Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Uso de anticonceptivos entre mujeres no embarazadas y en etapa de posparto en riesgo de embarazo no buscado, y en alumnas de escuelas secundarias, en el contexto de la preparación para el zika. Estados Unidos, 2011-2013 y 2015


Datos del artículo

Métricas alternativas:

Citas:

Vistas:  Las vistas equivalen a las vistas de páginas más las descargas de PDF

Detalles de la métrica

El 2 de agosto del 2016 se publicó este informe en línea como un adelanto del MMWR.

Sheree L. Boulet, DrPH1; Denise V. D’Angelo, MPH1; Brian Morrow, MA1; Lauren Zapata, PhD1; Erin Berry-Bibee, MD1; Maria Rivera, MPH3; Sascha Ellington, MSPH1; Lisa Romero, DrPH1; Eva Lathrop, MD4; Meghan Frey, MA, MPH2; Tanya Williams, MPH1; Howard Goldberg, PhD1; Lee Warner, PhD1; Leslie Harrison, MPH1; Shanna Cox, MSPH1; Karen Pazol, PhD1; Wanda Barfield, MD1; Denise J. Jamieson, MD1; Margaret A. Honein, PhD2; Charlan D. Kroelinger, PhD1 (ver las afiliaciones de los autores)

Ver la referencia bibliográfica sugerida

Resumen

¿Qué se sabe sobre este tema?

El virus del Zika se transmite a través de la picadura de un mosquito de la especie Aedes, a través del contacto sexual con una pareja infectada, o de una mujer embarazada a su feto. La infección por el virus del Zika durante el embarazo puede causar microcefalia congénita y otros defectos cerebrales graves. También se la ha asociado a defectos oculares, pérdida de audición y trastornos de crecimiento. Casi la mitad de todos los embarazos en los Estados Unidos son no buscados. Entre los métodos anticonceptivos no permanentes, la anticoncepción reversible de acción prolongada (LARC, por sus siglas en inglés) es el método más efectivo para prevenir embarazos no planeados.

¿Qué información agrega este informe?

Ofrecemos estimaciones por estado sobre el uso de anticonceptivos en mujeres no embarazadas y en etapa de posparto con riesgo de un embarazo no buscado, y en alumnas de la escuela secundaria sexualmente activas. Entre estas poblaciones, lo más común es el uso de métodos anticonceptivos de efectividad moderada a baja. No usar anticonceptivos y el uso de LARC varían según el estado, y el grupo etario y étnico.

¿Cuáles son las consecuencias para la práctica de salud pública?

Es necesario poner en marcha estrategias a nivel estatal y local para mejorar el acceso a métodos anticonceptivos y sus servicios relacionados, reducir el riesgo de embarazos no buscados y minimizar la cantidad de embarazos afectados por la infección por el virus del Zika. Entre las estrategias que posiblemente resulten efectivas se encuentran abordar políticas acerca de los altos costos de los dispositivos y reembolsos de proveedores, ofrecer capacitación integral acerca de la inserción y remoción del LARC, ofrecer servicios atractivos para las jóvenes, apoyar a las jurisdicciones con menos recuros, asesorar a clientes, y evaluar la satisfacción de los pacientes y concientizar más a las consumidoras acerca de toda la gama de métodos anticonceptivos que permite demorar o evitar un embarazo.

La infección por el virus del Zika durante el embarazo puede causar microcefalia congénita y anomalías cerebrales (1,2). Since 2015, Zika virus has been spreading through much of the World Health Organization’s Region of the Americas, including U.S. territories. El virus del Zika se propaga a través de las picaduras de los mosquitos Aedes aegypti o Aedes albopictus, a través del contacto sexual con una pareja infectada o de la mujer a su feto durante el embarazo.* Según estimaciones de los CDC, hay 41 estados que entran dentro del posible alcance de los mosquitos Aedes aegypti o Aedes albopictus (3) y, el 29 de julio del 2016, el Departamento de Salud de Florida identificó un área dentro de un vecindario de Maimi donde se está produciendo la transmisión de la infección por el virus del Zika en varias personas a través de las picaduras de mosquitos locales. These are the first known cases of local mosquito-borne Zika virus transmission in the continental United States. CDC prevention efforts include mosquito surveillance and control, targeted education about Zika virus and condom use to prevent sexual transmission, and guidance for providers on contraceptive counseling to reduce unintended pregnancy. Para calcular la prevalencia de uso de anticonceptivos entre mujeres no embarazadas y en etapa de posparto con riesgo de embarazo no buscados y alumnas de escuelas secundarias sexualmente activas de los 41 estados donde podría producirse la transmisión a través de mosquitos, los CDC usaron datos de encuestas del periodo 2011–2013 y de 2015 de cuatro sistemas estatales de vigilancia: Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo Conductuales (BRFSS, en inglés, periodo 2011–2013), que incluye a mujeres adultas, el Sistema de Monitoreo de Evaluación de Riesgos en el Embarazo (PRAMS, en inglés, datos de 2013) y la Evaluación de Salud Maternal y de Bebés (MIHA, en inglés, datos de 2013), que encuesta a mujeres que acaban de dar a luz a un bebé con vida, así como la Encuesta de Comportamientos de Riesgo en Jóvenes (YRBS, en inglés, datos de 2015), que encuesta a estudiantes de 9.º a 12.º grado. Los CDC definen un embarazo no buscado como uno que es no deseado (es decir, el embarazo se produce cuando la mujer no desea un niño o más ninños) o inoportuno (es decir, el embarazo se produce antes de lo deseado). La proporción de mujeres con riesgo de embarazo no buscado que usaban un método reversible altamente efectivo, conocido como anticonceptivo reversible de acción prolongada (LARC, en inglés), varió de 5.5% a 18.9% entre las mujeres de la encuesta del sistema BRFSS y 6.9% a 30.5% entre las mujeres de los sistemas PRAMS/MIHA. La proporción de mujeres que no usaba ningún tipo de método anticonceptivo varió de un 12.3% a un 34.3% (BRFSS) y de un 3.5% a un 15.3% (PRAMS/MIHA). Según los datos del YRBS, entre las estudiantes secundarias sexualmente activas, el uso de LARC en el último encuentro sexual varió de 1.7% a 8.4%, y los casos en los que no se usó ningún método anticonceptivo variaron de 7.3% a 22.8%. En el contexto de la preparación para el zika se debe poner a disposición para las mujeres que deseen evitar o demorar un embarazo la gama completa de métodos anticonceptivos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), incluido el LARC. Dadas las tasas bajas de uso de LARC, los estados pueden implementar estrategias para eliminar las barreras de acceso y disponibilidad de LARC, incluidos los costos altos del dispositivo, las limitaciones en los reembolsos de proveedores, la falta de capacitación de los proveedores que prestan servicio a mujeres y adolescentes acerca de cómo colocarse y quitarse el LARC, la falta de conocimientos y percepciones erróneas de los proveedores acerca del LARC y la disponibilidad limitada de servicios para jóvenes que aborden las inquietudes de confidencialidad de las adolescentes, el asesoramiento inadecuado, y la poca información con la que cuentan los consumidores acerca de la gama de métodos anticonceptivos disponibles.

