Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Directrices provisionales para los sistemas de servicios médicos de emergencia (EMS) y los puntos de respuesta de seguridad pública 9-1-1 (PSAP) para el manejo de personas investigadas por posible infección con la enfermedad del virus del Ébola (EVE) en Estados Unidos

Última actualización: 10 de septiembre de 2015

Las recomendaciones en esta página dejaron de estar vigentes y serán actualizadas.

Algoritmo para los servicios médicos de emergencia y puntos de respuesta de seguridad pública 9-1-1 [PDF - 4 páginas]

Nota especial: la probabilidad de contraer la enfermedad del virus del Ébola (EVE) en los Estados Unidos es extremadamente baja, a menos que una persona tenga contacto directo con la sangre o los líquidos corporales (como la orina, la saliva, el vómito, el sudor y la diarrea) de una persona infectada con el virus de la enfermedad del Ébola y que presente síntomas. La mayoría de los pacientes con fiebre y otros signos y síntomas* no específicos en los Estados Unidos no tiene la enfermedad del virus del Ébola. El riesgo de transmisión para aquellas personas en contacto directo con pacientes con enfermedad del virus del Ébola y primeros síntomas es más bajo que el riesgo que representa un paciente hospitalizado por la gravedad de la enfermedad. Sin embargo, como los síntomas iniciales de la enfermedad del virus del Ébola se parecen a los de otras enfermedades febriles, los proveedores deberían analizar y evaluar a los pacientes ante la posibilidad de que tengan la enfermedad. Las directrices proporcionadas en el presente documento reflejan las lecciones aprendidas de la reciente experiencia en el cuidado de pacientes con la enfermedad del virus del Ébola en entornos de atención médica en los EE. UU. SI bien las salas de internación de los hospitales por lo general tienen un riesgo más alto de transmisión del virus del Ébola a personal de servicios de salud, los traslados de los servicios de emergencias médicas (EMS, por sus siglas en inglés) enfrentan desafíos únicos debido a la naturaleza descontrolada del trabajo que realizan, el potencial de necesidad de maniobras de resucitación y el espacio cerrado durante el traslado, junto con los diferentes grados de gravedad en los pacientes que atienden. Al momento de prepararse y responder ante pacientes bajo estudio (PUI) por la enfermedad del virus del Ébola, la coordinación y las comunicaciones frecuentes son importantes entre los puntos de respuesta de seguridad pública 9-1-1 (PSAP) (comúnmente conocidos como centros de llamadas 9-1-1), el sistema de EMS, las instalaciones de cuidados de salud y el sistema de salud pública.

* Los signos y síntomas de la enfermedad del virus del Ébola incluyen fiebre, dolor de cabeza intenso, dolor muscular, debilidad, fatiga, diarrea, vómitos, dolor abdominal (de estómago), hemorragias sin razón aparente (sangrado o moretones). Los síntomas pueden aparecer entre 2 y 21 días después de la exposición a la enfermedad del virus del Ébola, pero el promedio es entre 8 y 10 días.

Resumen de la página

Lo nuevo: esta versión de la directriz se ha actualizado para aclarar el equipo de protección personal (EPP) mínimo necesario para el personal de EMS y el personal de emergencia. La información actualizada refleja las directrices de EPP descritas en otros documentos de directrices de los CDC, como Identificar, aislar, informar: evaluación y control del departamento de emergencias para pacientes bajo estudio (PUI) de la enfermedad del virus del Ébola (EVE) y Directrices sobre el equipo de protección personal que deben utilizar los trabajadores del sector de la salud durante la atención de pacientes con la enfermedad del virus del Ébola (EVE) en hospitales de los EE. UU., incluidos los procedimientos para su colocación y remoción..

A quiénes está destinado: a proveedores de servicios de emergencias médicas (incluidos los técnicos en emergencias médicas, EMT por sus siglas en inglés), paramédicos y primeros respondientes médicos que podrían atender a un paciente en la escena - como personal de seguridad pública y bomberos), así como administradores de puntos de respuesta de seguridad pública (9-1-1 -PSAP, por sus siglas en inglés), agencias de sistemas de emergencias, servicios de emergencias y agencias con primeros respondientes médicos.

