Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Concientización, creencias y medidas respecto del virus del Zika entre mujeres embarazadas y miembros de la comunidad - Islas Vírgenes de los EE. UU., noviembre-diciembre del 2016


Datos del artículo

Métricas alternativas:

Citas:

Vistas:  Las vistas equivalen a las vistas de páginas más las descargas de PDF

Detalles de la métrica

Christine E. Prue, PhD1; Joseph N. Roth Jr., MPH2; Amanda Garcia-Williams, PhD3; Alison Yoos, MPH4; Lena Camperlengo, DrPH5; Leah DeWilde6; Mohammed Lamtahri7; Andra Prosper6; Cosme Harrison, MPH6; Lauren Witbart8; Irene Guendel, PhD6; Douglas M. Wiegand, PhD9; Natasha R. Lamens6; Braeanna Hillman, MPH6; Michelle S. Davis, PhD6; Esther M. Ellis, PhD6 (ver las afiliaciones de los autores)

Ver la referencia bibliográfica sugerida

Resumen

¿Qué se sabe sobre este tema?

Encuestas con base en los EE. UU. que se realizaron durante el 2016 han mostrado niveles altos de concientización sobre el brote del virus del Zika, niveles moderados de preocupación acerca del zika y niveles bajos de conocimiento respecto de cómo se transmite el zika.

¿Qué información agrega este informe?

La concientización, las creencias y las medidas relacionadas con el virus del Zika entre los residentes de las Islas Vírgenes de los EE. UU., los cuales no están incluidos en las encuestas con base en los EE. UU., fueron evaluadas en entrevistas de mujeres embarazadas y miembros de la comunidad. Varias de las personas encuestadas reportaron haber escuchado que el virus del Zika es transmitido a través de mosquitos y causa microcefalia en los bebés. Otras pocas personas mencionaron haber escuchado acerca de la transmisión sexual del virus del Zika o sobre las medidas que hay que tomar para prevenir la infección. La mayoría de las personas encuestadas reportaron que el virus del Zika es un tema de preocupación grave aunque hubo diversos niveles en cuanto a las percepciones de susceptibilidad y las medidas de protección que hay que tomar. La mayoría de las mujeres embarazadas reportaron haber recibido ofrecimientos para realizarles intervenciones y la mayoría de los miembros de la comunidad manifestaron su apoyo en cuanto a los diferentes enfoques para el control de vectores.

¿Cuáles son las consecuencias para la práctica de la salud pública?

Los comentarios de estas entrevistas permitieron que el Departamento de Salud de las Islas Vírgenes de los EE. UU. identifique las brechas en la información que podría abordarse a través de comunicaciones, educación y el compromiso de la comunidad. Recolectar comentarios acerca de los aspectos clave de la iniciativa de respuesta por parte de los miembros de la comunidad es esencial para garantizar que las intervenciones tengan alcance y sean traducidas en programas de prevención efectivos.

Hasta el 2 de mayo del 2017, las Islas Vírgenes de los EE. UU. (USVI), que incluyen St. Thomas, St. John y St. Croix, han reportado 1 021 casos probables o confirmados* de enfermedad por el virus del Zika en su población de aproximadamente 100 000 (1); 222 mujeres embarazadas sintomáticas y asintomáticas en las USVI han obtenido un resultado positivo en la prueba del virus del Zika. En enero del 2016, el Departamento de Salud de las USVI (USVI DOH, por sus siglas en inglés) puso en marcha medidas de respuesta ante el zika, que incluye vigilancia, control de vectores y un programa de comunicaciones. Las intervenciones incluyeron educación y asistencia social, distribución de kits de prevención del zika para las mujeres embarazadas en las USVI, y la provisión de servicios de control de vectores y pruebas de laboratorio para diagnosticar el virus del Zika, sin cargo. En noviembre del 2016, el personal del USVI DOH realizó entrevistas con muestras de mujeres embarazadas y miembros de la comunidad para recolectar comentarios acerca de intervenciones actuales y propuestas (2). Las mujeres embarazadas reportaron haber tomado alrededor de dos medidas para protegerse del zika; el uso de repelente fue la medida informada más frecuente. Los miembros de la comunidad reportaron haber tomado una medida y manifestaron su apoyo en cuanto a varios enfoques para el control de vectores propuestos.  Si bien varias mujeres embarazadas y miembros de la comunidad reportaron haber escuchado mensajes acerca de la causa y las consecuencias de las infecciones por el virus del Zika, fueron pocos los que recordaron los mensajes acerca de las medidas específicas que deberían tomar para protegerse. La integración de la evaluación con las medidas de respuesta permite realizar una evaluación actual de la efectividad de la intervención y apoyar las mejoras para satisfacer las necesidades de la población.

