Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Recomendaciones provisionales de los CDC para controlar el vector del virus del Zika en Estados Unidos continental

Este sitio web se actualiza con frecuencia; no obstante, es posible que parte de su contenido se vea en inglés hasta que se traduzca.

Directrices que complementan las directrices de los CDC para la elaboración de planes de acción contra el zika, con base en el riesgo a nivel local y estatal. *No incluye directrices específicas para los territorios de EE. UU.

Definiciones

<strong1>Caso de zika asociado a un viaje: </strong1>infección por el virus del Zika en una persona que viajó desde un área con transmisión del virus del Zika.

<strong1>Presunto caso de zika por transmisión local a través de mosquitos: </strong1> síntomas o resultados preliminares de pruebas del zika compatibles con la infección por el virus del Zika en personas que no tienen factores de riesgo para haber contraído el zika en un viaje, por vía sexual ni ninguna otra exposición conocida a líquidos corporales, y cuyos resultados en las pruebas de detección del virus del Zika están pendientes.

O

Un donante de sangre cuyas pruebas iniciales antes de la donación son positivas para el virus del Zika y están pendientes las pruebas de confirmación, que no presenta factores de riesgo para haber contraído el virus del Zika en un viaje o por contacto sexual, ni otra exposición conocida a líquidos corporales.

<strong1>Caso confirmado de transmisión local del virus del Zika:</strong1> una persona con resultados positivos en las pruebas  del virus del Zika según las directrices para laboratorios de los CDC la cual no tiene factores de riesgo para haber contraído el zika en un viaje, por vía sexual ni ninguna otra exposición conocida a líquidos corporales.

O

La prueba de ácido nucleico (NAT, por sus siglas en inglés) arrojó un resultado positivo para el virus del Zika Y la correspondiente confirmación a través de un algoritmo de pruebas de confirmación aprobado realizada en la sangre de un donante que no tiene factores de riesgo por haber contraído el zika en un viaje, por contacto sexual ni por exposición a otro líquido corporal.

<strong1>Transmisión local del virus del Zika confirmada en varias personas: </strong1>tres o más casos de transmisión local confirmada en personas que no viven en una misma casa con más de 2 semanas de diferencia en la aparición de la enfermedad (el período aproximado de vida de un mosquito infectado) y menos de 45 días, en un perímetro aproximado de 1 milla. La identificación de movimientos coincidentes en el perímetro de 1 milla de varias personas con infección por el virus del Zika contraída localmente sugiere un lugar en común (p. ej., barrio residencial, lugar de trabajo u otro lugar) para la exposición al mosquito infectado, ya que el alcance de vuelo de un vector <em1>Aedes aegypti</em1> en su vida es de aproximadamente 150 metros (alrededor de 500 pies).

Preparación

Las iniciativas de control de los mosquitos a principios de la temporada pueden reducir el riesgo de posible transmisión del zika y el control  efectivo de los vectores del virus del Zika dependerá de la intervención rápida y dinámica cuando se identifiquen los primeros casos en seres humanos Todas las comunidades en riesgo deberían prepararse para la actividad del virus del Zika y deberían evaluar y preparar planes de control de las poblaciones de mosquitos en su estado como parte de las iniciativas de preparación del plan de acción contra el zika.  Hacer una revisión integral del código de salud, las prácticas de control y el acceso a las instalaciones ayudará en la implementación de un plan de control del vector.

Muchos estados ya tienen programas de control del vector. A excepción de los estados que respondieron a los brotes anteriores de dengue y chikunguña, la mayoría de los planes de los estados se centran en el control de los mosquitos como medida para prevenir el virus del Nilo Occidental (WNV, por sus siglas en inglés). La biología y el comportamiento del Aedes aegypti y Aedes albopictus son diferentes con respecto a los mosquitos que transmiten el WNV. Por lo tanto, las herramientas que se utilizan para la vigilancia de estas especies como también las estrategias de control serán diferentes para los mosquitos que transmiten el WNV.

