Los CDC hacen un seguimiento de la influenza en adultos jóvenes

La agencia alienta la vacunación y precauciones para prevenir la propagación de la influenza

19 de noviembre del 2021- Si bien la actividad general de la influenza sigue siendo baja en los Estados Unidos, continúa aumentando la cantidad de infecciones por influenza confirmadas en laboratorio. Más del 90 por ciento de los casos se detectó en niños y en adultos jóvenes, y el sistema de los CDC para monitorear la enfermedad similar a la influenza (ILI, por sus siglas en inglés) muestra las zonas de mayor actividad en varios centros urbanos donde se encuentran las universidades o los institutos de formación profesional más importantes.

Aunque la mayoría de las infecciones por influenza confirmadas en laboratorio han sido infecciones por el virus de influenza A(H3N2), los datos de laboratorio sugieren que la actividad de ILI es el resultado de varios niveles de actividad de influenza y otros virus respiratorios.

En estas fiestas, vacúnese contra la influenza para evitar contagiar a sus familiares.

Hábitos saludables para protegerse de la influenza

Protéjase de la influenza esta temporada festiva

  1. Vacúnese contra la influenza cuanto antes.
  2. Tome medidas preventivas cotidianas para reducir la propagación de enfermedades respiratorias como la influenza.
  3. Para las personas que presentan síntomas de la influenza, que pueden superponerse con los síntomas de otros virus respiratorios, existen pruebas que pueden distinguir entre la influenza y otros virus, como por ejemplo, el virus del COVID-19.
    • Cabe recordar que también existen medicamentos para tratar la influenza. Los CDC recomiendan un tratamiento inmediato con un medicamento antiviral contra la influenza para aquellas personas que tengan una infección o una presunta infección por influenza y corren mayor riesgo de presentar complicaciones graves a causa de la influenza. Los medicamentos antivirales no reemplazan la vacuna contra la influenza. Si bien la vacuna contra la influenza no siempre funciona de la misma manera, vacunarse contra la influenza es la mejor manera de prevenir la influenza estacional y sus posibles complicaciones graves. Los medicamentos antivirales son una segunda línea de defensa, y se pueden usar para tratar la influenza si se enferma. Los CDC recomiendan que las personas con mayor riesgo de presentar complicaciones graves a causa de la influenza deberían ser tratadas con medicamentos antivirales cuanto antes ya que se obtienen mejores beneficios si el tratamiento se inicia dentro de los 2 días desde la aparición de la enfermedad.

El hecho de que los adultos jóvenes con influenza viajen por el Día de Acción de Gracias podría desencadenar una propagación generalizada en todo el país. Esta situación pone de relieve la importancia de los esfuerzos de vacunación contra la influenza estacional y el COVID-19 en curso y que las personas tomen otras precauciones para preservar su salud y la de los demás. Teniendo en cuenta que se aproximan los festejos por el Día de Acción de Gracias y que el organismo tarda dos semanas en generar inmunidad luego de la vacunación, las personas deberían vacunarse lo antes posible y tomar medidas preventivas cotidianas para reducir la propagación de enfermedades respiratorias como la influenza. Estas medidas preventivas cotidianas incluyen permanecer en el hogar cuando está enfermo, cubrirse la boca al toser y estornudar y lavarse las manos con frecuencia. Si bien los CDC no recomiendan el uso rutinario de mascarillas por la influenza estacional en la comunidad, se recomienda como prevención del COVID-19 en este momento..

Está demostrado que, en los campus universitarios, los virus de la influenza se propagan rápidamente en lugares cerrados como viviendas comunes, aulas, baños compartidos, y a través de actividades sociales. Sin embargo, los adultos jóvenes siguen teniendo la cobertura de vacunación contra la influenza más baja, todas las temporadas de influenza en los Estados Unidos. Por ejemplo, una asistencia epidemiológica llamada Epi-Aid de los CDC que respalda una investigación local sobre un brote de influenza H3N2 en la Universidad de Michigan en Ann Arbor ha descubierto que alrededor de 700 estudiantes, docentes y miembros del personal han dado positivo en las pruebas de detección de la influenza desde el 6 de octubre del 2021, pero estaban vacunados solo una cuarta parte de ellos.