Entre el 15 de noviembre y el 9 de diciembre del 2016, se llevaron a cabo entrevistas con 269 mujeres embarazadas y miembros de la comunidad que viven en las USVI para evaluar la concientización, las creencias y las medidas relacionadas con el virus del Zika y las medidas de prevención y control a nivel local. Los entrevistadores del USVI DOH identificaron lugares comerciales y clínicos (públicos y privados) para llevar a cabo las entrevistas; estos lugares representaron a los diferentes grupos demográficos  y locales de cada isla (3). Las entrevistas se realizaron en inglés e incluyeron preguntas abiertas y cerradas. Se les preguntó a las mujeres embarazadas si recibieron alguna intervención y, en dicho caso, acerca de la utilidad de dichas intervenciones tales como kits de prevención del zika, pruebas de laboratorio y servicios de control de vectores. A los miembros de la comunidad se les preguntó acerca de su nivel de apoyo en cuanto a la  fumigación con mochila, camiones y aviones y la colocación de trampas para mosquitos en los patios. Los entrevistadores recibieron una capacitación para obtener el consentimiento de participación y usar los instrumentos para entrevistas y Epi Info para dispositivos móviles,§ que permitieron grabar audios de preguntas y respuestas. Según lo dispuesto por los CDC, este proyecto no estaba sujeto a la revisión de la Junta de Revisión Institucional (IRB, por sus siglas en inglés). El equipo de análisis con sede en Atlanta revisó los archivos de audio y brindó comentarios para los miembros del personal de campo a fin de mejorar la fidelidad para los protocolos, analizó las respuestas de cuestionarios con múltiples opciones y preguntas cerradas y transcribió, codificó y analizó las respuestas brindadas a preguntas abiertas.

No se utilizó un proceso sistemático para llevar la cuenta de solicitudes de entrevistas y negativas; sin embargo, fueron pocos los que se negaron. La muestra final incluyó 269 entrevistas completas con 104 (38.7%) mujeres embarazadas y 165 (61.3%) personas no embarazadas que son miembros de la comunidad, que incluye a 120 (44.6%) participantes en St. Croix, 116 (41.3%) en St. Thomas y 33 (12.3%) en St. John (Tabla 1).  La edad promedio de las mujeres embarazadas encuestadas fue de 27 años (rango = 18-43 años). Entre las 95 mujeres embarazadas encuestadas con información disponible sobre raza/etnia y educación, 58 (61.1%) eran personas de color no hispanas, 28 (29.5%) eran hispanas y ocho (8.4%) eran blancas no hispanas. Treinta y seis (37.9%) mujeres embarazadas encuestadas eran graduadas de una escuela secundaria, 25 (26.3%) asistieron a una universidad, 17 (17.9%) contaban con título universitario y seis (6.3%) eran mujeres con título de posgrado. La mayoría de las mujeres embarazadas estaban en el tercero (48.1%) o segundo (37.5%) trimestre de embarazo.

Entre los 165 miembros de la comunidad que fueron entrevistados, 74 (45.7%) eran hombres; la edad promedio era 45 años (rango  = 18-81 años); 113 (70.2%) eran de color no hispanos, 21 (13%) eran hispanos y 17 (10.6%) eran blancos no hispanos. Cincuenta y uno (31.5%) no han completado la educación secundaria, 43 (26.5%) eran graduados de una escuela secundaria, 45 (27.8%) asistieron a la universidad, 11 (6.8%) tenían título universitario y 12 (7.7%) tenían título de posgrado.