Objetivo: directrices para garantizar que los servicios de emergencias médicas y primeros respondientes estén seguros y los pacientes sean atendidos de manera adecuada para responder consultas y manejar a las personas bajo estudio.

Cómo utilizarlas: los empleadores y supervisores deben usar esta información para comprender y explicar al personal cómo responder y resguardarse. Los supervisores pueden utilizar esta información para preparar y capacitar al personal de servicios de emergencias médicas. Los proveedores individuales pueden usar esta información para evitar la inseguridad al responder a personas bajo estudio.

Puntos clave

  • La probabilidad de contraer la enfermedad del virus del Ébola en los Estados Unidos es extremadamente baja, salvo que una persona entre en contacto directo con la sangre o los líquidos corporales (como orina, saliva, vómitos, sudor y diarrea) de una persona con enfermedad del virus del Ébola y que presenta síntomas.
  • Es importante que los operadores de los PSAP pregunten lo siguiente a las personas que llamen:
    • Si han viajado al exterior o han tenido contacto con una persona con enfermedad del virus del Ébola confirmada en los últimos 21 días; Y
    • si han presentado signos o síntomas de enfermedad del virus del Ébola (como fiebre, dolor de cabeza intenso, dolor muscular, debilidad, fatiga, diarrea, vómitos, dolor abdominal y hemorragia sin causa aparente).
  • Los administradores de los puntos de respuesta 9-1-1 PSAP, de agencias y sistemas de servicios de emergencias, de las agencias con primeros respondientes médicos (como bomberos o seguridad pública) deben trabajar en conjunto con las autoridades de salud pública para desarrollar planes coordinados para responder ante personas bajo estudio en una jurisdicción dada, incluida la posibilidad de designar a ciertos equipos para este tipo de respuesta.
  • Se debe capacitar a todo el personal acerca de los protocolos de respuesta frente a la enfermedad del Ébola. Aquellos que podrían responder ante personas bajo estudio también deberán capacitarse en el uso del EPP adecuado para su rol en la respuesta.
  • Si los operadores de los PSAP cuentan con información que les indique que están frente a una persona bajo estudio, deben asegurarse de que todo el personal de emergencia y el personal de los EMS conozca, antes de llegar al lugar, que existen posibilidades de que el paciente presente signos y síntomas de exposición a la enfermedad del Ébola. Esto permitirá a los proveedores de los servicios de emergencias (EMS) elegir y colocarse correctamente el EPP según los principios que describen en  Identificar, aislar, informar: evaluación y control del departamento de emergencias para pacientes bajo estudio (PUI) de la enfermedad del virus del Ébola (EVE) de los CDC y en las directrices sobre el equipo de protección personal que deben utilizar los trabajadores del sector de la salud durante la atención de pacientes con la enfermedad del virus del Ébola (EVE) en hospitales de los EE. UU., incluidos los procedimientos para su colocación y remoción. El principio fundamental de las precauciones estándar y basadas en la transmisión es evitar el contacto con sangre o líquidos corporales potencialmente infecciosos. No obstante, como la atención prehospitalaria de pacientes por lo general se desarrolla en ámbitos fuera de control con desafíos operativos singulares, los sistemas de emergencias médicas deben diseñar sus procedimientos para adaptarse a los desafíos operativos locales. Para el uso de EPP, los grupos de respuesta también deberían revisar las Recomendaciones sobre la selección y el uso de equipo de protección personal para personal de emergencia contra peligros ante la exposición a la enfermedad del Ébola (PDF) de la Junta de Interagencias.
  • Antes de trabajar con personas bajo estudio, los proveedores deben haber recibido capacitación repetida y haber demostrado competencia a la hora de llevar a cabo todas las prácticas y procedimientos de control de la infección relacionada con la enfermedad del Ébola, y en especial en la correcta colocación y remoción del EPP.
  • Cuando los proveedores de servicios de emergencias médicas llegan a la escena, deben verificar inmediatamente los síntomas y los factores de riesgo de enfermedad del virus del Ébola, y deben colocarse el EPP adecuado para la situación. Los proveedores de los EMS deben notificar al centro de servicios de salud receptor con anticipación si van a trasladar a un paciente bajo estudio (PUI) para que se puedan tomar las precauciones adecuadas para el control de infecciones en el centro de servicios de salud antes de la llegada del paciente. Los directores médicos y agencias de servicios de emergencias médicas deben trabajar en conjunto con agencias de servicios de salud y de salud pública para definir los protocolos locales o regionales para el traslado de personas bajo estudio a un centro adecuado para realizar el triage de la enfermedad del Ébola y ofrecer la atención necesaria.
  • Se deben desarrollar protocolos locales para la limpieza y desinfección de la ambulancia y el equipo, así como también para la el desecho de residuos médicos de acuerdo con estas directrices.