Los CDC también tienen informes puntuales de brotes de influenza en otras universidades e institutos de formación profesional del país. Muchos de ellos coinciden con centros urbanos y áreas circundantes vinculadas por motivos económicos (técnicamente se llaman "áreas estadísticas básicas") que están mostrando casos elevados de ILI. Cabe destacar que las consultas por ILI necesariamente no representan casos de infección por el virus de la influenza. Las consultas por ILI incluyen a pacientes que tienen fiebre (temperatura corporal de 100 °F [37.8 °C] o más) y tos y/o dolor de garganta. Estos síntomas pueden ser el resultado de una infección por diferentes virus, incluido el SARS-CoV-2; por consiguiente, es importante observar los datos de laboratorio de la influenza u otros virus respiratorios conjuntamente con los datos de ILI para obtener un panorama completo de la actividad de la influenza y otros virus respiratorios. Los datos de laboratorio de los laboratorios clínicos y de salud pública sugieren que la influenza está contribuyendo a algunas de las zonas de mayor actividad de ILI, pero no a todas. Además de mostrar estas áreas donde hay muchos casos de ILI, FluView interactive de los CDC muestra los datos de laboratorio por influenza a nivel nacional, por Región del HHS, así como por estado, de modo que las personas pueden hacer un seguimiento de los lugares donde se detectaron casos de virus por influenza.

Pensando en la temporada festiva y más adelante, todavía hay tiempo para aprovechar los beneficios de la vacuna contra la influenza esta temporada. La actividad de la influenza acaba de empezar y, aunque es imprevisible, suele alcanzar su punto máximo entre diciembre y febrero y puede durar hasta mayo. La vacuna contra la influenza protege contra cuatro virus de la influenza, incluido el virus H3N2 que se ha actualizado para las vacunas contra la influenza de esta temporada. La vacuna contra la influenza brinda muchos beneficios. Además de ayudar a prevenir la influenza, varios estudios han demostrado que la vacunación contra la influenza reduce la gravedad de la enfermedad en las personas que se vacunaron pero aún pueden enfermarse. La vacunación contra la influenza también puede ayudar a proteger a otras personas. Gran parte de la población de los EE. UU. corre un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa de la influenza, como las personas de 65 años de edad o más, los niños pequeños, las personas con ciertas afecciones crónicas y las personas embarazadas. Para estas personas, la influenza puede ser más grave. Aunque las personas con mayor riesgo deben vacunarse, si las personas que las rodean también se vacunan, se puede generar un efecto de resguardo, ya que las personas vacunadas pueden ayudar a formar un "resguardo" de protección contra la enfermedad. Las primeras estimaciones de los CDC sobre el acceso a la vacuna contra la influenza esta temporada sugieren que la cobertura de la vacunación contra la influenza es menor en comparación con la misma época de la temporada anterior entre ciertos grupos de personas.

Para las personas que presentan síntomas de la influenza, que pueden superponerse con los síntomas de otros virus respiratorios, existen pruebas que pueden distinguir entre la influenza y otros virus, como por ejemplo, el virus del COVID-19. Cabe recordar que también existen medicamentos para tratar la influenza. Los CDC recomiendan un tratamiento inmediato con un medicamento antiviral contra la influenza para aquellas personas que tengan una infección o una presunta infección por influenza y corren mayor riesgo de presentar complicaciones graves a causa de la influenza. Los medicamentos antivirales no reemplazan la vacuna contra la influenza. Si bien la vacuna contra la influenza no siempre funciona de la misma manera, vacunarse contra la influenza es la mejor manera de prevenir la influenza estacional y sus posibles complicaciones graves. Los medicamentos antivirales son una segunda línea de defensa, y se pueden usar para tratar la influenza si se enferma. Los CDC recomiendan que las personas con mayor riesgo de presentar complicaciones graves a causa de la influenza deberían ser tratadas con medicamentos antivirales cuanto antes ya que se obtienen mejores beneficios si el tratamiento se inicia dentro de los 2 días desde la aparición de la enfermedad.

También es importante recordar que las vacunas contra el COVID-19 no previenen la influenza y viceversa. Las vacunas contra la influenza protegen contra los virus de la influenza mientras que las vacunas contra el COVID-19 protegen contra el virus que causa el COVID-19. Por lo tanto, una vacuna no sustituye ni reemplaza a la otra. Se recomienda recibir ambas vacunas y es importante que las personas estén al día con las vacunas recomendadas contra la influenza y el COVID-19. En el caso de los adultos y de la mayoría de los niños, es necesaria una única dosis de vacuna contra la influenza al año para todas las personas a partir de los 6 meses en adelante. Las vacunas contra la influenza y las vacunas contra el COVID-19 pueden administrarse en la misma consulta.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.