Las mujeres embarazadas brindaron un promedio de alrededor de dos respuestas (rango = 1-5)  ante la pregunta: "¿Qué escuchó acerca del virus del Zika?" y las respuestas más comunes fueron que el zika causa microcefalia o defectos cerebrales en bebés (67.3%)  y que es transmitido a través de mosquitos (34.6%) (Tabla 2). Los miembros de la comunidad brindaron un promedio de una respuesta (rango = 0-5); la respuesta más común fue que el zika es transmitido a través de mosquitos (48.5%). Solo el 11.5% de las mujeres embarazadas y el 9.1% de los miembros de la comunidad reportaron haber escuchado que el virus del Zika puede transmitirse por vía sexual. Menos del 3% de las mujeres embarazadas o miembros de la comunidad mencionaron haber escuchado acerca de las medidas que podrían tomarse em forma individual para prevenir la infección por el virus del Zika. Solo el 3.8% de las mujeres embarazadas y el 6.1% de los miembros de la comunidad manifestaron que el virus del Zika estaba circulando en las USVI.

Entre las 103 mujeres embarazadas, 56 (54.4%) reportaron estar un poco o extremadamente preocupadas respecto de contraer la infección por el virus del Zika. Si bien 14 (13.9%) de 101 mujeres embarazadas manifestaron que era probable o muy probable que podrían infectarse, 86 (83.5%) de 103 manifestaron que tenían confianza o plena confianza de su capacidad para protegerse a sí mismas y proteger a sus bebés para evitar contraer la infección durante el embarazo. 124 (75.6%) miembros de la comunidad reportaron que el virus del Zika era un problema de salud grave o muy grave para la comunidad y 82 (49.7%) para ellos mismos mientras que 69 (41.8%)  declararon que era probable o muy probable que contrajeran la infección (Tabla 2). La mayoría de las mujeres embarazadas y miembros de la comunidad reportaron haber tenido una o dos conversaciones o directamente no haber entablado conversaciones acerca del zika con familiares y amigos en el último mes (Tabla 2).

Cuando se les preguntó "¿Qué medidas han tomado para protegerse y evitar contraer la infección por el virus del Zika desde que supieron que estaban embarazadas?", las mujeres reportaron haber tomado un promedio de dos medidas (rango = 0-6) siendo el uso de repelente de mosquitos (74%) y el uso de ropa que cubre las piernas y los brazos (26.9%) las medidas reportadas con mayor frecuencia (Tabla 2). Cuando se les preguntó a los miembros de la comunidad qué medidas habían tomado para protegerse a sí mismos, reportaron haber tomado alrededor de una medida (rango = 0-9) siendo el uso de repelente de mosquitos (42.4%) la medida reportada con mayor frecuencia (Tabla 2).

Se les preguntó a las mujeres embarazadas acerca de si recibieron intervenciones específicas y el desempeño de conductas específicas. Entre las 97 mujeres embarazadas, 69 (71.1%) reportaron haber recibido el kit de prevención del virus del Zika (Tabla 3) y el 67.2% afirmó que el repelente era el artículo más importante del kit y uno de los primeros que se agotaban. Entre las 95 mujeres embarazadas con información disponible sobre las pruebas del zika, 74 (77.9%) reportaron haberse realizado las pruebas; el 67.6% reportó haber recibido los resultados de las pruebas dentro de las 2 semanas; 22 (22.4%) reportaron que sus parejas también se realizaron las pruebas. Entre las 97 mujeres embarazadas, 48 (49.5%) manifestaron haber escuchado acerca de la disponibilidad de servicios para el control de vectores. Entre las 31 mujeres embarazadas que reportaron haber escuchado acerca de este servicio y les ofrecieron el servicio para el control de vectores, 25 querían el servicio y 21 fueron contactadas por el USVI DOH para programar una cita para la prestación del servicio. Veinte (80%) de las 25 mujeres embarazadas que querían recibir el servicio para el control de vectores reportaron haberlo recibido.

Entre las 102 mujeres embarazadas, 44 (43.1%) reportaron que usaron repelente de insectos en las últimas 24 horas, 13 (12.7%) reportaron haber dormido con mosquitero en las últimas 24 horas y 27 (28.4%) reportaron haber quitado el agua estancada que había en su propiedad durante la última semana (Tabla 3). Entre las 81 mujeres embarazadas que reportaron haber tenido relaciones sexuales desde que quedaron embarazadas , solo 15 (18.8%) reportaron haber usado condón cada vez que tuvieron sexo, mientras que 46 (57.5%) reportaron que no usaron condón ninguna vez. Durante la entrevista, se observó que el 45.5% de las mujeres embarazadas usaba pantalones largos y el 22.2%, mangas largas.

