Los CDC actualizarán las páginas web con el término "mpox" para reducir el estigma y otros inconvenientes asociados a la terminología anterior. Este cambio responde a la reciente decisión de la Organización Mundial de la Salud sobre el tema.

Escuelas y programas de cuidados infantiles

Por el momento, el riesgo de viruela símica o del mono en niños y adolescentes en los Estados Unidos es bajo. Esta página aborda preguntas sobre la viruela símica o del mono para administradores y miembros del personal de escuelas de kínder a 12.º grado, programas de atención y educación de la primera infancia (ECE), campamentos y otros entornos comunitarios al servicio de niños o adolescentes (por ejemplo, ligas deportivas y programas extracurriculares). Los programas de ECE pueden incluir centros de cuidados infantiles, cuidados infantiles familiares, Head Start u otros programas educativos de la primera infancia, intervención temprana y programas preescolares/de prekínder que se ofrecen en las escuelas, el hogar u otros entornos comunitarios. Esta información también podría ser útil para aquellos padres que tienen preguntas acerca de la viruela símica o del mono.

Las instituciones de educación superior (IHE) pueden prepararse al consultar el Kit de herramientas sobre viruela símica o del mono para instituciones de educación superior.

Encontrará una visión general y más información sobre la viruela símica o del mono en la página Preguntas frecuentes sobre la viruela símica o del mono. También se describen los signos y síntomas de la viruela símica o del mono.

Por el momento, el riesgo de viruela símica o del mono en niños y adolescentes en los Estados Unidos es bajo. La mayoría de los casos hasta la fecha se están registrando en poblaciones adultas. El virus de la viruela símica o del modo puede infectar a cualquier persona —incluidos niños— si tiene contacto cercano, personal y a menudo piel a piel con alguien que tiene viruela símica o del mono. En este brote, la mayoría de los casos de viruela símica o del mono se han asociado al contacto sexual. Aunque es menos frecuente en el brote actual, la viruela símica o del mono también podría propagarse al tocar objetos contaminados (como juguetes o utensilios para comer), tejidos (prendas de vestir, ropa de cama, colchonetas para dormir o toallas), y superficies que han sido utilizadas por una persona con viruela símica o del mono.

Hay información disponible para adolescentes y adultos jóvenes a través de una hoja informativa en Lo que debe saber acerca de la viruela símica o del mono si es un adolescente o adulto joven.

Los entornos deben seguir su guía operativa cotidiana que reduce la transmisión de enfermedades infecciosas. Esto incluye hacer que los niños, miembros del personal y voluntarios se queden en casa si están enfermos, ofrecer opciones virtuales para los estudiantes que están enfermos, garantizar el acceso a suministros adecuados para lavarse las manos, entre ellos agua y jabón, mantener las prácticas de rutina de limpieza y desinfección (lo que incluye limpiar los equipos deportivos y lavar los uniformes), identificar espacios privados para la evaluación de los niños enfermos lejos de los demás, y proporcionar equipo de protección personal (EPP) para el personal que atiende a estudiantes con enfermedades infecciosas. Si existe una exposición a la viruela símica o del mono, el departamento de salud ayudará a considerar qué medidas deben tomarse para prevenir la propagación del virus.

Por el momento, los CDC recomiendan la vacunación para las personas que han estado expuestas a la viruela símica o del mono y para las personas que podrían tener mayor probabilidad de contraer viruela símica o del mono.

Por el momento, no es necesario implementar la vacunación generalizada contra la viruela símica o del mono en niños o miembros del personal en escuelas de kínder a 12.º grado o entornos para preescolares. Para obtener más información sobre la vacunación contra la viruela símica o del mono, vea estas respuestas a las preguntas frecuentes sobre la vacunación.

Actualmente, el riesgo de viruela símica o del mono en niños y adolescentes es bajo. Muchas enfermedades pueden provocar sarpullido y fiebre en los niños, como la enfermedad en manos, pies y boca, y la varicela. En niños sin exposición conocida a la viruela símica o del mono, la manifestación de fiebre y sarpullido debe ser evaluada por un profesional médico y los establecimientos deben seguir sus políticas estándar para enfermedades en estas situaciones. Un proveedor de atención médica puede determinar qué tratamiento o análisis necesita el niño. Es importante evitar el estigma y la exclusión basada en el temor de los niños y adolescentes. ​​​​​​​Si el niño tiene una exposición conocida a la viruela símica o del mono (es decir, se lo está monitoreando para detectar la viruela símica o del mono) y presenta síntomas, siga la información que se encuentra en "¿Qué debemos hacer si una persona que ha estado expuesta a la viruela símica o del mono presenta síntomas mientras está en nuestro establecimiento?

