Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Padres

Este sitio web se actualiza con frecuencia; no obstante, es posible que parte de su contenido se vea en inglés hasta que se traduzca.

Lo que sabemos acerca del zika

Después del nacimiento

Los bebés y niños pueden infectarse con el virus del Zika.

  • La forma más frecuente en la que los bebés y niños pueden contraer el virus del Zika es a través de las picaduras de dos tipos de mosquitos. Puede encontrar información acerca de cómo prevenir de manera segura las picaduras de mosquitos en la página "Evite las picaduras de los mosquitos" de los CDC.
  • A la fecha no se han informado casos de contagio de zika a través de la leche materna. Debido a los beneficios de la lactancia materna, recomendamos a las madres que amamanten a sus bebés, aun en áreas donde el virus del Zika está presente.
  • Los síntomas comunes del zika son fiebre, sarpullido, dolor en las articulaciones y ojos enrojecidos. Los síntomas normalmente desaparecen en pocos días a una semana. Muchas personas infectadas con el virus del Zika no tiene síntomas.
  • No hay vacunas ni medicamentos para el zika. Más información acerca de tratamiento y prevención.

Durante el embarazo

Se han informado defectos congénitos, incluida la microcefalia, y otros problemas en bebés nacidos de mujeres que contrajeron el virus del Zika durante el embarazo.

  • Una mujer embarazada puede transmitir el virus del Zika a su feto durante el embarazo o cerca del momento del parto. Estamos estudiando de qué forma el virus del Zika afecta los embarazos.
  • Desde mayo del 2015, Brasil ha tenido un importante aumento en la cantidad de casos de infección por el virus del Zika. Durante este brote, los funcionarios brasileños reportaron un incremento en la cantidad de bebés nacidos con microcefalia, una afección en la cual la cabeza del bebé es más pequeña de lo previsto en comparación con la de los bebés de la misma edad y el mismo sexo, en áreas afectadas por el zika. Hace poco, los CDC concluyeron que la infección por el virus del Zika durante el embarazo es una de las causas de microcefalia y otros defectos graves en el cerebro fetal.
  • Se registró la pérdida del embarazo, entre otros problemas, en muejres que contrajeron el virus del Zika durante el embarazo. Se relacionó el zika con otros defectos congénitos, incluidos los defectos en los ojos, la pérdida de audición y los trastornos de crecimiento.
  • Es posible que algunos bebés que contrajeron la infección por el virus del Zika antes del nacimiento no nazcan con microcefalia; pero, luego pueden experimentar un crecimiento tardío de la cabeza y desarrollar microcefalia posnatal.
  • No todos los bebés cuyas madres tuvieron zika durante el embarazo nacieron con problemas de salud. Los investigadores están trabajando para intentar comprender mejor la frecuencia con la que el zika durante el embarazo causa dificultades.
  • La infección con el virus del Zika en la última etapa del embarazo, incluido el periodo inmediatamente anterior al parto y los primeros días posteriores al nacimiento no se ha asociado a casos de microcefalia.

La microcefalia se produce por muchas razones, y muchas veces se desconoce la causa.

  • Algunas afecciones genéticas, infecciones y toxinas pueden causar microcefalia. Si su niño tiene microcefalia, su médico o su otro proveedor de servicios de salud buscará la causa subyacente. No obstante, en aproximadamente la mitad de los casos de niños con microcefalia, nunca se descubre la causa subyacente.
  • Si tiene un hijo con microcefalia, es poco probable que haya tenido que ver con el zika si no viajó a un área con riesgo de zika durante su embarazo.
  • Si bien el tamaño de la cabeza refleja el tamaño del cerebro, el tamaño de la cabeza no siempre predice efecto de corto ni de largo plazo en la salud. Aunque algunos niños con microcefalia pueden tener convulsiones, problemas de la vista o auditivos y discapacidades de desarrollo, otros no tienen problemas de salud.

Lo que no sabemos acerca del zika

  • No sabemos con qué frecuencia una mujer embarazada transmite el zika a su feto durante el embarazo o el parto.
  • No sabemos si el momento del embarazo en el que la mujer contrae la infección por el virus del Zika o la gravedad de sus síntomas afectan su embarazo.
  • No conocemos los resultados de salud de largo plazo de los bebés y niños con infección por el virus del Zika.

Qué están haciendo los CDC para obtener más información

  • Desarrollar pruebas de laboratorio para diagnosticar el zika lo antes posible.
  • Estudiar la relación entre el zika y la microcefalia y otros retrasos en el desarrollo.
  • Identificar nuevas áreas con riesgo de zika y actualizar el Registro de Casos de Zika en el Embarazo en los EE. UU. a diario para interpretar mejor la forma en la que el zika afecta a las madres y sus hijos.
  • Analizar diferentes especies de mosquitos para saber si son portadores de zika.
  • Ofrecer asesoramiento a los viajeros estadounidenses que regresan de áreas con riesgo de zika; y prestar apoyo a los estados y territorios de los EE. UU. que ya están afectados por el zika.
  • Preparar a los estados y a los estadounidenses con medidas de prevención anticipándose a la temporada de mosquitos.

Lo que pueden hacer los padres

Evite las picaduras de mosquitos.

  • Vista a su hijo con ropa que le cubra los brazos y las piernas.
  • Cubra la cuna, el cochecito y el portabebé con un mosquitero.
  • Use el repelente de insectos según las indicaciones.
  • No aplique repelente de insectos a bebés menores de 2 meses.
  • No aplique productos que contengan aceite de eucalipto de limón o para-mentano-diol a niños menores de 3 años.
  • En el caso de los niños mayores de 2 meses, no aplique repelente de insectos en las manos, ojos, boca ni piel irritada o cortada del niño.
  • Nunca aplique repelente de insectos directamente sobre el rostro de un niño. En lugar de ello puede rociarlo en sus manos y aplicarlo teniendo cuidado de evitar los ojos y la boca.

Controle los mosquitos dentro y fuera de su casa

Si su hijo tiene los síntomas, consulte a un médico o a otro proveedor de atención médica.

  • En el caso de los niños con síntomas de zika como fiebre, sarpullido, dolor en las articulaciones u ojos enrojecidos, que hayan viajado a un área con riesgo de zika o hayan vivido en un área afectada, comuníquese con el proveedor de atención médica de su hijo y mencione dónde ha viajado.
  • La fiebre (≥100.4 °F) en un bebé menor de 2 meses siempre indica la evaluación por parte de un profesional de la salud. Si su bebé tiene menos de 2 meses y tiene fiebre, llame a su proveedor de atención médica o solicite atención médica.

Solo para niños

¡Las picaduras de los mosquitos hacen daño!

Libro de actividades sobre el zika: para niños en áreas afectadas

Libro de actividades sobre el zika: para niños en los EE. UU.

Este sitio web se actualiza constantemente; sin embargo, parte del contenido se presenta en inglés hasta que sea traducido.

ARRIBA