Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Medidas tomadas para prevenir la infección por el virus del Zika durante el embarazo - Puerto Rico, 2016


Datos del artículo

Métricas alternativas:

Citas:

Vistas:  Las vistas equivalen a las vistas de páginas más las descargas de PDF

Detalles de la métrica

Denise V. D’Angelo, MPH1; Beatriz Salvesen von Essen, MPH2; Mark J. Lamias1; Holly Shulman, MA1; Wanda I. Hernandez-Virella, MPH2; Aspy J. Taraporewalla, MS1; Manuel I. Vargas, MD2; Leslie Harrison, MPH1; Sascha R. Ellington, MSPH1; Leslianne Soto, MS2; Tanya Williams, MPH1; Aurea Rodriguez, MPH2; Carrie K. Shapiro-Mendoza, PhD1; Brenda Rivera, DVM3; Shanna Cox, MSPH1; Karen Pazol, PhD1; Marion E. Rice, MPH4; Deborah L. Dee, PhD1; Lisa Romero, DrPH1; Eva Lathrop, MD1; Wanda Barfield, MD1; Ruben A. Smith, PhD1; Denise J. Jamieson, MD1; Margaret A. Honein, PhD4; Carmen Deseda, MD3; Lee Warner, PhD1 (ver las afiliaciones de los autores)

Ver la referencia bibliográfica sugerida

Resumen

¿Qué se sabe sobre este tema?

La infección por el virus del Zika durante el embarazo puede causar microcefalia, anormalidades cerebrales y otros defectos de nacimiento graves. Puerto Rico ha registrado la mayor cantidad de casos de infección por el virus del Zika confirmados en laboratorio entre mujeres embarazadas en los Estados Unidos y ha implementado estrategias para prevenir la infección durante el embarazo y garantizar el asesoramiento por parte de los proveedores de atención médica y las pruebas de detección del virus del Zika.

¿Qué información agrega este informe?

Entre las mujeres que dieron a luz bebés con vida recientemente en Puerto Rico, el 98.1% reportó haber tomado al menos una medida para evitar la presencia de mosquitos en su casa durante el embarazo. No obstante, menos de la mitad de las mujeres reportó haber usado repelente de insectos a diario (45.8%), y solo una de cada 10 reportó haber usado pantalones y camisas con mangas largas todos los días. Entre las mujeres embarazadas sexualmente activas, el 38.5% reportó que se abstuvo de tener relaciones sexuales o usó condón regularmente durante todo el embarazo. La mayoría de las mujeres (94.3%) también reportó que sus proveedores de atención médica les hablaron acerca de la infección por el virus del Zika durante el embarazo y aproximadamente tres cuartos de las encuestadas (76.9%) reportó que sus proveedores de atención médica le han realizado la prueba de detección del virus del Zika durante el primer o segundo trimestre del embarazo.

¿Cuáles son las consecuencias para la práctica de salud pública?

Hay un alto grado de preocupación entre las mujeres de Puerto Rico respecto de la posibilidad de contraer la infección por el virus del Zika durante el embarazo y los proveedores de atención médica las están asesorando acerca de la prevención del virus del Zika. Sin embargo, es necesario tomar medidas adicionales para alentar el uso regular de medidas preventivas durante todo el embarazo y aumentar las pruebas de detección del virus del Zika durante el embarazo.