Se les preguntó a los miembros de la comunidad acerca de su nivel de apoyo respecto de los métodos de control de vectores para reducir las poblaciones de mosquitos en su comunidad. Entre los que respondieron, la mayoría estaba de acuerdo con poner trampas para mosquitos en sus patios (91.2%) y fumigar con mochila (75%); el 66.5% y 23.9% apoyaron las iniciativas de fumigación con camiones y aviones, respectivamente. 

Discusión

La mayoría de las personas encuestadas de las USVI consideró que el zika es un problema de salud grave. Los niveles reportados de preocupación acerca de la infección por el virus del Zika entre las personas encuestadas de las USVI fueron levemente más altos que los de aquellos que respondieron la encuesta realizada en el territorio continental de los Estados Unidos (48). Dos tercios de las mujeres embarazadas y un tercio de los miembros de la comunidad en las USVI mencionaron que la infección por el virus del Zika puede causar defectos congénitos graves. Las encuestas de los residentes del territorio continental de los Estados Unidos revelaron una amplia variación en cuanto al conocimiento sobre la relación que existe entre la infección por el virus del Zika y los defectos de nacimiento (4,6,7,9), y los residentes de las USVI generalmente tienen niveles de conocimientos levemente más altos que los encuestados en los Estados Unidos. Aproximadamente un tercio de las mujeres embarazadas y menos de la mitad de los miembros de la comunidad en las USVI mencionaron que el virus del Zika puede transmitirse a través de los mosquitos y pocas mujeres embarazadas y miembros de la comunidad (11.5% y 9.1%, respectivamente) mencionaron que el zika puede transmitirse por vía sexual, lo que sugiere que existen brechas en la concientización sobre los modos de transmisión y posiblemente una reticencia para hablar de sexo. Las encuestas en los EE. UU. revelaron un patrón similar con más encuestados conscientes de que el zika se propaga a través de los mosquitos y menos encuestados conscientes del riesgo a través de la transmisión sexual (510). Aunque la mayoría de las encuestadas embarazadas expresaron su preocupación acerca del zika, también reportaron un alto nivel de confianza en su capacidad para protegerse y proteger a su bebé y la creencia de que no había probabilidad de que contraigan la infección durante el embarazo, a pesar de la prevalencia relativamente baja de poner en práctica conductas de protección. Los motivos de esta incongruencia no son claros. Es posible que las mujeres embarazadas desconocían los casos locales de la enfermedad por el virus del Zika, ya que < del 4% mencionó la transmisión del virus del Zika en las USVI, o que los mensajes de prevención del Zika no llegaron a las mujeres embarazadas porque < del 3% mencionó haber escuchado los mensajes acerca de las medidas de protección. Las mujeres embarazadas reportaron haber entablado una cantidad limitada de conversaciones con familiares y amigos acerca del zika, que podría indicar una relativa falta de interés por el zika en sus vidas o falta de sensibilidad asociada al hecho de vivir en un área donde prevalecen las enfermedades transmitidas por vectores. Además, la mayoría de las embarazadas encuestadas estaban en el segundo o tercer trimestre de embarazo y probablemente creían que mas medidas de protección no eran tan esenciales en las etapas más avanzadas del embarazo. Por último, la confianza de las mujeres probablemente ha estado relacionada con el hecho de recibir servicios relacionados con el zika y la creencia de su efectividad.

La información recolectada en esta evaluación permitió que los planificadores de programas puedan adaptar las actividades según sus necesidades. Por ejemplo, el apoyo de la comunidad para el uso de trampas, fumigación con mochila y camiones era importante para elaborar un plan de control de vectores en las USVI. Esta evaluación además proporcionó comentarios a los miembros del personal del USVI DOH acerca de cómo los mensajes fueron recibidos e interpretados y cómo actuaron en consecuencia. Reconocer las fortalezas y deficiencias del programa de prevención permite que los planificadores del programa puedan reformular y reorientar los mensajes para instruir al público acerca de la transmisión y hacer hincapié en las medidas de protección.

Las conclusiones de este informe están sujetas al menos a tres limitaciones. En primer lugar, la muestra de conveniencia de lugares de entrevista fue seleccionada por miembros del personal del USVI DOH más familiarizados con sus comunidades para garantizar la diversidad demográfica y no están basados en la población. En segundo lugar, debido a que las entrevistas se llevaron a cabo durante la iniciativa de respuesta del zika, las repuestas de los encuestados podrían estar viciadas. Por último, las respuestas fueron autoreferenciales y no han sido verificadas.