También existen muchas causas posibles de sarpullido en adultos. Los padres, maestros y miembros del personal deben entender los síntomas de la viruela símica o del mono y consultar a un proveedor de atención médica si su preocupación persiste. Los adultos con síntomas de viruela símica o del mono también deben:

  • Evitar el contacto cercano, incluidas las relaciones sexuales o el contacto íntimo con alguien, hasta que un proveedor de atención médica los haya revisado.
  • Acudir a una clínica de salud pública cercana si no tienen un proveedor o seguro de salud.
  • Usar una mascarilla bien ajustada al consultar a un proveedor de atención médica y recordarles que este virus está circulando en el área.

Si a un niño, padre o maestro se lo está monitoreando para detectar la viruela símica o del mono debido a una exposición, consulte "¿Qué debemos hacer si una persona que ha estado expuesta a la viruela símica o del mono presenta síntomas mientras está en nuestro establecimiento?" para saber qué hacer en estas situaciones.

El departamento de salud proporcionará una guía a las personas expuestas a la viruela símica o del mono sobre cómo monitorear sus síntomas. A menos que se presente un sarpullido después de la exposición, actualmente no existe una prueba para detectar la viruela símica o del mono. Si se presenta un sarpullido, la persona debe seguir las prácticas de aislamiento y prevención hasta que (1) un proveedor de atención médica pueda evaluar el sarpullido, (2) se realice el análisis correspondiente, si el proveedor de atención médica lo recomienda, y (3) estén disponibles los resultados del análisis y sean negativos.

Visite Lo que debe hacer si es contacto cercano de una persona con viruela símica o del mono para obtener más información.

Si alguien con viruela símica o del mono ha estado presente en la escuela, ECE u otro establecimiento que presta servicios a niños o adolescentes, el establecimiento debe seguir su guía operativa cotidiana para reducir la transmisión de enfermedades infecciosas e intensificar las tareas de limpieza y desinfección.

  • Limpie el espacio/salón de clase: se deben limpiar y desinfectar las áreas donde estuvo la persona con viruela símica o del mono antes de seguir usándolas. Enfóquese en desinfectar los artículos y las superficies que estuvieron en contacto directo con la piel de la persona con viruela símica o del mono, o hágalo a menudo ante la presencia de la persona infectada. Ante la duda, desinfecte. Siga la guía sobre desinfección en el hogar y otros entornos que no son de atención médica para limpiar y desinfectar superficies, pisos y artículos de uso compartido como juguetes, material didáctico, equipo deportivo o uniformes utilizados por la persona con viruela símica o del mono. Caring for our Children 4.9.0.11 y Caring for Our Children 3.3.0.2 ofrecen información sobre cómo limpiar y desinfectar artículos que podrían entrar en contacto con la boca, como utensilios y ciertos juguetes. Se debe lavar la ropa de cama o toallas utilizadas por la persona con viruela símica o del mono. Se deben desechar los artículos que no puedan limpiarse, desinfectarse o lavarse. Los niños, miembros del personal (que no estén a cargo de la limpieza y desinfección) y los voluntarios no deben ingresar al área si aún no se completaron las tareas de limpieza y desinfección. Encontrará una guía general sobre limpieza y desinfección en Caring for Our Children.
  • Colabore con el departamento de salud en el rastreo de contactos: el rastreo de contactos puede ayudar a identificar personas con exposición a alguien con viruela símica o del mono y puede evitar que se produzcan más casos. Los entornos que prestan servicios a niños y adolescentes deben comunicarse con su departamento de salud si una persona con viruela símica o del mono confirmada ha estado en su establecimiento; además, deben colaborar con las iniciativas para identificar a las personas que podrían haber estado expuestas al virus.
  • Informe: ofrezca información sobre cómo prevenir la propagación de la viruela símica o del mono a los miembros del personal, voluntarios, estudiantes (si corresponde por su edad) y padres. Transmita mensajes que estén basados en información para evitar el estigma.

Si hay un caso de viruela símica o del mono en la escuela, ECE u otro entorno, los administradores deben comunicar información basada en hechos a los padres y cuidadores, incluidos los miembros del personal, y evitar el estigma.