La infección por el virus del Zika durante el embarazo sigue siendo una amenaza grave para la salud en Puerto Rico. La infección durante el embarazo puede causar microcefalia, anormalidades cerebrales y otros defectos de nacimiento graves (1). Desde el 1 de enero del 2016 hasta el 29 de marzo del 2017, Puerto Rico reportó que aproximadamente 3 300 mujeres embarazadas con evidencia de laboratorio que indica una posible infección por el virus del Zika (2). Actualmente no hay ninguna vacuna o intervención para prevenir los efectos adversos de la infección por el virus del Zika durante el embarazo; por consiguiente, las actividades de salud pública se centraron en la prevención, especialmente para las mujeres embarazadas (3). Los CDC y el Departamento de Salud de Puerto Rico (PRDH, por sus siglas en inglés) analizaron los datos de la encuesta de Respuesta de Emergencia ante el Zika en el Posparto del Sistema de Monitoreo de Evaluación de Riesgos en el Embarazo (PRAMS-ZPER, por sus siglas en inglés) que se llevó a cabo desde agosto hasta diciembre del 2016 entre las residentes de Puerto Rico que dieron a luz a un bebé con vida. La mayoría de las mujeres (98.1%) reportó haber tomado al menos una medida para evitar la presencia de mosquitos en su casa. No obstante, solo el 45.8% de las mujeres reportó haber usado repelente de insectos a diario y el 11.5% reportó haber usado pantalones y camisas con mangas largas todos los días. Aproximadamente un tercio (38.5%) reportó que se abstuvo de tener relaciones sexuales o usó condón regularmente durante todo el embarazo. En general, el 76.9% de las mujeres reportó que sus proveedores de atención médica le han realizado la prueba de detección del virus del Zika durante el primer o segundo trimestre del embarazo. Estos resultados pueden ser utilizados para evaluar y clarificar los mensajes de prevención de la infección por el virus del Zika y las intervenciones para mujeres embarazadas y reforzar las medidas para promover las pruebas prenatales de detección del virus del Zika.

El Departamento de Salud de Puerto Rico (PRDH), conjuntamente con los CDC, recabó datos mediante una metodología adaptada del Sistema de Monitoreo de Evaluación de Riesgos en el Embarazo (PRAMS) (4) para obtener información representativa a nivel regional y de toda la isla sobre experiencias relacionadas con la prevención y la detección de la infección por el virus del Zika durante el embarazo entre mujeres que dieron a luz a un bebé con vida desde el 28 de agosto del 2016 hasta el 3 de diciembre del 2016. Thirty-six hospitals in Puerto Rico reporting ≥100 births in 2015 (representing >98% of live births) were eligible, and all agreed to participate. Los hospitales fueron asignados a uno de los ocho estratos regionales correspondientes a los distritos de salud (Arecibo, Aguadilla, Bayamon, Caguas, Fajardo, Mayaguez, Metro y Ponce). En las regiones con un menor índice de nacimientos se tomaron más muestras para garantizar que el tamaño de las muestras sea suficiente para computar los cálculos específicos de cada región. Las madres fueron seleccionadas para ser incluidas con una probabilidad de selección proporcional al tamaño de la cohorte de nacimientos total dentro de cada región. Dentro de cada hospital, los conglomerados de casos (fechas de parto) fueron seleccionados mediante un muestreo aleatorio. Los registros de nacimientos en hospitales fueron utilizados para identificar a las mujeres (residentes de Puerto Rico) que dieron a luz en las fechas seleccionadas para ser incluidas en la muestra. Sampled women were approached during their hospital stay, 24–36 hours after delivery, and invited to complete a self-administered survey using either a tablet computer (Dell Venue Pro 7139) or paper form. A small incentive (crib mosquito net, calendar of baby’s first year, or mosquito repellent) was offered to participants. A las mujeres que no fueron contactadas antes de recibir el alta hospitalaria no se les hizo el seguimiento. Los datos fueron ponderados para considerar el diseño del muestreo estratificado y para ajustar a diferencia por las respuestas no recibidas. Se calcularon los porcentajes y los intervalos de confianza (CI) del 95% para todos los indicadores.

Entre las 2 933 mujeres seleccionadas, 2 364 (80.6%) aceptaron participar. Entre las encuestadas, el 72% respondió la encuesta a través de la tablet y el 28% utilizó el formulario impreso. La mayoría de las mujeres (79.7%) tenía entre 20 y 34 años de edad, el 59.5% estaba casada, el 68.6% tenía una formación superior a la educación secundaria, el 68.6% tenía cobertura de Medicaid para el cuidado prenatal, el 88.5% era beneficiaria del Programa de Alimentación Especial Complementario para Mujeres, Bebés y Niños (WIC, por sus siglas en inglés) y el 91.3% recibió cuidados prenatales durante el primer trimestre de embarazo.

