Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Diagnóstico Prenatal de la Microcefalia

Este sitio web se actualiza con frecuencia; no obstante, es posible que parte de su contenido se vea en inglés hasta que se traduzca.

¿Por qué se recomienda hacer una ecografía fetal?

Las ecografías fetales generalmente se realizan en embarazos de entre 18-20 semanas de gestación para evaluar la anatomía del feto como parte del cuidado obstétrico de rutina.  Si bien la microcefalia y las calcificaciones intracraneales generalmente se detectan durante las ecografías a fines del segundo y a principios del tercer trimestre de embarazo, estos descubrimientos podrían ser detectados tan pronto como en las 18-20 semanas de gestación. El zika puede ocasionar microcefalia y otras malformaciones cerebrales graves. La infección por el virus del Zika durante el embarazo se ha vinculado con resultados adversos en el embarazo y el nacimiento tales como la pérdida del embarazo y malformaciones en los ojos. Por consiguiente, ecografías adicionales podrían brindar la oportunidad de identificar descubrimientos consistentes con la infección congénita del virus del Zika y ayudar a determinar el manejo clínico.

¿Las ecografías son seguras durante el embarazo?

Las ecografías se realizan durante el embarazo cuando se necesita información médica adicional. Se han usado durante el embarazo por muchos años y su uso no se ha asociado a resultados adversos maternos, fetales o neonatales. Los operadores de equipos para ecografías son capacitados para usar la menor potencia por la duración mínima para obtener la información necesaria. Hay consenso entre varias organizaciones médicas nacionales e internacionales (el Colegio Estadounidense de Radiología, el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, y la Sociedad de Medicina Materna y Fetal) de que las ecografías son seguras para el feto cuando se usan adecuadamente.

¿Qué hallazgos hechos por ecografías prenatales se han observado en bebés con infección por el virus del Zika confirmada?

Las anormalidades cerebrales informadas en bebés con infección congénita del virus del Zika incluyen la microcefalia y el desarrollo cerebral alterado. En algunos bebés con posible infección por el virus del Zika se han encontrado calcificaciones intracraneales y anormalidades en los ojos. No se sabe si la infección del virus del Zika causó alguna de estas anormalidades.

Los resultados de ecografías que se han relacionado con la enfermedad por el virus del Zika incluyen microcefalia y otros defectos cerebrales graves. Se están llevando a cabo estudios para obtener más información acerca del espectro completo de las anormalidades (detectadas antes y después del nacimiento) que podrían estar vinculadas a la infección congénita del Zika.

¿Cómo se diagnostica la microcefalia prenatalmente?

La microcefalia se puede diagnosticar durante el embarazo a través de una ecografía. La microcefalia se diagnostica más fácilmente cuando la ecografía se hace a finales del segundo trimestre o a principios del tercer trimestre del embarazo.

¿Qué tan temprano se puede diagnosticar la microcefalia durante el embarazo?

La microcefalia se podría detectar tan temprano como a las 18-20 semanas de gestación; sin embargo, la detección con una ecografía prenatal puede ser difícil a esta edad gestacional debido a la posición del feto y a los artefactos por movimiento fetal. No se sabe cuál es el momento óptimo para hacer una ecografía de detección de microcefalia fetal. En ausencia de microcefalia, la presencia de calcificaciones intracraneales antes de las 22 semanas de gestación podría sugerir un riesgo para el futuro desarrollo de microcefalia.

¿Con qué tanta precisión puede la ecografía detectar la microcefalia en el contexto de una infección materna por el virus del Zika?

Se desconoce la precisión de las ecografías para detectar la microcefalia en un entorno de infección materna por el virus del Zika y dependerá de muchos factores, como el momento en que se produzca la infección materna en relación con el momento en que se haga la prueba de detección, la gravedad de la microcefalia, factores de la paciente (p. ej., obesidad), la edad gestacional, el equipo usado, y la experiencia de la persona que haga la ecografía. Debido a que la ausencia de microcefalia congénita y calcificaciones intracraneales en la ecografía en un determinado momento del embarazo no excluye microcefalia futura, se deben considerar ecografías adicionales a discreción del proveedor de atención médica. Los CDC actualizarán las directrices para mujeres y sus proveedores de atención médica cuando haya más información disponible sobre la infección por el virus del Zika y la microcefalia.

Si una ecografía prenatal demuestra la presencia de microcefalia, ¿qué tan buena es para pronosticar la microcefalia en el bebé?

La sensibilidad de la ecografía prenatal para la detección de microcefalia depende de una gama de factores (p. ej., el momento de la evaluación, la gravedad de la microcefalia, factores de la paciente). En un estudio de microcefalia congénita no causada por la infección por el virus del Zika, la microcefalia diagnosticada antes del nacimiento se correlacionó con la microcefalia neonatal en aproximadamente un 57% del tiempo.

¿Se puede usar una resonancia magnética fetal para detectar la microcefalia?

La resonancia magnética fetal no es una herramienta de detección y solo debería usarse para responder preguntas específicas que surjan con la ecografía o en situaciones ocasionales específicas de alto riesgo. La interpretación de una resonancia magnética fetal requiere de conocimientos especializados y está disponible de manera limitada en los Estados Unidos.

Arriba