Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

<;em1>;Notas de las prácticas de campo<;/em>;: Vigilancia de defectos de nacimiento asociados con el virus del Zika - Texas, enero del 2016 - julio del 2017


Datos del artículo

Métricas alternativas:

Citas:

Vistas:  Las vistas equivalen a las vistas de páginas más las descargas de PDF

Detalles de la métrica

Tenga en cuenta: Se publicó una fe de erratas para este informe. Para ver la fe de erratas, haga clic aquí.

Noemi Borsay Hall, PhD1,2; Kelly Broussard, MPH2; Nicole Evert, MS2; Mark Canfield, PhD2 (ver las afiliaciones de los autores)

Ver la referencia bibliográfica sugerida

El 28 de noviembre del 2016, el Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas (DSHS de Texas, por sus siglas en inglés) reportó su primer caso confirmado de transmisión del virus del Zika a través de mosquitos en la ciudad de Brownsville, ubicada al sur de Texas, junto a la frontera entre los Estados Unidos y México. Se ha relacionado la infección por el virus del Zika durante el embarazo con resultados congénitos adversos, incluso microcefalia, defectos del tubo neural, malformaciones cerebrales tempranas, anormalidades estructurales de los ojos, sordera congénita y contractura de las extremidades (<;i1>;1<;/i>;).​​​​​​​ El 1 de enero del 2016, el DSHS de Texas estableció una vigilancia mejorada para identificar a mujeres con evidencia de laboratorio de una posible infección por el virus del Zika durante el embarazo, además de presuntos casos de defectos de nacimiento asociados al virus del Zika entre los embarazos completados.

El Departamento de control de zoonosis del DSHS de Texas recolecta y analiza información epidemiológica relevante como parte de la rutina de vigilancia de enfermedades arbovirales. Esto incluye los hallazgos de las investigaciones de casos de enfermedades arbovirales (incluidos los estados de los embarazos y la posible ubicación de la exposición) y los resultados de las pruebas de laboratorio. Cada semana, este Departamento comparte con el Departamento de epidemiología y vigilancia de defectos de nacimiento del DSHS de Texas un listado general de mujeres embarazadas con evidencia de laboratorio de posible infección por el virus del Zika y los resultados reportados de los embarazos. Entre los casos posibles de resultados de embarazos no reportados, se buscan datos de los certificados de nacimiento recientes para conocer el nombre reportado de la mujer embarazada y la fecha del nacimiento, para saber si el bebé nació con vida. Los miembros del personal del Departamento de epidemiología y vigilancia de defectos de nacimiento revisan los historiales médicos neonatales de todos los bebés nacidos de mujeres con una posible infección por el virus del Zika durante el embarazo para identificar todos los defectos de nacimiento documentados.

Desde el 1 de enero del 2016 hasta el 31 de julio del 2017, se identificó en Texas un total de 219 mujeres embarazadas con evidencia de laboratorio de una posible infección reciente por el virus del Zika, incluidas unas 49 (22%) con infección por el virus del Zika confirmada por laboratorio (Tabla). Una mujer se infectó en Texas, el resto estuvo expuesto fuera de los Estados unidos y otros territorios. Entre los 219 embarazos, se registraron los resultados de 185 (84%), incluidos 182 bebés nacidos vivos y tres pérdidas de embarazos que ocurrieron en cualquier momento durante la gestación. De las 34 mujeres embarazadas restantes, 20 tienen una fecha probable de parto que aún no ha pasado, cuatro tienen una fecha de parto que ya pasó pero de las que no se reportaron resultados de los embarazos y para 10, no hay fecha probable de parto reportada. Todos los embarazos completados registrados fueron revisados por los Departamentos de control de zoonosis y el de epidemiología y vigilancia de defectos de nacimiento para determinar el estado de las pruebas e identificar cualquier tipo de defecto de nacimiento. Se completaron las pruebas de detección del virus del Zika en 80 (43%) de los 185 bebés o fetos y se documentaron defectos de nacimiento asociados al virus del Zika en 15 (8%) embarazos (14 bebés nacidos vivos y una pérdida fetal), incluidos seis (17%) de los 36 bebés o pérdidas fetales dados a luz por mujeres con infección por el virus del Zika confirmada por laboratorio. Diez bebés o fetos tenían microcefalia; cinco de ellos con microcefalia presentaban otros defectos de nacimiento, incluso holoprosencefalia, hidranencefalia, cráneosinostosis y pie equino varo. Los defectos de nacimiento asociados al virus del Zika que se identificaron en los tres bebés restantes incluyeron holoprosencefalia, cataratas e hipoplasia de puente de Varolio.