La mayoría de las mujeres reportó haber sentido algún grado de preocupación, ya sea menor o mayor, ante la posibilidad de contraer el virus del Zika durante su embarazo (93.4%) y la posibilidad de que sus hijos tengan microcefalia u otros defectos de nacimiento (92.3%) (Tabla 1). La mayoría de las mujeres (94.3%) también reportó que sus proveedores de atención médica les hablaron acerca de la infección por el virus del Zika durante el embarazo, e incluso las asesoraron acerca del riesgo de transmitirles el virus a sus bebés (91.1%), cómo prevenir las picaduras de mosquitos (89.4%) y sobre el uso de condones para prevenir la transmisión del zika por vía sexual durante el embarazo (86.8%). En total, el 70.6% de las mujeres consideró que sus proveedores de atención médica fueron la mejor fuente de información acerca de la infección por el virus del Zika. Aproximadamente, tres cuartos de las encuestadas reportaron que sus proveedores de atención médica les ofrecieron hacerles la prueba (78.2%), y la mayoría reportó que posteriormente fueron sometidas a las pruebas de detección por el virus del Zika (76.9%) durante el primer y segundo trimestre de embarazo (Tabla 1).

Reportaron que las medidas para prevenir las picaduras de mosquitos en su hogar eran tomadas regularmente durante el embarazo. Incluía usar siempre mallas para ventanas y puertas o mantener cerradas las puertas y ventanas sin malla (88.4%); quitar semanalmente el agua estancada de la casa y el patio (88.7%); hacer fumigar el interior/exterior de la casa por un profesional (55%); y hacer que un profesional coloque larvicidas fuera de su casa (29.3%). No más de dos de cada 10 mujeres (17.4%) reportó haber dormido con mosquitero en alguna ocasón durante el embarazo. En general, el 98.1% de las mujeres tomó al menos una de las medidas para proteger su casa de los mosquitos (Tabla 1).

El uso de medidas de protección personal para evitar las picaduras de mosquitos se reportó con menor frecuencia que la implementación de medidas preventivas en el hogar. Las medidas de protección personal incluyen el uso diario de pantalones largos y camisas con mangas largas durante el embarazo (11.5% de las encuestadas) y el uso de repelente de mosquitos todos los días sobre la piel expuesta cuando se encuentran al aire libre (45.8%) (Tabla 1). Según lo reportado, el motivo más común por el cual no usaban pantalones y camisas con mangas largas fue el calor (76.4%). Olvidarse de aplicar/volver a aplicar el repelente (51.4%), que no les guste el olor (18.8%) y la preocupación de que los químicos puedan ser nocivos para el bebé (15.3%) fueron los motivos más comunes que se reportaron para justificar el hecho de no usar repelente diariamente. (Tabla 2).

Las medidas para prevenir la transmisión sexual del virus del Zika durante el embarazo a través de la abstinencia sexual o el uso regular de condones no fueron tomadas regularmente; en general, una de cada cinco (19.9%) mujeres reportó que se abstuvo de tener relaciones sexuales durante todo el embarazo, de las cuales un cuarto lo hizo específicamente para evitar contraer la infección por el virus del Zika. Entre las mujeres sexualmente activas, menos de un cuarto (22.7%) reportó haber usado condones regularmente durante todo el embarazo. En general, alrededor de un tercio (38.5%) de las encuestadas reportó haber tomado al menos una medida para prevenir la transmisión del zika por vía sexual durante el embarazo (abstinencia o uso regular de condones) (Tabla 1). Los motivos comunes para no usar condones regularmente fueron el hecho de creer que su pareja sexual no tenía zika (37.4%), pensar que no era necesario usar condones durante el embarazo (31.8%) y no querer usar condones (20.1%) (Tabla 2).

En general, aproximadamente un cuarto (24.2%) de mujeres reportó haber tomado diariamente al menos una medida de protección personal para evitar las picaduras de mosquitos (repelente o ropa de protección) y al menos una medida de protección para prevenir la transmisión sexual (abstinencia o uso regular de condones) durante todo el embarazo.