BRFSS is a cross-sectional, random-digit–dialed, state-based telephone survey that collects data on risk behaviors and preventive health practices among adult respondents living in all 50 states, the District of Columbia, Puerto Rico, Guam, and the U.S. Virgin Islands.§ Data from 17 states that might be at risk for mosquito-borne transmission of Zika virus (3) and had implemented questions on self-reported contraceptive use as part of the BRFSS Family Planning module in 2011 or as state-added questions in 2012 or 2013 were used to estimate use of contraception among women aged 18–44 years at risk for unintended pregnancy. PRAMS is an ongoing state-based and population-based surveillance system designed to monitor selected self-reported maternal behaviors and experiences that occur before, during, and after pregnancy among women who recently delivered a live-born infant.** Data from 28 PRAMS states, reporting in 2013, were used to estimate contraceptive use at the time of the survey (4–6 months postpartum) among women aged 15–44 years with a recent live birth who were at risk for unintended pregnancy.†† PRAMS sites were included if they might be at risk for mosquito-borne transmission of Zika virus (3) and achieved a weighted response rate of ≥55%.§§ The 2013 MIHA was used to estimate contraceptive use for postpartum women in California. Con métodos parecidos a los de PRAMS, MIHA es una encuesta anual representativa que abarca todo el estado, de mujeres que dieron a luz en el último tiempo un bebé con vida.¶¶ Las encuestas de YRBS son realizadas por agencias de salud y educación estatales entre muestras representativas de estudiantes de 9.º a 12.º grados, con el fin de monitorear comportamientos de riesgo, incluidos comportamientos sexuales relacionados con embarazos no buscados y enfermedades de transmisión sexual.*** Se utilizaron los datos de 2015 encuestas YRBS realizadas en 28 estados que podrían estar en riesgo de sufrir transmisión del virus del Zika a través de mosquitos (3) para describir el uso de métodos anticonceptivos entre estudiantes secundarias en sus últimos encuentros sexuales.†††

En todas las fuentes de datos, el uso de métodos anticonceptivos se clasificó en función del porcentaje estimado de usuarias que quedan embarazadas durante el primer año de uso típico, como: efectivo (<;1%), de efectividad moderada (6 al 10%), y menos efectivo (>;10%) (4). Entre las mujeres que reportaron más de un método anticonceptivo, se codificó el método más efectivo. Los métodos anticonceptivos permanentes, altamente efectivos incluyeron esterilización femenina, ligazón de trompas o vasectomía del integrante masculino de la pareja. Los métodos LARC altamente efectivos inclueron dispositivos intrauterinos (DIU) e implantes anticonceptivos. Los métodos anticonceptivos de efectividad moderada incluyeron inyecciones de hormonas, píldoras anticonceptivas, parches anticonceptivos transdérmicos y anillos intravaginales. Less effective methods included diaphragm, condoms (male or female), cervical cap, sponge, withdrawal, spermicide, fertility-based awareness methods, emergency contraception, and “other.” Data for the use of permanent contraceptive methods, although included in the denominator for calculating percentages, are not presented because women reporting female sterilization or partner vasectomy do not need ongoing contraceptive services.§§§

Las estimaciones ponderadas de prevalencia e intevalos de confianza del 95% para el uso de anticonceptivos se calcularon en general y por grupo etario, según correspondiera (BRFSS: 18 a 24 años, 25 a 34 años y 35 a 44 años; PRAMS/MIHA: 15 a 19 años, 20 a 24 años, 25 a 34 años y 35 a 44 años) y por raza/etnia (blancas no hispanas [blancas], negras no hispanas [negras] e hispanas). En todas las encuestas se incluyeron otras razas no hispanas en el denominador, pero no se presentan porque las muestras fueron pequeñas. Se usaron los datos de PRAMS/MIHA para estimar la prevalencia de uso de anticonceptivos por tipo de seguro médico (seguro privado, Medicaid y ninguno)¶¶¶; no se presentaron otras opciones de seguro debido al tamaño reducido de las muestras. No se incluyeron estimaciones que no alcanzaran el estándar de confiabilidad establecido para cada sistema de vigilancia. ****

En los 17 estados con datos de la BRFSS disponibles, el uso de LARC en el último encuentro sexual entre mujeres de entre 18 a 44 años en riesgo de embarazo no buscado varió del 5.5% (Arizona) al 18.9% (Utah) (Tabla 1). Vermont tuvo la proporción más baja de mujeres en riesgo de embarazo no buscado que no usaban métodos anticonceptivos (12.3%), y las más alta fue en Tennessee (34.3%). En todos los estados, el uso de métodos de efectividad moderada o menos efectivos fue inferior entre mujeres mayores (disponible en https://stacks.cdc.gov/view/cdc/40511). El uso de métodos anticonceptivos menos efectivos fue más común entre mujeres hispanas que entre mujeres blancas (disponible en https://stacks.cdc.gov/view/cdc/40511).

Según los datos de PRAMS y MIHA, la proporción de mujeres de entre 15 y 44 años en riesgo de embarazo no buscado que usaron LARC en el periodo de posparto varió de 6.9% (Nueva Jersey) a 30.5% (Utah) (Tabla 2) y fue en general más alta entre adolescentes de 15 a 19 años (disponible en https://stacks.cdc.gov/view/cdc/40512). La proporción de mujeres en etapa de posparto en riesgo de embarazo no buscado que no usaban métodos anticonceptivos varío de 3.5% (Vermont) a 15.3% (Hawái). En términos generales, el uso de LARC y métodos anticonceptivos de efectividad moderado fue más bajo entre mujeres mayores (disponible en https://stacks.cdc.gov/view/cdc/40512). La proporción de mujeres que usaban los métodos anticonceptivos menos efectivos tendió a ser más alta entre mujeres blancas e hispanas que entre mujeres negras (disponible en https://stacks.cdc.gov/view/cdc/40512). Entre las mujeres sin seguro médico, el uso de LARC varió del 5.3% (Nueva Jersey) al 34.2% (Utah) (disponible en https://stacks.cdc.gov/view/cdc/40513).

Según los datos de la YRBS, entre las estudiantes secundarias sexualmente activas de 28 estados, el uso de LARC varió de <;2% en Carolina del Norte y Pensilvania a 8.4% en Vermont. (Tabla 3). El uso de métodos anticonceptivos menos efectivos varió del 36.3% (Vermont) al 59.9% (Florida); la proporción más baja de estudiantes secudarias sexualmente activas que no usaban ningún método anticonceptivo se registró en Vermont (7.3%), y la proporción más alta en Arkansas (22.8%). La información disponible para describir el uso de métodos anticonceptivos en estudiantes secundarias sexualmente activas según la efectividad y la raza/etnia fue limitada (disponible en https://stacks.cdc.gov/view/cdc/40514).

Discusión

Durante el periodo 2011–2013 y en 2015, las mujeres no embarazadas, en periodo de posparto y en riesgo de embarazo no buscados y estudiantes secundarias sexualmente activas de estados que podrían correr riesgo de transmisión del virus del Zika por mosquitos, usaron los métodos anticonceptivos menos efectivos o de efectividad moderada con mayor frecuencia. Los índices de falta de uso de métodos anticonceptivos variaron según cada estado. Menos de un cuarto de las mujeres no embarazadas, aproximadamente un tercio de las mujeres que acababan de dar a luz un bebé con vida y menos de un décimo de las estudiantes secundarias sexualmente activas usaban LARC. El uso de LARC varió según el estado, grupo etario, raza/etnia y tipo de seguro. Aumentar el acceso a servicios de anticoncepción, incluido el acceso a LARC, puede reducir los embarazos no buscados, incluida la cantidad de embarazos afectados por la infección por el virus del Zika entre mujeres que regresan de áreas con transmisión actual del virus del Zika, o cuyas parejas regresan de zonas afectadas (5).