No se completaron las pruebas de detección del virus del Zika en 105 (57%) bebés o fetos; incluidos tres pérdidas de embarazos y 10 bebés nacidos vivos a quienes solo se les realizó una prueba de espécimen placentario o de sangre del cordón umbilical. Ante la falta de otra evidencia, las pruebas de la sangre del cordón umbilical no es suficiente para determinar el estado de infección de un bebé (<;i1>;2<;/i>;). La prueba en la placenta solo arroja información relacionada con una posible infección materna por el virus del Zika y no puede confirmar ni excluir una infección congénita por el virus del Zika (<;i1>;3<;/i>;). Los especímenes de 13 bebés no fueron suficientes para realizar pruebas (llegaron a una temperatura incorrecta) o no tenían la cantidad suficiente para proceder con las pruebas. Para los 79 bebés restantes, no se reportaron motivos como para no realizar una prueba de detección del virus del Zika.

Los casos de infecciones por el virus del Zika relacionadas con viajes, en combinación con la amenaza de la transmisión local en Texas, indicaron la necesidad de una vigilancia continua de los defectos de nacimiento asociados a la infección por el virus del Zika. El análisis indicó que solo el 43% de los bebés o fetos identificados para los que se indicó la realización de prueba fueron sometidos a dicha prueba. Se necesitan realizar esfuerzos para aumentar la frecuencia de recolección y prueba de especímenes de bebés nacidos de madres con evidencia de laboratorio de una posible infección reciente por el virus del Zika. Los pediatras de bebés recién nacidos deben estar al tanto de los estados de pruebas del zika de la madre, en particular en áreas geográficas con altas posibilidades de transmisión local a través de mosquitos. Se prefiere en primer lugar los especímenes de suero en lugar de los de placenta o sangre del cordón umbilical para las pruebas de bebés, y se deben recolectar poco tiempo después del nacimiento (<;i1>;2<;/i>;). También se recomiendan ecografías cerebrales antes del alta hospitalaria para bebés nacidos de madres con evidencia de infección por el virus del Zika durante el embarazo, para detectar hallazgos sutiles (p. ej., calcificaciones) que puedan ser indicio de una infección congénita por zika (<;i1>;2<;/i>;). Los bebés afectados deben ser referidos para que se les brinden los servicios clínicos y de intervención apropiados (2).

Reconocimientos

Erin Thompson, Rebecca Breidenbach, Shady Al-Sayyed, Kamesha Owens; Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas, Austin, Texas.

Conflicto de intereses

No se reportaron conflictos de intereses.


Autor responsable de la correspondencia: Noemi Borsay Hall, lyo3@cdc.gov, 512-776-3606.

<;sup1>;1<;/sup>;Servicio de Inteligencia Epidemiológica, CDC; <;sup2>;2<;/sup2>;Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas, Austin, Texas.

Referencias

  1. Rasmussen SA, Jamieson DJ, Honein MA, Petersen LR. Zika virus and birth defects-reviewing the evidence for causality. N Engl J Med 2016;374:1981-7. CrossRef PubMed
  2. Russell K, Oliver SE, Lewis L, et al. Update: interim guidance for the evaluation and management of infants with possible congenital Zika virus infection-United States, August 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016;65:870-8. CrossRef PubMed
  3. Reagan-Steiner S, Simeone R, Simon E, et al. ; U.S. Zika Pregnancy Registry Collaboration; Zika Virus Response Epidemiology and Surveillance Task Force Pathology Team. Evaluation of placental and fetal tissue specimens for Zika virus infection-50 states and District of Columbia, January-December, 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2017;66:636-43. CrossRef PubMed
Volver al textoTABLADefectos de nacimiento neonatales asociados al virus del Zika en bebés nacidos vivos y pérdidas fetales de mujeres embarazadas con evidencia de infección por el virus del Zika durante el embarazo - Departamento de epidemiología y vigilancia de defectos de nacimiento, Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas, enero del 2016 - julio del 2017
Características n.° (%)
Total Evidencia de laboratorio de posible infección materna por el virus del Zika* Infección materna por el virus del Zika confirmada en laboratorio<;sup1>;†<;/sup>;
Mujeres embarazadas 219 (100) 170 (78) 49 (22)
Embarazos completados 185 (84) 149 (81) 36 (19)
Bebés nacidos vivos<;sup1>;§<;/sup>; 182 (98) 147 (81) 35 (19)
Pérdida del embarazo§ 3 (2) 2 (67) 1 (33)
<;b1>;Defectos de nacimiento asociados al zika<;/b>;<;sup1>;§<;/sup>;​​​​​​​ 15 (8) 9 (60) 6 (40)
Microcefalia 10 (67) 6 (60) 4 (40)
Otros defectos de nacimiento asociados al zika 5** (33) 3 (60) 2 (40)
Pruebas recibidas de bebés/fetos por zika 80†† (43) 57 (71) 23 (29)

* Infección reciente por el virus del Zika detectada mediante una prueba de ácido nucleico (NAT) positiva para el ARN del virus del Zika (p. ej., prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa [RT-PCR, por sus siglas en inglés]) en cualquier espécimen materno, placentario o de feto/bebé; o detección de una infección reciente por el virus del Zika o infección reciente por flavivirus no identificado por medio de pruebas serológicas en espécimen materno o de bebé (es decir, prueba positiva o equívoca de inmunoglobulina M [IgM] del virus del Zika y prueba de neutralización por reducción en placas del virus del Zika [PRNT, por sus siglas en inglés] de ≥10, sin importar el valor de PRNT por el virus del dengue o el IgM del virus del Zika negativo, e IgM del virus del dengue positivo o equívoco, además de carga viral de la PRNT del virus del Zika de ≥10, sin importar la carga viral de la PRNT del virus del dengue). Aquellas personas que cumplen con los criterios confirmados por laboratorio no están representados entre los que presentan evidencia de laboratorio de posible infección materna por el virus del Zika reciente.
ARN del virus del Zika documentado mediante una NAT positiva de espécimen materno, placentario o de feto/bebé; o detección de infección reciente por el virus del Zika mediante pruebas serológicas en espécimen materno o del bebé (p. ej., IgM del virus del Zika positivo o equívoco y carga viral de PRNT del virus del Zika de ≥10 y PRNT del virus del dengue de <10).​​​​​​​
<;sup1>;§<;/sup>; Entre embarazos completados, incluidos bebés nacidos vivos y pérdidas fetales en cualquier momento durante la gestación.
<;sup1>;¶ <;/sup>;Cinco de estos bebés presentaban otros defectos de nacimiento, incluso holoprosencefalia, hidranencefalia, cráneosinostosis y pie equino varo.
** Incluyen holoprosencefalia, ventriculomegalia, cataratas, quistes plexo coroideos e hipoplasia de puente de Varolio.
<;sup1>;††<;/sup>;No se completaron las pruebas en 105 (57%) bebés o fetos; incluidos tres pérdidas de embarazos y 10 bebés nacidos vivos a quienes solo se les realizó una prueba de espécimen placentario o de sangre del cordón umbilical; no se pudieron evaluar 13 especímenes porque no eran satisfactorios; y con respecto a los 79 bebés restantes, no se proporcionó el motivo por el cual no se les realizaron pruebas.

<;strong1>;Citación sugerida para este artículo:<;/strong>; Hall NB, Broussard K, Evert N, Canfield M. Notas de las prácticas de campo: Vigilancia de defectos de nacimiento asociados con el virus del Zika - Texas, enero del 2016 - julio del 2017​​​​​​​ Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2017;66:835–836. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6631a5.

El uso de nombres de marcas y fuentes comerciales se utiliza solamente para efectos de identificación y no constituye aval alguno por parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.
Las referencias de sitios en Internet que no son de los CDC se ofrecen como un servicio a los lectores del MMWR y no constituyen ni implican el aval de estas organizaciones o sus programas por parte de los CDC o del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. Los CDC no son responsables por el contenido de las páginas de estos sitios. Las direcciones URL enumeradas en el MMWR estaban actualizadas hasta la fecha de la publicación.

Todas las versiones HTML de los artículos del MMWR son generadas de pruebas finales a través de procesos automatizados. Esta conversión podría resultar en la traducción de caracteres o errores de formato en la versión HTML. Los usuarios deben remitirse a la versión en PDF (https://www.cdc.gov/mmwr) o a la copia original en papel del MMWR para obtener versiones para imprimir del texto, las cifras y las tablas oficiales.

Las preguntas o mensajes con respecto a errores en el formato deben dirigirse a mmwrq@cdc.gov.

ARRIBA
window.CDC.Policy.External.init();