Discusión

En el 2016 y a principios del 2017, aproximadamente 3 300 mujeres embarazadas en Puerto Rico tenían evidencia de laboratorio que indica posible infección por el virus del Zika, la cifra más alta registrada en los Estados Unidos (2,5). Because Zika virus infection during pregnancy can cause microcephaly and other severe brain defects in infants (1,6), public health measures have focused on raising awareness about the virus and ways to prevent infection among pregnant women.*,,§ PRDH has widely disseminated information to the public regarding avoiding mosquito bites to prevent Zika virus infection. El mensaje puede resultarle familiar a muchas mujeres ya que se han publicado directrices similares en campañas anteriores para prevenir enfermedades transmitidas por mosquitos como el dengue y chikunguña (7). Aunque casi todas las encuestadas (98.1%) tomaron medidas ambientales para evitar las picaduras de mosquitos en sus casas, fueron menos comunes los casos reportados respecto del uso de medidas de protección personal (<;50%), más allá del conocimiento y la preocupación de las encuestadas acerca de los riesgos de contraer la infección por el virus del Zika durante el embarazo. Las campañas de conciencia pública y el consejo de los proveedores deberían centrarse en los mensajes de prevención relacionados con la protección que brinda el uso de repelente durante el embarazo e incluir sugerencias específicas que les recuerde usar repelente a diario y que existen en el mercado repelentes sin olor.

The CDC Foundation, with technical assistance from CDC and in partnership with PRDH, has launched initiatives promoting the prevention of transmission of Zika virus infection during pregnancy, including sexual transmission, through engagement of social networks and communities surrounding pregnant women (8). The findings from this study, however, suggest that measures to improve adherence to recommendations about prevention of sexual transmission need reinforcement. A pesar de que las encuestadas reportaron que han tenido un alto grado de preocupación acerca de la infección por el virus del Zika y que han recibido el asesoramiento de los proveedores de atención médica respecto del uso de condones para prevenir la transmisión sexual, aproximadamente solo una de cada cinco mujeres reportó haber usado condones regularmente durante todo el embarazo. Los motivos más comunes para no usar condones fueron el hecho de creer que sus parejas no tenían el virus del Zika y que no era necesario usar condones durante el embarazo. Dado que las directrices de los CDC recomiendan que las mujeres embarazadas en áreas con riesgo de infección por el virus del Zika se abstengan de tener relaciones sexuales o usen condones regularmente durante todo el embarazo,** los resultados de este estudio indican la necesidad de evaluar en profundidad el contenido de las campañas de comunicación y los consejos que brindan los proveedores de atención médica e identificar los motivos de la resistencia al uso de condones a fin de garantizar que las mujeres y sus parejas masculinas entienden claramente cuál es el riesgo actual de infección por el virus del Zika a través de la transmisión sexual durante el embarazo.††

En febrero del 2016, los CDC publicaron recomendaciones para que todas las mujeres embarazadas sintomáticas y asintomáticas que se encuentran en regiones con transmisión actual del virus del Zika se realicen las pruebas para detectar la infección en la iniciación del cuidado prenatal con pruebas de seguimiento en el segundo trimestre (9). Estas recomendaciones fueron adoptadas inmediatamente por el PRDH junto con la publicación de órdenes administrativas que instan a los proveedores de atención médica a ofrecerles a las mujeres embarazadas la posibilidad de hacerse la prueba. No obstante, >;20% de las encuestadas reportó no haber recibido la prueba para la detección de la infección por el virus del Zika en el primer trimestre ni en el segundo, lo que refleja la necesidad de mejorar las medidas para crear más conciencia y la implementación de las directrices para hacer pruebas para las mujeres embarazadas. El PRDH modificó las directrices para hacer pruebas el 19 de octubre del 2016 y agregó como requisito hacerse la prueba en el tercer trimestre (10). Más allá de que las pruebas prenatales podrían mejorarse, los hallazgos de esta encuesta reflejan que los proveedores de atención médica están acatando las recomendaciones respecto de asesorar a las mujeres embarazadas acerca de la infección por el virus del Zika (>;90% de las encuestadas reportó haber recibido asesoramiento).

Las conclusiones de este informe están sujetas al menos a tres limitaciones. En primer lugar, los datos no representan a todas las mujeres embarazadas de Puerto Rico en 2016; solo se incluyeron a las que dieron a luz bebés con vida desde fines de agosto hasta principios de diciembre. Debido a que la fase culminante del brote del Zika en Puerto Rico fue en agosto, la conducta del grupo de mujeres encuestadas puede variar respecto de las mujeres que quedaron embarazadas en etapas posteriores al brote. En segundo lugar, no fueron incluidas aquellas mujeres embarazadas que no dieron a luz un bebé con vida, que fueron atendidas en hospitales con menos de 100 partos al año o cuyo parto tuvo lugar fuera del ámbito hospitalario. Por último, la información motu proprio es susceptible al sesgo de deseabilidad social respecto de cuestiones íntimas, como la actividad sexual y el uso de condón, y al sesgo de recuerdo para conductas de prevención implementadas durante el embarazo, que podrían dar lugar a respuestas incorrectas sobre estas conductas.