A pesar de la disponibilidad de una amplia gama de anticonceptivos aprobados por la FDA, los embarazos no planeados siguen siendo comunes en los Estados Unidos. Según las estimaciones más recientes, un 45% de todos los embarazos son no planeados (6), con ciertas variaciones según el estado (7) y el grupo etario, nivel de ingresos, educación y raza/etnia (6). Los métodos LARC son métodos reversibles, altamente efectivos para reducir los embarazos no planeados, no dependen de que el usuario recuerde cumplir con las indicaciones y son adecuados, desde el punto de vista médico, para casi todas las mujeres, adolescentes y adultas (4,8). A nivel nacional, si bien el uso de métodos LARC casi se duplicó en los últimos años (9), sigue siendo inferior a la tasa de uso de otros anticonceptivos reversibles como los anticonceptivos orales y los condones (9) y sigue habiendo impedimentos importantes en el acceso a este método (10).

Según las estimaciones más recientes en los Estados Unidos, las mujeres de recursos más bajos tuvieron tasas de embarazos no planeados hasta cinco veces más altas que las mujeres con más ingresos (6). During 2000–2010, the need for publicly funded contraceptive services increased 17% (11).†††† Although publicly funded providers met approximately 42% of contraceptive need in 2013, unmet need varied by state, suggesting gaps in access to subsidized contraceptive care (11). Among low income women with Medicaid insurance, recent guidance emphasizes provision of contraceptive services without cost-sharing.§§§§ Also, whereas women with private insurance coverage reported decreased out-of-pocket costs for LARC following the 2012 Affordable Care Act requirement for most private health plans to cover contraceptive services, 13% of women continued to cost-share (12), further highlighting differences in access and availability (13). Si bien las regulaciones federales de las coberturas de fondos públicos propician el acceso de las menores a atención sin consentimiento de sus padres, las aseguradoras privadas suelen regirse por la legislación estatal, que varía según cada jurisdicción y en algunos casos puede implicar limitar el acceso (14). Para mejorar el acceso y la disponibilidad a toda la gama de métodos anticonceptivos existen una serie de estrategias a nivel estatal y jurisdiccional que podrían ser adoptadas por las agencias estatales y locales (Cuadro).

Los hallazgos de este informe están sujetos al menos a cinco limitaciones. En primer lugar, la información acerca del uso de anticonceptivos fue informada por las pacientes y podría estar viciada o ser poco objetiva, y las tasas de respuesta variaron según el estado y el sistema de vigilancia.¶¶¶¶ En segundo lugar, el uso correcto y consistente de los métodos anticonceptivos incide en su efectividad, y esto no se midió. En tercer lugar, las estimaciones poblacionales se pueden generalizar únicamente en las poblaciones específicas de las que se obtuvieron los datos; por ejemplo, las estimaciones de estudiantes secundarias sexualmente activas no se pueden generalizar para incorporar adolescentes que no asisten a la escuela. En cuarto lugar, el perfil actual de uso de anticonceptivos en los estados puede haberse modificado desde el momento que se obtuvieron los datos. Finalmente, solo 39 de los 41 estados contaban con datos de al menos un sistema de vigilancia, lo que resalta la necesidad de una recolección constante de datos a nivel estatal acerca del uso de anticonceptivos (3).*****

Las estrategias a nivel estatal para aumentar el acceso a toda la gama de métodos anticonceptivos aprobados por la FDA y sus servicios relacionados pueden reducir los embarazos no buscados entre mujeres, incluidas las que pueden verse expuestas al virus del Zika. Los CDC prestan apoyo a los estados para 1) implementar estrategias de control de vectores, 2) identificar, diagnosticar y ocuparse del manejo clínico de casos de infección y exposición entre mujeres embarazadas y 3) mejorar la información acerca de los métodos efectivos de anticoncepción para evitar embarazos no planeados (15). Las iniciativas de prevención para todas las mujeres y hombres en edad reproductiva incluyen educación orientada acerca del virus del Zika y su prevención, el uso de condones para evitar las transmisión sexual a mujeres embarazadas y asesoramiento sobre métodos anticonceptivos para las mujeres que deseen o evitar un embarazo (15). Como los métodos anticonceptivos son el medio principal para prevenir un embarazo no buscado para las mujeres en riesgo de infección por el virus del Zika, es necesario que las mujeres no embarazadas en edad reproductiva sexualmente activas y sus parejas sexuales tengan acceso a todos los métodos anticonceptivos aprobados, y estos métodos deben estar fácilmente disponibles y accesibles.