A pesar de estas limitaciones, el hecho de obtener información sobre la concientización, las creencias y las medidas de mujeres embarazadas y miembros de la comunidad de las USVI permitió que las personas encuestadas acerca del zika puedan mejorar los mensajes que circulan y fomentar los esfuerzos de respuestas. Incorporar una evaluación rápida durante una respuesta ante un brote ofrece una línea de retroalimentación esencial para las autoridades de salud pública acerca de sus intervenciones.

Reconocimientos

Residentes y clínicas de las Islas Vírgenes de los EE. UU.; Marques Adams, Robery Alvey, Jr., Amy Callis, Monifa Carillo, Susan Dugan, Martha Ebener, Alina Flores, Gary Goolsby, Mohammad Islam, Joy Joseph, Francine Lang, Perry Levons, Ann O'Leary, Derval N. Petersen, Charlon Richardson, Michelle Rose, Lee Samuel, Fred Smith, Sharon Tooson, Laura Youngblood.

Conflicto de intereses

No se reportaron conflictos de intereses.


Autor responsable de la correspondencia: Christine Prue, cprue@cdc.gov, 404-639-2273.

1Oficina del Director, Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas, CDC; 2División de Preparación Estatal y Local, Oficina de Preparación y Respuesta de Salud Pública, CDC; 3División de Prevención de la Violencia, Centro Nacional para la Prevención y el Control de Lesiones, CDC; 4División de Protección de la Salud Global, Centro de Salud Global, CDC; 5División de Salud Reproductiva, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y la Promoción de la Salud, CDC; 6Departamento de Salud de las Islas Vírgenes de los EE. UU.; 7Oficina de Servicios Científicos de Salud Pública, Centro de Vigilancia, Epidemiología y Servicios de Laboratorio, CDC; 8Oficina del Director, Oficina de Preparación y Respuesta de Salud Pública, CDC; 9División de Vigilancia, Evaluación de Peligros y Estudios de Campo, Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional, CDC.


* Estos casos de enfermedad por el virus del Zika incluyen casos probables mediante prueba de inmunoglobulina M y casos confirmados mediante pruebas de neutralización por reducción en placas/reacción en cadena de la polimerasa entre personas sintomáticas; las mujeres embarazadas asintomáticas no están incluidas.

 El kit de prevención del zika incluyó los siguientes artículos: repelente de insectos, permetrina, condones, un mosquitero, tabletas contra mosquitos (un larvicida utilizado para tratar agua estancada) y materiales educativos.

§https://www.cdc.gov/epiinfo/mobile.html.