Antes de la temporada de mosquitos

  • Los gobiernos estatales, tribales y locales deberían considerar la implementación de una estrategia de manejo integral del vector (IVM, por sus siglas en inglés) al mismo tiempo que elaboran planes de control de mosquitos (ver Apéndice).
  • Los funcionarios de salud pública y los funcionarios a cargo del control del vector deberían establecer una red de comunicaciones para asegurar el intercambio de información oportuno, además de intercambiar información entre sí para guiar las mejores iniciativas de control del vector. Esta red debería formar parte de la estructura de manejo de incidentes del estado y debería comunicar acerca de las iniciativas y los planes al administrador de incidentes (IM, por sus siglas en inglés) del estado.
  • A fin de prepararse para la posible aparición del virus del Zika, los gobiernos estatales, tribales y locales deberían revisar los datos históricos y los mapas sobre la presencia de <em1>Aedes aegypti</em1> y <em2>Aedes albopictus</em2>. Si los mapas están desactualizados, planifique realizar nuevos relevamientos y evaluaciones durante la temporada de mosquitos.
  • Los funcionarios de respuesta deberían revisar los recursos humanos actuales, la asignación recursos y la experiencia técnica a nivel local para controlar el vector y deberían considerar el uso de acuerdos intergubernamentales de control del vector para ayudar a los condados fronterizos ajenos a su jurisdicción, como también celebrar previamente contratos con proveedores que suministren más capacidad para el control del vector.
  • Los funcionarios de respuesta deberían vincular las iniciativas de control del vector con los esfuerzos de comunicación. Esto incluye garantizar que las campañas de educación pública incluyan información no solo sobre medidas de protección personal sino también cómo pueden los ciudadanos reducir o eliminar los sitios donde el <em1>Ae. aegypti</em1> y el <em2>Ae. albopictus</em2> depositan sus huevos, motivar a la comunidad para que eliminen y desechen cualquier recipiente que contenga agua y educar a la comunidad lo que significa el manejo integral del vector (IVM, por sus siglas en inglés) en el marco de un programa de control del mosquito.

Durante la temporada de mosquitos

  • Con el plan antes elaborado, investigue y haga el mapa de la presencia de <em1>Ae. aegypti</em1> y <em2>Ae. albopictus</em2> dentro del estado y la jurisdicción.
  • Involucre a la comunidad alentándola a eliminar los hábitats de larvas y los sitios donde el Ae. aegypti y Ae. albopictus depositan sus huevos; incluya campañas de limpieza de la comunidad (desecho de neumáticos, recolección de residuos, eliminación y limpieza de recipientes grandes y pequeños). Aproveche las asociaciones con los gobiernos locales, las organizaciones sin fines de lucro y el sector privado para obtener apoyo.
  • Use larvicidas en recipientes y masas de agua que no pueden eliminarse o botarse.
  • Use adulticidas, cuando haya muchos mosquitos adultos y sea necesario eliminar las poblaciones.
  • Haga pruebas rápidas de resistencia a insecticidas de las poblaciones de mosquitos locales para identificar qué insecticidas tendrán mayor efectividad si aparecen casos de enfermedad por el virus del Zika.

Implementación de iniciativas de control

Para prevenir la transmisión local a través de mosquitos, el control de mosquitos debe implementarse para todos los casos de enfermedad por el virus del Zika asociados con viajes y contraídos en forma local, presuntos y confirmados. El alcance de las iniciativas de control de mosquitos puede intensificarse a medida que se identifiquen más casos. Las iniciativas de control del vector deberían estar alineadas con las decisiones del gobierno estatal, tribal o local con respecto a los límites para declarar un área como lugar de "transmisión activa del virus del Zika". Esto puede coincidir con la frontera del condado o puede ser la designación de un código postal. En caso de transmisión local a través de mosquitos confirmada en varias personas, los funcionarios deberían pensar en intensificar y ampliar las iniciativas de control del vector dentro de las áreas de transmisión activa.