Reconocimientos

Colaboradores del Estado en el sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo (BRFSS) : Rachel (Eddington) Allred, Departamento de Salud de Utah; Amy Anderson, Departamento de Salud Pública y medio ambiente de Colorado; Diane Aye, Departamento de Salud Pública de Connecticut; Judy Bass, Despartamento de Servicios de Salud de Arizona; Dana Bernson, Departamento de Salud Pública de Massachusetts; Carolyn Cass, Departamento de Salud de Pensilvania; James Cassell, Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte; Charlene Collier, Departamento de Salud del Estado de Misisipi; Navina Forsyth, Departamento de Salud de Utah; Jill Garratt, Departamento de Salud de Ohio; Alison Grace Bui, Departamento de Salud Pública y medio ambiente de Colorado; Jessie Hammond, Departamento de Salud de Vermont; Junwei Jiang, Departamento de Salud de Florida; Sarojini Kanotra, Departamento de Salud Pública de Kentucky; Chelsea Lynes, Departamento de Salud y Control Ambiental de Carolina del Sur; Ron McAnally, Departamento de Salud del Estado de Misisipi; Departamento de Salud Pública de Massachusetts; Arthur Pashi, Departamento de Salud y Servicios para la Tercera Edad de Misuri; Alden Small, Departamento de Salud de Pensilvania; Mycroft Sowizral, Departamento de Salud del Estado de Nueva York; Carol Stone, Departamento de Salud Pública de Connecticut; Rebecca Wood, Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas; Ransom Wyse, Departamento de Salud de Tennessee; Shumei Yun, Departamento de Salud y Servicios para la Tercera Edad de Misuri; Lei Zhang, Departamento de Salud del Estado de Misisipi. Colaboradores de los CDC: Susan Hocevar Adkins, División de Salud Escolar y de Adolescentes, Centro Nacional de Prevención de VIH/SIDA, Hepatitis Viral, ETS y TB (NCHHSTP, en inglés); Danielle Barradas, División de Salud Reproductiva, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promosión de la Salud (NCCDPHP, en inglés); Lisa Barrios, División de Salud Escolar y de Adolescentes, NCHHSTP; Denise Bradford, División de Salud Escolar y de Adolescentes, NCHHSTP; Kim Burley, División de Salud Reproductiva, NCCDPHP; Deborah Dee, División de Salud Reproductiva, NCCDPHP; Heather Clayton, División de Salud Escolar y de Adolescentes, NCHHSTP; Sara Crawford, División de Salud Reproductiva, NCCDPHP; Kate Curtis, División de Salud Reproductiva, NCCDPHP; William Garvin, División de Salud Poblacional, NCCDPHP; Violanda Grigorescu, División de Informática y Vigilancia de Salud, Centro de Servicios de Vigilancia, Epidemiología y Laboratorio; Laura Kann, División de Salud Escolar y de Adolescentes, NCHHSTP; Sachiko Kuwabara, División de Operaciones de Emergencia, Oficina de Preparación y Respuesta de Salud Pública; Tim McManus, División de Salud Escolar y de Adolescentesa, NCHHSTP; Emily Olsen, División de Salud Escolar y de Adolescentes, NCHHSTP; Ghasi Phillips-Bell, División de Salud Reproductiva, NCCDPHP; Ruben Smith, División de Salud Reproductiva, NCCDPHP; Tenecia Smith, Oficina de Prevención de Tabaquismo y Salud, NCCDPHP; Gary Stuart, División de Salud Reproductiva, NCCDPHP; Machell Town, División de Salud Poblacional, NCCDPHP; Guixiang Zhao, División de Salud Poblacional, NCCDPHP; Sistema de Monitoreo de Evaluación de Riesgos en el Embarazo de los CDC, División de Salud Reproductiva. Colaboradores de la Evaluación Materna y de Bebés (MIHA): Michael Curtis, Departamento de Salud Pública de California; Melanie Dove, Departamento de Salud Pública de California; Dawnte Early, Departamento de Salud Pública de California; Katherine Heck, Universidad de California, San Francisco; Kristen Marchi, Universidad de California, San Francisco; Christine Rinki, Departamento de Salud Pública de California; Monisha Shah, Universidad de California, San Francisco. Grupo de trabajo del Sistema de Monitoreo para la Evaluación de Riesgos de Embarazo (PRAMS): Izza Afgan, Deparamento de Salud Pública de Alabama; Melissa Baker, Departamento de Salud y Recursos Humanos de Virginia Occidental; Claudia W. Bingham, Autoridad Sanitaria de Oregón; Peggy Brozicevic, Departamento de Salud de Vermont; Brenda Coufal, Departamento de Salud y Servicios Humanos de Nebraska; Oralia Flores, Departamento de Salud de Nuevo México; Connie Geidenberger, Departamento de Salud de Ohio; Jihae Goo, Departamento de Salud de Hawái; Mira Grice Sheff, Departamento de Salud de Minesota; Tanya Guthrie, Departamento de Servicios Sanitarios del Estado de Texas; Peterson Haak, Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan; Christopher Hill, Departamento de Salud de Virginia; Christopher Huard, Departamento de Servicios de Salud de Wisconsin; Brenda Hughes, Departamento de Salud del Estado de Misisipi; Kathleen Jones-Vessey, Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte; Patricia Kloppenburg, Departamento de Salud Pública de Illinois; Lakota Kruse, Departamento de Salud y Servicios para la Tercera Edad de Nueva Jersey; David J. Laflamme, Departamento de Salud y Servicios Humanos de Nueva Hampshire; Ramona Lainhart, Departamento de Salud de Tennessee; Alicia Lincoln, Departamento de Salud de Oklahoma; Linda Lohdefinck, Departamento de Salud del Estado de Washington; Emily Lu, Departamento de Salud Pública de Massachusetts; Laurie Kettinger, Departamento de Salud e Higiene Mental de Maryland; Sarah Mauch, Departamento de Salud Pública de Iowa; David McBride, Departamento de Salud y Servicios para la Tercera Edad de Misuri; Mary McGehee, Departamento de Salud de Arkansas; Jennifer Morin, Departamento de Salud Pública de Connecticut; Candace Mulready-Ward, Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York; Tony Norwood, Departamento de Salud de Pensilvania; Megan O'Connor, Departamento de Salud y Hospitales de Luisiana; Tom Patenaude, Departamentos de Salud y Servicios Humanos de Maine; Kathy Perham-Hester, Departamento de Salud y Servicios Humanos de Alaska; Anne Radigan, Departamento de Salud del Estado de Nueva York; Alyson Shupe, Departamento de Salud Pública y medio ambiente de Colorado; Alisa Simon, Departamento de Salud de Florida; Mike Smith, Departamento de Salud y Control Ambiental de Carolina del Sur; Amy Spieker, Departamento de Salud de Wyoming; Nicole Stone, Departamento de Salud de Utah; Karine Tolentino Monteiro, Departamento de Salud de Rhode Island; George Yocher, Departamento de Salud y Servicios Humanos de Delaware; Qun Zheng, Departamento de Salud Pública de Georgia. Colaboradores estatales en la Encuesta de Riesgos entre Jóvenes (YRBS): Amberlee Baxa, División de Salud Pública y Conductual de Nevada; Fred N. Breukelman, División de Salud Pública de Delaware; Stephanie Bunge, Departamento de Educación de Kentucky; Thad Burk, Departamento de Salud de Oklahoma; Tara Cooper, Departamento de Salud de Rhode Island; Kathleen Courtney, Departamento de Educación de Arkansas; Ellen Essick, Departamento de Instrucción Pública de Carolina del Norte; Robert M. Fiedler, Departamento de Salud e Higiene Mental; Jessica H. Gerdes, Junta Educativa Estatal de Illinois; Tori Havins, Departamento de Educación de Arizona; Robert Hesia, Departamento de Educación de Hawái; Julane Hill, Departamento de Educación de Nebraska; Celeste Jorge, Departamento de Salud Pública de Connecticut; Sarah Khalidi, Departamento de Salud Pública de Alabama; Cris Kimbrough, Departamento de Educación Pública de Nuevo México; Irene Koffink, Departamento de Educación de Nuevo Hampshire; Robyn L. Matthews, Departamento de Salud de Indiana; Chiniqua N. Milligan, Departamento de Educación Primaria y Secundaria de Massachusetts; Sabrina B. Moore, Departamento de Educación de Carolina del Sur; LaTina Morgan, Departamento de Educación de Misisipi; Martha R. Morrissey, Departamento de Educación de Nueva York; Kristen Murray, Departamento de Salud de Vermont; Birgit A. Shanholtzer, Departamento de Salud de Virginia Occidental; Nicholas T. Slotterback, Departamento de Educación de Pensilvania; Daniela E. Torres, Departamento de Educación de California; Thomas Troelstrup, Departamento de Salud de Florida; Janet S. Wilson, Departamento de Salud y Servicios para la Tercera Edad de Misuri; Jean Zimmerman, Departamento de Educación de Maine.


Autor responsable de la correspondencia: Charlan Kroelinger, ckroelinger@cdc.gov, 770-488-6545.

1División de Salud Reproductiva, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y la Promoción de la Salud, CDC; 2Divisón de Trastornos Congénitos y del Desarrollo, Centro Nacional de Defectos Congénitos y Discapacidades del Desarrollo, CDC; 3Oak Ridge Institute for Science and Education; 4División de Protección de la Salud Global, Centro para la Salud Global, CDC.