Algunos datos sobre la viruela símica o del mono que se deben transmitir incluyen:

  • Es posible que cualquier persona contraiga la viruela símica o del mono si tiene contacto cercano personal con una persona infectada. Sin embargo, por el momento, el riesgo en las escuelas y entornos para preescolares es bajo.
  • En el brote mundial actual, la viruela símica o del mono ha sido mucho menos frecuente en niños, y en muy pocas ocasiones la infección ha puesto en riesgo la vida.
  • Si su hijo o adolescente está expuesto a la viruela símica o del mono en su casa u otro lugar, hágaselo saber a la escuela, ECE u otro entorno, y consulte a su proveedor de servicios médicos y departamento de salud local para que tanto usted como la escuela de su hijo puedan tomar las precauciones necesarias para brindar atención a su hijo.
  • Si se identifica un caso de viruela símica o del mono en un miembro del personal, voluntario, niño o adolescente, el departamento de salud participará en el rastreo de contactos.
  • Si se identificó que su hijo o adolescente estuvo expuesto a la viruela símica o del mono, el departamento de salud se pondrá en contacto con usted y le ofrecerá una guía sobre los pasos a seguir, lo que incluye a qué síntomas estar atento porque requieren atención médica.
  • No existe necesidad de implementar la vacunación generalizada contra la viruela símica o del mono en niños o miembros del personal de escuelas de kínder a 12.º grado o entornos para preescolares. Sin embargo, hay una vacuna disponible que puede ayudar a prevenir la viruela símica o del mono en personas que han estado expuestas si se la administra poco tiempo después de la exposición. La vacunación se debe considerar caso por caso previa consulta con el departamento de salud.
  • La mayoría de los niños pueden asistir a la escuela y a otras actividades extracurriculares incluso si han tenido contacto cercano con alguien con viruela símica o del mono. El departamento de salud proporcionará una guía específica si se produce una exposición.

La viruela símica o del mono provoca un sarpullido con lesiones que terminan formando costras. Las personas con viruela símica o del mono deben priorizar las prácticas de aislamiento y prevención hasta que se hayan caído todas las costras y se forme una capa nueva de piel sana. Esto puede demorar hasta 4 semanas luego de la aparición de los síntomas. Los cuidadores deben trabajar junto a un proveedor de atención médica y el departamento de salud para decidir cuándo un niño o adolescente puede regresar al entorno educativo.

El personal y los voluntarios que tienen viruela símica o del mono deben aislarse y no se les permitirá el ingreso al lugar de trabajo según las prácticas de aislamiento y prevención de los CDC. Los empleadores deben ofrecer políticas de licencia por enfermedad flexibles y sin sanciones a los miembros del personal.

  • En la mayoría de los casos, no es necesario restringir el acceso al entorno educativo de niños, miembros del personal y voluntarios que hayan estado expuestos a una persona con viruela símica o del mono.
  • En algunos casos, donde se produjo un alto grado de exposición, el departamento de salud puede evaluar limitar la participación de la persona en las actividades donde podría producirse contacto cercano. El departamento de salud considerará la edad de la persona y su capacidad para reconocer o comunicar los síntomas, los tipos de interacciones en el entorno y el riesgo de que otras personas de su ámbito presenten un cuadro más grave de la enfermedad.
  • Los entornos que albergan a niños o adolescentes, como internados, campamentos en los que se pasa la noche u otros entornos residenciales, deben seguir las consideraciones para entornos con aglomeración de personas.

Cuando una persona está expuesta a la viruela símica o del mono, el departamento de salud decide si el grado de exposición justifica el monitoreo para detectar síntomas de la viruela símica o del mono. ​​​​​​​El monitoreo implica que una persona, o un padre o cuidador, esté atento a la aparición de síntomas por 21 días después de la exposición.

Si un voluntario o miembro del personal que está bajo monitoreo por viruela símica o del mono presenta síntomas, ya sea en casa o mientras se encuentra en el establecimiento, debe aislarse en su hogar, ser evaluado médicamente y comunicarse con el departamento de salud local.