  • Implemente iniciativas de control estratégicas alrededor de la casa o el edificio del paciente, incluyendo reducción de fuentes, así como control de larvas y mosquitos adultos en un radio de 150 yardas (u otro límite según corresponda) alrededor de la casa o el edificio.
  • Considere el uso de aerosoles de acción residual específicos para interiores en áreas donde no hay una amplia disponibilidad de aires acondicionados y mosquiteros.
  • Las actividades de control específicas, que implican visitas en la casa, deberían coordinarse perfectamente con las iniciativas y los mensajes educativos.
  • Además de concentrarse en las casas de los pacientes y el área aledaña, deberían considerarse tratamientos con larvicidas y adulticidas usando métodos adecuados conforme al tamaño del área de tratamiento. Los planes de control deberían adaptarse a las necesidades locales y quizás requieran de fumigación con camiones o aérea (aérea en áreas > de 2000 acres) o una combinación de ambas. En caso de transmisión local a través de mosquitos, confirmada en varias personas que se extienda a lo largo de varios condados o en un estado, amplíe las iniciativas de control del vector para lograr una cobertura a nivel regional o estatal.
  • Monitoree la efectividad de los tratamientos con trampas y actividades de eliminación si el número de mosquitos comienza a aumentar nuevamente.

Apéndice

Los programas de manejo de mosquitos efectivos, basados en los principios de manejo integral del vector (IVM), pueden ayudar a prevenir la introducción del virus del Zika en un área. Los principios de IVM incluyen abordar el controle de mosquitos mediante una cuidadosa planificación, usando una variedad de intervenciones específicas para el control de larvas y mosquitos adultos con métodos químicos y no químicos. El manejo integral del vector, correctamente planificado e implementado, garantiza un nivel más efectivo de control en comparación con el que puede alcanzarse con un solo enfoque. Los gobiernos estatales, tribales y locales deberían elaborar planes adaptados a sus necesidades individuales y deberían considerar basar esos planes en los principios de IVM.

Lo ideal es vincular el IVM a un programa de monitoreo de mosquitos que proporcione datos que describan las condiciones y los hábitats locales donde se reproducen los mosquitos Aedes como también la abundancia de esos mosquitos en el transcurso de una temporada. Estos datos pueden ayudar a tomar decisiones informadas sobre la implementación de actividades de control de mosquitos adecuadas a la situación. La implementación de un programa de IVM efectivo para el mosquito <em1>Aedes</em1> requiere de personal capacitado que conozca el ciclo de vida del mosquito y tenga experiencia en los métodos de monitoreo. Puede encontrarse información sobre cómo efectuar actividades de evaluación y control de larvas y mosquitos <em1>Aedes</em1> adultos en el sitio web de chikunguña de los CDC.

Monitoreo de mosquitos inmaduros

El monitoreo de larvas puede ayudar a los gobiernos estatales, tribales y locales a controlar la actividad del mosquito Aedes y a tomar decisiones de control a tiempo, incluso antes de que haya presuntos casos de zika en los seres humanos. Esto implica tomar muestras de una amplia variedad de hábitats acuáticos y requiere de inspectores capacitados que identifiquen los sitios de reproducción de larvas, recojan muestras de larvas de forma regular en hábitats conocidos y busquen con regularidad fuentes nuevas. Esta información puede utilizarse para determinar dónde y cuándo deberían implementarse las iniciativas de reducción de fuentes y control de larvas. Existen dos métodos comunes para recopilar información sobre el número y las ubicaciones de larvas de Ae. aegypti y Ae. albopictus: las ovitrampas y las encuestas de larvas/pupas.

