Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Atención para bebés con síndrome congénito de Zika

Este sitio web se actualiza con frecuencia; no obstante, es posible que parte de su contenido se vea en inglés hasta que se traduzca.

Trabaje conjuntamente con el pediatra de su bebé para establecer un centro de servicios médicos

Los bebés afectados por el zika pueden tener necesidades especiales permanentes. La primera medida que debe tomar para cubrir las necesidades del cuidado de la salud de su hijo es elegir a un pediatra o proveedor de atención médica pediátrica confiable para que brinde atención médica. Como el cuidado de su bebé requerirá la participación de más de un médico, el hecho de trabajar en forma conjunta con su pediatra para manejar el cuidado de su bebé le permitirá crear un centro de servicios médicos centrado en las necesidades de su hijo. El pediatra de su bebé será una pieza clave del centro de servicios médicos de su bebé y de la elaboración de un plan integral para el cuidado de su hijo. A continuación, cuenta con información que le servirá para coordinar la atención y establecer un centro de servicios médicos para su hijo.

¿Qué es un centro de servicios médicos?

Varios proveedores pueden evaluar a su bebé en un mismo lugar o en diferentes sitios; un centro de servicios médicos no es un lugar; es un enfoque hacia la atención médica que garantiza que su bebé reciba los mejores servicios y los más apropiados.

  • Consulte al pediatra de su bebé ante cualquier duda o inquietud respecto del cuidado de su hijo. Podría resultarle útil si anota las preguntas y sus respectivas respuestas. Algunas preguntas importantes son:
    • ¿Con qué frecuencia deberíamos consultar al pediatra?
    • ¿Qué especialistas nos recomendaría que vea mi hijo?
    • ¿Cómo elijo al especialista adecuado para mi hijo?
    • ¿Qué clase de cuidado especial deberá recibir mi hijo en el hogar, el centro de cuidados infantiles o la escuela?
    • ¿Puede contactarme con algún especialista en intervención temprana?
    • ¿Cómo puedo averiguar acerca de grupos de apoyo para padres con la misma preocupación?
  • Pídale a su proveedor de seguro médico que lo ayude a dar con un centro de servicios médicos que incluya a los proveedores de atención médica que necesita su bebé.

Un especialista en intervención temprana es un proveedor de atención médica con conocimientos especializados acerca de los servicios de intervención temprana para niños con necesidades de cuidado de la salud especiales. Los servicios de intervención temprana (desde el nacimiento hasta los 3 años de edad) incluyen terapias para ayudar a los niños a hablar, caminar e interactuar con los demás. Estos servicios pueden tener un efecto significativo en la capacidad de aprendizaje del bebé para adquirir nuevas habilidades. El especialista en intervención temprana puede ayudar a encontrar servicios para apoyar y optimizar el desarrollo de su bebé. Dependiendo de las políticas de su estado, su hijo puede ser elegible para recibir servicios de intervención temprana a bajo costo o en forma gratuita. Son sistemas de apoyo y recursos físicos, cognitivos y sociales/emocionales.

Trabaje conjuntamente con el pediatra de su bebé para identificar a los especialistas médicos que son necesarios

Un especialista es alguien que ha completado estudios avanzados y ha realizado una capacitación en una determinada área de la salud o especialización médica. El pediatra de su bebé puede recomendarle uno o más de los siguientes especialistas.

Use un plan de atención

Probablemente no sea necesario consultar a todos estos especialistas. Aunque aún hay datos acerca de los efectos de la infección por el virus del Zika que desconocemos, es importante tener un panorama completo sobre la salud de su bebé para brindarle la atención que necesita. Cuanto antes los médicos puedan detectar las irregularidades en el desarrollo de su bebé, mejor preparados podrán estar su familia y el equipo médico que atiende a su bebé para tomar las mejores decisiones. Siga las directrices del pediatra y haga un seguimiento de la atención que recibe su bebé con un plan de atención.

