Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Menor incidencia de infección por el virus del chikunguña en comunidades con estudios actuales sobre la intervención de trampas para el mosquito Aedes Aegypti - Salinas y Guayama, Puerto Rico, Noviembre 2015 - Febrero 2016


Datos del artículo

Métricas alternativas:

Citas:

Vistas:  Las vistas equivalen a las vistas de páginas más las descargas de PDF

Detalles de la métrica

El 10 de mayo de 2016, se dio a conocer este informe en línea como un adelanto del MMWR .

Nota: Se publicó una fe de erratas para este informe. Para ver la fe de erratas, haga clic aquí.

Olga D. Lorenzi, MS1; Chelsea Major, MPH1,2; Veronica Acevedo, MS1; Janice Perez-Padilla, MPH1; Aidsa Rivera, MS1; Brad J. Biggerstaff, PhD1; Jorge Munoz-Jordan, PhD1; Stephen Waterman, MD1; Roberto Barrera, PhD1; Tyler M. Sharp, PhD1 (ver las afiliaciones de los autores)

Ver la referencia bibliográfica sugerida

Los mosquitos de la especie Aedes transmiten tanto el virus del chikunguña como el virus del dengue y el virus del Zika y suelen picar durante el día*. Las picaduras de mosquitos infectados ocurren a menudo en casas y sus alrededores (1,2). Los países del Caribe informaron por primera vez la transmisión local del virus del chikunguña en diciembre de 2013 y al poco tiempo se diseminó en la región de las Américas (3). Puerto Rico informó su primer caso de chikunguña con resultado positivo en el laboratorio en mayo del 2014 (4) y posteriormente, a fines del 2015, identificó alrededor de 29 000 presuntos casos en toda la isla. Debido a que los enfoques convencionales de control de vectores no suelen dar lugar a una prevención sostenible y efectiva de las infecciones con virus transmitidos por los mosquitos Aedes (5), ni suelen mejorar la vigilancia de las densidades poblacionales del mosquito, los CDC crearon una ovitrampa letal para hembras grávidas (AGO, por sus siglas en inglés) (6) para atraer y atrapar a los mosquitos Aedes aegypti hembra responsables de transmitirles agentes infecciosos a los seres humanos (imagen). La trampa AGO es un dispositivo simple y de bajo costo que no requiere del uso de pesticidas ni servicio de mantenimiento por un tiempo prolongado (6).

Desde 2012, cuatro comunidades en dos municipios al sur de Puerto Rico, Salinas y Guayama, han participado en una prueba de campo de las trampas AGO para controlar la población de los mosquitos Aedes aegypti. Dos comunidades intervenidas utilizaron tres trampas AGO por casa para el control de vectores mientras que las otras dos comunidades sin intervención solo utilizaron trampas de vigilancia para monitorear las densidades poblacionales de mosquitos. Gracias a que se colocaron trampas AGO alrededor de aproximadamente el 85% de las casas en las comunidades intervenidas además de distribuir trampas de vigilancia al azar, la captura de mosquitos Aedes aegypti adultos en dichas comunidades disminuyó (68). Desde junio de 2014 hasta diciembre de 2014, después de identificar el primer caso de chikunguña con resultado positivo en laboratorio, las densidades promedio de mosquitos Aedes aegypti hembra fueron de 1.1 y 11.6 por cada trampa de vigilancia por semana en comunidades con y sin trampas de control AGO, respectivamente (CDC, datos no publicados), y esta diferencia de casi diez veces en las densidades de mosquitos entre las áreas intervenidas y aquellas sin intervención permaneció relativamente constante durante todo el 2015.

Las trampas AGO permanecieron en el lugar con la misma configuración en las cuatro comunidades desde que comenzó la prueba de campo hasta la actualidad. Por consiguiente, la introducción del virus del chikunguña en la población de Puerto Rico que anteriormente no había estado expuesta brindó una oportunidad única para evaluar si las densidades menores de mosquitos en áreas con trampas AGO estaban relacionadas con una menor incidencia de infección por el virus del chikunguña a través de un estudio serológico en estas comunidades. La Junta de Revisión Institucional (IRB) de los CDC aprobó un estudio serológico para este fin.