Referencias

  1. Departamento de Salud de las Islas Vírgenes de los EE. UU. Informe de vigilancia semanal del zika. Islas Vírgenes  de los EE.UU.: Departamento de Salud de las Islas Vírgenes de los EE. UU., 2017. http://doh.vi.gov/assets/documents/2017/050217_ZikaReport.pdf
  2. CDC. Marco para la evaluación del programa en salud pública. MMWR Recomm Rep 1999;48(No. RR-11). PubMed
  3. Muhib FB, Lin LS, Stueve A, et al. ; Community Intervention Trial for Youth Study Team. A venue-based method for sampling hard-to-reach populations. Public Health Rep 2001;116(Suppl 1):216-22. CrossRef PubMed
  4. Ipsos Public Affairs. Ipsos/Reuters poll: Zika virus. Washington, DC: Ipsos Public Affairs; 2016. https://www.ipsos.com/en-us/ipsosreuters-poll-zika-virus
  5. The Annenberg Public Policy Center. Half of Americans concerned Zika will spread to their neighborhoods. Philadelphia, PA: The Annenberg Public Policy Center; 2016. http://www.annenbergpublicpolicycenter.org/half-of-americans-concerned-zika-will-spread-to-their-neighborhoods/
  6. Harvard Opinion Research Program.Public views of the Zika virus outbreak topline data. Boston, MA: Harvard T.H.Chan School of Public Health, Harvard Opinion Research Program; 2016. https://cdn1.sph.harvard.edu/wp-content/uploads/sites/21/2016/03/Embargoed_Zika_Topline_24-March-2016_SENT1.docx
  7. March of Dimes/NORC at the University of Chicago. The Zika virus: gaps in Americans' knowledge and support for government action. Chicago, IL: March of Dimes/NORC at the University of Chicago; 2016. http://www.norc.org/pdfs/marchofdimes/report_march_of_dimes_norc_zika_poll_090616.pdf
  8. Guo F, Norton AR, Fuchs EL, Hirth JM, Garcia-Blanco MA, Berenson AB. Provider-patient communication about Zika during prenatal visits. Prev Med Rep 2017;7:26-9. CrossRef PubMed
  9. Abramson, D, Piltch-Loeb, R. U.S. public's perception of Zika risk: awareness, knowledge, and receptivity to public health interventions. NYU Zika briefing report #1. New York City, NY: New York University College of Global Public Health; 2016. https://www.nyu.edu/content/dam/nyu/publicAffairs/documents/PDF/research/PiR2_Zika_Report_rf.pdf
  10. The Henry J. Kaiser Family Foundation. Kaiser health tracking poll: August 2016. Menlo Park, CA: The Henry J. Kaiser Family Foundation; 2016. http://www.kff.org/global-health-policy/poll-finding/kaiser-health-tracking-poll-august-2016/
Volver al textoTABLA 1. Características demográficas de mujeres embarazadas y miembros de la comunidad encuestados - Departamento de Salud de las Islas Vírgenes de los EE. UU., Islas Vírgenes de los EE. UU., de noviembre a diciembre del 2016
Características n.° (%)
Mujeres embarazadas
(N = 104)
Miembros de la comunidad
(N = 165)
Lugar de la entrevista
St. Croix 51 (49) 69 (41.8)
St. Thomas 45 (43.3) 71 (43)
St. John 8 (7.7) 25 (15.2)
Sexo*
Hombre NA 74 (45.7)
Mujer 104 (100) 88 (54.3)
Grupo de edad (años)
18–24 38 (36.5) 11 (7.1)
25–34 42 (40.4) 34 (21.8)
35–44 13 (12.5) 32 (20.5)
45–54 0 (—) 38 (24.4)
55–64 0 (—) 29 (18.6)
≥65 0 (—) 12 (7.7)
Se negaron 11 (10.6) 0 (—)
Nivel de educación más alto*
Ninguno 1 (1.1) 0 (—)
Preescolar hasta el grado 12 10 (10.5) 51 (31.5)
Diploma de escuela secundaria  36 (37.9) 43 (26.5)
Tomó algunos cursos de educación superior 25 (26.3) 45 (27.8)
Graduado universitario 17 (17.9) 11 (6.8)
Estudios de posgrado 6 (6.3) 12 (7.4)
Sin información 9 (8.7) 0 (—)
Raza/etnia
Blancos, no hispanos 8 (8.4) 17 (10.6)
De color, no hispanos 58 (61.1) 113 (70.2)
Hispanos 28 (29.5) 21 (13)
Otros, no hispanos 1 (1) 1 (0.6)
Se negaron 0 (—) 9 (5.7)
Trimestre de embarazo
Primero 14 (13.5) NA
Segundo 39 (37.5) NA
Tercero 50 (48.1) NA
Sin información 1 (1) NA

Abreviatura: NA =no aplicable.
* La proporción para los miembros de la comunidad surge de una muestra de 162 miembros de la comunidad.
 La proporción para las mujeres embarazadas surge de una muestra de 95 mujeres embarazadas; la proporción para los miembros de la comunidad surge de una muestra de 161.