La guía provista en este documento se basa en el conocimiento actual de la enfermedad del Ébola. Se publicarán actualizaciones según la necesidad en la página web de los CDC sobre la enfermedad del Ébola. La información que contiene este documento tiene como objetivo complementar las directrices existentes para el personal de cuidados de salud, Identificar, aislar, informar: evaluación y control del departamento de emergencias para pacientes bajo estudio (PUI) de la enfermedad del virus del Ébola (EVE) y Recomendaciones para la prevención y el control de infecciones en pacientes hospitalizados bajo estudio (PUI) de la enfermedad del virus del Ébola (EVE) en hospitales de los EE. UU..

Antecedentes

El actual brote del virus del Ébola en África Occidental ha aumentado la posibilidad de pacientes con la enfermedad del Ébola que viajen desde los países afectados a Estados Unidos.1 Las probabilidades de contraer la enfermedad del virus del Ébola son extremadamente bajas salvo que una persona tome contacto directo y sin protección con la sangre o los líquidos corporales (como orina, saliva, vómito, sudor y diarrea) de una persona con enfermedad del virus del Ébola y que presenta síntomas. Los signos y síntomas iniciales de la enfermedad del virus del Ébola incluyen fiebre, escalofríos, fatiga, debilidad y dolores musculares, y luego de 4 a 6 días del inicio de la enfermedad, diarrea, nauseas, vómitos y dolor abdominal. El paciente también puede desarrollar otros síntomas como dolor en el pecho, falta de aire, dolores de cabeza o confusión. Los signos y síntomas se pueden agravar y pueden incluir ictericia (piel amarilla), pérdida importante de peso, confusión mental, sangrado dentro y fuera del cuerpo y complicaciones como choque o falla multiorgánica.2

La enfermedad del virus del Ébola es muy grave y se necesita cuidado adicional cuando se toma contacto directo con un viajero reciente desde un país donde se ha detectado un brote de la enfermedad del virus Ébola y que además presenta síntomas de tener el virus. Los signos y síntomas iniciales de la enfermedad del virus del Ébola son similares a muchas otras enfermedades más comunes en África Occidental, como la malaria y la fiebre tifoidea. Debe considerarse un diagnóstico de enfermedad del virus del Ébola en cualquier persona con fiebre que haya viajado a un área donde se ha detectado el virus del Ébola o que haya vivido allí.3 En general, la mayoría de los pacientes febriles que se presentan a los primeros respondientes y servicios de emergencias médicas de los EE. UU. no tienen la enfermedad del virus del Ébola, y el riesgo que representan los pacientes con síntomas tempranos y limitados es más bajo que el que presenta un paciente hospitalizado con un caso grave de enfermedad del virus del Ébola.

El período de incubación del virus del Ébola, desde la exposición hasta la aparición de los signos y síntomas, varía de 2 a 21 días (más comúnmente de 8 a 10 días). Cualquier paciente con la enfermedad del virus del Ébola que presente signos o síntomas debe considerarse infeccioso.

Las prácticas de trabajo seguro clave incluyen evitar lo siguiente:

  • La exposición a sangre y líquidos corporales de pacientes con enfermedad del virus del Ébola a través del contacto con piel, membranas mucosas de los ojos, nariz o boca
  • Pinchazos con agujas u otros objetos punzantes contaminados.
  • Los procedimientos que generen aerosoles, siempre que sea posible.