Las muestras aleatorias estratificadas se concentraron en 620 familias de las comunidades intervenidas y sin intervención que representan el 28.5% de los residentes de las comunidades que participaron en la prueba de campo de AGO. El personal de campo visitó hasta tres veces cada uno de los hogares para seleccionar a los miembros de las familias que participarían en el estudio. Todos los residentes de los hogares seleccionados, excepto los menores de 5 años, eran elegibles para participar. Se les tomaron especímenes de sangre a los miembros de las familias participantes y luego respondieron un cuestionario sobre las características del grupo familiar, la demografía, el historial de las enfermedades más recientes y las prácticas personales de prevención de picaduras de mosquitos. Se sometieron a prueba los especímenes de suero a través del ensayo de inmunoadsorción enzimática de inmunoglobulina G (IgG) (9) para detectar evidencia de la infección por el virus del chikunguña. La prevalencia del anticuerpo IgG del virus del chikunguña, después de la introducción de este en una población sin exposición previa al nombrado virus, ofrece un cálculo válido de la incidencia del chikunguña en los residentes de estas comunidades.

Este informe incluye resultados preliminares de datos recabados durante noviembre de 2015 y febrero de 2016. En el entorno de muestreo, 377 de cada 620 casas contaba con un miembro de la familia que respondió al personal de campo. De las 377 familias encuestadas de las dos comunidades intervenidas y las dos comunidades sin intervención, 233 familias (62%) participaron en el estudio y 327 (64%) de 511 miembros elegibles aceptaron participar. El porcentaje de participantes mujeres (63%) y el promedio de edad de los participantes (53 años) superaron en gran medida al de los miembros de familias elegibles (55%; 49 años). La distribución de mujeres/hombres y la edad promedio de los participantes de las comunidades intervenidas no se diferenciaron significativamente de los participantes de comunidades sin intervención. Después de realizar los ajustes pertinentes para el diseño de las muestras, el porcentaje del anticuerpo IgG del virus del chikunguña entre los participantes de las dos comunidades intervenidas fue la mitad del de los participantes de las comunidades intervenidas (relación de incidencia = 0.52, 95% en intervalo de confianza = 0.38-0.71) (Tabla).

Se registró una menor incidencia de infección por el virus del chikunguña en las comunidades intervenidas en comparación con las comunidades sin intervención en el contexto de densidades de mosquitos diez veces menor en las áreas intervenidas con trampas AGO. Estos resultados preliminares sugieren que las trampas AGO podrían reducir la diseminación del virus al reducir la densidad de mosquitos. Los análisis estadísticos y datos adicionales continúan explicando la falta de respuesta, se ajustan a la edad de los participantes y características de la comunidad y evalúan las relaciones entre los comportamientos y la incidencia del virus del chikunguña. Los CDC producen trampas AGO en cantidades limitadas. Para incrementar la cantidad de trampas AGO disponibles para la vigilancia y otros estudios sobre sus usos en el control de los mosquitos Aedes aegypti en otros entornos y a mayor escala, hay esfuerzos e iniciativas en marcha por parte de compañías del sector privado para producir de forma masiva trampas AGO de calidad similar con índices de captura del mosquito Aedes aegypti hembra adulto equiparables.


Autor responsable de la correspondencia: Tyler Sharp, Tsharp@cdc.gov, 787-706-2245.

1División de Enfermedades Transmitidas por Vectores, Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas, CDC; 2Oficina del Director, Oficina para la Ayuda Estatal, Tribal, Local y Territorial, CDC.