Referencias

  1. Rasmussen SA, Jamieson DJ, Honein MA, Petersen LR. Zika virus and birth defects-reviewing the evidence for causality. N Engl J Med 2016;374:1981-7. CrossRef PubMed
  2. Brasil P, Pereira JP , Raja Gabaglia C, et al. Zika virus infection in pregnant women in Rio de Janeiro-preliminary report. N Engl J Med 2016. Publicación electrónica. 4 de marzo de 2016. CrossRef
  3. CDC. Alcance aproximado del Aedes albopictus y del Aedes aegypti en los Estados Unidos, 2016 Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., CDC; 2016. http://www.cdc.gov/zika/pdfs/zika-mosquito-maps.pdf
  4. Trussell J. Contraceptive failure in the United States. Contraception 2011;83:397-404. CrossRef PubMed
  5. CDC. Zika virus. Atlanta, GA: US Department of Health and Human Services, CDC; 2016. http://www.cdc.gov/zika/index.html
  6. Finer LB, Zolna MR. Declines in unintended pregnancy in the United States, 2008-2011. N Engl J Med 2016;374:843-52. CrossRef PubMed
  7. Kost K. Unintended pregnancy rates at the state level: estimates for 2010 and trends since 2002. New York, NY: Guttmacher Institute; 2015. https://www.guttmacher.org/sites/default/files/pdfs/pubs/StateUP2010.pdf
  8. Curtis KM, Tepper NK, Jatlaoui TC, et al. U.S. medical eligibility criteria for contraceptive use, 2016. MMWR Recomm Rep 2016;65(No. RR-3). PubMed
  9. Daniels K, Daugherty J, Jones J, Mosher W. Current contraceptive use and variation by selected characteristics among women aged 15-44: United States, 2011-2013. Natl Health Stat Report 2015;10:1-14. PubMed
  10. Parks C, Peipert JF. Eliminating health disparities in unintended pregnancy with long-acting reversible contraception (LARC). Am J Obstet Gynecol 2016;214:681-8. CrossRef PubMed
  11. Frost JJ, Zolna MR. Contraceptive needs and services, actualización de 2013. New York, NY: Guttmacher Institute, 2015. https://www.guttmacher.org/pubs/win/contraceptive-needs-2013.pdf
  12. Bearak JM, Finer LB, Jerman J, Kavanaugh ML. Changes in out-of-pocket costs for hormonal IUDs after implementation of the Affordable Care Act: an analysis of insurance benefit inquiries. Contraception 2016;93:139-44. CrossRef PubMed
  13. Fox J, Barfield W. Decreasing unintended pregnancy: opportunities created by the Affordable Care Act. JAMA 2016. Publicación electrónica del 25 de julio del 2016. CrossRef
  14. Kumar N, Brown JD. Access barriers to long acting reversible contraceptives for adolescents. J Adolesc Health 2016. Publicación electrónica del 28 de mayo de 2016. CrossRef
  15. CDC. Plan de respuesta provisional y preliminar de los CDC contra el zika (territorio continental de los EE. UU. y Hawái): respuesta inicial al virus del Zika Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., CDC; 2016. http://www.cdc.gov/zika/pdfs/zika-draft-interim-conus-plan.pdf

* http://www.cdc.gov/zika/transmission/.

http://www.cdc.gov/media/releases/2016/p0729-florida-zika-cases.html; http://www.cdc.gov/zika/intheus/florida-update.html.

§http://www.cdc.gov/brfss/annual_data/2013/pdf/overview_2013.pdf.

En la BRFSS, las mujeres se consideraban en riesgo de embarazo no buscado si no estaban embarazadas en ese momento, eran sexualmente activas (no abstinentes) y si hasta la última vez que mantuvieron relaciones sexuales no les habían practicado una histerectomía, no tenían una pareja del mismo sexo y no deseaban un embarazo.

** http://www.cdc.gov/PRAMS/index.htm.

†† Para la PRAMS, las mujeres se consideraban en riesgo de embarazo no buscado si no estaban embarazadas en ese momento, no deseaban un embarazo, eran sexualmente activas (no abstinentes) y no habían informado otra razón para no quedar embarazadas (como tener pareja del mismo sexo, que les hubieran practicado una histerectomía/ooforectomía o si eran infértiles).

§§ La tasa mínima de respuesta de PRAMS para publicar es del 60%. No obstante, dada la necesidad crítica de reportar datos de vigilancia relacionados con el virus del Zika, PRAMS autorizó el uso de un umbral bajo de índice de respuesta.

¶¶ La definición de embarazo no buscado de MIHA es la misma que la de PRAMS.

*** http://www.cdc.gov/healthyyouth/data/yrbs/methods.htm.

††† Las estudiantes secundarias que se consideran sexualmente activas son las que tuvieron un intercambio sexual al menos con una persona en los 3 meses anteriores a la encuesta. En 2015, el 30.1% de las estudiantes secundarias de todo el país eran sexualmente activas. http://www.cdc.gov/mmwr/volumes/65/ss/ss6506a1.htm.

§§§ En la BRFSS, el uso de métodos anticonceptivos permanentes, altamente efectivos, varió del 11.7 al 29.4%; en la PRAMS, el uso de métodos anticonceptivos permanentes, altamente efectivos, varió del 7.5 al 18.8%. La YRBS no recopila información acerca del uso de métodos anticonceptivos permanentes, altamente efectivos.

¶¶¶ La información acerca de qué clase de seguro tenían, o si tenían seguro, se reportó al momento de la encuesta, entre 4 y 6 meses después del parto.

**** Los datos de la BRFSS se excluyeron cuando los denominadores no ponderados tenían <;50 encuestadas o un error estándar relativo de >;30%. Los datos de PRAMS y MIHA se suprimieron en los casos en los que los denominadores no ponderados tenían <;30 encuestadas; se marcaron las estimaciones calculadas a partir de <;60 encuestadas, y esos datos se deben interpretar con cautela. Los datos correspondientes a <;100 encuestados en la YRBS se suprimieron.

†††† Necesidad se define como mujeres sexualmente activas con un ingreso familiar por debajo del 250% del nivel nacional de pobreza y todas las mujeres menores de 20 años que están en edad de concebir pero no buscaban un embarazo intencionalmente.

§§§§https://www.medicaid.gov/federal-policy-guidance/downloads/sho16008.pdf.

¶¶¶¶ Las tasas de respuesta de la BRFSS varían según el estado (https://www.cdc.gov/brfss/annual_data/2013/pdf/2013_dqr.pdf). Las tasas de respuesta de PRAMS/MIHA varían según el estado, pero deben alcanzar el umbral mínimo de respuesta del 55% para ser incluidas. No obstante, el umbral mínimo de respuesta habitual de PRAMS/MIHA es del 65% (http://www.cdc.gov/prams/methodology.htm). Las tasas de respuesta de la YRBS varían según el estado (http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/rr6201a1.htm).

***** Los 41 estados dentro del alcance posible de los mosquitos portadores de zika son los siguientes: Alabama, Arizona, Arkansas, California, Colorado, Connecticut, Delaware, Florida, Georgia, Hawái, Illinois, Indiana, Iowa, Kansas, Kentucky, Luisiana, Maine, Maryland, Massachusetts, Minesota, Misisipi, Misuri, Nebraska, Nevada, Nuevo Hampshire, Nueva Jersey, Nuevo México, Nueva York, Carolina del Norte, Ohio, Oklahoma, Pensilvania, Rhode Island, Carolina del Sur, Tennessee, Texas, Utah, Vermont, Virginia, Virginia Occidental y Wisconsin.