Monitoreo de mosquitos adultos

El monitoreo de mosquitos adultos se utiliza para determinar la abundancia de mosquitos vectores adultos y para identificar las áreas donde es necesario implementar medidas de control. También es útil evaluar la efectividad de los métodos de intervención. Actualmente, no se recomienda realizar pruebas a los mosquitos para detectar el virus del Zika, ya que este virus no presenta reservorio animal conocido fuera de los seres humanos en los EE. UU. y no supone ninguna ventaja por sobre buenos programas de vigilancia humana. 

Hay varios métodos disponibles para monitorear a los mosquitos adultos. Las trampas específicas para las especies Culex adultas no son efectivas para capturar al Ae. aegypti ni el Ae. albopictus. La trampa que se usa con mayor frecuencia para vigilar al mosquito Aedes adulto es la trampa BG Sentinel, pero hay otros tipos de trampas disponibles. La vigilancia de mosquitos adultos debería constar de una serie de lugares de recolección de donde se saquen muestras de forma regular. Los lugares con trampas fijas permiten monitorear las tendencias en cuanto a abundancia de mosquitos con el tiempo y son esenciales para obtener información que guíe las iniciativas de control. Se pueden utilizar más lugares con trampas de forma ad hoc para obtener información adicional sobre la actividad de los mosquitos y la efectividad de las iniciativas de control.

Actividades de control de los mosquitos

El control de los mosquitos debería, en términos idílicos, llevarse a cabo durante una temporada de mosquitos, incluso antes de que se identifiquen casos de zika, y debería usar como base los resultados obtenidos a partir de los programas de monitoreo de larvas y mosquitos adultos que identificaron áreas que necesitan ser controladas. Además, en el lugar donde se registró el primer caso de zika en seres humanos, se deben implementar rápida y dinámicamente más medidas de control de rutina de los mosquitos para evitar que los niveles de riesgo aumenten a tal punto de que se convierta en un brote generalizado entre los seres humanos.

Control de larvas de mosquitos

El objetivo del control de las larvas de mosquitos es tener bajo control las poblaciones de mosquitos antes de que sean adultos. Este puede ser un método eficiente para manejar las poblaciones de mosquitos si se puede acceder a los sitios de reproducción de los mosquitos. Sin embargo, con el control de larvas solo quizás no se logre alcanzar los niveles de reducción de las poblaciones de mosquitos que se necesitan para mantener el riesgo de zika en niveles bajos. Además, el control de larvas debe estar acompañado por medidas para controlar también las poblaciones de mosquitos adultos. En situaciones de brote, el control de larvas complementa las medidas de control de los mosquitos adultos al prevenir la reproducción de nuevos mosquitos vectores. No obstante, es poco probable que el control de larvas solo pueda evitar los brotes de zika una vez que la reproducción de los virus ha alcanzado niveles causantes de infecciones en los seres humanos.

Existen numerosos métodos para controlar las larvas de mosquitos.

  • <strong1>Reducción de fuentes:</strong1> reducción de fuentes hace referencia a la eliminación o remoción de los hábitats donde se reproducen los mosquitos. Esto puede variar de vaciar y lavar los recipientes con agua todas las semanas hasta desecha correctamente neumáticos en desuso, barriles pluviales y contenedores de residuos que pueden acumular agua de lluvia. Esto puede ser difícil de lograr con el vector <em1> aegypti</em1> del virus del Zika, el cual utiliza sin problemas recipientes de agua muy pequeños. La participación activa de la comunidad y el acceso garantizado de la comunidad a los servicios de recolección de residuos son factores fundamentales del éxito de una campaña de reducción de fuentes. La reducción de fuentes puede mejorarse con visitas a domicilio para examinar los posibles sitios de reproducción de los mosquitos e informar a los propietarios de la vivienda.
  • <strong1>Aplicación de larvicidas:</strong1> en situaciones donde no sea factible la reducción de fuentes, se pueden aplicar pesticidas aprobados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) para controlar larvas de mosquitos cuando estas se detectan, o agregarlos a recipientes que podrían funcionar como lugares de reproducción. Hay disponibles varios pesticidas para controlar las larvas de mosquitos. (Ver Tabla 1). Los métodos para aplicar larvicidas incluyen el uso de dispositivos de aplicación manual, desde rociadores montados en un camión o en un avión, o una combinación de ambos. A continuación se ofrecen más detalles.
  • Enfoque combinado: se requiere un enfoque combinado con reducción de fuentes y uso de larvicidas adaptado a los contextos locales y la disposición de personal de campo adecuado y capacitado para identificar correctamente los sitios de reproducción de larvas e implementar las herramientas de manejo adecuadas para ese sitio.