Volver al textoTABLA 2. Concientización, percepciones de riesgo y medidas tomadas entre mujeres embarazadas y miembros de la comunidad. Departamento de Salud de las Islas Vírgenes de los EE. UU., Islas Vírgenes de los EE. UU., de noviembre a diciembre del 2016
Concientización del zika* n.° (%)
Mujeres embarazadas
(N = 104)
Miembros de la comunidad
(N = 165)
Efectos del zika en la salud 
Causa microcefalia o defectos cerebrales en bebés 70 (67.3) 53 (32.1)
Las mujeres embarazadas deberían evitar contraer la infección 23 (22.1) 12 (7.3)
Causa fiebre, sarpullido y conjuntivitis  14 (13.5) 19 (11.5)
Es peligroso 4 (3.8) 12 (7.3)
Es como el dengue y la chikunguña 3 (2.9) 12 (7.3)
Puede poner en peligro la vida y causar parálisis o SGB 1 (1) 1 (0.6)
Transmisión
Puede transmitirse a través de mosquitos 36 (34.6) 80 (48.5)
Puede transmitirse de hombre a mujer a través del sexo 12 (11.5) 15 (9.1)
Las personas de las USVI están contrayendo el virus del Zika 4 (3.8) 10 (6.1)
Medidas de protección
Usar repelente 3 (2.9) 1 (0.6)
Usar ropa que cubra los brazos y las piernas 1 (1) 0 (—)
Eliminar el agua estancada 2 (1.9) 3 (1.8)
Poner mallas para ventanas y puertas 1 (1) 0 (—)
No han escuchado nada 2 (1.9) 16 (9.7)
Otros (especificar) 17 (16.3) 55 (33.3)
Creencias acerca del zika
Preocupación de salud grave o muy grave para usted a nivel personal NA 82 (49.7)
Preocupación de salud grave o muy grave para su comunidad NA 124 (75.6)
Preocupación moderada o extrema acerca del virus del Zika respecto de su salud y la de su bebé§ 56 (54.4) NA
Pensar que es probable o muy probable que contraerán la infección por el virus del Zika (o, en el caso de mujeres embarazadas, que contraerán la infección durante el embarazo) 14 (13.9) 69 (41.8)
Tener confianza o plena confianza de su capacidad para protegerse a sí mismas y proteger a sus bebés para evitar contraer la infección durante el embarazo§ 86 (83.5) NA
Conductas de protección personal**
Usaron repelente 77 (74) 70 (42.4)
Usaron ropa que cubría los brazos y las piernas 28 (26.9) 13 (7.9)
Aplicaron productos que contienen permetrina en la ropa 11 (10.6) 0 (—)
Usaron mosquitero durante la noche 11 (10.6) 4 (2.4)
No salen afuera 10 (9.6) 2 (1.2)
Usaron mosquitero durante el día 6 (5.8) 1 (0.6)
Usaron condón/sus parejas usaron condón en cada relación sexual 6 (5.8) 1 (0.6)
No salen afuera por la noche 3 (2.9) 4 (2.4)
Se hicieron las pruebas/o sus respectivas parejas se hicieron las pruebas del zika 1 (1) 0 (—)
Se abstuvieron de tener relaciones sexuales 0 (—) 2 (1.2)
Rezaron 0 (—) 2 (1.2)
Buscaron más información acerca del zika 0 (—) 1 (0.6)
Control de mosquitos alrededor de la casa
Quitaron el agua estancada 18 (17.3) 50 (30.3)
Fumigaron dentro de la casa 14 (13.5) 24 (14.6)
Pusieron mallas para ventanas y puertas 14 (13.5) 17 (10.3)
Fumigaron fuera de la casa 11 (10.6) 8 (4.8)
Usaron espirales para mosquito/prendieron fuego para mantener a los mosquitos alejados 10 (9.6) 14 (8.5)
Cerraron puertas y ventanas 8 (7.7) 12 (7.3)
Usaron larvicidas (como tabletas contra mosquitos) 4 (3.8) 4 (2.4)
Limpiaron el entorno de la vivienda 4 (3.8) 5 (3)
Usaron aire acondicionado 3 (2.9) 2 (1.2)
Limpiaron fuentes de agua/unidades de almacenamiento/contenedores de agua 1 (1) 3 (1.8)
Cortaron el césped 1 (1) 6 (3.6)
Taparon las fuentes de agua/unidades de almacenamiento/contenedores de agua 0 (—) 6 (3.6)
No hicieron nada 3 (2.9) 26 (15.8)
No respondieron 8 (7.7) 3 (1.8)
Otro (especificar)†† 25 (24) 32 (19.4)
Frecuencia de conversaciones acerca del zika  entabladas con familiares y amigos en el último mes
Ninguna 25 (24.3) 63 (38.2)
Solo una o dos veces 33 (32) 45 (27.3)
A veces 24 (23.3) 26 (15.8)
A menudo 15 (14.6) 22 (13.3)
Todos los días 6 (5.8) 9 (5.5)