Conocer las conductas saludables de las mujeres embarazadas durante el brote de zika puede dar lugar a programas e iniciativas que pretenden prevenir la infección por el virus del Zika y promover la realización de pruebas a mujeres embarazadas en Puerto Rico. En particular, estos datos aclaran las deficiencias en el uso de medidas preventivas que podrían reforzarse durante las consultas de cuidados prenatales y a través de campañas de comunicación pública. Los mensajes correspondientes a la seguridad y frecuencia del uso de repelente de mosquitos, la necesidad de la abstinencia sexual o el uso regular de condones durante el embarazo y el acatamiento a las directrices recomendadas para hacer pruebas para la infección por el virus del Zika por parte de los proveedores pueden mejorar la prevención y detección de la infección por el virus del Zika durante el embarazo.


Autor responsable de la correspondencia: Denise V. D'Angelo, DDAngelo@cdc.gov, 770-488-6288.

1División de Salud Reproductiva, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y la Promoción de la Salud, CDC; 2División de Salud Materno Infantil y Adolescentes (DMCAH), Departamento de Salud de Puerto Rico; 3Oficina de Epidemiología e Investigación, Departamento de Salud de Puerto Rico; 4División de Trastornos Congénitos y del Desarrollo, Centro Nacional de Defectos Congénitos y Discapacidades del Desarrollo, CDC.


