Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Recomendaciones para las pruebas y los riesgos para la salud durante el periodo previo a la concepción

Este sitio web se actualiza con frecuencia; no obstante, es posible que parte de su contenido se vea en inglés hasta que se traduzca.

La prueba del virus del Zika se realiza en los CDC, en varios departamentos de salud locales y estatales y en algunos laboratorios comerciales. Hay varias pruebas de laboratorio disponibles para determinar si una persona tiene la enfermedad por el virus del Zika. Los proveedores de atención médica deben contactar a su departamento de salud estatal o local para que les faciliten una prueba. Consulte la página web sobre pruebas del virus del Zika para obtener información sobre cómo obtener las pruebas del virus del Zika.

Recomendaciones para las pruebas de diagnóstico para hombres y mujeres no embarazadas

Pacientes sintomáticos: Las pruebas del virus del Zika se recomiendan a hombres y mujeres no embarazadas con una posible exposición al virus y que tienen síntomas de la enfermedad por el virus del Zika. Una posible exposición puede definirse como el hecho de vivir en un área con riesgo de zika o haber viajado recientemente a ella, o tener sexo (vaginal, anal u oral o compartir juguetes sexuales) sin condón con alguien que vive en tal área o ha viajado hace poco a un área con riesgo de zika. Los síntomas más comunes de la enfermedad por el virus del Zika son: fiebre, sarpullido, dolor de cabeza, dolor en las articulaciones, conjuntivitis (ojos enrojecidos) o dolor muscular.

Pacientes asintomáticos: actualmente no se recomiendan las pruebas de rutina para las mujeres que no están embarazadas ni para los hombres con posible exposición al virus del Zika que no presentan ninguna enfermedad clínica. No obstante, puede considerarse la prueba del IgM para las mujeres asintomáticas que están planeando concebir en un futuro cercano, entre las cuales se encuentran aquellas que viven en áreas con avisos para viajeros (ver a continuación) o viajan allí con frecuencia.

Ninguna prueba es 100% exacta. El resultado de una prueba puede dar negativo en el entorno de una infección verdadera y esto podría dar una falsa seguridad.

Por ejemplo:

  • Si la prueba del IgM se realiza recién contraída la infección, cuando los niveles de anticuerpos todavía no están lo suficientemente elevados como para ser detectados, el resultado podría ser negativo aunque haya infección.
  • Si la prueba del IgM se realiza después de que los IgM disminuyen, los resultados podrían ser negativos. Del mismo modo, si se realiza una reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés) en suero o sangre después de que el virus se eliminó del torrente sanguíneo, el virus del Zika puede seguir estando presente en otros líquidos corporales (p. ej., el semen). En esos casos, la prueba de sangre podría arrojar un resultado negativo pero es posible que la persona siga teniendo la infección y pueda contagiar a los demás.
  • También es posible que los resultados de la prueba del IgM sean positivos ante la ausencia de una infección debido a, por ejemplo, una prolongada persistencia del IgM después de que la infección haya desaparecido o debido a una reactividad cruzada de la prueba del IgM con otro virus.

Recomendaciones para las pruebas previas a la concepción para mujeres

Se pueden considerar pruebas del IgM para el zika antes de la concepción para las mujeres asintomáticas que están planeando concebir en un futuro cercano, que viven en áreas con aviso para viajeros de los CDC sobre el zika o que viajan con frecuencia allí. Hacerse la prueba poco antes de quedar embarazada puede brindar información útil para interpretar los resultados de las pruebas a futuro si una mujer está expuesta al zika durante el embarazo. Los resultados positivos de la prueba del IgM previos al embarazo no deberían utilizarse para determinar si es seguro que una mujer quede embarazada ya que los resultados de las pruebas podrían tener múltiples interpretaciones. Los resultados positivos podrían indicar una reciente infección por el virus del Zika, una reciente infección por un tipo de virus similar, como el dengue, un resultado falso positivo o una infección anterior por el virus del Zika. Los resultados negativos de la prueba del IgM previos al embarazo y un posterior resultado positivo de la prueba del IgM durante el embarazo podrían reflejar una nueva infección por el zika que ocurrió entre la primera y la segunda prueba o una reciente infección por el virus del Zika. Reiteramos, el resultado positivo de una prueba durante el embarazo podría reflejar además un resultado falso positivo o una reciente infección por un tipo de virus similar.

Riesgos de infección antes de la concepción y el tratamiento de fertilidad

Infección periconcepcional

Como la infección por el virus del Zika es una de las causas de microcefalia y otros defectos graves en el cerebro fetal, es importante la planificación del embarazo en el contexto del brote de zika. Hay información limitada disponible acerca de los resultados adversos en el embarazo después de una infección periconcepcional por el virus del Zika (se define como infección durante las 8 semanas anteriores a la concepción o 6 semanas antes de la última menstruación). Hasta la fecha, no se han publicado informes sobre resultados adversos en el embarazo después de una infección periconcepcional por el virus del Zika. Las infecciones por otros virus (p. ej., citomegalovirus, rubéola, parvovirus) alrededor del momento de la concepción han sido asociadas a una infección congénita y a resultados adversos en el embarazo, aunque el momento exacto de la infección relacionado con la concepción ha sido en ocasiones incierto.

El embarazo después de que la infección haya desaparecido

No hay evidencia de que el feto concebido después de que el virus haya desaparecido por completo del cuerpo de la madre estuviera en riesgo de infección fetal por el virus del Zika. No hay evidencia de que una infección previa por el virus del Zika presente riesgos de defectos de nacimiento en futuros embarazos.

Tratamiento de fertilidad

No se han documentado instancias de transmisión del virus del Zika durante un tratamiento de fertilidad, pero la transmisión mediante embriones o gametos donados es, en teoría, posible. Se ha detectado el virus del Zika en el semen y se ha producido la transmisión sexual. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. ha emitido una directrices [PDF - 10 páginas] que brinda recomendaciones para reducir el posible riesgo de transmisión del virus del Zika mediante tejidos donados, incluidos espermas, ovocitos y embriones donados por donantes anónimos. Los tratamientos de fertilidad destinados a parejas que intiman sexualmente y que quieren usar sus propios gametos y embriones deberían seguir las recomendaciones de pruebas y tiempos para parejas que intentan concebir, si bien es posible que sea necesario hacer ajustes a las recomendaciones según las circunstancias individuales.

ARRIBA