Volver al textoCUADRO 1. Uso de métodos anticonceptivos* en el último intercambio sexual entre mujeres de entre 18 y 44 años en riesgo de embarazo no buscado, en ciertos estados donde podría ser posible la transmisión del virus del Zika a través de mosquitos y donde había datos disponibles - 10 estados§ con preguntas añadidas por estado acerca de la salud reproductiva, encuesta del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo Conductuales (BRFSS), 2013, dos estados con preguntas añadidas por estado sobre salud reproductiva (BRFSS, 2012) y cinco estados** con preguntas añadidas por estado sobre salud reproductiva (BRFSS, 2011)
Estado Cant. no ponderada Cant.
ponderada
Reversible, altamente efectivo (LARC)†† De efectividad moderada§§ Menos efectivo¶¶ Ninguno
% (95% CI) % (95% CI) % (95% CI) % (95% CI)
Arizona 307 538 319 5.5 (3.4–8.9) 17.9 (12.5–25.1) 23.6 (17.3–31.2) 32 (25.1–39.9)
Colorado 587 599 782 15.4 (12.2–19.3) 27.7 (23.6–32.2) 17.1 (13.7–21.1) 15.8 (12.6–19.6)
Connecticut 547 440 679 9.6 (6.2–14.6) 25.4 (19.5–32.4) 23.2 (18–29.2) 26.1 (20.5–32.6)
Florida 762 1 334 658 6.8 (4.6–10) 16.6 (13.2–20.6) 25 (20.4–30.1) 27.5 (22.9–32.6)
Kentucky 884 523 533 6.9 (5.1–9.3) 24.2 (20.5–28.4) 18 (14.8–21.7) 22.8 (19.1–27)
Massachussetts 753 866 004 14 (10.6–18.1) 23.9 (19.4–29.2) 20.2 (16.3–24.8) 30.2 (24.6–36.5)
Misisipi 461 325 091 6.5 (4.2–9.8) 21.4 (17.2–26.3) 24.9 (20.2–30.4) 18.7 (14.8–23.4)
Misuri 418 502 152 7.6 (5.2–11.1) 17.5 (13.3–22.7) 23.4 (18–29.8) 25.2 (19.8–31.4)
Nueva York 2 728 2 135 002 11.8 (7.3–18.6) 26 (20.3–32.7) 26.1 (20.8–32.2) 22.2 (17.6–27.5)
Carolina del Norte 676 691 264 8.3 (5.9–11.6) 22.7 (18.5–27.4) 24.3 (20–29.2) 24.2 (20.2–28.7)
Ohio 658 1 386 428 10 (7.3–13.5) 21.6 (17.6–26.2) 18.7 (14.5–23.8) 29.4 (24.9–34.3)
Pensilvania 1 821 1 336 494 7.6 (6.1–9.4) 22.6 (20.1–25.3) 24.7 (21.8–27.9) 24.1 (21–27.3)
Carolina del Sur 1 356 543 085 6.6 (4.9–9) 26.6 (23.3–30.2) 21 (18.3–23.9) 22.7 (19.7–26)
Tennessee 557 592 990 6.5 (3.9–10.6) 13.8 (9.2–20.1) 16 (11.1–22.6) 34.3 (27.4–42)
Texas 347 3 061 291 10.1 (5.5–17.7) 23.1 (17.6–29.8) 17.3 (12.5–23.5) 26.1 (20.2–33.1)
Utah 656 256 840 18.9 (15.3–23) 20.7 (17.2–24.6) 21.7 (18–25.8) 18.9 (15.5–23)
Vermont 605 70 062 13.8 (11–17.3) 30.2 (25.6–35.2) 20.8 (17–25.2) 12.3 (9.4–16)

Abreviaturas: LARC = método anticonceptivo reversible de acción prolongada; CI = intervalo de confianza.
*Se incluyó a las mujeres que usan métodos anticonceptivos permanentes en el denominador de todas las estimaciones.
Las mujeres se consideraban en riesgo de embarazo no buscado si no estaban embarazadas en ese momento, eran sexualmente activas (no abstinentes) y si hasta la última vez que mantuvieron relaciones sexuales no les habían practicado una histerectomía, no tenían una pareja del mismo sexo y no deseaban un embarazo.
§Arizona, Connecticut, Kentucky, Massachusetts, Misisipi, Nueva York (datos obtenidos entre abril de 2013 y marzo de 2014), Ohio, Texas, Utah y Vermont.
Pensilvania y Colorado.
**Florida, Misuri, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Tennessee.
††Los métodos anticonceptivos reversibles, altamente efectivos o LARC incluyen dispositivos o implantes intrauterinos.
§§Los métodos anticonceptivos de efectividad moderada incluyen inyecciones de hormonas, píldoras anticonceptivas, parches transdérmicos y anillos intravaginales.
¶¶Less effective contraceptive methods include diaphragm, condoms (male or female), cervical cap, sponge, withdrawal, spermicide, fertility-based awareness methods, emergency contraception, and “other.” Respondents answering “other” were given the opportunity to write in a response, which was evaluated and reclassified into existing contraceptive method options as appropriate. For Connecticut, Kentucky, Massachusetts, Mississippi, Ohio, Texas and Utah, text responses for “other” contraception were evaluated and reclassified into appropriate categories when possible. En otros estados no estaba disponible el campo de texto.

Volver al textoCUADRO 2. Uso de métodos anticonceptivos en la etapa de posparto* entre mujeres de entre 15 y 44 años que dieron a luz un bebé con vida en el último tiempo y en riesgo de un embarazo no buscado, en ciertos estados donde podría ser posible la transmisión de zika a través de mosquitos y había datos disponibles: Sistema de Monitoreo para la Evaluación de Riesgos de Embarazo y Evaluación de Salud Maternal y de Bebés,§ 2013
Estado Cant. no ponderada Cant. ponderada Reversible, altamente efectivo (LARC) De efectividad moderada** Menos efectivo†† Ninguno
% (95% CI) % (95% CI) % (95% CI) % (95% CI)
Arkansas 872 29 978 13.1 (9.9–17.2) 35.5 (30.7–40.7) 26.8 (22.4–31.7) 5.8 (3.9–8.6)
California 6 037 414 243 15.4 (13.7–17.1) 29.2 (26.9–31.5) 37.6 (35–40.2) 6.2 (5–7.4)
Colorado 1 466 56 393 24.7 (21.8–28) 26 (22.9–29.2) 30.3 (27.1–33.7) 5.6 (4.2– 7.4)
Connecticut 1 021 29 364 20.9 (17.7–24.5) 28.5 (25–32.2) 35.2 (31–39.7) 7.9 (5.7–10.8)
Florida 1 103 179 043 14.7 (12.4–17.4) 32.8 (29.5–36.3) 28.9 (25.8–32.2) 8 (6.2–10.1)
Georgia 665 58 334 18.5 (14.2–23.6) 39 (33.3–45) 15.6 (11.7–20.5) 8.7 (5.9–12.5)
Hawái 1 216 15 075 17.8 (15–21) 33.4 (30–37.1) 24.6 (21.5–28) 15.3 (12.6–18.4)
Illinois 1 156 123 604 16.8 (14.6–19.4) 34.9 (31.9–38) 30.3 (27.5–33.2) 7.5 (6–9.4)
Iowa 1 012 32 421 18.9 (15.7–22.7) 37.3 (33–41.8) 24.3 (20.7–28.4) 4.6 (3.1–7)
Luisiana 1 316 51 925 10.8 (8.7–13.4) 42.7 (39.1–46.4) 23.6 (20.6–27) 8.1 (6.3–10.5)
Maine 809 10 519 25.5 (22.1–29.1) 28 (24.6–31.7) 27.2 (23.8–30.8) 6.9 (5.2–9.3)
Maryland 1 047 52 718 12.7 (10.5–15.4) 34.5 (31.2–38) 32.1 (28.9–35.5) 10.7 (8.6–13.1)
Massachussetts 1 203 57 967 20.8 (17.9–24) 33.2 (29.6–37) 32 (28.5–35.7) 5 (3.6–6.9)
Minesota 1 140 56 367 20 (17.4–22.8) 31.3 (28.3–34.4) 31.7 (28.7–34.8) 7.1 (5.6–9.1)
Misuri 1 030 62 628 19.2 (16.6–22) 31.5 (28.4–34.8) 29 (26–32.2) 5.9 (4.4–7.7)
Nebraska 1 352 21 887 16.4 (14.2–18.9) 32.6 (29.7–35.7) 30.7 (27.8–33.6) 8.3 (6.7–10.2)
Nuevo Hampshire 550 10 793 23.8 (19.7–28.5) 29 (24.7–33.8) 27.8 (23.5–32.4) 5.8 (3.9–8.6)
Nueva Jersey 742 51 983 6.9 (5.1–9.3) 32.8 (29.2–36.7) 35.4 (31.7–39.3) 11.6 (9.3–14.4)
Nuevo México 1 435 21 521 26.7 (24.3–29.3) 33.4 (30.8–36) 20.8 (18.6–23.2) 5.9 (4.7–7.3)
Nueva York§§ 976 87 301 13.6 (10.8–17.1) 32.6 (28.4–37.2) 32.1 (28–36.5) 9.4 (6.9–12.5)
Ohio 1 237 113 373 14.4 (12–17.2) 34.7 (31.3–38.3) 26.3 (23.3–29.6) 8.8 (7–11.1)
Oklahoma 1 598 44 927 19.3 (16.1–22.9) 35.3 (31.3–39.5) 22.7 (19.4–26.4) 6.2 (4.5–8.4)
Pensilvania 874 110 078 12.5 (10.1–15.2) 33.8 (30.3–37.5) 34.3 (30.8–37.9) 8.2 (6.4–10.5)
Rhode Island 1 002 8 604 25.4 (22.6–28.5) 31.8 (28.6–35) 24.3 (21.5–27.4) 5.5 (4.1–7.2)
Tennessee 632 65 647 13 (10–16.8) 41.6 (36.8–46.6) 21.3 (17.5–25.6) 6.2 (4.1–9.1)
Texas 1 046 322 651 14.7 (12.2–17.7) 32.4 (29–36) 33.1 (29.6–36.8) 5.4 (3.9–7.4)
Utah 1 250 44 789 30.5 (27.4–33.7) 25.8 (22.9–28.9) 29.9 (26.8–33.2) 5.7 (4.3–7.5)
Vermont 832 5 040 23.6 (20.7–26.7) 30.2 (27.1–33.6) 30.8 (27.7–34.1) 3.5 (2.4–5)
Wisconsin 1 277 53 629 16.6 (13.6–20.2) 34.7 (30.7–38.9) 29.6 (25.8–33.8) 6.2 (4.3–8.9)