Referencias

  1. Rasmussen SA, Jamieson DJ, Honein MA, Petersen LR. Zika virus and birth defects-reviewing the evidence for causality. N Engl J Med 2016;374:1981-7. CrossRef PubMed
  2. Departamento de Salud de Puerto Rico. Informe semanal de enfermedades Arbovirales (ArboV). San Juan, Puerto Rico: Departamento de Salud de Puerto Rico; 2017. http://www.salud.gov.pr/Estadisticas-Registros-y-Publicaciones/Informes%20Arbovirales/Reporte%20ArboV%20semana%207-2017.pdf
  3. Adams L, Bello-Pagan M, Lozier M, et al. Update: ongoing Zika virus transmission-Puerto Rico, November 1, 2015-July 7, 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016;65:774-9. CrossRef PubMed
  4. Shulman HB, Gilbert BC, Lansky A. The Pregnancy Risk Assessment Monitoring System (PRAMS): current methods and evaluation of 2001 response rates. Public Health Rep 2006;121:74-83. CrossRef PubMed
  5. Simeone RM, Shapiro-Mendoza CK, Meaney-Delman D, et al. ; Zika and Pregnancy Working Group. Possible Zika virus infection among pregnant women-United States and Territories, May 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016;65:514-9. CrossRef PubMed
  6. Russell K, Oliver SE, Lewis L, et al. Update: interim guidance for the evaluation and management of infants with possible congenital Zika virus infection-United States, August 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016;65:870-8. CrossRef PubMed
  7. Noyd DH, Sharp TM. Recent advances in dengue: relevance to Puerto Rico. P R Health Sci J 2015;34:65–70. PubMed
  8. CDC Foundation. Comprehensive Zika prevention campaign launches in Puerto Rico. Atlanta, GA: CDC Foundation; 2016. http://www.cdcfoundation.org/pr/2016/comprehensive-zika-prevention-campaign-launches-puerto-rico
  9. Oduyebo T, Petersen EE, Rasmussen SA, et al. Update: interim guidelines for health care providers caring for pregnant women and women of reproductive age with possible Zika virus exposure-United States, 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016;65:122-7. CrossRef PubMed
  10. Departamento de Salud de Puerto Rico. Orden Administrativa Núm. 360. San Juan, Puerto Rico: Departamento de Salud de Puerto Rico; 2016. http://www.salud.gov.pr/Estadisticas-Registros-y-Publicaciones/rdenes%20Administrativas/360-PARA%20ENMENDAR%20LA%20OA%20348.pdf
Volver al textoTABLA 1. Intereses acerca del virus del Zika, pruebas y asesoramiento de proveedores de atención médica y medidas para prevenir la transmisión del virus del Zika durante el embarazo entre residentes de Puerto Rico que recientemente dieron a luz bebés vivos - Encuesta de Respuesta de Emergencia ante el Zika en el Posparto del Sistema de Monitoreo de Evaluación de Riesgos en el Embarazo, Puerto Rico, 2016
Respuestas a la encuesta Total en general (n = 2,364)
Cant. no ponderada* % (95% CI)
Interés en relación a la infección materna por el virus del Zika
Cierto grado de preocupación ante la posibilidad de contraer el zika 2 205 93.4 (92.4–94.3)
Cierto grado de preocupación ante la posibilidad de que el bebé tenga microcefalia/defectos de nacimiento 2 154 92.3 (91.2–93.2)
Información del proveedor de atención médica
Asesoramiento sobre el virus del Zika (cualquier debate) 2 155 94.3 (93.4–95)
Asesoramiento sobre el riesgo de transmitirle el virus del Zika al bebé 2 053 91.1 (90–92)
Asesoramiento sobre cómo prevenir las picaduras de mosquitos 2 030 89.4 (88.2–90.5)
Asesoramiento sobre el uso de condones para prevenir la transmisión sexual del Zika 1 982 86.8 (85.4–88.1)
El proveedor de atención médica es considerado como la mejor fuente de información sobre el zika 1 662 70.6 (68.7–72.3)
Pruebas para el zika
El proveedor de atención médica ofreció realizar la prueba del zika en el primer o segundo trimestre de embarazo 1 801 78.2 (76.6–79.7)
El proveedor de atención médica les realizó la prueba del zika en el primer o segundo trimestre de embarazo 1 758 76.9 (75.3–78.4)
Uso de medidas para prevenir la infección por el virus del Zika
Medidas ambientales para evitar las picaduras de mosquitos
Siempre tuvo mallas en puertas y ventanas o mantuvo cerradas las puertas y ventanas sin malla 2 032 88.4 (87–89.6)
Quitó semanalmente el agua estancada alrededor de la casa 2 068 88.7 (87.3–90)
Hizo fumigar el interior/exterior de la casa por un profesional 1 274 55 (53.1–56.9)
Hizo que un profesional coloque larvicidas fuera de su casa 688 29.3 (27.5–31.1)
Durmió con mosquitero 424 17.4 (16–18.9)
Medidas personales para evitar las picaduras de mosquitos
Usó pantalones y mangas largas a diario 262 11.5 (10.3–12.8)
Usó repelente de mosquitos a diario 1 055 45.8 (43.9–47.8)
Medidas para prevenir la transmisión sexual
Se abstuvo de tener relaciones sexuales durante todo el embarazo por cualquier motivo 467 19.9 (18.4–21.5)
Uso de condones durante el embarazo entre mujeres sexualmente activas (n = 1,864)
Siempre 414 22.7 (20.8–24.6)
A veces§ 372 21.2 (19.4–23.1)
Nunca 1 017 56.2 (53.9–58.4)
Medidas para prevenir las picaduras de mosquitos y la transmisión sexual
Implementó al menos una medida de protección ambiental alrededor de su casa 2 309 98.1 (97.4–98.6)
Implementó al menos una medida de protección personal a diario (usar pantalones y mangas largas o repelente) 1 128 48.8 (46.9–50.8)
Implementó al menos una medida para prevenir la transmisión sexual durante todo el embarazo (abstinencia sexual o uso de condones) 881 38.5 (36.6–40.4)
Implementó al menos una medida de protección personal para evitar las picaduras de mosquitos y al menos 1 medida de protección personal para prevenir la transmisión sexual durante todo el embarazo 552 24.2 (22.6–26)

Abbreviation: CI = confidence interval.
* Tamaño de la muestra sin ponderar; el tamaño de la muestra varía por falta de respuestas o por saltarse preguntas en la encuesta.
Porcentaje ponderado.
§ Excluye a "siempre" respecto del uso de condones.

