Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

El síndrome congénito por el virus del Zika y otros defectos de nacimiento

Este sitio web se actualiza con frecuencia; no obstante, es posible que parte de su contenido se vea en inglés hasta que se traduzca.

Síndrome congénito por el virus del Zika

Se detectó un patrón de otros defectos de nacimiento, denominado síndrome congénito por el virus del Zika, que ocurre particularmente en fetos y bebés infectados por el virus del Zika antes del nacimiento. El síndrome congénito por el virus del Zika presenta las siguientes cinco características:

  • Microcefalia grave con hundimiento parcal del cráneo
  • Tejido cerebral disminuido con un patrón específico de daño cerebral que incluye calcificaciones subcorticales
  • Daño en la parte posterior del ojo que incluye degeneración macular y cúmulos pigmentarios focales al nivel de la retina
  • Contracturas congénitas como pie equinovaro o artrogriposis
  • Hipertonía que restringe el movimiento del cuerpo inmediatamente después del nacimiento

La infección congénita por el virus del Zika también ha sido asociada a otras anormalidades, incluidas, entre otras, atrofia y asimetría cerebral, estructuras cerebrales ausentes o malformaciones, hidrocefalia y trastornos de migración neuronal. Los resultados neurológicos informados incluyen hiperreflexia, irritabilidad, temblores, convulsiones, disfunción del tallo cerebral y disfagia. Las anomalías oculares reportadas incluyen microftalmia, subluxación de lente, cataratas, calcificaciones intraoculares, atrofia del nervio óptico, hipoplasia y palidez del nervio óptico, palidez macular, coriorretinitis macular y atrofia coriorretiniana. Otras anormalidades incluyen cuero cabelludo excesivo o redundante.

Microcefalia

La microcefalia es una malformación congénita en la que la cabeza del bebé es más pequeña que el tamaño normal para la edad y el sexo. También se lo asoció a otros defectos congénitos y afecciones neurológicas en niños y adultos. En los bebés a los cuales se les diagnostica microcefalia, el tamaño de la cabeza se relaciona con el tamaño subyacente del cerebro. No obstante, estas mediciones no permiten predecir secuelas de largo plazo en forma consistente. Las secuelas neurológicas pueden incluir convulsiones, problemas visuales o auditivos y discapacidades del desarrollo. Los síntomas varían según el alcance de la alteración cerebral.

En este momento los científicos consensuaron que la infección por el virus del Zika durante el embarazo es una de las causas de microcefalia. No sabemos si un recién nacido que contrae la infección por el virus del Zika cerca del momento del nacimiento tendrá microcefalia después del nacimiento. Los bebés pueden padecer microcefalia después del nacimiento si disminuye el ritmo de crecimiento de la cabeza o si la cabeza deja de desarrollarse. No se informó ningún caso de infección por el virus del Zika alrededor del momento del nacimiento que desencadenara microcefalia en bebés.

Diagnóstico de microcefalia

La microcefalia se diagnostica cuando la cabeza del bebé es más pequeña de lo previsto en comparación con la de los bebés de la misma edad (o edad gestacional) y el mismo sexo. A efectos de evaluar a un bebé por una posible infección congénita por el virus del Zika, la microcefalia se define como la circunferencia occipitofrontal inferior al tercer percentil, según los cuadros de crecimiento estándar para el sexo, la edad y la edad gestacional al nacimiento. Para hacer un diagnóstico de microcefalia, la circunferencia occipitofrontal debe ser desproporcionadamente pequeña en comparación con la longitud del bebé y no se debe poder explicar con otras etiologías (p. ej., trastornos congénitos).

Diagnóstico de microcefalia

Diagnóstico Resultado en el embarazo
Microcefalia congénita definida

En el caso de bebés nacidos vivos: circunferencia de la cabeza al nacer inferior al 3er. percentil para el sexo y la edad gestacional O si no hay medidas de la circunferencia de la cabeza al nacer, esta es inferior al 3er. percentil para la edad y el sexo dentro de las primeras 2 semanas de vida.

En el caso de bebés sin vida e interrupciones voluntarias: la circunferencia de la cabeza al nacer es inferior al 3er. percentil para el sexo y la edad gestacional

Posible microcefalia congénita

En el caso de bebés nacidos vivos: si no hay medidas anteriores de la circunferencia de la cabeza, esta es inferior al 3er. percentil para la edad y el sexo después de las 6 semanas de vida.

En todos los resultados en el embarazo: diagnóstico presunto o confirmado de microcefalia mediante ecografía prenatal sin medidas de la circunferencia de la cabeza disponibles.

Cuadros de referencia sugeridos para la circunferencia de la cabeza al nacer

Edad gestacional Estándares de crecimiento fetal de INTERGROWTH-21st para la circunferencia de la cabeza al nacer
33-43 semanas Cuadro de tamaños del recién nacido al nacimiento y herramienta para calcular los percentiles para la circunferencia de la cabeza en bebés de 33 a 42 semanas
24-32 semanas Referencias de nacimiento sobre el tamaño de bebé muy prematuro y herramienta para calcular los percentiles para la circunferencia de la cabeza en bebés de 24 a 32 semanas
<24 semanas Estándares de crecimiento fetal

Los estándares de crecimiento fetal de INTERGROWTH-21st se calculan según las mediciones que se toman en el útero únicamente. No están disponibles los estándares internacionales de mediciones en el nacimiento de bebés con menos de 24 semanas de gestación. Para la mayoría de las interrupciones voluntarias del embarazo y muchos nacimientos sin vida, no existen mediciones posnatales precisas de la circunferencia de la cabeza.

Para leer un estudio que compare las medidas de la circunferencia de la cabeza en el útero con las que se obtuvieron después del nacimiento, consulte: Melamed N, Yogev Y, Danon D, et al. Sonographic estimation of fetal head circumference: how accurate are we? Ultrasound Obstet Gynecol 2011;37:65-71.

En el contexto de la infección por el virus del Zika, la circunferencia de la cabeza puede ser desproporcionada y pequeña en comparación con la talla del bebé, y no se explica según otras etiologías. Vea más información sobre infección por el virus del Zika y microcefalia.

Medir la circunferencia de la cabeza

La circunferencia de la cabeza (circunferencia occipitofrontal) se debe medir con una cinta métrica que no se estire. La cinta métrica se coloca firmemente alrededor de la parte más ancha posible de la circunferencia de la cabeza, 1 o 2 dedos por encima de las cejas, sobre la frente y la parte más prominente de la parte de atrás de la cabeza. Lo ideal es medir 3 veces y tomar la medición más grande registrada, redondeada al 0.1 cm más cercano. Puede resultar útil que el padre o un enfermero sostenga los brazos del bebé.

Si bien las mediciones de la circunferencia de la cabeza pueden estar influenciadas por moldeado y otros factores relacionados con el parto, las mediciones deben tomarse durante el primer día de vida porque los cuadros de referencia sobre circunferencias de la cabeza en el nacimiento que se usan comúnmente según la edad y el sexo se confeccionan según las medidas que se tomaron antes de las 24 horas de vida. El factor más importante es que la circunferencia de la cabeza se mida y se registre con sumo cuidado. Si no se realiza la medición dentro de las primeras 24 horas de vida, debe hacerse tan pronto como sea posible luego del nacimiento.

Imagen que muestra a un bebé con tamaño de la cabeza normal, uno con microcefalia y otro con microcefalia grave

Recursos para médicos

Video instructivo sobre el virus del Zika

Medición de la circunferencia de la cabeza de un bebé: video instructivo para proveedores de atención médica


Medir la circunferencia de la cabeza

Arriba