Control de mosquitos adultos

Es poco probable que la reducción de fuentes y los tratamientos con larvicidas solos sean adecuados para mantener las poblaciones de mosquitos adultos en niveles los suficientemente bajos como para limitar la reproducción de los virus. El objetivo del componente de control de mosquitos adultos del programa de IVM es complementar el programa de manejo de larvas al reducir la cantidad de mosquitos adultos que pican activamente en un área y de esta manera se disminuye la cantidad de huevos que se ponen en los sitios de reproducción. Además, durante un brote, el control de mosquitos adultos es fundamental para reducir de inmediato la cantidad de mosquitos adultos infectados que pican. En la Tabla 2 se ofrece una lista de productos químicos, aprobados por la EPA, disponibles para controlar los mosquitos adultos. Existen varios métodos para controlar los mosquitos Aedes adultos.

  • <strong1>Fumigación específica de acción residual para exteriores</strong1>: en situaciones en las que se desea lograr un control a largo plazo (en la vivienda del paciente o el edificio por ejemplo), se puede implementar un enfoque que centrado en la fumigación de superficies exteriores donde podrían posarse los mosquitos adultos, mediante el uso de dispositivos de aplicación manual (Trout et al. 2010) en el objetivo y en un radio de 150 yardas alrededor del objetivo. Lo ideal es realizar primero una evaluación de la posible resistencia a los productos químicos y luego tomar decisiones relacionadas a los pesticidas. Los tratamientos adulticidas específicos deberían estar acompañados de métodos de reducción de larvas según se describe arriba. En estas situaciones (es decir, proporcionar una barrera alrededor de la vivienda de la mujer embarazada o del paciente), este método requiere de mucha atención y rápida acción para poder contener la diseminación viral. (Vasquez-Prokopec 2010)
  • fumigación de acción residual para interiores: la fumigación de acción residual para interiores debería considerarse para hogares que no cuentan con mosquiteros adecuados ni aire acondicionado. Los dos productos químicos contra mosquitos, aprobados por la EPA para usar en interiores, son la deltametrina y la bifentrina. La fumigación debería centrarse en los lugares dentro de la vivienda donde descansan los mosquitos. Estos incluyen la parte posterior de los clósets, debajo de muebles y otros sitios oscuros y tranquilos detrás de muebles y en los rincones. (Vazques-Prokopec 2010)
  • Aplicación generalizada en exteriores: cuando las poblaciones de mosquitos Aedes adultos son bastante numerosas o hay transmisión más generalizada de zika a nivel local, se pueden hacer aplicaciones más extensas de adulticidas, con pesticidas aprobados por la EPA, además de implementar el enfoque específico en la vivienda o el edificio. Los pesticidas para controlar los mosquitos adultos pueden aplicarse en áreas más extensas usando dispositivos de aplicación manual, desde rociadores montados en un camión o en un avión, o una combinación de ambos. Este tipo de fumigación se conoce como rociado espacial, en contraposición a la fumigación de efecto residual descrita arriba, y su efecto es temporal cuando se usa sin el control de larvas correspondiente (es decir, el insecticida debe entrar en contacto con un mosquito durante la fumigación para que tenga efecto).
    • Los dispositivos manuales son útiles para controlar áreas relativamente pequeñas pero tienen una capacidad limitada para tratar rápidamente áreas grandes durante un brote.
    • Las aplicaciones desde un camión pueden abarcar áreas más grandes pero pueden tener brechas en la cobertura debido a las limitaciones relacionadas a la infraestructura de la carretera.
    • Se requiere la aplicación aérea de adulticidas para controlar los mosquitos cuando áreas grandes deben recibir un tratamiento inmediato.  Las aplicaciones desde un camión y un avión deberían programarse para el amanecer o el atardecer.
    • Los pesticidas que se aplican desde un camión o avión para controlar los mosquitos adultos se aplican utilizando la tecnología ultra bajo volumen (ULV, por sus siglas en inglés), en la que se aplica una pequeña cantidad de pesticida por acre, en forma de niebla de pequeñas gotas diseñada de manera tal que contenga la suficiente cantidad de pesticidas como para matar a los mosquitos que entran en contacto con las gotas. La información que describe la tecnología de aplicación ULV y los factores que afectan la efectividad de los pesticidas ULV aplicados por tierra y desde el aire se tomó de Mount et al. 1996, Mount 1998, y Bonds 2012.