Si un niño o adolescente presenta síntomas mientras está en la escuela, ECE u otro establecimiento:

  • El niño debe:
    • Ser separado del resto de los niños o adolescentes en un espacio privado (como una oficina).
    • Si tiene al menos 2 años de edad, use una mascarilla bien ajustada (la guía del enlace se elaboró en el contexto del COVID-19, pero es aplicable al uso de mascarillas para la viruela símica o del mono).
    • Ser recogido por un cuidador para que pueda ser evaluado médicamente.
  • El personal que está a cargo de monitorear a un niño o adolescente debe:
    • Evitar el contacto cercano, si es posible, pero seguir cuidando del niño de manera acorde a su edad (por ejemplo, al cambiar pañales sucios o consolar a un niño pequeño molesto).
    • Evitar tocar el sarpullido, si existiese, y cubrir el área del sarpullido con ropa si es posible.
    • Usar un respirador (opción preferida) o una mascarilla bien ajustada si no hay uno disponible.
    • Si es necesario tener contacto cercano (por ejemplo, sostener al niño), se deben utilizar batas/delantales y guantes si están disponibles.
    • Lavarse las manos de forma rutinaria y después de sostener o tocar el niño.
    • Cambiar, y lavar, o botar las prendas sucias, guantes o delantales.

  • Por lo general, si el cuidador con viruela símica o del mono puede seguir la guía sobre aislamiento en el hogar y el niño puede usar una mascarilla durante el contacto con el cuidador, el niño debería ser capaz de asistir a la escuela, ECE u otro establecimiento.
  • Es importante tratar al niño y a su familia de forma no estigmatizante y recordar que la viruela símica o del mono puede transmitirse a través del contacto cercano, el cual puede incluir, pero no se limita a, la actividad sexual. La mayoría de los niños que tienen cuidadores con viruela símica o del mono deberían ser capaces de asistir a la escuela y otros programas. La comunicación con la familia debe evitar el estigma.
  • El entorno educativo puede decidir contactar al departamento de salud estatal o local para obtener más información, especialmente si el niño o cuidador no puede respetar la guía sobre aislamiento en el hogar, lo que incluye hacer que el niño use una mascarilla al estar en contacto con el cuidador.

  • Los niños y adolescentes que están expuestos a la viruela símica o del mono deben ser monitoreados para detectar la presencia de síntomas por 21 días.
  • Ciertos síntomas en niños pequeños pueden ser difíciles de reconocer inmediatamente. Al monitorear la aparición de síntomas en un niño luego de la exposición a la viruela símica o del mono, los padres y cuidadores deben verificar la temperatura del niño a diario. Los padres y cuidadores también deben revisar la piel de todo el cuerpo a diario para detectar sarpullidos recientes e inspeccionar el interior de la boca en busca de llagas o úlceras en niños pequeños.
  • En niños más grandes y adolescentes, los padres pueden ayudar al revisar la boca y las áreas de piel expuestas que podrían ser difíciles de ver para el niño o adolescente (nuca, brazos, piernas). También pueden recordarle al niño o adolescente que esté atento a cualquier sarpullido o dolor en áreas cubiertas por la ropa, incluida el área genital, e inspeccionar esas áreas para detectar sarpullidos y avisarle a alguno de los padres si notan algún cambio en su piel o sienten dolor en esas áreas.
  • Si un niño o adolescente presenta síntomas mientras está en su casa, el padre o cuidador debe contactarse con el departamento de salud local y con su proveedor de atención médica. El niño no debe regresar al entorno educativo hasta que sea evaluado médicamente.

  • Idealmente, otro adulto del hogar que no tenga viruela símica o del mono debe cumplir la función de cuidador principal, si es posible.
  • Si no es posible separar por completo al niño del padre o cuidador que tiene viruela símica o del mono, el padre o cuidador debe seguir atendiendo al niño según su edad, lo que incluye mantener una interacción regular con base en las necesidades físicas y emocionales del niño.
    • Durante las interacciones, el padre o cuidador debe cubrirse el sarpullido con prendas de vestir, guantes o apósitos, usar una mascarilla bien ajustada y tomar otras medidas de prevención.
    • Si el niño o adolescente tiene 2 años de edad o más, debe usar un respirador o una mascarilla bien ajustada (la guía del enlace se elaboró en el contexto del COVID-19, pero es aplicable al uso de mascarillas para la viruela símica o del mono) durante las interacciones con los padres o cuidadores.
    • Se debe seguir la guía sobre desinfección en el hogar y otros entornos que no son de atención médica para limpiar y desinfectar las superficies, pisos y artículos de uso compartido utilizados por la persona con viruela símica o del mono.
    • El padre debe trabajar en coordinación con su médico y departamento de salud para obtener más orientación sobre las actividades del niño fuera del hogar.
  • También es importante hablar sobre la vacunación de los niños expuestos con el departamento de salud. Hay una vacuna disponible que puede ayudar a prevenir la viruela símica o del mono en personas que han estado expuestas si se la administra poco tiempo después de la exposición.