
    • En comparación con los cálculos del BRFSS, los cálculos de cobertura de vacunación contra la influenza entre embarazadas según la encuesta de panel por Internet fue similar para las temporadas de influenza 2010-11 (43,9 % según la encuesta de panel por Internet frente al 39,7 % según el BRFSS), 2011-12 (43,2 % frente al 39 %) y 2014-15 (50,3 % frente al 48,7 %), pero más alta en la temporada 2012-13 (50,5 % frente al 39,9 %) y en la temporada 2013-14 (52,2 % frente al 46,4 %). (CDC, información no publicada).

A pesar de estas limitaciones, las encuestas de panel por Internet son herramientas de vigilancia útiles para evaluar de manera oportuna, a principios y al final de la temporada, la cobertura de vacunación contra la influenza, el nivel de conocimiento, la actitud, la práctica y datos sobre los impedimentos.

 Arriba

AUTORES: Helen Ding, MD, MSPH1; Carla L. Black, PhD2; Sarah W. Ball, ScD3; Sara M.A. Donahue, DrPH, MPH3; Rebecca Fink, MPH3; Carolyn B. Bridges, MD2 ; Katherine E. Kahn, MPH4 ; Peng-Jun Lu, MD, PhD2; Walter W. Williams, MD, MPH2; Denise J. Jamieson, MD, MPH5

1Eagle Medical Services, LLC, San Antonio, TX;
2División de Servicios de Inmunización, Centro Nacional de Vacunación y Enfermedades Respiratorias, CDC.
3Abt Associates Inc., Cambridge, MA;
4Leidos, Atlanta, GA;
5División de Salud Reproductiva, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y la Promoción de la Salud, CDC.

Enlaces relacionados

Reconocimiento

Alissa O’Halloran, Leidos; Deborah K Walker, Abt Associates; Charles DiSogra, Rebecca Devlin, MA, Abt SRBI.

 Arriba

Referencias/Recursos

  1. CDC. Prevención y control de la influenza con vacunas: recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP), Estados Unidos, 2013-14. Informe de rec. del MMWR 2013;62 (N°. RR-07):1-43.
  2. Vacunación contra la influenza durante el embarazo. Opinión del Comité N.º 608. Colegio Estadounidense de Obstetricia y Ginecología. Obstet Gynecol 2014;124:648-51. Declaración conjunta sobre la influenza para embarazadas. Disponible en: http://www2.aap.org/sections/perinatal/pregnant.html Ingresado el 24 de nov. de 2014.
  3. Inmunización para mujeres. http://immunizationforwomen.org/patients/pregnancy/pregnancy.php. Consultado el 9 de noviembre del 2015.
  4. Poehling KA, Edwards KM, Weinberg GA, et al. The Underrecognized Burden of Influenza in Young Children. N Engl J Med 2006; 355:31-40.
  5. Zaman K, Roy E, Arifeen SE, et al. Effectiveness of maternal influenza immunization in mothers and infants. N Engl J Med 2006; 355:31-40.
  6. Poehling KA, Szilagyi PG, Staat MA, et al. Impact of maternal immunization on influenza hospitalizations in infants. Am J Obstet Gynecol 2011; 204(6 Supl 1):S141-8.
  7. Lu P, Bridges CB, Euler GL, Singleton JA. Vacunación contra la influenza de las poblaciones adultas recomendadas, EE. UU., 1989-2005. Vacuna 2008; 26: 1786-93.
  8. Kennedy ED, Ahluwalia IB, Ding H, Lu PJ, Singleton JA, Bridges CB. Control de la cobertura de vacunación contra la influenza estacional entre embarazadas en Estados Unidos. Am J Obstet Gynecol 2012; 207(3 Suppl):S9-16.
  9. Ding H, Santibanez TA, Jamieson DJ, et al. Influenza vaccination coverage among pregnant women-National 2009 H1N1 Flu Survey (NHFS). Am J Obstet Gynecol 2011; 204(6 Supl 1):S96-106.
  10. CDC. Cobertura de vacunación contra influenza entre embarazadas - 29 estados y la ciudad de Nueva York, temporada 2009-10, MMWR 2012; 61(7):113-8.
  11. CDC. Cobertura de vacunación contra la influenza entre embarazadas - Estados Unidos, temporada de influenza 2014-15. MMWR 2015 64(36):1000-5.
  12. Guttmacher Institute. Total pregnancies by occurrence includes total births, abortions by occurrence and miscarriages Disponible en: http://www.guttmacher.org/datacenter.
  13. Hamilton BE, Martin JA, Osterman MJK et al. Births: Preliminary data for 2014. Informes nacionales de estadística demográfica; vol 64 N°6. Hyattsville, MD: Centro Nacional de Estadísticas de la Salud. 2015. Disponible en: https://www.cdc.gov/nchs/data/nvsr/nvsr64/nvsr64_06.pdf [454 KB, 19 páginas].
  14. Curtin SC, Abma JC, Ventura SJ et al. Pregnancy rates for U.S. women continue to drop. Resumen de datos del NCHS, N.º 136. Hyattsville, MD: Centro Nacional de Estadísticas de Salud. 2013. Disponible en: https://www.cdc.gov/nchs/data/databriefs/db136.pdf [436 KB, 8 páginas].
  15. Martin JA, Hamilton BE, Osterman MJK, et al. Births: Final data for 2013. Informes nacionales de estadística demográfica; vol 64 N°1. Hyattsville, MD: Centro Nacional de Estadísticas de la Salud. 2015. Disponible en: https://www.cdc.gov/nchs/data/nvsr/nvsr64/nvsr64_01.pdf [1.9 MB, 68 páginas].
  16. Asociación Estadounidense para la Investigación de la Opinión Pública. Informe del grupo operativo AAPOR sobre muestras sin probabilidad. Disponible en Informe del grupo operativo AAPOR sobre muestras sin probabilidad [950 KB, 128 páginas]. Consultado el 9 de noviembre del 2015.
  17. CDC. Cobertura de vacunación contra la influenza estacional entre mujeres que dieron a luz a un bebé con vida - 21 estados y la ciudad de Nueva York, temporadas de influenza 2009-2010 y 2010-11. MMWR 2013;62:1001-4.