Abreviaturas: LARC = método anticonceptivo reversible de acción prolongada; CI = intervalo de confianza.
*Se incluyó a las mujeres que usan métodos anticonceptivos permanentes en el denominador de todas las estimaciones.
Las mujeres se consideraban en riesgo de embarazo no buscado si no estaban embarazadas en ese momento, no deseaban un embarazo, eran sexualmente activas (no abstinentes) y no habían informado otra razón para no quedar embarazadas (como tener pareja del mismo sexo, que les hubieran practicado una histerectomía/ooforectomía o si eran infértiles).
§La MIHA es una encuesta anual a la población en mujeres residentes de California que dieron a luz un bebé con vida, con un tamaño de muestra de 7.01 en 2013. Se ponderó la prevalencia y un intervalo de confianza del 95% para representar a todas las mujeres que dieron a luz un bebé con vida en California en 2013.
Los métodos anticonceptivos reversibles, altamente efectivos o LARC incluyen dispositivos o implantes intrauterinos.
**Los métodos anticonceptivos de efectividad moderada incluyen inyecciones de hormonas, píldoras anticonceptivas, parches transdérmicos y anillos intravaginales.
††Less effective contraceptive methods include diaphragm, condoms (male or female), cervical cap, sponge, withdrawal, spermicide, fertility-based awareness methods, emergency contraception, and “other.” Respondents answering “other” were given the opportunity to write in a response, which was evaluated and reclassified into existing contraceptive method options as appropriate.
§§No incluye la Ciudad de Nueva York.

Volver al textoCUADRO 3. Uso de métodos anticonceptivos en la última relación sexual entre estudiantes de sexo femenino de 9.º a 12.º grados sexualmente activas en ese momento*, en ciertos estados donde podía ser posible la transmisión del virus del Zika a través de mosquitos y donde había datos disponibles. Encuesta de Comportamiento de Riesgo en Jóvenes, 2015
Estado Cant. no ponderada Reversibles, altamente efectivos (LARC) De efectividad moderada§ Menos efectivos Ninguno
% (95% CI) % (95% CI) % (95% CI) % (95% CI)
Alabama 204 2.9 (1.2–6.5) 36.2 (27.6–45.7) 39.7 (34.1–45.6) 18.5 (12.6–26.5)
Arizona 319 5.4 (2–13.8) 23.5 (14.8–35.3) 54.3 (48.1–60.4) 15.3 (9.4–23.9)
Arkansas 378 2.4 (0.9–6.2) 30.1 (22.3–39.1) 43.2 (32.8–54.2) 22.8 (18.2–28.3)
California 199 5.3 (2.4–11.3) 19.9 (13–29.2) 55.3 (48.1–62.2) 12.4 (8.9–16.9)
Connecticut 245 3.8 (2–7.4) 32 (24.6–40.6) 48.9 (40.3–57.6) 12.3 (7.8–18.7)
Delaware 399 4.3 (2.4–7.5) 30.8 (25.5–36.6) 48.6 (41.6–55.7) 14.1 (8–23.6)
Florida 669 2 (1.1–3.5) 19.7 (16.1–23.8) 59.9 (54.9–64.7) 16.5 (14–19.3)
Hawái 687 6.1 (3.1–11.5) 25.3 (21.3–29.8) 54.8 (48.4–61.1) 11.4 (7.8–16.4)
Illinois 363 4.8 (2.7–8.6) 36.7 (27–47.6) 46.2 (38.2–54.4) 11.8 (8–16.9)
Indiana 237 5 (2.4–10) 32.1 (22.3–43.9) 44 (36.2–52) 16.3 (10.7–24)
Kentucky 325 7.8 (3.9–15.1) 36.6 (27.6–46.6) 37 (28–47) 17.5 (13.9–22)
Maine 1196 6.4 (4.1–9.9) 43.6 (41.2–46.1) 40.5 (36.9–44.2) 8.6 (6.9–10.7)
Maryland 5 572 2.6 (2.1–3.2) 27.8 (26.4–29.3) 52.8 (51.2–54.3) 15.3 (14–16.7)
Massachussetts 388 6 (3.6–10.1) 36.2 (30.3–42.6) 48.1 (40.9–55.3) 9.2 (6.7–12.6)
Misisipi 246 4.8 (2.6–8.8) 30.8 (23.5–39.3) 49.7 (42.8–56.6) 14 (8.5–22.2)
Misuri 172 4.9 (2.5–9.2) 35.8 (27.1–45.6) 48.1 (41.8–54.3) 10.5 (5.6–19)
Nebraska 173 5 (2.3–10.2) 28.9 (21.5–37.5) 45.6 (36.2–55.4) 19 (11.9–29)
Nevada 183 2.7 (0.6–11.1) 28.8 (18.3–42.3) 54.8 (40.2–68.6) 13.8 (9.7–19.1)
Nuevo Hampshire 2 239 6.6 (5.4–8) 43.6 (40.1–47.2) 41.6 (38–45.3) 7.4 (6–9)
Nuevo México 968 7.8 (6–10.2) 25.7 (22.3–29.5) 45.9 (41.6–50.3) 17.5 (14.2–21.2)
Nueva York 930 4.7 (2.1–10.5) 30.4 (24.8–36.5) 49.6 (41.8–57.5) 13.6 (10.9–16.9)
Carolina del Norte 774 1.9 (1–3.5) 27 (21.3–33.7) 53.9 (45.8–61.8) 15.4 (10.4–22.4)
Oklahoma 197 3.8 (1.4–9.6) 23.6 (17.5–31) 54.2 (45.9–62.3) 15.4 (9.8–23.3)
Pensilvania 340 1.7 (0.8–3.7) 28.9 (23.5–35.1) 56.8 (51.1–62.3) 12.2 (8.7–16.8)
Rhode Island 413 3.7 (1.6–8.1) 31.1 (26–36.7) 49.7 (43–56.3) 13.4 (9.3–19.1)
Carolina del Sur 156 6.5 (1.7–22.3) 32.7 (25–41.4) 44.6 (38.5–50.8) 14.2 (10.5–18.9)
Vermont 3 028 8.4 (7.5–9.5) 47 (45.2–48.8) 36.3 (34.6–38) 7.3 (6.4–8.3)
Virginia Occidental 278 3.1 (1.3–7) 41.7 (34.2–49.6) 41 (33.4–49.2) 11.3 (8.5–15)