Abreviaturas: GBS = Síndrome de Guillain-Barré; NA= no aplicable.
* Respuestas brindadas a la pregunta abierta: "¿Qué escuchó acerca del virus del Zika?"
 Mujeres embarazadas: muchas cosas, cómo prevenir, cómo se propaga e importantes brotes en Brasil. Miembros de la comunidad: afecta a mujeres embarazadas, las enferma, es un virus, viene de otros países, el zika es malo y debería evitarse, teorías sobre cómo llegó aquí, es como la influenza, neumáticos y tambores como fuente.
§ La proporción es de una muestra de 103 mujeres embarazadas.
 La proporción es de una muestra de 101 mujeres embarazadas.
** Respuestas a preguntas abiertas. Se les preguntó a las mujeres embarazadas: “¿Qué medidas han tomado para protegerse y evitar contraer la infección por el virus del Zika desde que supieron que estaban embarazadas?” Se les preguntó a los miembros de la comunidad: “¿Qué medidas han tomado para protegerse y evitar contraer la infección por el virus del Zika?”
†† Mujeres embarazadas: usaron el kit de prevención del zika, evitaron áreas con mosquitos, no usaron perfume y la familia usó protección. Miembros de la comunidad: usaron remedios de hierbas, matamoscas y mosquitos, fumigaron el área en general (no un lugar específico), evitaron los mosquitos, llevaron un estilo de vida saludable, mantuvieron a los mosquitos alejados de la casa y usaron ropa de colores claros.

Volver al textoTABLA 3. Intervenciones recibidas y desempeño autoreferencial de conductas para la prevención del zika recomendadas entre mujeres embarazadas - Departamento de Salud de las Islas Vírgenes de los EE. UU., Islas Vírgenes de los EE. UU., de noviembre a diciembre del 2016
Intervenciones/conductas n.° (%)
Mujeres embarazadas
(N = 104)
Intervenciones recibidas
Kit de prevención del zika* 69 (71.1)
Prueba del virus del Zika para mujeres embarazadas 74 (77.9)
Prueba del virus del Zika para el esposo/pareja§ 22 (22.4)
Servicios de control del vectores en la casa (entre 25 encuestados que deseaban los servicios) 20 (80)
Respuestas afirmativas a las preguntas cerradas acerca de las conductas de prevención del zika recomendadas.
Usó repelente de mosquitos ayer 44 (43.1)
Usó condones cada vez que tuvo relaciones sexuales (entre 81 personas encuestadas sexualmente activas) 15 (18.8)
Jamás usó condones cuando tuvo relaciones sexuales (entre 81 personas encuestadas sexualmente activas) 46 (57.5)
Quitó el agua estancada 27 (28.4)
Durmió con mosquitero ayer 13 (12.7)
Observación del entrevistador
Con pantalones largos en este preciso momento** 45 (45.5)
Con camisa de mangas largas en este preciso momento** 22 (22.2)

* Entre una muestra de 97 mujeres embarazadas.
 Entre una muestra de 95 mujeres embarazadas.
§ Entre una muestra de 98 mujeres embarazadas.
 Entre una muestra de 102 mujeres embarazadas.
**Entre una muestra de 99 mujeres embarazadas.

Citación sugerida para este artículo​​​​​​​: Prue CE, Roth JN Jr., Garcia-Williams A, et al. Concientización, creencias y medidas respecto del virus del Zika entre mujeres embarazadas y miembros de la comunidad - Islas Vírgenes de los EE. UU., de noviembre a diciembre del 2016. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2017;66:909–913. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6634a4.

El uso de nombres de marcas y fuentes comerciales se utiliza solamente para efectos de identificación y no constituye aval alguno por parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.
Las referencias de sitios en Internet que no son de los CDC se ofrecen como un servicio a los lectores del MMWR y no constituyen ni implican el aval de estas organizaciones o sus programas por parte de los CDC o del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. Los CDC no son responsables por el contenido de las páginas de estos sitios. Las direcciones URL enumeradas en el MMWR estaban actualizadas hasta la fecha de la publicación.

Todas las versiones HTML de los artículos del MMWR son generadas de pruebas finales a través de procesos automatizados. Esta conversión podría resultar en la traducción de caracteres o errores de formato en la versión HTML. Los usuarios deben remitirse a la versión en PDF (https://www.cdc.gov/mmwr) o a la copia original en papel del MMWR para obtener versiones para imprimir del texto, las cifras y las tablas oficiales.

Las preguntas o mensajes con respecto a errores en el formato deben dirigirse a mmwrq@cdc.gov.

ARRIBA
window.CDC.Policy.External.init();