Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Pandemias anteriores

Una pandemia de influenza es un brote mundial de un nuevo virus de influenza A que es muy diferente de los virus de la influenza estacional A que han circulado entre las personas recientemente o que están en circulación en el momento. Los virus de la influenza A cambian constantemente, lo que hace posible, aunque sucede en muy raras ocasiones, que un virus de influenza no humana cambie de forma tal que pueda infectar con facilidad a seres humanos y propagarse eficazmente de persona a persona. Lea más acerca de las pandemias en la historia reciente.

Relatos de influenza pandémica

Pandemia H1N1 del 2009 (virus H1N1pdm09)

En la primavera del 2009, surgió un nuevo virus de la influenza A (H1N1). Fue detectado primero en los Estados Unidos y se propagó rápidamente por todo el país y el resto del mundo. Este nuevo virus H1N1 contenía una combinación exclusiva de genes de virus de influenza que nunca antes había sido identificada en personas o animales. Este virus fue designado como virus de la influenza A (H1N1)pdm09. Pocas personas jóvenes tenían algún grado de inmunidad existente (según se detectó por la respuesta de anticuerpos) al virus (H1N1)pdm09, pero alrededor de un tercio de las personas mayores de 60 años tenía anticuerpos contra este virus, probablemente debido a una exposición anterior a un virus H1N1. El virus (H1N1)pdm09 era muy diferente de los virus H1N1 que circulaban en ese momento; por consiguiente, las vacunas contra la influenza estacional ofrecieron poca protección cruzada contra la infección por el virus (H1N1)pdm09. Aunque se fabricó una vacuna monovalente (H1N1)pdm09 , esta no estuvo disponible en grandes cantidades hasta fines de noviembre, es decir, cuando ya había pasado el pico de la enfermedad durante la segunda ola en Estados Unidos. Desde el 12 de abril del 2009 hasta el 10 de abril del 2010, los CDC calcularon que hubo 60.8 millones de casos (rango: 43.3 - 89.3 millones), 274 304 hospitalizaciones (195 086 - 402,719) y 12 469 muertes (8868 - 18,306) en Estados Unidos, debido al virus (H1N1)pdm09.* Los CDC calcularon que entre 151 700 y 575 400 personas murieron a causa de la infección por el virus H1N1 durante el primer año de circulación del virus, en el 2009.** A nivel mundial, los CDC calcularon que el 80% de los casos de muerte asociados al virus (H1N1)pdm09 se dio en personas menores de 65 años de edad, a diferencia de las típicas epidemias de influenza estacional durante las cuales, según datos estimados, aproximadamente entre el 70% y el 90% de las muertes ocurren en personas de 65 años de edad o más.

Aunque esta pandemia de influenza más reciente afectó principalmente a niños, jóvenes y adultos de mediana edad, el impacto del virus (H1N1)pdm09 en la población mundial en general, durante el primer año, fue menos grave que el impacto de pandemias anteriores. Los cálculos estimados de la mortalidad por influenza pandémica oscilan del 0.03% de la población mundial durante la pandemia H3N2 de 1968 a entre el 1 y 3% de la población mundial durante la pandemia H1N1 de 1918. Se calcula que del 0% al 0.01% de la población mundial murió a causa de complicaciones en las vías respiratorias asociadas a la infección por el virus (H1N1)pdm09 durante los primeros 12 meses de circulación del virus.

Estados Unidos impulsó una respuesta compleja, multifacética y a largo plazo ante la pandemia de influenza: "La pandemia de influenza H1N1 del 2009: resumen de abril del 2009 a abril del 2010". El 10 de agosto del 2010, la OMS anunció el fin de la pandemia de influenza H1N1 del 2009. Sin embargo, el virus (H1N1)pdm09 sigue circulando como virus de la influenza estacional y causa enfermedades y muertes cada año a nivel mundial.

2009 - Recursos adicionales

Pandemia de 1968 (virus H3N2)

La pandemia de 1968 fue causada por el virus de la influenza A (H3N2) que consistía de dos genes de un virus de influenza aviar A, que incluía una nueva hemaglutinina H3, pero que además contenía la neuraminidasa N2 del virus H2N2 de 1957. Apareció por primera vez en los Estados Unidos en septiembre de 1968. La cantidad estimada de muertes fue de 1 millón a nivel mundial y alrededor de 100 000 en los Estados Unidos. El gran número de muertes se dio en personas mayores de 65 años. El virus H3N2 sigue circulando a nivel mundial como un virus de la influenza A estacional. Los virus de la influenza estacional H3N2 asociados a enfermedades graves en personas mayores experimentan una paulatina variación antigénica.

Pandemia de 1957-1958 (virus H2N2)

En febrero de 1957, un nuevo virus de la influenza A (H2N2) apareció en el este de Asia, desencadenando una pandemia ("Influenza asiática"). Este virus H2N2 constó de tres genes diferentes del virus H2N2 que se originó de un virus de la influenza aviar A, que incluye genes de hemaglutinina H2 y de neuraminidasa N2. Se reportó por primera vez en Singapur, en febrero de 1957; en Hong Kong en abril de 1957 y en las ciudades costeras de los Estados Unidos en el verano de 1957. La cantidad estimada de muertes fue de 1.1 millones a nivel mundial y 116 000 en los Estados Unidos.

Pandemia de 1918 (virus H1N1)

Oíamos doblar las campanas: la influenza de 1918

La pandemia de influenza de 1918 fue la pandemia más grave de la historia reciente. Fue causada por el virus H1N1 con genes de origen aviar. Si bien no hay un consenso universal respecto de dónde se originó el virus, se propagó a nivel mundial durante 1918-1919.  En Estados Unidos se detectó por primera vez durante la primavera de 1918, entre el personal militar. Se calcula que alrededor de 500 millones de personas o un tercio de la población mundial se infectó con este virus. La cantidad de muertes estimada fue de al menos 50 millones a nivel mundial y 675 000 en Estados Unidos. La tasa de mortalidad fue más alta entre personas menores de 5 años, entre 20 y 40 años y mayores de 65 años. La alta tasa de mortalidad en personas sanas, incluido el grupo etario de 20-40 años, fue una característica exclusiva de esta pandemia. Aunque el  virus H1N1 del 1918 ha sido sintetizado y evaluado, las propiedades que hicieron que fuera tan devastador no están claramente definidas. Sin vacunas para protegerse contra la infección por la influenza y sin antibióticos para tratar infecciones bacterianas secundarias que pudieran estar asociadas a las infecciones por influenza, los esfuerzos de control a nivel mundial se limitaron a intervenciones no farmacéuticas como aislamiento, cuarentena, buenos hábitos de higiene personal, uso de desinfectantes y limitaciones de reuniones públicas, que se implementaron de manera desigual.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA