Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Pruebas de detección del virus del Zika para bebés y niños

Este sitio web se actualiza con frecuencia; no obstante, es posible que parte de su contenido se vea en inglés hasta que se traduzca.

Infección congénita por el virus del Zika

¿Cuándo se le deben hacer pruebas de detección del virus del Zika a un bebé con posible infección congénita?

Se recomienda la realización de pruebas a bebés nacidos de madres que tuvieron infección por el virus del Zika, confirmada en laboratorio, durante el embarazo; y a los bebés cuyos resultados clínicos sean anormales y sugerentes de síndrome congénito por el virus del Zika y manifiesten una relación epidemiológica materna que sugiera una posible transmisión, sin importar los resultados de las pruebas de detección del virus del Zika en las madres.

En el caso de los bebés nacidos de madres con factores de riesgo a causa de la infección materna por el virus del Zika (que hayan viajado o vivan en un área con riesgo de zika o hayan tenido relaciones sexuales sin condón con una pareja sexual que haya viajado o viva en dichas áreas) y a cuyas madres no se les realizaron las pruebas antes del parto, se debe realizar una evaluación al niño, además de un examen físico integral y la medición minuciosa de la circunferencia de la cabeza. Se debe realizar la prueba de diagnóstico materno y se deberá considerar la realización de la prueba a la placenta para detectar el virus del Zika mediante PCR. Si un bebé parece estar bien en términos clínicos, se pueden postergar las demás evaluaciones así como las pruebas al bebé, hasta que los resultados de las pruebas hechas a la madre estén disponibles. Sin embargo, si existe alguna preocupación acerca del seguimiento del bebé, se le deberán realizar las pruebas antes del alta hospitalaria.

En muchos casos, los resultados de las pruebas realizadas a bebés no estarán disponibles antes del alta hospitalaria. Si los resultados de las pruebas no están disponibles antes del alta hospitalaria, se debe suponer que estos bebés tienen infección congénita por el virus del Zika hasta que los resultados de las pruebas estén disponibles. De acuerdo con las directrices, a los bebés con infección confirmada y probable por el virus del Zika se los debe manejar de la misma manera.

En todos los casos se actualizarán las directrices en la medida en que haya más información disponible. Los proveedores de atención médica deben comunicarse con los departamentos de salud locales, estatales o territoriales correspondientes para coordinar la realización de las pruebas.

¿Cómo se diagnostica una posible infección congénita por el virus del Zika en los bebés?

La infección por el virus del Zika puede diagnosticarse a través de una prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa en tiempo real (rRT-PCR) o una prueba serológica. Aún no se ha determinado qué tipo de prueba es más confiable para diagnosticar la infección congénita en los recién nacidos. Por lo tanto se deben realizar ambas. Se debe realizar una prueba de detección del virus del Zika a través de rRT-PCR tanto en el suero como en la orina de los bebés, y el ensayo de inmunoabsorción enzimática para la detección de anticuerpos inmunoglobulina M (IgM) contra el virus del Zika solo en el suero. Se deben realizar las pruebas a los especímenes de los bebés; ya no se recomiendan los análisis de la sangre del cordón umbilical. Si se obtiene líquido cefalorraquídeo (LCR) para otros estudios, se deben realizarle las pruebas de rRT-PCR para detectar el ARN del virus del Zika y los anticuerpos IgM. Las pruebas de detección del virus del Zika en bebés se deben realizar dentro de los primeros 2 días luego del nacimiento, particularmente en áreas donde el virus del Zika se encuentra en circulación debido a que si se realizan más adelante, será más difícil distinguir entre infecciones adquiridas de manera perinatal o postnatal y una infección congénita. 

Un resultado positivo en la prueba rRT-PCR para el zika realizada a la muestra de un bebé confirma el diagnóstico de infección congénita por el virus del Zika. Los anticuerpos IgM del virus del Zika detectados en un bebé, con resultado negativo en la prueba rRT-PCR, se deberán interpretar como probable infección congénita por el virus del Zika. Si se obtienen resultados negativos tanto en la prueba rRT-PCR y en los IgM del virus del Zika, se considerará que el resultado del bebé dio negativo para la infección congénita por el virus del Zika, pero los resultados de las pruebas del bebé deberán ser interpretados en el contexto del proceso de la infección durante el embarazo, serología materna, hallazgos clínicos que concuerden con la enfermedad por el virus del Zika en bebés y pruebas adicionales de confirmación (prueba de neutralización por reducción en placas [PRNT]).

Si el resultado de la muestra inicial del bebé es IgM positivo, pero no se le realizó una PRNT a la muestra de la madre, se debe realizar la prueba PRNT a la muestra inicial del bebé. Sin embargo, una PRNT no puede diferenciar entre los anticuerpos de la madre y del bebé. Se espera que los anticuerpos de la madre en el bebé disminuyan antes de los 18 meses. Para confirmar la infección congénita, se deben realizar pruebas PRNT a una muestra recolectada de un bebé de 18 meses de vida cuya muestra inicial haya arrojado un resultado positivo para los anticuerpos IgM y se hayan detectado anticuerpos neutralizantes mediante la prueba PRNT, ya sea en la muestra del bebé o en la de la mamá. Si la muestra inicial del bebé arrojó un resultado negativo tanto en la prueba ELISA para IgM como en la rRT-PCR pero aún hay preocupaciones médicas (p. ej., microcefalia con una evaluación negativa para otras causas conocidas), se debe considerar realizar una PRNT a los 18 meses. Si los resultados de la prueba PRNT a los 18 meses dan negativo, se considera que el bebé no tiene infección congénita por el virus del Zika. Si los resultados de la prueba PRNT dan positivo, se presupone que hay infección congénita por el virus del Zika, pero la infección postnatal no puede ser excluida, especialmente entre los bebés que viven en áreas con riesgo de zika. 

Resultados de las pruebas en bebés*  
rRT-PCR IgM Interpretación
Positivo Positivo o negativo Infección congénita por el virus del Zika confirmada
Negativo Positivo Infección congénita por el virus del Zika probable+
Negativo Negativo Resultado negativo para la infección congénita por el virus del Zika+

¿Cuándo se les deben realizar las pruebas para diagnosticar la infección congénita por el virus del Zika a los bebés?

Las pruebas para diagnosticar infección congénita por el virus del Zika en bebés deben realizarse dentro de los primeros 2 días luego del nacimiento, particularmente en áreas donde el virus del Zika se encuentra en circulación. Si las pruebas se realizan más adelante, será más difícil diferenciar entre las infecciones adquiridas de manera perinatal o postnatal y una infección congénita por el virus del Zika.

Infección postnatal por el virus del Zika

¿Cuándo se le deben hacer pruebas de detección de la enfermedad postnatal por el virus del Zika a un bebé o niño?

Los criterios de las pruebas varían según el estado. No obstante, se debe considerar una posible enfermedad postnatal por el virus del Zika en un bebé o niño <18 años que 1) haya viajado o vivido en un área con riesgo de Zika dentro de las últimas 2 semanas o, para un adolescente, que podría haber estado expuesto al virus del Zika por contacto sexual con una pareja sexual que viajó a o vivió en un área con riesgo de zika, y que 2) manifiesta ≥2 de las afecciones siguientes: fiebre, sarpullido, conjuntivitis, o artralgia. Debido a que es posible que se produzca la transmisión del virus del Zika de una madre a su bebé durante el parto, también se debe suponer que un bebé tiene una enfermedad postnatal por el virus del Zika durante las primeras 2 semanas de vida 1) y cuya madre, dentro de un tiempo aproximado de 2 semanas a partir del parto, estuvo potencialmente expuesta al virus del Zika por haber viajado a un área con riesgo de zika o haber vivido en un área afectada, o por transmisión por vía sexual, y 2) que manifiesta tener ≥2 de las siguientes afecciones: fiebre, sarpullido, conjuntivitis o artralgia. Los proveedores de atención médica deben ponerse en contacto con sus departamentos de salud locales, estatales o territoriales para programar las pruebas de detección. La enfermedad por el virus del Zika es una afección de notificación obligatoria a nivel nacional.

La artralgia es un síntoma conocido de la enfermedad por el virus del Zika. ¿Cómo se manifiesta la artralgia en niños pequeños?

La artralgia puede ser difícil de detectar en bebés y niños pequeños y se puede manifestar como irritabilidad, caminar cojeando (en los niños que caminan), dificultad para mover una extremidad o negarse a mover una extremidad, dolor al tacto, o dolor con movimiento activo o pasivo de la articulación afectada.

¿Cómo es posible que haya infección postnatal por el virus del Zika confirmada en bebés y niños?

Durante las primeras dos semanas posteriores a la aparición de la enfermedad, a menudo se puede diagnosticar la enfermedad por el virus del Zika al realizar una prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa en tiempo real (rRT-PCR) en suero y orina. La prueba rRT-PCR del virus del Zika debe realizarse en muestras de suero y orina tomadas <14 días luego de la aparición de los síntomas en pacientes con presunta enfermedad por el virus del Zika.  Una prueba rRT-PCR con resultado positivo para el virus del Zika confirma la infección por virus del Zika.  No obstante, debido a que el ARN del virus del Zika en suero y orina disminuye con el paso del tiempo, una prueba rRT-PCR con resultado negativo no descarta la infección por virus del Zika; en este caso, se debe realizar una prueba serológica. Si los resultados de la prueba rRT-PCR para virus del Zika son negativos para ambos especímenes, se debe analizar el suero con métodos de detección de anticuerpos.

También se puede recurrir a serologías para detectar IgM y anticuerpos neutralizantes específicos para virus del Zika, que por lo general aparecen hacia el final de la primera semana del cuadro.  Un resultado positivo de la prueba de IgM no siempre indica infección por el virus del Zika y puede resultar difícil de interpretar debido a la reactividad cruzada que puede ocurrir entre los flavivirus (p.ej., dengue, encefalitis japonesa, virus del Nilo Occidental, fiebre amarilla). Un resultado positivo a la IgM al virus del Zika puede reflejar una vacunación previa contra un flavivirus, una infección previa con un flavivirus relacionado, o una infección actual con un flavivirus, incluido el virus del Zika.

La prueba de neutralización por reducción en placas (PRNT, por sus siglas en inglés) se puede hacer para medir los anticuerpos neutralizantes específicos del virus a fin de confirmar las infecciones primarias por flavivirus y diferenciarlas de otras enfermedades virales. Puede hacerse una prueba de PRNT para medir los anticuerpos neutralizantes específicos al virus del Zika; sin embargo, los anticuerpos neutralizantes podrían aún dar resultados con reactividad cruzada en una persona que haya sido previamente infectada por otro flavivirus, como el dengue, o que haya sido vacunada contra la fiebre amarilla o la encefalitis japonesa.

Si se indica hacerle una prueba de detección del virus del Zika a un bebé o niño, ¿cómo se ordena la prueba?

Muchos departamentos de salud estatales y territoriales y los CDC realizan pruebas de detección del virus del Zika. Los proveedores de atención médica deben ponerse en contacto con sus departamentos de salud locales, estatales o territoriales para programar las pruebas de detección. Ver sitio web de pruebas de diagnóstico para obtener información sobre cómo obtener la prueba del zika.

¿Cuáles son los desafíos que tiene la interpretación de los resultados de las pruebas del virus del Zika en un bebé o niño?

Las pruebas de detección del virus del Zika en bebés y niños suponen varios retos. Las pruebas RT-PCR pueden no detectar el ARN del virus del Zika en un bebé que haya tenido la infección por este virus in utero o en un niño cuyo período de viremia ya pasó. Las pruebas serológicas para detectar el virus del Zika pueden arrojar resultados falsos positivos debido a los anticuerpos con reactividad cruzada contra flavivirus relacionados (p. ej., virus del dengue y de la fiebre amarilla). Puede hacerse una prueba de neutralización por reducción en placas (PRNT, por sus siglas en inglés) para medir los anticuerpos neutralizantes específicos para el virus del Zika, pero los anticuerpos neutralizantes podrían aun dar resultados con reactividad cruzada en bebés debido a los anticuerpos que la madre le pudo haber pasado al bebé. Es importante trabajar estrechamente con el departamento de salud local, estatal o territorial para garantizar que se indique la prueba adecuada y que sus resultados se interpreten de manera correcta.

Arriba