Es importante la coordinación entre los 9-1-1 PSAP y los EMS. Capacitar y ejercitar a los centros de servicios de salud y al sistema de salud pública es crítico al momento de prepararse para responder ante personas bajo estudio. Todos los 9-1-1 y sistemas EMS deben incluir a un director médico de servicios de emergencias para que haya una supervisión médica correcta.

Definición de casos de enfermedad del virus del Ébola (EVE)

Se puede acceder a la definición más reciente de un caso de enfermedad del Ébola de los CDC en: Definición de casos de la enfermedad del virus del Ébola (EVE)

Recomendaciones para los 9-1-1 PSAP

Las autoridades locales y estatales de EMS deberían coordinar con las autoridades locales de salud pública, PSAP y otros centros de atención telefónica de emergencias estatales y locales para usar preguntas modificadas para las personas que llaman para informar posibles casos de enfermedad del virus del Ébola, que se describen a continuación, si consideran que el riesgo de enfermedad del virus del Ébola es más alto en sus comunidades. Esto se decidirá con base en la información provista por las autoridades de salud pública locales, estatales y federales, incluidos los departamentos de salud de la ciudad o el condado, los departamentos de salud estatales y los CDC.

Preguntas modificadas para personas que llaman

Es importante que los PSAP interroguen a quienes llaman y evalúen la posibilidad de que haya un posible caso de enfermedad del virus del Ébola. Es importante que los PSAP interroguen a quienes llamen y evalúen la posibilidad de que haya un posible caso de enfermedad del Ébola. También se debe notificar a los funcionarios de salud pública locales o estatales. Los PSAP deben utilizar procedimientos de despacho médico que estén en consonancia con su director médico de servicios de emergencias y con el departamento de salud pública local.

  • Si los operadores de los PSAP sospechan que alguna de las personas que llama está informando síntomas de la enfermedad del virus del Ébola, deben evaluar los factores de riesgo dentro de las 3 semanas anteriores (21 días):
    • De haber viajado al exterior.
    • De haber tenido contacto con sangre o líquidos corporales (incluidos, entre otros, orina, saliva, vómitos, sudor y diarrea) de una persona bajo estudio o un paciente con enfermedad del virus del Ébola confirmada.
  • Si los operadores de los PSAP tienen información que los pone en alerta acerca de una persona bajo estudio, deben asegurarse de que los primeros respondientes y proveedores de servicios de emergencias estén al tanto de que existe posibilidad de que respondan a un paciente que posiblemente haya estado expuesto a o que presente signos y síntomas de enfermedad del virus del Ébola antes de que lleguen a la escena.
  • Si responde a un informe de una persona que viajaba enferma en un aeropuerto u otro puerto de entrada a los Estados Unidos, la unidad del PSAP o EMS deberá notificar al puesto de cuarentena de los CDC del puerto de ingreso. Para obtener información de contacto, consulte la lista de contacto de la estación de cuarentena de los CDC. Las organizaciones de respuesta de seguridad pública y la unidad de EMS también pueden llamar al Centro de Operaciones de Emergencia de los CDC al 770-488-7100 para ser conectados con la estación de cuarentena adecuada.

Recomendaciones para el personal de EMS y primeros respondientes médicos

A los fines de esta sección, "proveedor de EMS" se refiere a los primeros respondientes médicos y de EMS prehospitalarios. Las prácticas de estos proveedores de EMS deberán basarse en las recomendaciones clínicas e información acerca de la enfermedad del Ébola más actualizada de las autoridades de salud pública y directores médicos de EMS.

Si las autoridades de los EMS locales y estatales determinan que existe un riesgo elevado (con base en la información brindada por las autoridades de salud pública locales, estatales y federales, incluidos los departamentos de salud de la ciudad o del condado, los departamentos de salud estatales y los CDC), pueden indicarle al personal de los EMS que modifiquen sus prácticas según se describe a continuación.