Abreviaturas: LARC = método anticonceptivo reversible de acción prolongada; CI = intervalo de confianza.
*Tuvieron un intercambio sexual al menos con una persona en los 3 meses anteriores a la encuesta.
Los métodos anticonceptivos reversibles altamente efectivos, o LARC, incluyen los dispositivos intrauterinos (p.ej., Mirena o ParaGard) y los implantes (p.ej., Implanon o Nexplanon).
§Los métodos anticonceptivos de efectividad moderada incluyen las píldoras anticonceptivas orales o una inyección hormonal (como Depo-Provera), un parche transdérmico (como OrthoEvra) o un anillo intravaginal para el control de la natalidad (como NuvaRing).
Los métodos anticonceptivos menos efectivos incluyen condones para prevenir embarazos, coitus interruptus y algunos otros métodos.

Volver al textoCUADRO. Estrategias a nivel estatal y jurisdiccional para aumentar el acceso y la disponibilidad de métodos anticonceptivos reversibles de acción prolongada (LARC) por parte de agencias locales y estatales, sistemas de salud y proveedores

Facilitar las sociedades entre aseguradoras públicas y privadas, los fabricantes de dispositivos y las agencias estatales

  • Mejorar la gestión de adquisiciones

  • Mejorar la provisión de servicios

  • Mejorar la eficiencia en la compra de productos

  • Reducir los costos por persona

Reembolsar a proveedores por toda la gama de servicios anticonceptivos

  • Evaluar para detectar intenciones de búsqueda de un embarazo

  • Ofrecer orientación sobre anticonceptivos centrada en el cliente

  • Financiar los costos totales de la colocación, la extracción y el reemplazo de los dispositivos

  • Comprensar la reinserción de dispositivos LARC y su seguimiento

Eliminar las barreras logísticas y administrativas para el acceso a servicios y suministros anticonceptivos*

  • Eliminar las políticas que exigen aprobación previa

  • Reducir las restricciones de terapias escalonadas o el uso obligatorio de medicamentos genéricos por encima de medicamentos de marca

  • Mantener existencia constante de dispositivos anticonceptivos en todos los hospitales y clínicas

Capacitar a los proveedores de atención médica acerca de las técnias actuales para colocar y extraer los LARC

  • Apoyar el uso de las directrices sobre anticonceptivos basadas en evidencia de los CDC

  • Ofrecer servicios de planifiación familiar de calidad§

  • Mejorar la información acerca del uso de LARC en clientes de todas las edades

Apoyar la prestación de servicios de salud reproductiva especialmente diseñados para jóvenes

  • Educar a los proveedores de atención médica acerca de las cuestiones relacionadas con la confidencialidad en adolescentes/menores de sexo femenino

  • Detener la distribución automatizada de explicación de beneficios al pagador principal

  • Ofrecer horas extras y en fin de semana

  • Ofrecer materiales orientados a adolescentes, en función de sus características culturales, durante las consultas médicas,**

Incorporar centros médicos más pequeños o de áreas rurales, incluidos los centros de salud comunitarios††

  • Garantizar una capacitación adecuada de los proveedores y una correcta provisión de LARC

  • Asociarse con centros más grandes para implementar servicios anticonceptivos

Evaluar la satisfacción de los clientes con la provisión del servicio§§ y mejorar la información de los consumidores

  • Implementar campañas públicas/privadas

  • Ofrecer educación sexual integral en escuelas secundarias

*Auerbach J. The 3 buckets of prevention. J Public Health Manag Pract 2016;22:215-8.

Curtis KM, Jatloui TC, Tepper NK. U.S. selected practice recommendations for contraceptive use, 2016. MMWR Recomm Rep 2016;65(No. RR-4).

§Gavin L, Moskosky S, Carter M, et al. Providing quality family planning services: recommendations of CDC and the U.S. Office of Population Affairs. MMWR Recomm Rep 2014;63(No. RR-4).

Hathaway M, Torres L, Vollett-Krech J, Wohltjen H. Increasing LARC utilization: any woman, any place, any time. Clin Obstet Gynecol 2014;57:718–30.

**CDC. Iniciativas comunitarias de prevención de embarazos en adolescentes. Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., CDC; 2015. http://www.cdc.gov/teenpregnancy/prevent-teen-pregnancy/

††Goldberg DG, Wood SF, Johnson K, et al. The organization and delivery of family planning services in community health centers. Womens Health Issues 2015;25:202–8.

§§Berwick DM, Nolan TW, Whittington J. The triple aim: care, health, and cost. Health Aff (Millwood) 2008;27:759–69.

Cita sugerida para este artículo: Boulet SL, D'Angelo DV, Morrow B, et al. Contraceptive Use Among Nonpregnant and Postpartum Women at Risk for Unintended Pregnancy, and Female High School Students, in the Context of Zika Preparedness - United States, 2011-2013 y 2015. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2016;65:780–787. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6530e2.

El uso de nombres de marcas y fuentes comerciales se utiliza solamente para efectos de identificación y no constituye aval alguno por parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.
Las referencias de sitios en Internet que no son de los CDC se ofrecen como un servicio a los lectores del MMWR y no constituyen ni implican el aval de estas organizaciones o sus programas por parte de los CDC o del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. Los CDC no son responsables por el contenido de las páginas de estos sitios. Las direcciones URL enumeradas en el MMWR estaban actualizadas hasta la fecha de la publicación.

Todas las versiones HTML de los artículos del MMWR son generadas de pruebas finales a través de procesos automatizados. Esta conversión podría resultar en la traducción de caracteres o errores de formato en la versión HTML. Los usuarios deben remitirse a la versión en PDF (https://www.cdc.gov/mmwr) o a la copia original en papel del MMWR para obtener versiones para imprimir del texto, las cifras y las tablas oficiales.

Las preguntas o mensajes con respecto a errores en el formato deben dirigirse a mmwrq@cdc.gov.

ARRIBA
window.CDC.Policy.External.init();