Riesgo y seguridad de los pesticidas para el control de vectores y prácticas

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) aprobó los insecticidas para controlar las larvas y los mosquitos adultos para ese uso únicamente. Las instrucciones que se proporcionan en las etiquetas de los productos indican la aplicación correspondiente y los parámetros de uso, y deben respetarse en su totalidad. El uso de pesticidas debería restringirse a técnicos capacitados y con licencia, según los requisitos legales estatales, tribales o locales. Las investigaciones han demostrado que la aplicación ULV de adulticidas para controlar los mosquitos no produjo exposiciones detectables ni aumentos en los casos de asma en personas que viven en las áreas tratadas (Karpati et al. 2004, Currier et al. 2005, Duprey et al. 2008).

Medidas legales para tener acceso o control

Las propiedades privadas e individuales pueden constituir grandes fuentes de reproducción de mosquitos. Los ejemplos incluyen acumulaciones de neumáticos en desuso u otros residuos, fuentes de agua descuidadas que quedan con agua estancada y sirven de sitio de reproducción de mosquitos. Los estatutos de salud pública locales o las regulaciones de perjuicio público pueden aplicarse para tener acceso a las actividades de vigilancia y control o para exigirle al propietario de la vivienda que solucione el problema. La comunicación proactiva con los residentes y los programas de educación pública pueden mitigar la necesidad de tomar medidas legales. No obstante, es posible que se necesiten iniciativas legales para eliminar los sitios de reproducción de mosquitos persistentes.

Manejo de resistencia a insecticidas

Para demorar o prevenir el desarrollo de resistencia a los insecticidas en las poblaciones de vectores, los programas  IVM  deberían incluir un componente de manejo de la resistencia (Florida Coordinating Council on Mosquito Control 1998). Idealmente, esto debería incluir el monitoreo anual del estado de resistencia en las poblaciones objetivo o evaluaciones de resistencia en áreas locales antes de tomar la decisión de aplicar productos químicos.

Los CDC han realizado una prueba para determinar si un ingrediente activo en particular tiene la capacidad de matar a los mosquitos vectores. La técnica, denominada como bioensayo de botella de los CDC, es sencilla, rápida y económica en comparación con otras alternativas. Los resultados pueden ayudar a guiar la selección del insecticida que se usará en la fumigación. Hay un manual práctico de laboratorio que describe cómo realizar e interpretar el bioensayo de botella de los CDC; está disponible en línea [PDF - 28 páginas]. Para obtener más información sobre cómo obtener y realizar el bioensayo de botella, contacte a los CDC en bottleassay@cdc.gov.