 Arriba

Notas a pie de página

*La línea de tendencias de noviembre representa los cálculos sobre la cobertura de vacunación contra la influenza entre mujeres, antes y durante el embarazo, que informaron acerca del estado de vacunación y que estuvieron embarazadas en cualquier momento durante el periodo comprendido entre agosto y noviembre del las temporadas de influenza 2010-11 (n=1,496), 2011-12 (n=2,047), 2012-13 (n=1,796), 2013-14 (n=2,096), 2014-15 (n=2,109) y 2015-16 (n=2,116). A partir de la temporada 2012-13, se consideró como vacunadas a las mujeres que recibieron la vacuna desde el 1 de julio y hasta principios de noviembre. En las temporadas anteriores, se consideraba como vacunadas solo a las mujeres que se vacunaban a partir del 1 de agosto y hasta principios de noviembre.

La línea de tendencias de abril representa los cálculos sobre la cobertura de vacunación contra la influenza entre mujeres, antes y durante el embarazo, que informaron acerca del estado de vacunación y que estuvieron embarazadas en cualquier momento durante el periodo comprendido entre octubre y enero del las temporadas de influenza 2010-11 (n=1,457), 2011-12 (n=1,660), 2012-13 (n=1,702), 2013-14 (n=1,619) y 2014-15 (n=1,702). A partir de la temporada 2012-13, se consideró como vacunadas a las mujeres que recibieron la vacuna desde el 1 de julio y hasta mediados de abril. En las temporadas anteriores, se consideraba como vacunadas solo a las mujeres que se vacunaban a partir del 1 de agosto y hasta mediados de abril.

Incluye mujeres que quizás han sido vacunadas después del embarazo. Los cálculos arrojados por el PRAMS incluyen mujeres embarazadas de 21 estados y no es un cálculo nacional.

§En la actualidad tienen afecciones, que no tienen que ver con el embarazo, asociadas con un mayor riesgo de padecer graves complicaciones médicas a raíz de la influenza, que incluyen el asma crónica, otras afecciones pulmonares distintas del asma, afecciones cardiacas, diabetes, afecciones renales o hepáticas o el sistema inmunitario debilitado por alguna enfermedad crónica o por la administración de medicamentos para enfermedades crónicas o para la obesidad.

||Incluye a las personas encuestadas no vacunadas que dijeron que probable o definitivamente no se vacunarían antes del final de la temporada de influenza.

 Arriba

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA