Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Actualización: Transmisión actual del virus del Zika, Puerto Rico, 1 de noviembre del 2015 al 7 de julio del 2016


Datos del artículo

Métricas alternativas:

Citas:

Vistas:  Las vistas equivalen a las vistas de páginas más las descargas de PDF

Detalles de la métrica

El 29 de julio del 2016, se dio a conocer este informe en línea como un adelanto del MMWR.

Laura Adams, DVM1; Melissa Bello-Pagan, MS2; Matthew Lozier, PhD1; Kyle R. Ryff, MPH2; Carla Espinet, MPH2; Jomil Torres, MS2; Janice Perez-Padilla, MPH1; Mitchelle Flores Febo, MS1,2; Emilio Dirlikov, PhD2,3; Alma Martinez, MPH4; Jorge Munoz-Jordan, PhD1; Myriam Garcia5,6; Marangely Olivero Segarra, MS5,6; Graciela Malave5,6; Aidsa Rivera, MS1; Carrie Shapiro-Mendoza, PhD7; Asher Rosinger, PhD3,8; Matthew J. Kuehnert, MD9; Koo-Whang Chung, MPH9; Lisa L. Pate, MD10; Angela Harris, PhD1; Ryan R. Hemme, PhD1; Audrey Lenhart, PhD11; Gustavo Aquino, MPH12; Sherif Zaki, MD13; Jennifer S. Read, MD1; Stephen H. Waterman, MD1; Luisa I. Alvarado, MD14; Francisco Alvarado-Ramy, MD15; Miguel Valencia-Prado, MD4; Dana Thomas, MD2,16; Tyler M. Sharp, PhD1; Brenda Rivera-Garcia, DVM2 (ver las afiliaciones de los autores)

Ver la referencia bibliográfica sugerida

Resumen

¿Qué se sabe sobre este tema?

La transmisión del virus del Zika en Puerto Rico se ha incrementado desde que fuera detectada por primera vez en noviembre del 2015. La infección por el virus del Zika es una de las causas de microcefalia y de otros defectos congénitos graves; además se ha asociado al Síndrome de Guillain-Barré y la trombocitopenia grave.

¿Qué información agrega este informe?

Del 1 de noviembre del 2015 al 7 de julio del 2016, se analizaron en Puerto Rico especímenes de 16 522 pacientes con presunta enfermedad por el virus del Zika y en 5 351 de los casos (el 32%) las pruebas de laboratorio evidenciaron la presencia, reciente o presente en el momento de la prueba, de la infección por el virus del Zika. El porcentaje de personas con resultados confirmados o presuntos para la infección por el virus del Zika entre mujeres embarazadas sintomáticas aumentó del 8% en febrero del 2016 al 41% en junio del 2016; durante el mismo periodo, el porcentaje de personas con resultados confirmados o presuntos para el virus del Zika entre hombres y mujeres no embarazadas sintomáticos aumentó del 14% al 64%. La respuesta de salud pública comprende un aumento en la vigilancia de la infección por el virus del Zika, prevenir las infecciones en mujeres embarazadas, monitorear resultados adversos en las mujeres embarazadas infectadas y sus fetos, controlar los mosquitos, garantizar la seguridad de los productos sanguíneos y ampliar el acceso a toda la gama de opciones anticonceptivas voluntarias para hombres y mujeres.

¿Cuáles son las consecuencias para la práctica de salud pública?

El brote del virus del Zika en Puerto Rico continúa expandiéndose geográficamente y en número de personas infectadas. Los residentes de Puerto Rico y quienes viajen a este país deberían continuar con las conductas correspondientes para evitar las picaduras de mosquitos, las precauciones para reducir el riesgo de transmisión sexual y la búsqueda de atención médica si presentan alguna enfermedad grave con sarpullido o fiebre. Para ayudar a reducir la propagación de la enfermedad es necesario intensificar las medidas de control de vectores, incluyendo la estrategia de control integrado de vectores. Los médicos que sospechen de la presencia de la enfermedad por el virus del Zika en pacientes que residen en áreas con transmisión actual del virus del Zika o que han regresado recientemente de alguna de ellas deberían informar sobre los casos a los funcionarios de salud pública.

El virus del Zika es un flavivirus transmitido principalmente por mosquitos de las especies Aedes aegypti y Aedes albopictus, y la infección puede ser asintomática o presentar un cuadro febril agudo con sarpullido (1). La infección por el virus del Zika durante el embarazo es una de las causas de microcefalia y de otros defectos congénitos graves (2). La infección también ha sido asociada al Síndrome de Guillain-Barré (SGB) (3) y a la trombocitopenia grave (4,5). En diciembre del 2015, el Departamento de Salud de Puerto Rico (PRDH) informó el primer caso de infección por el virus del Zika contraída a nivel local. Este informe es una actualización de la epidemiología y de la respuesta de salud pública a la transmisión actual del virus del Zika en Puerto Rico (6,7). Un caso confirmado de infección por el virus del Zika se definió como un resultado positivo en la prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR) para el virus del Zika realizada en especímenes de sangre u orina. Un caso presunto se definió como un resultado positivo en el ensayo de inmunoadsorción enzimática (MAC-ELISA)* para la detección de anticuerpos inmunoglobulina M (IgM) contra el virus del Zika y un resultado negativo en el ensayo ELISA de detección de IgM contra el virus del dengue, o un resultado positivo en el MAC-ELISA de detección de IgM contra el zika en una mujer embarazada. Un caso de flavivirus no específico se definió como resultados positivos o equívocos en el ensayo ELISA de detección de IgM contra el dengue y el zika. Entre el 1 de noviembre del 2015 y el 7 de julio del 2016, el PRDH y la Subdivisión de Dengue de los CDC evaluaron a un total de 23 487 personas para detectar la infección por el virus del Zika, entre ellas mujeres embarazadas asintomáticas y personas con signos o síntomas que concuerdan con la enfermedad por el virus del Zika o presunto SGB. Se identificaron 5 582 (24%) casos confirmados y presuntos de virus del Zika. Las personas infectadas con el virus del Zika eran residentes de 77 (99%) de los 78 municipios de Puerto Rico. Durante el 2016, el porcentaje de casos de infección por el virus del Zika entre hombres y mujeres no embarazadas sintomáticas a los que se les realizaron las pruebas aumentó del 14% en febrero al 64% en junio. Entre las 9 343 mujeres embarazadas a las que se les hicieron pruebas de detección, 672 tenían infección confirmada o presunta por el virus del Zika, incluidas 441 (66%) mujeres sintomáticas y 231 (34%) mujeres asintomáticas. Un paciente falleció a raíz de una trombocitopenia grave (4). Se detectó evidencia de infección por el virus del Zika o infección reciente por un flavivirus no específico en 21 pacientes con SGB confirmado. El brote generalizado y el rápido aumento de casos en Puerto Rico exigen intensificar el control de vectores y reforzar los comportamientos de protección personal a fin de prevenir nuevas infecciones, especialmente entre las mujeres embarazadas.

Vigilancia epidemiológica

La vigilancia epidemiológica del virus del Zika en Puerto Rico se describió previamente e incluye pruebas de detección de la infección por el virus del Zika, dengue o chikunguña en todas las personas sintomáticas a través de las pruebas RT-PCR Trioplex o MAC-ELISA (7). Entre el 1 de noviembre del 2015 y el 7 de julio del 2016 se analizaron especímenes de 16 522 pacientes sintomáticos con una presunta enfermedad arboviral. Se identificó un total de 5 106 (31%) casos confirmados y 245 (1%) casos presuntos de infección por el virus del Zika. Además, los resultados de las pruebas de detección de 136 (<;1%) pacientes dieron positivo para una infección reciente por el virus del dengue, los resultados de 127 (<;1%) pacientes dieron positivo para una infección reciente por un flavivirus inespecífico y los resultados de 100 (<;1%) pacientes dieron positivo para una infección reciente por chikunguña. Entre los 5 351 pacientes sintomáticos con evidencia de infección reciente por el virus del Zika, 441 (8%) eran mujeres embarazadas (Tabla 1). Los proveedores de toda la isla informaron al PRDH treinta y seis casos confirmados o presuntos de SGB (8). Entre estos pacientes, 21 (61%) mostraron evidencia de infección por el virus del Zika o por un flavivirus, incluidos cinco (14%) con infección confirmada y 11 (33%) con presunta infección por el virus del Zika, y cinco (14%) con infecciones por flavivirus no específicos. Sesenta y cinco (<;1%) de los 5 131 pacientes sintomáticos con infección confirmada o presunta por el virus del Zika debieron ser hospitalizados, incluidos todos los pacientes con SGB. Un paciente de sexo masculino con infección por el virus del Zika murió a causa de complicaciones relacionadas con una trombocitopenia grave (4). Sesenta y cinco bebés nacieron de mujeres con evidencia de infección por el virus del Zika durante el embarazo, y se registraron dos pérdidas de embarazo. En uno de los casos de pérdida del embarazo, se identificó el virus del Zika a nivel del tejido neural por inmunohistoquímica. No se identificaron casos de infección congénita por el virus el Zika entre los nacidos vivos en Puerto Rico. Todas las mujeres embarazadas con infección confirmada o presunta por el virus del Zika, o con infección por un flavivirus inespecífico, y sus bebés expuestos en la etapa prenatal están siendo monitoreados de manera activa para detectar consecuencias adversas en la salud de las madres, los fetos, neonatos, bebés y niños, a través del Sistema de Vigilancia Activa de Zika en el Embarazo,§ un trabajo conjunto entre el PRDH y los CDC. El PRDH siguió la recomendación de los CDC de hacer pruebas de detección a mujeres embarazadas en áreas con evidencia de transmisión activa del virus del Zika durante el primer y segundo trimestre del embarazo, independientemente de los síntomas (9). Entre las 7 308 mujeres embarazadas asintomáticas a las que se hicieron pruebas de detección en el periodo de enero a julio del 2016, se identificaron 43 (<;1%) casos confirmados y 188 (3%) casos presuntos de infección por el virus del Zika. El porcentaje de mujeres embarazadas asintomáticas con infección reciente por el virus del Zika, confirmada o presunta, aumentó casi seis veces, del 0.8% en febrero del 2016 al 5.3% en junio del 2016.

Los casos semanales de infección por el virus del Zika en Puerto Rico se incrementaron gradualmente entre noviembre del 2015 y febrero del 2016, y se mantuvieron relativamente estables hasta abril del 2016 (figura 1). La cantidad semanal de personas con infección reciente por el virus del Zika comenzó a aumentar en abril del 2016 y lo siguió haciendo de manera sostenida hasta el mes de junio. En general, Puerto Rico informó 291 nuevos casos confirmados y presuntos de infección por el virus del Zika durante febrero del 2016; 2 612 casos nuevos de infección por el virus del Zika, confirmada o presunta, se informaron en junio, un aumento de casi ocho veces. Entre los hombres y las mujeres no embarazadas sintomáticos que fueron analizados, el porcentaje de personas con infección confirmada o presunta por el virus del Zika aumentó cuatro veces de un 14% en febrero a un 64% en junio. En el mismo periodo, el porcentaje de personas con infección confirmada o presunta por el virus del Zika entre las mujeres embarazadas sintomáticas aumentó cuatro veces, del 8% al 41%.

Se informaron casos presuntos de enfermedad por el virus del Zika en los 78 municipios, y los pacientes infectados con el virus eran residentes de 77 (99%) municipios (figura 2). Los municipios más poblados de San Juan y Ponce registraron las cantidades más altas de casos de infección por el virus del Zika confirmados o presuntos, con menos casos en las áreas rurales de Puerto Rico.

El 3 de abril del 2016, se retomaron las actividades de toma de especímenes de sangre para donación a nivel local (la Administración de Alimentos y Medicamentos había recomendado la suspensión de las donaciones de sangre en las áreas de los Estados Unidos afectadas por la transmisión activa del virus del Zika y la importación de todos los componentes sanguíneos del territorio continental de los Estados Unidos a partir del 5 de marzo). La detección del virus del Zika con una prueba de ácido nucleico (cobas Zika, Roche Molecular Systems, Inc., Pleasanton, California) fue autorizada por la Administración de Alimentos y Medicamentos como nuevo medicamento en etapa de investigación (10). Un espécimen de sangre donada con un resultado inicial reactivo por prueba de ácido nucleico se considera presunto positivo para la infección por el virus del Zika. Durante las semanas del 3 de abril al 3 de julio, de los 18 163 especímenes para donación analizados, se identificaron 143 (0.8%) como presuntos positivos para el virus del Zika. El porcentaje de especímenes de sangre producto de donaciones que dio positivo en las pruebas de detección por semana fue aumentando, y alcanzó el porcentaje más alto (1.8%) en la última semana del informe (la semana que comenzó el 3 de julio) (figura 3).

Respuesta de salud pública

El PRDH implementó, en conjunto con los CDC, una estrategia de respuesta al virus del Zika centrada en tres áreas: proteger a las mujeres embarazadas, controlar los mosquitos vectores y ampliar el acceso a toda la gama de opciones anticonceptivas voluntarias para hombres y mujeres. Se han publicado mensajes de salud, como avisos en radio, televisión y servicios públicos; se han distribuido materiales educativos en lugares como centros de salud y en eventos comunitarios; y todas las semanas se publican informes en línea sobre la vigilancia de enfermedades arbovirales con información de toda la isla y por municipio.**,†† Las iniciativas para llegar con la información a los viajeros incluyó la transmisión de mensajes de salud en los monitores de puertos de entrada, hoteles y sitios de interés turístico así como capacitar al personal aeroportuario y del sector turístico. Las estrategias de intervención comunitarias se centraron en las mujeres embarazadas. El PRDH ha trabajado estrechamente con las clínicas para mujeres, bebés y niños (WIC, por sus siglas en inglés), donde un 90% de las mujeres embarazadas que residen en Puerto Rico recibieron servicios en 2015 (Dana Miró Medina, LND, WIC Puerto Rico, comunicación personal, 2016), para entregar unos 12 900 kits de prevención del zika a mujeres embarazadas. Esos kits incluyen repelente de insectos, mosquiteros para la cama, condones y larvicida para evitar que los mosquitos se instalen y se reproduzcan en recipientes que acumulan agua alrededor del hogar. Desde febrero del 2016, aproximadamente 21 000 mujeres embarazadas, que representan alrededor del 67% de la cantidad estimada de mujeres embarazadas por año según los índices de nacimientos del 2015, han sido asesoradas acerca de la prevención del virus de Zika en las clínicas de WIC. Además, para reducir el riesgo de embarazos no buscados, la respuesta de salud pública incluye iniciativas educativas y de alcance comunitario acerca de la transmisión sexual del virus del Zika, la distribución de condones femeninos y masculinos, y una mayor disponibilidad de toda la gama de métodos anticonceptivos voluntarios, incluidos los anticonceptivos reversibles de larga duración (11). El PRDH y los CDC también implementaron una encuesta representativa de la población de mujeres de entre 18 y 49 años para evaluar el uso de anticonceptivos, a través del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo Relacionados con los Comportamientos.

Se ofrece a todas las mujeres embarazadas identificadas en la isla a través de las clínicas WIC servicios de control de vectores por parte de una compañía de control de plagas contratada. Estos servicios incluyen la reducción de fuentes de reproducción de mosquitos, la aplicación de larvicidas y la aplicación de insecticida de acción residual en interiores y exteriores con deltametrina. La Administración Pública de Vivienda de Puerto Rico dirige programas para incorporar la fumigación con insecticidas de acción residual con deltametrina y, junto con el Departamento de Asuntos Familiares de Puerto Rico, está trabajando para instalar mallas en las casas de las mujeres embarazadas.

Duante febrero y marzo del 2016, un laboratorio de los CDC en Puerto Rico realizó un estudio de resistencia a los insecticidas de los mosquitos Ae. aegypti para orientar las estrategias de control de vectores. Se analizaron los mosquitos en toda la extensión de Puerto Rico con el bioensayo en botella de los CDC (12). Los resultados que arrojó el estudio de laboratorio indicaron una resistencia extendida a piretroides en toda la isla, a excepción de una resistencia parcial a la deltametrina y susceptibilidad total al naled, un insecticida organofosfato. La vigilancia de la resistencia a insecticidas es permanente en el laboratorio de los CDC. También se está considerando el uso de trampas letales para mosquitos adultos, que anteriormente se habían asociado a una disminución en la cantidad de Ae. aegypti y en la incidencia de infecciones arbovirales en Puerto Rico (13,14).

El PRDH y los CDC han trabajado juntos para garantizar que todas las escuelas públicas se fumiguen con deltametrina antes de que comience el curso escolar a principios de agosto. Más aún, el PRDH y la Agencia de Manejo de Emergencias de Puerto Rico han trabajado en un esfuerzo conjunto con los municipios para iniciar campañas comunitarias de limpieza usando larvicidas para evitar que los mosquitos pongan sus huevos en los recipientes que acumulan agua en los hogares y para deshacerse de los lugares de reproducción de mosquitos, como las pilas de basura y los pozos sépticos. Además, la Agencia de Manejo de Emergencias de Puerto Rico y la Junta de Calidad Ambiental de Puerto Rico han retirado unos 1.6 millones de neumáticos que podrían ser lugares de reproducción de mosquitos.

Las mujeres con evidencia de infección por el virus del Zika durante el embarazo y sus hijos expuestos son monitoreados para detectar consecuencias adversas en la salud de las madres, los fetos, neonatos, bebés y niños a través del Sistema de Vigilancia Activa del Zika en el Embarazo. El Sistema de Vigilancia y Prevención de Defectos Congénitos de Puerto Rico, con la colaboración de especialistas en medicina materno-fetal, monitorea los hallazgos de las ecografías de las mujeres embarazadas infectadas con el virus del Zika. A partir de enero del 2016, el Sistema de Vigilancia y Prevención de Defectos Congénitos de Puerto Rico comenzó a identificar a recién nacidos con microcefalia congénita, incluidos aquellos nacidos de mujeres infectadas con el virus del Zika durante el embarazo. Todos los casos de recién nacidos cuyas madres presentaron evidencia de infección por el virus del Zika durante el embarazo se derivan al programa de Niños con Necesidades Especiales de Atención Médica para que se les haga la vigilancia evolutiva y se coordinen los servicios especializados, según sea necesario, para niños de hasta 3 años. Todos los recién nacidos con microcefalia congénita serán derivados a Avanzando Juntos, el sistema de servicio de intervención temprana de Puerto Rico.

Discusión

Tanto la cantidad de infecciones por el virus del Zika como el porcentaje de pruebas con resultados positivos entre personas sintomáticas y mujeres embarazadas asintomáticas están aumentando rápidamente en Puerto Rico. Además, los casos de flavivirus inespecíficos, si bien las pruebas de laboratorio disponibles no permiten distinguirlos, son probablemente atribuibles a la infección por el virus del Zika, debido a que este virus es el flavivirus circulante que predomina y se detectó en 5 351 casos presuntos de enfermedades arbovirales, contra 136 casos de dengue. Muchas personas con infección por el virus del Zika sintomática no acuden en busca de atención médica o no se informan a los funcionarios de salud pública. La mayoría de las personas con infección por el virus del Zika son asintomáticas (15), pero aun así pueden infectar a los mosquitos y podrían transmitir el virus por vía sexual (16), donación de sangre (10), o en forma vertical al feto (17) sin saberlo. La prevalencia de infección por el virus del Zika en Puerto Rico es sustancial y se está incrementando. Los datos más recientes indican que el 5% de las mujeres embarazadas asintomáticas y el 1.8% de las donaciones de sangre dan cuenta de algún tipo de infección reciente, según la semana de evaluación más reciente informada (la semana que comenzó el 3 de julio) (10).

Desde la introducción del virus del Zika en Puerto Rico a fines del 2015, el virus se ha propagado a casi todos los municipios. El patrón de propagación en Puerto Rico concuerda con el de los arbovirus recién introducidos en una población ingenua en términos inmunológicos: la transmisión comenzó en la región este, densamente poblada, y se propagó luego a las regiones sur y oeste de la isla, con tasas de infección más bajas en las regiones montañosas centrales (18,19). Los brotes de enfermedades arbovirales en Puerto Rico tienden a tener su pico a fines del verano y en otoño, en coincidencia con los meses más cálidos y lluviosos, lo que genera la preocupación de que el brote continúe y la incidencia aumente en los meses venideros (18,19).

Los patrones observados después de la introducción de otros arbovirus en Puerto Rico, además de la evidencia de que el brote de virus del Zika no parece estar amainando, exigen medidas rápidas y profundizadas para prevenir infecciones entre mujeres embarazadas. Los datos de vigilancia indican que durante junio del 2016, unas 322 mujeres embarazadas fueron diagnosticadas con una infección reciente en Puerto Rico, a pesar de las intervenciones actuales, lo que pone más énfasis en la necesidad de una estrategia agresiva e integrada de control de vectores, combinada con una intensificación en el asesoramiento y la atención de las mujeres embarazadas.

Las medidas para reforzar el control de vectores en Puerto Rico incluyen una reducción más intensiva de fuentes y actividades de aplicación de larvicidas, participación comunitaria, el uso de trampas letales para mosquitos adultos y la posible implementación de estrategias de control de vectores con insecticidas a los que sean susceptibles las poblaciones locales de Ae. aegypti. Una evaluación preliminar de los CDC de la fumigación con insecticidas de acción residual indica que las poblaciones de mosquitos adultos en los hogares fumigados y sus alrededores se mantuvieron comparables a las cantidades presentes en hogares no fumigados, probablemente como resultado del movimiento de los mosquitos desde casas cercanas con fuentes de reproducción.

Residents of and travelers to Puerto Rico should continue to employ mosquito bite avoidance behaviors, including using mosquito repellents, wearing long-sleeved shirts and pants, and ensuring that windows and doors have screens, and air conditioning is used, to avoid bites while indoors.§§ To reduce the risk for sexual transmission, especially to pregnant women, precautions should include consistent and correct use of condoms or abstinence (20).Las mujeres en Puerto Rico que no deseen quedar embarazadas necesitan tener acceso a métodos anticonceptivos voluntarios efectivos y asequibles para evitar embarazos no deseados (11).§§ Los médicos que sospechen infección por el virus del Zika en pacientes que residen en áreas como Puerto Rico o que acaban de regresar de dichas áreas con transmisión activa de zika deben analizar la posibilidad de hacerles pruebas de detección del virus del Zika e informar los casos a los funcionarios de salud pública.

Reconocimientos

Elba V. Caraballo, Chelsea G. Major, División de Enfermedades Transmitidas por Vectores, Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas, CDC; Oficina para la Ayuda Estatal, Tribal, Local y Territorial, CDC; Marrielle Mayshack, Oficina para la Ayuda Estatal, Tribal, Local y Territorial, CDC; Susan A. Galel, Roche Molecular Systems, Inc., Pleasanton, California.


Autor responsable de la correspondencia: Laura Adams, leadams@cdc.gov, 787-706-2249.

1Division of Vector-Borne Diseases, National Center for Emerging and Zoonotic Infectious Diseases, CDC; 2Office of Epidemiology and Research, Puerto Rico Department of Health; 3Epidemic Intelligence Service, Division of Scientific Education and Professional Development, CDC; 4Puerto Rico Birth Defects Surveillance and Prevention System, Puerto Rico Department of Health; 5Biological and Chemical Emergencies Laboratory, Office of Public Health Preparedness and Response, Puerto Rico Department of Health; 6Public Health Laboratory, Puerto Rico Department of Health; 7Division of Reproductive Health, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, CDC; 8Division of Health and Nutrition Examination Surveys, National Center for Health Statistics; 9Division of Healthcare Quality Promotion, National Center for Emerging and Zoonotic Infectious Diseases, CDC; 10Roche Molecular Systems, Inc., Pleasanton, California; 11Entomology Branch, Division of Parasitic Diseases and Malaria, Center for Global Health, CDC; 12Office of the Director, National Center for HIV/AIDS, Viral Hepatitis, STD, and TB Prevention, CDC; 13Infectious Diseases Pathology Branch, Division of High-Consequence Pathogens and Pathology, National Center for Emerging and Zoonotic Infectious Diseases, CDC; 14Ponce Health Sciences University-Saint Luke’s Episcopal Hospital Consortium, Puerto Rico; 15Division of Global Migration and Quarantine, National Center for Emerging and Zoonotic Infectious Diseases, CDC; 16Division of State and Local Readiness, Office of Public Health Preparedness and Response, CDC.

Referencias

  1. Petersen LR, Jamieson DJ, Powers AM, Honein MA. Zika Virus. N Engl J Med 2016;374:1552-63. CrossRef PubMed
  2. Rasmussen SA, Jamieson DJ, Honein MA, Petersen LR. Zika virus and birth defects-reviewing the evidence for causality. N Engl J Med 2016;374:1981-7. CrossRef PubMed
  3. Cao-Lormeau VM, Blake A, Mons S, et al. Guillain-Barré Syndrome outbreak associated with Zika virus infection in French Polynesia: a case-control study. Lancet 2016;387:1531-9. CrossRef PubMed
  4. Sharp TM, Muñoz-Jordán J, Perez-Padilla J, et al. Zika virus infection associated with severe thrombocytopenia. Clin Infect Dis 2016;ciw476 Publicación electrónica del 14 de julio del 2016. CrossRef PubMed
  5. Karimi O, Goorhuis A, Schinkel J, et al. Thrombocytopenia and subcutaneous bleedings in a patient with Zika virus infection. Lancet 2016;387:939-40. CrossRef PubMed
  6. Thomas DL, Sharp TM, Torres J, et al. Local Transmission of Zika Virus-Puerto Rico, November 23, 2015-January 28, 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016;65:154-8. CrossRef PubMed
  7. Dirlikov E, Ryff KR, Torres-Aponte J, et al. Update: ongoing Zika virus transmission-Puerto Rico, November 1, 2015-April 14, 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016;65:451-5. CrossRef PubMed
  8. Sejvar JJ, Kohl KS, Gidudu J, et al. Guillain-Barré syndrome and Fisher syndrome: case definitions and guidelines for collection, analysis, and presentation of immunization safety data. Vacuna 2011;29:599-612. CrossRef PubMed
  9. Simeone RM, Shapiro-Mendoza CK, Meaney-Delman D, et al. Possible Zika virus infection among pregnant women-United States and territories, May 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016;65:514-9. CrossRef PubMed
  10. Kuehnert MJ, Basavaraju SV, Moseley RR, et al. Screening of blood donations for Zika virus infection-Puerto Rico, April 3-June 11, 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016;65:627-8. CrossRef PubMed
  11. Tepper NK, Goldberg HI, Bernal MI, et al. Estimating contraceptive needs and increasing access to contraception in response to the Zika virus disease outbreak-Puerto Rico, 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016;65:311-4. CrossRef PubMed
  12. Brogdon W, Chan A. Directrices para evaluar la resistencia a insecticidas en vectores con el bioensayo/métodos de botella de los CDC en la investigación de Anopheles. Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., CDC; 2010. https://www.cdc.gov/malaria/resources/pdf/fsp/ir_manual/ir_cdc_bioassay_en.pdf
  13. Lorenzi OD, Major C, Acevedo V, et al. Reduced incidence of chikungunya virus infection in communities with ongoing Aedes aegypti mosquito trap intervention studies—Salinas and Guayama, Puerto Rico, November 2015–February 2016. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2016;65:479–80. CrossRef PubMed
  14. Barrera R, Amador M, Acevedo V, Caban B, Felix G, Mackay AJ. Uso de la ovitrampa letal para hembras grávidas de los CDC para controlar y prevenir los brotes de Aedes aegypti (Diptera: Culicidae). J Med Entomol 2014;51:145–54. CrossRef PubMed
  15. Duffy MR, Chen TH, Hancock WT, et al. Zika virus outbreak on Yap Island, Federated States of Micronesia. N Engl J Med 2009;360:2536-43. CrossRef PubMed
  16. Fréour T, Mirallié S, Hubert B, et al. Sexual transmission of Zika virus in an entirely asymptomatic couple returning from a Zika epidemic area, France, April 2016. Euro Surveill 2016;21:30254. CrossRef PubMed
  17. Pacheco O, Beltrán M, Nelson CA, et al. Zika virus disease in Colombia-preliminary report. N Engl J Med 2016. CrossRef PubMed
  18. Sharp TM, Roth NM, Torres J, et al. . Chikungunya cases identified through passive surveillance and household investigations-Puerto Rico, 5 de mayo - 12 de agosto de 2014. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2014;63:1121-8. PubMed
  19. Sharp TM, Hunsperger E, Santiago GA, et al. Virus-specific differences in rates of disease during the 2010 dengue epidemic in Puerto Rico. PLoS Negl Trop Dis 2013;7:e2159. CrossRef PubMed
  20. Brooks JT, Friedman A, Kachur RE, LaFlam M, Peters PJ, Jamieson DJ. Actualización: Directrices provisionales Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2016:65:745-7. Publicación electrónica del 25 de julio del 2016. CrossRef PubMed

Volver al textoTABLA 1. Mujeres embarazadas con resultados positivos en la prueba para detectar la infección por el virus del Zika. Puerto Rico, 1 de noviembre del 2015 al 7 de julio del 2016
Estado clínico Positivo confirmado* Presunto positivo Total de pruebas
Con síntomas 383 58 2 035
Asintomático 43 188 7 308
Total 426 246 9 343

* Una caso confirmado se definió como un resultado positivo para el virus del Zika por la prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa.
Un caso presunto positivo se definió como un resultado positivo en el ensayo de inmunoadsorción enzimática de detección de anticuerpos inmunoglobulina M contra el virus del Zika.

Volver al textoFIGURA 1. Casos de infección por el virus del Zika, con resultados confirmados o presuntos, (N = 5,582), por estado de embarazo y semana de aparición de la enfermedad o toma de especímenes, y porcentaje de personas con resultados positivos en las pruebas para el virus del Zika, Puerto Rico, 1 de noviembre del 2015 al 7 de julio del 2016*

The figure above is a combination histogram and line graph showing cases of confirmed and presumptive Zika virus infection (N = 5,582), by pregnancy status and week of illness onset or specimen collection, and percentage of persons with test results positive for Zika virus in Puerto Rico, November 1, 2015–July 7, 2016.

* La disminución en la cantidad de casos durante la primera semana de julio del 2016 podría reflejar una demora en la comunicación de los informes.

Volver al textoFIGURA 2. Municipalidad de residencia de las personas con infección por el virus del Zika confirmada o presunta (n = 4,986), Puerto Rico, 1 de noviembre del 2015 al 7 de julio del 2016*

The figure above is a map of Puerto Rico showing the municipality of residence of persons with confirmed and presumptive Zika virus infection (n = 4,986) during November 1, 2015–July 7, 2016.

* Se informaron 596 casos adicionales en personas de las cuales se desconoce la municipalidad de residencia.

Volver al textoFIGURA 3. Porcentaje de donaciones de sangre evaluadas con reactivos para detectar la infección por el virus del Zika, por semana de prueba, Puerto Rico, 3 abril al 2016 de julio del {[#3]}

The figure above is a line graph showing the percentage of screened blood donations reactive for Zika virus infection, by week of testing, in Puerto Rico during April 3–July 3, 2016.

Citación sugerida para este artículo: Adams L, Bello-Pagan M, Lozier M, et al. Update: Ongoing Zika Virus Transmission - Puerto Rico, November 1, 2015-July 7, 2016. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2016;65:774–779. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6530e1.

El uso de nombres de marcas y fuentes comerciales se utiliza solamente para efectos de identificación y no constituye aval alguno por parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.
Las referencias de sitios en Internet que no son de los CDC se ofrecen como un servicio a los lectores del MMWR y no constituyen ni implican el aval de estas organizaciones o sus programas por parte de los CDC o del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. Los CDC no son responsables por el contenido de las páginas de estos sitios. Las direcciones URL enumeradas en el MMWR estaban actualizadas hasta la fecha de la publicación.

Todas las versiones HTML de los artículos del MMWR son generadas de pruebas finales a través de procesos automatizados. Esta conversión podría resultar en la traducción de caracteres o errores de formato en la versión HTML. Los usuarios deben remitirse a la versión en PDF (https://www.cdc.gov/mmwr) o a la copia original en papel del MMWR para obtener versiones para imprimir del texto, las cifras y las tablas oficiales.

Las preguntas o mensajes con respecto a errores en el formato deben dirigirse a mmwrq@cdc.gov.

ARRIBA
window.CDC.Policy.External.init();