Tabla 1 Insecticidas que atacan las larvas de mosquitos

Ingrediente activo Tipo de químico
Bacillus thruengensis isralensis Microbiano
Bacillus sphaericus Microbiano
Spinosyn Microbiano
Aceites Película superficial
Novaluron Regulador de crecimiento de insectos
Methoprene Regulador de crecimiento de insectos
Temephos Organofosforado

Tabla 2 Insecticidas que atacan los mosquitos adultos

Ingrediente activo Use Tipo de químico
Deltametrina Rociado espacial/rociado residual Piretroide
Etofenprox Rociado espacial Piretroide
Permetrina Rociado espacial Piretroide
d-Fenotrin (Sumethrin) Rociado espacial Piretroide
Piretrinas/Piretro Rociado espacial Piretroide
Clorpirifós Rociado espacial Organofosforado
Malatión Rociado espacial Organofosforado
Naled Rociado espacial Organofosforado
Alfa-cipermetrina Rociado residual Piretroide
Bifentrina Rociado residual Piretroide
Lambda-cihalotrina Rociado residual Piretroide
Tau-fluvalinato Rociado residual Piretroide
Imidacloprid/Beta-ciflutrina Rociado residual Mezcla de neonicotinoides/piretroide

Referencias

Bonds JA. 2012. Rociados espaciales ultra bajo volumen para controlar los mosquitos: una revisión fundamental. Med Vet Entomol. 26(2):121-30.

Currier M, McNeill, M, Campbell D, Newton N, Marr JS Perry E, Berg SW, Barr DB, Luber GE, Kieszak MA, Rogers HS, Backer LC Belson MG Bubin C Azziz-Baumgartner E, Duprey ZH. 2005. Exposición de seres humanos a pesticidas para el control de mosquitos. Misisipi, Carolina del Norte y Virginia, 2002 y 2003. MMWR. 54:529-532.

Duprey Z, Rivers S, Luber G, Becker A, Blackmore C, Barr D, Weerasekera G, Kieszak S, Flanders WD, Rubin C. 2008. Control aéreo de mosquitos en la comunidad y exposición a naled. J Am Mosq Control Assoc. 24:42-46. Doi:10.3/5 559.1

Florida Coordinating Committee Mosquito Control. 1998. Control de mosquitos en la Florida: la misión del estado según la definen los controladores de mosquitos, reguladores y administradores ambientales [PDF - 259 páginas]. Gainesville, FL: Universidad de Florida. Consultado el 5/7/2013

Karpati AM, Perrin MC, Matte T, Leighton J, Schwartz J, Barr RG. 2004. fumigación con pesticidas para controlar el virus del Nilo Occidental y las consultas por asma en el departamento de emergencias en la Ciudad de Nueva York, 2000. Environ Health Perspect. 112(11):1183-7.

Mount GA. 1998. Una revisión fundamental de los insecticidas en aerosol de ultra bajo volumen aplicados mediante generadores montados en un vehículo para controlar los mosquitos adultos. J Am Mosq Control Assoc. 14(3):305-34.

Mount GA, Biery TL, Haile DG. 1996. Una revisión del rociado aéreo de ultra bajo volumen de insecticidas para controlar los mosquitos. J Am Mosq Control Assoc. 12(4):601-18.

Trout RT, Brown GC, Potter MR, Hubbard JL. 2007. Eficacia de dos insecticidas con piretroide utilizados como tratamientos barrera para manejar las poblaciones de mosquitos (Dipters: Culicidae) en viviendas residenciales suburbanas.  J. Med. Entomo. 44:470-477

Vazques-Prokopec GM, Kitron U, Montgomery B, Horne P, Ritchie SA. 2010.  Cuantificar la dimensión espacial de la diseminación epidémica del virus del dengue dentro de un entorno urbano tropical. PLoS Negl. Trop. Dis. 4:  e920. doi:10.14/journal.pntd.0000920

Este sitio web se actualiza constantemente; sin embargo, parte del contenido se presenta en inglés hasta que sea traducido.

ARRIBA