  • Un neurólogo (especialista del sistema nervioso, la médula espinal y el cerebro) que detecta los problemas neurológicos y del desarrollo y determina el tratamiento adecuado para tratar afecciones como las convulsiones.
  • Un oftalmólogo (médico especialista de la vista) que realiza un examen oftalmológico completo para detectar posibles problemas que podrían afectar la visión.
  • Un endocrinólogo (especialista en hormonas y glándulas endocrinas) que detecta los problemas en el funcionamiento de las tiroides y determina el tratamiento adecuado.
  • Un ortopedista (especialista del aparato locomotor) que diagnostica y trata las afecciones que afectan la función de los huesos.
  • Un fisioterapeuta o fisiatra (especialista en rehabilitación física) que trata las afecciones neurológicas o musculares.
  • Un neumonólogo (especialista en pulmones) o un otorrinolaringólogo (especialista en garganta, nariz y oído) que diagnostican y tratan las afecciones que dificultan la respiración.
  • Un especialista en lactancia, nutricionista, gastroenterólogo o terapeuta ocupacional o foniatra que tratan problemas de alimentación como la dificultad para tragar.

Algunos especialistas son difíciles de encontrar. Si vive en un área sin acceso a los especialistas que le recomendó el pediatra de su bebé, quizás necesite ayuda con el transporte.

  • Contacte a su asistente social, trabajador de salud comunitario, organización sin fines de lucro u oficina del gobierno local para saber si pueden brindarle asistencia de transporte. Si no sabe por dónde empezar, consúlteles a los médicos o enfermeros de su hijo o hable con su proveedor de seguro médico para ver si lo pueden contactar con un asistente social.
  • Pídale a su proveedor de seguro médico que le recomiende opciones de asistencia de transporte como servicios de traslado o reembolsos de los gastos incurridos en el traslado de ida y vuelta para asistir a las citas médicas.
  • Organice con familiares, amigos o miembros de la comunidad para que ayuden con el transporte.

Recuerde: cuanto antes conozca las opciones que están disponibles para el cuidado de salud de su hijo, mayor será su capacidad para tomar las mejores decisiones respecto de su atención médica.

Cuidado especial para bebés nacidos con defectos de nacimiento asociados al síndrome congénito por el virus del Zika

Los bebés con el síndrome congénito del zika pueden tener diferentes problemas de salud a medida que van creciendo, pero es difícil saber exactamente cómo la infección por el virus del Zika afectará a cada bebé. Consulte con los médicos para coordinar en forma conjunta la atención médica de su bebé. Pídale al médico de su hijo que le explique los resultados de los diferentes tipos de evaluaciones y exámenes que le realizan a su hijo.

Las pruebas y evaluaciones que probablemente le realicen a su hijo antes de ser dado de alta son:

  • Un examen físico. El médico le tomará todas las mediciones a su bebé como el peso, la longitud y la circunferencia de la cabeza (el diámetro de la cabeza del recién nacido). También examinará la piel, la cabeza y el cuello, el corazón, los pulmones, el abdomen, los genitales, los músculos, los huesos y el nivel de reacción y capacidad de respuesta.
  • Un control del desarrollo de la cabeza y el cerebro de su bebé. El médico o enfermera medirá la circunferencia de la cabeza del bebé (durante el examen físico) y realizará una ecografía de cabeza (una herramienta que muestra la imagen del cerebro de su bebé). En algunos casos, el proveedor de atención médica de su hijo puede derivarlo a un especialista para obtener imágenes más avanzadas, como una resonancia magnética, del cerebro del bebé. Estas actividades permitirán que el equipo médico sepa si su bebé tiene problemas con el desarrollo del cerebro.
  • Un examen neurológico. Esto permitirá que su equipo médico evalúe el estado mental y el nivel de reacción de su bebé, la vista, el oído y los reflejos de tragar y succionar. El proveedor también controlará la capacidad de movilidad y de agarre y los reflejos en general del bebé.
  • Una prueba de audición. El proveedor de atención médica de su bebé debería hacer una prueba de respuesta auditiva del tallo cerebral (ABR, por sus siglas en inglés) durante la primera internación en el hospital o inmediatamente después de ser dado de alta. Es un tipo especial de prueba auditiva que controla la respuesta del cerebro a los sonidos. Colocarán en la cabeza de su hijo unos autoadhesivos pequeños e indoloros llamados "electrodos". Estos electrodos están conectados a una computadora. Le colocarán unos auriculares y, a medida que se emiten sonidos, los electrodos enviarán información computarizada acerca de cómo responde el cerebro de su bebé. Es importante poder identificar la pérdida auditiva en forma temprana ya que las intervenciones podrían ayudar a que los bebés desarrollen su máximo potencial. Si no se detectara, la pérdida auditiva podría provocar un retraso en el desarrollo del habla y del lenguaje además de afectar las capacidades de razonamiento, aprendizaje y socialización.
  • Una prueba de detección de la infección por el virus del Zika. El proveedor de atención médica tomará pequeñas muestras de sangre y orina de su bebé.
  • Pruebas de sangre.
    • Una prueba de hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés). Esta prueba garantiza que todas las diferentes partes de la sangre del bebé estén en niveles normales.
    • Una prueba metabólica. Esta prueba permitirá obtener información acerca del metabolismo de su bebé. El metabolismo es la manera en que el organismo de una persona convierte el alimento en energía. La prueba metabólica por lo general sirve para medir los niveles de azúcar en sangre, el equilibrio hidroelectrolítico, la función hepática y la función renal.
    • Un conjunto de pruebas de la función hepática. Mediante esta prueba el proveedor de atención médica de su bebé podrá saber si su hígado funciona correctamente.
  • Un examen oftalmológico (de la vista). Es cuando un oftalmólogo (oculista) revisa minuciosamente los ojos de su bebé para saber si tiene algún problema de visión.