Evaluación del paciente

  • Para reducir al mínimo el potencial de exposición, solo un proveedor de EMS deberá acercarse al paciente para realizar el examen médico inicial a una distancia de al menos 3 pies del paciente. Si, en función del examen médico inicial, el proveedor de EMS sospecha que el paciente podría tener la enfermedad del virus del Ébola, deberá ponerse el EPP antes de entrar en contacto con el paciente. El resto de los respondientes de emergencias deberán mantenerse alejados al tiempo que garantizan que podrán asistir al proveedor con sus funciones de evaluación.
  • Nadie debe entrar en contacto directo con un paciente con síntomas presuntos de enfermedad del virus del Ébola sin usar el EPP adecuado.
  • Durante la evaluación y el manejo del paciente, el personal de los EMS deberían considerar los signos, síntomas y factores de riesgo de la enfermedad del virus del Ébola. Se debe tener en cuenta el historial de exposición relevante que incluye:
  • Los pacientes que reúnan los criterios deberán ser interrogados con mayor profundidad respecto de la presencia de signos o síntomas de enfermedad del virus del Ébola como fiebre, dolor de cabeza intenso, dolor muscular, debilidad, fatiga, diarrea, vómitos, dolor abdominal, diarrea o hemorragia sin causa aparente.

Seguridad y EPP

  • Si los operadores de los PSAP avisan que el paciente presenta síntomas presuntos de enfermedad del virus del Ébola, el personal de los EMS debe colocarse el EPP correspondiente para las personas bajo estudio antes de ingresar a la escena. Las opciones de EPP se describen en detalle a continuación.
  • Para reducir al mínimo el potencial de exposición, solo un proveedor de EMS deberá acercarse al paciente para realizar el examen médico inicial a una distancia de al menos 3 pies del paciente. Si, en función del examen médico inicial, el proveedor de EMS sospecha que el paciente podría tener la enfermedad del virus del Ébola, deberá colocarse el EPP antes de entrar en contacto con el paciente. El resto de los respondientes de emergencias deberán mantenerse alejados al tiempo que garantizan que podrán asistir al proveedor con sus funciones de evaluación.
  • Nadie debe entrar en contacto directo con un paciente con síntomas presuntos de enfermedad del virus del Ébola sin usar el EPP adecuado.

Hay dos opciones de EPP, en función de la presentación clínica del paciente.

Manejo del paciente

  • Nadie debe entrar en contacto directo con un paciente bajo estudio sin usar el EPP adecuado.
  • Sea prudente cuando se acerque a una persona bajo estudio. Raramente la enfermedad puede causar delirio o comportamiento errático, como agitación o tambaleo. Este tipo de comportamiento puede aumentar el riesgo de exposición del personal de los EMS.
  • Mantenga al paciente separado de las demás personas tanto como sea posible.
  • Limite la cantidad de personas que atienden a una persona bajo estudio. Todo el personal de EMS que tenga contacto directo con una persona bajo estudio debe usar EPP.
  • Limite el uso de agujas y otros objetos punzantes tanto como le sea posible. Las agujas y los objetos cortopunzantes deben ser manipulados con extremo cuidado y desechados en recipientes sellados no perforables y que sean específicos para la atención del paciente, según la Norma de la OSHA para patógenos de transmisión por sangre, 29 CFR 1 910.16. No deseche agujas ni elementos punzantes usados en recipientes que tengan elementos punzantes de otros pacientes adentro.
  • Analice la posibilidad de administrar al paciente medicamentos orales para reducir las náuseas, en función de los protocolos del director médico y en línea con su ámbito de práctica.
  • Si el paciente vomita, entréguele una bolsa para residuos de riesgo biológico grande para contener el vómito.  
  • Si el paciente tiene diarrea profusa, considere envolverlo con una sábana impermeable para reducir la contaminación de otras superficies.
  • Los procedimientos de reanimación prehospitalarios tales como intubación endotraquial, aspiración abierta de las vías respiratorias y reanimación cardiopulmonar a menudo generan grandes cantidades de líquidos corporales, como saliva y vómitos. Realizar estos procedimientos en ámbitos menos controlados (p. ej., un vehículo en movimiento) aumenta el riesgo de exposición a patógenos infecciosos del personal de los EMS. Lleve a cabo estos procedimientos en condiciones más seguras (p. ej., un vehículo detenido, destino hospitalario) y use el EPP recomendado por los CDC para procedimientos de generación de aerosoles.

Consideraciones sobre la atención prehospitalaria

La atención prehospitalaria de pacientes por lo general se desarrolla en ámbitos fuera de control con desafíos operativos singulares. Los sistemas EMS deben diseñar sus procedimientos de manera que puedan superar los retos operativos locales al tiempo que siguen los principios de las directrices sobre EPP de los CDC.

  • Puede ser tan sencillo como que un proveedor se coloque el EPP y se ocupe del paciente mientras el otro proveedor no se involucra en la atención del paciente, pero cumple el rol de observador capacitado.
  • Es posible que haya situaciones en las que el paciente deba ser trasladado. En estos casos varios proveedores deberán usar el EPP. El personal de EMS que use el EPP y que haya atendido al paciente debe permanecer en la parte trasera de la ambulancia y no ser el conductor.
  • Las agencias de EMS pueden considerar la posibilidad de enviar más recursos para eliminar la necesidad de que el personal adicional tenga que colocarse el EPP (en el campo). Por ejemplo, un conductor exclusivo para la unidad de EMS probablemente no deba usar EPP si el compartimento del paciente está aislado de la cabina.
  • Es necesario quitarse el EPP con cuidado meticuloso para prevenir al autocontaminación. Ver directrices sobre remoción de EPP y asegúrese de que el entrenamiento enfatice el cumplimiento de un protocolo estandarizado.

Consideraciones adicionales

  • Prepare y utilice procedimientos seguros para tratar y trasladar al paciente al hospital.
  • El proveedor de EMS que conduzca la ambulancia deberá contactar al hospital receptor y seguir los protocolos locales o regionales para el traslado del paciente al hospital receptor.
  • Quite y mantenga cualquier equipo que no sea esencial lejos del paciente en la escena y en la ambulancia. Esto eliminará o minimizará la contaminación.
  • Evitar la contaminación de superficies porosas reutilizables que no pueden desecharse luego de un único uso. Cubra la camilla con material impermeable.
  • Lleve adelante una evaluación adecuada del paciente, según los protocolos establecidos, con el equipo mínimo. 

Traslado por parte de un EMS de un paciente a un centro de atención médica

Las personas que pueden tener una historia de exposición, y signos y síntomas que sugieren la presencia de enfermedad del virus del Ébola deben ser trasladadas a un centro de servicios de salud preparado para evaluar con mayor profundidad y tratar al paciente según lo establecido por la dirección médica de los EMS y los protocolos locales/regionales. Estos deben estar en línea con el plan previamente definido de traslado/destino desarrollado por funcionarios de salud pública, personal hospitalario, médico y de EMS.

  • Aísle al conductor de la ambulancia del compartimento donde viaja el paciente.
  • Durante el traslado se debe garantizar que haya un desinfectante adecuado (desinfectante de nivel hospitalario aprobado por la EPA con un aviso que indique no contiene envoltura vírica) disponible en atomizadores o como paños húmedos preparados comercialmente.

Traslado entre instalaciones

El personal de EMS involucrado en el traslado entre centros de pacientes bajo estudio con enfermedad del virus del Ébola confirmada debería seguir los procedimientos para colocación y remoción recomendados en las directrices de los CDC. Atienda al paciente en la medida de lo necesario para minimizar el contacto con el paciente y siga las directrices de control de infecciones, según se establece más abajo.

Control de infección

Los proveedores de EMS pueden atender a una persona bajo estudio de manera segura si siguen las recomendaciones para el uso del EPP adecuado y las siguientes recomendaciones de los CDC:

  • Limitar las actividades, especialmente durante el traslado, que puedan aumentar el riesgo de exposición a material infeccioso.
  • Limite el uso de agujas y otros objetos punzantes tanto como le sea posible. Las agujas o los elementos cortantes se deben manipular con extremo cuidado y se deben desechar en recipientes sellados no perforables que sean específicos para la atención del paciente, de acuerdo con la Norma de la OSHA para patógenos de transmisión por sangre, 29 CFR 1910.1030. No deseche agujas ni elementos punzantes usados en recipientes que tengan elementos punzantes de otros pacientes adentro.
  • Los procedimientos invasivos se deben limitar a los esenciales para la atención del paciente.
  • Cada procedimiento de colocación y remoción de un EPP debe estar supervisado por un observador capacitado a fin de garantizar que los protocolos establecidos para el EPP se cumplan adecuadamente. Las agencias deberán, en conjunto con el hospital receptor, analizar la mejor forma de facilitar una remoción supervisada

Documentación de la atención a pacientes

  • La atención del paciente se debe documentar una vez que el personal de los EMS hayan completado el proceso de limpieza personal y de descontaminación del equipo y el vehículo. Toda la documentación escrita debe coincidir con las comunicaciones verbales con los proveedores del departamento de emergencias al momento del traspaso de manos del paciente.
  • La documentación de los EMS debe incluir un listado de proveedores de seguridad pública involucrados en la respuesta y el nivel de contacto que tuvieron con el paciente (por ejemplo: sin contacto con el paciente, atendieron directamente al paciente). Es posible que se deba enviar esta información a las autoridades de salud pública locales.

Limpieza de vehículos de traslado de los EMS luego de trasladar a un paciente bajo estudio por la enfermedad del virus del Ébola

A continuación encontrará pautas generales sobre cómo limpiar o mantener los vehículos de transporte y equipos de EMS después de trasladar a una persona bajo estudio:

  • Los proveedores de EMS que realicen tareas de limpieza y desinfección en lugares donde hay líquidos corporales (vómitos, diarrea, sudor, orina o sangre) de una persona bajo estudio deben usar EPP según lo que recomiendan los CDC. Si no se detectan líquidos corporales de un paciente con EVE, entonces se debe usar el EPP mínimo:
    • Mascarilla facial y barbijo quirúrgico
    • Bata impermeable
    • Dos pares de guantes
  • Se debe usar un desinfectante hospitalario registrado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) con una etiqueta que indique el uso en casos sin envoltura vírica (por ejemplo, norovirus, rotavirus, adenovirus, poliovirus)4,5 para desinfectar superficies ambientales en salas de pacientes bajo estudio o con enfermedad del virus del Ébola confirmada.. Las instrucciones para limpiar y descontaminar superficies u objetos manchados con sangre o líquidos corporales se especifican más abajo. Se debe prestar la misma atención cuidadosa a la seguridad de los proveedores de EMS durante la limpieza y desinfección del vehículo de traslados que la que se presta durante la atención del paciente.
  • Las superficies de atención de pacientes (incluidas camillas, pasamanos, picaportes, paneles de control del equipamiento médico y suelos, paredes y superficies de trabajo adyacentes), así como las ruedas de la camilla, los soportes y otras áreas pueden contaminarse y se deben limpiar y desinfectar en profundidad después de cada traslado.
  • El manejo de derrames de sangre u otro líquido o sustancia corporal (como orina, saliva, vómito, sudor y diarrea) debe estar a cargo de personal con el EPP correcto. Esto incluye quitar el grueso de los derrames de materia, limpiar el sitio y luego desinfectarlo. En el caso de derrames grandes, se necesita un desinfectante químico con la potencia suficiente como para revertir la tendencia de las proteínas en sangre y otras sustancias corporales para neutralizar el ingrediente activo del desinfectante. Siga las instrucciones en la etiqueta del producto desinfectante químico y deseche cualquier material potencialmente contaminado utilizado durante el proceso de limpieza y desinfección, según lo recomendado en las directrices de los CDC.
  • Los equipos reutilizables para la atención de pacientes que estén contaminados (por ej., el medidor de glucosa, brazalete de tensiómetro) deben colocarse en bolsas de riesgo biológico y etiquetarse para su limpieza y desinfección según las políticas de la agencia y las recomendaciones del fabricante. Los equipos reutilizables deben limpiarse y desinfectarse según las indicaciones del fabricante por personal entrenado utilizando el EPP correcto. Evitar la contaminación de superficies porosas reutilizables que no pueden desecharse luego de un único uso.
  • Se deben usar únicamente colchones y almohadas con cubiertas plásticas o de otro tipo que no permitan el paso de los líquidos.
  • A fin de reducir la exposición del personal a textiles (productos de tela) potencialmente contaminados durante su lavado, se debe descartar la ropa blanca usada y las almohadas y colchones que no sean impermeables, según sea adecuado para el centro receptor.