Volver al textoTABLA 2. Motivos para no usar medidas para prevenir la transmisión del virus del Zika durante el embarazo entre residentes de Puerto Rico que recientemente dieron a luz bebés vivos - Encuesta de Respuesta de Emergencia ante el Zika en el Posparto del Sistema de Monitoreo de Evaluación de Riesgos en el Embarazo, Puerto Rico, 2016
Respuesta a la encuesta Cant. no ponderada* % (95% CI)
Motivos para no usar pantalones y mangas largas a diario (n = 2339)
Hacía demasiado calor para usar mangas largas o pantalones largos 1 783 76.4 (74.7–78)
Mi ropa de mangas largas y mis pantalones largos ya no me entraban por el embarazo 457 19.7 (18.1–21.3)
No tenía ropa de mangas largas o pantalones largos 111 4.7 (4–5.7)
Permanecía dentro de casa 44 2.1 (1.6–2.8)
Otros motivos 131 5.3 (4.5–6.2)
Motivos para no usar repelente de mosquitos todos los días sobre la piel expuesta cuando estaba al aire libre (n = 2241)
Ovidé aplicarme/volver a aplicarme el repelente 1 137 51.4 (49.4–53.4)
No me gustaba su olor 408 18.8 (17.3–20.4)
Me preocupaba que los químicos del repelente dañaran a mi bebé 329 15.3 (13.9–16.9)
No me gustaba cómo me dejaba la piel 265 11.8 (10.6–13.1)
Me preocupaba que los químicos del repelente me hicieran daño 128 5.8 (4.9–6.8)
Permanecía dentro de casa 56 2.7 (2.1–3.5)
El repelente de mosquitos era demasiado costoso 54 2.5 (1.9–3.2)
Soy alérgica 35 1.4 (1–1.8)
Otros motivos 200 7.9 (6.9–9)
Reasons for not using condoms every time during sex§(n = 1406)
No imaginé que mi pareja tuviera el virus del Zika 505 37.4 (35–39.9)
No creí que fuera necesario usar condones durante el embarazo 432 31.8 (29.5–34.3)
No quería usar condones 287 20.1 (18.2–22.2)
Me olvidé de usar preservativos 180 12.2 (10.6–13.9)
Mi pareja no quería usar condones 153 11 (9.5–12.7)
No sabía que podía contraer el virus del Zika por vía sexual 94 7.3 (6–8.9)
No sabía que un condón podía prevenir la infección por el virus del Zika 58 4.7 (3.7–6)
No me preocupaba contraer el virus del Zika 41 3.1 (2.3–4.2)
No pude conseguir preservativos cuando los necesité 33 2.3 (1.7–3.2)
Alergia 29 2.1 (1.5–3)
No tenía dinero para comprar preservativos 20 1.6 (1–2.4)
Otros motivos 105 7.1 (6–8.5)

Abbreviation: CI = confidence interval.
* Tamaño de la muestra sin ponderar; el tamaño de la muestra varía por falta de respuesta o por saltarse preguntas en la encuesta.
Porcentaje ponderado.
§ Entre las mujeres que fueron sexualmente activas durante el embarazo.

Citación sugerida para este artículo: D'Angelo DV, Salvesen von Essen B, Lamias MJ, et al. Measures Taken to Prevent Zika Virus Infection During Pregnancy - Puerto Rico, 2016. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2017;66:574–578. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6622a2.

El uso de nombres de marcas y fuentes comerciales se utiliza solamente para efectos de identificación y no constituye aval alguno por parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.
Las referencias de sitios en Internet que no son de los CDC se ofrecen como un servicio a los lectores del MMWR y no constituyen ni implican el aval de estas organizaciones o sus programas por parte de los CDC o del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. Los CDC no son responsables por el contenido de las páginas de estos sitios. Las direcciones URL enumeradas en el MMWR estaban actualizadas hasta la fecha de la publicación.

Todas las versiones HTML de los artículos del MMWR son generadas de pruebas finales a través de procesos automatizados. Esta conversión podría resultar en la traducción de caracteres o errores de formato en la versión HTML. Los usuarios deben remitirse a la versión en PDF (https://www.cdc.gov/mmwr) o a la copia original en papel del MMWR para obtener versiones para imprimir del texto, las cifras y las tablas oficiales.

Las preguntas o mensajes con respecto a errores en el formato deben dirigirse a mmwrq@cdc.gov.

ARRIBA
window.CDC.Policy.External.init();