Debido a que los cuidados de su bebé pueden ser complejos, el médico puede considerar la opción de trasladarlo a un hospital con atención de subespecialidades que probablemente cuente con especialistas como neurólogos, endocrinólogos y otros subespecialistas que se especializan en tratamientos de bebés y niños.

Si la prueba del virus del Zika arrojara un resultado positivo, su hijo además debería recibir lo siguiente:

Durante el primer año de vida

  • Su bebé debería recibir cuidados de salud de rutina, como el monitoreo de alimentación y crecimiento, para asegurarse de que está creciendo a un ritmo normal.


Alrededor de la segunda semana de vida

  • Su bebé podría ser sometido a un examen de tiroides. Esta prueba de sangre permite determinar si la glándula tiroidea del bebé funciona correctamente. La glándula tiroidea se encuentra ubicada en el cuello y controla la rapidez con la que el cuerpo quema energía y genera proteínas y la sensibilidad del cuerpo respecto de otras hormonas. El funcionamiento normal de la glándula tiroidea es importante para el desarrollo físico y mental.
  • Su bebé podría ser derivado a un especialista en intervención temprana o servicios de intervención temprana. Estos servicios incluyen terapias para ayudar a los niños a hablar, caminar e interactuar con los demás. Los servicios de intervención temprana están destinados a bebés recién nacidos hasta los 3 años de edad y pueden tener un efecto significativo en la capacidad del niño para adquirir nuevas habilidades.


Alrededor del primer mes de vida

  • Examen neurológico (descrito anteriormente)


Alrededor de los 2 meses de edad

  • Examen neurológico (descrito anteriormente)


Alrededor de los 3 meses de edad

  • Examen de tiroides (descrito anteriormente)
  • Examen oftalmológico (descrito anteriormente)


Alrededor de los 4-6 meses de edad

  • Repetir prueba de ABR (descrita anteriormente)

Buscar servicios de apoyo y para la familia

Recibir un diagnóstico de síndrome congénito por el virus del Zika puede ser algo abrumador. Hablar con otra persona, ya sea con un amigo o un profesional, acerca de los retos que deberá enfrentar puede servir de ayuda. Los hospitales suelen contar con un asistente social que lo asesorará y contactará con otros recursos terapéuticos. Su seguro médico puede cubrir servicios terapéuticos y algunas organizaciones comunitarias suelen ofrecer este tipo de servicios en forma gratuita.

Podría servir de ayuda hablar con otras personas cuyos familiares también tienen defectos de nacimiento. Otras personas podrían responder algunas de sus dudas o cuestiones. A menudo, pueden brindarle información acerca de los recursos que para ellos fueron útiles. Hablar con otras personas podría además servir como apoyo emocional y darle esperanzas para el futuro. Pregúntele a los proveedores de atención médica de su bebé (médicos, enfermeras, asistente social y otro personal del equipo médico) si pueden contactarlo con grupos de apoyo.

Los CDC y otras organizaciones tienen recursos en los servicios de apoyo y para la familia.

Recursos relacionados

Lo que debe saber si su médico sospecha de microcefalia del feto

Lo que debe saber si su bebé ha nacido con el síndrome congénito por el virus del Zika

Lo que debe saber si su bebé puede haber sido infectado por el virus del Zika pero no presenta afecciones de salud de nacimiento relacionadas

Arriba