El virus del Ébola ha sido clasificado como sustancia infecciosa de categoría A y está regulado por las Normas de Materiales Peligrosos (HMR, 49 C.F.R., partes 171-180) del Departamento de Transporte de los EE. UU. (DOT). Todo artículo transportado para su eliminación y que esté contaminado o que se sospeche que está contaminado con una sustancia infecciosa Categoría A debe ser empacado y transportado de conformidad con las Normas de Materiales Peligrosos (HMR, por sus siglas en inglés). Esto incluye equipo médico desechable, elementos cortantes, ropa blanca y productos para el cuidado de la salud usados, como almohadillas o apósitos, bandejas en forma de riñón, baños portátiles, equipo de protección personal usado, como batas, máscaras, guantes, gafas de seguridad, mascarillas para el rostro, mascarillas de respiración, botas, o productos derivados de la limpieza que estén contaminados o se sospeche que puedan estar contaminados con una sustancia infecciosa de Categoría A.7 Los sistemas de EMS deben trabajar con los hospitales receptores designados para desechar los residuos de personas bajo estudio.

Medidas de seguimiento y/o información para proveedores de EMS después de haber atendido a un paciente bajo estudio por la enfermedad del virus del Ébola

  • El personal de los EMS debe estar al tanto de las medidas de seguimiento y/o comunicación que debe tomar luego de haber atendido a una persona bajo estudio.
  • Las agencias de EMS deben desarrollar políticas para el monitoreo y manejo de proveedores de EMS con exposición potencial al virus del Ébola.
  • Las agencias de EMS deben desarrollar políticas de licencia por enfermedad para los proveedores de los EMS que sean libres de castigos, flexibles y consistentes con las pautas de salud pública.
  • Se debe garantizar que todos los proveedores de EMS, incluido el personal que no sea empleado directo del centro de servicios de salud pero que realice tareas a diario, estén al tanto de las políticas de licencia por enfermedad.
  • El personal de EMS que haya estado expuesto a sangre, líquidos corporales, secreciones o deposiciones de una persona bajo estudio deberá, inmediatamente:
    • Dejar de trabajar y lavar las superficies de piel afectadas con una solución antiséptica o de desinfección, e irrigar las membranas mucosas (como la conjuntiva del ojo) con una gran cantidad de agua o solución oftálmica, según los protocolos habituales. Todos los residuos y la solución se deben guardar en una bolsa para desechos de riesgo biológico.
    • Contactar al funcionario de salud/supervisor/persona designada a cargo del control de infecciones para acceder a una evaluación inmediata y acceso a los servicios de manejo de personas que estuvieron expuestas al virus.
    • Ser evaluado por un médico y recibir atención de seguimiento, según la política de la agencia de EMS y consultas con autoridades de salud pública locales, estatales y federales.

1 2014: Brote de la enfermedad del Ébola en África Occidental - Mapa de distribución del brote

2 Información sobre la enfermedad por el virus del Ébola (EVE) para los médicos en entornos de atención médica en los EE. UU.

3 Definición de casos de la enfermedad del virus del Ébola (EVE)

4 Oficina de programas de pesticidas de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, lista G: desinfectantes hospitalario eficaces contra el norovirus (virus de tipo Norwalk) [PDF- 3 páginas]

5 Desinfectantes para usar contra el virus del Ébola

6 Estándares de seguridad y salud ocupacional

7 Preguntas frecuentes: Departamento de Transporte: Guía para el transporte de elementos contaminados con el virus del Ébola, una sustancia infecciosa de Categoría A

This site is frequently updated. Some text may be in English until it is translated.
Arriba