Referencias

  1. Stoddard ST, Forshey BM, Morrison AC, et al. House-to-house human movement drives dengue virus transmission. Pro Natl Acad Sci USA;2013:994-999.
  2. De Benedictis J, Chow-Shaffer E, Costero A, Clark GG, Edman JD, Scott TW. Identification of the people from whom engorged Aedes aegypti took blood meals in Florida, Puerto Rico, using polymerase chain reaction-based DNA profiling. Am J Trop Med Hyg 2003;68:437–46. PubMed
  3. Fischer M, Staples JE. Notes from the field: chikungunya virus spreads in the Americas-Caribbean and South America, 2013-2014. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2014;63:500-1. PubMed
  4. Sharp TM, Roth NM, Torres J, et al. . Chikungunya cases identified through passive surveillance and household investigations-Puerto Rico, 5 de mayo - 12 de agosto de 2014. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2014;63:1121-8. PubMed
  5. Achee NL, Gould F, Perkins TA, et al. A critical assessment of vector control for dengue prevention. PLoS Negl Trop Dis 2015;9:e0003655. CrossRef PubMed
  6. Mackay AJ, Amador M, Barrera R. An improved autocidal gravid ovitrap for the control and surveillance of Aedes aegypti. Parasit Vectors 2013;6:225. CrossRef PubMed
  7. Barrera R, Amador M, Acevedo V, Caban B, Felix G, Mackay AJ. Uso de la ovitrampa letal para hembras grávidas de los CDC para controlar y prevenir los brotes de Aedes aegypti (Diptera: Culicidae). J Med Entomol 2014;51:145–54. CrossRef PubMed
  8. Barrera R, Amador M, Acevedo V, Hemme RR, Félix G. Sustained, area-wide control of Aedes aegypti using CDC autocidal gravid ovitraps. Am J Trop Med Hyg 2014;91:1269–76. CrossRef PubMed
  9. Johnson AJ, Martin DA, Karabatsos N, Roehrig JT. Detection of anti-arboviral immunoglobulin G by using a monoclonal antibody-based capture enzyme-linked immunosorbent assay. J Clin Microbiol 2000;38:1827-31. PubMed

* http://www.cdc.gov/dengue/.

Departamento de Salud de Puerto Rico. Informe semanal del chikunguña, 2014. http://www.salud.gov.pr/Estadisticas-Registros-y-Publicaciones/Pages/Chikungunya.aspx.

Volver al textoFIGURA. Diagrama de una ovitrampa letal para hembras grávidas (AGO) utilizada para atraer y capturar mosquitos <;em1>;Aedes aegypti<;/em>; hembra - Salinas y Guayama, Puerto  Rico

La figura de arriba es un diagrama de una ovitrampa letal para hembras grávidas (AGO) utilizada para atraer y capturar mosquitos Aedes aegypti hembra en Salinas y Guayama, Puerto Rico.
Volver al textoTABLA. Prevalencia aproximada del anticuerpo IgG del virus del chikunguña entre los residentes de cuatro comunidades participantes en estudios de control de vectores, tipo de comunidad - Salinas y Guayama, Puerto Rico, noviembre de 2015 - febrero de 2016
Tipo de comunidad Participantes Participantes c/anticuerpos IgG anti-CHIKV (%)
Comunidades sin intervención (sin trampas AGO) 152 69 (45.4)
Comunidad A 103 42 (40.8)
Comunidad B 49 27 (55.1)
Comunidades intervenidas (con trampas AGO) 175 40 (22.9)
Comunidad C 101 19 (18.8)
Comunidad D 74 21 (28.4)

<;b1>;Abreviatura:<;/b>; AGO = ovitrampa letal para hembras grávidas; CHIKV = virus del chikunguña; IgG = inmunoglobulina G.

Citación sugerida para este artículo: Lorenzi OD, Major C, Acevedo V, et al. Reduced Incidence of Chikungunya Virus Infection in Communities with Ongoing Aedes Aegypti Mosquito Trap Intervention Studies - Salinas and Guayama, Puerto Rico, noviembre 2015-febrero 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016;65. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6518e3.

El uso de nombres de marcas y fuentes comerciales se utiliza solamente para efectos de identificación y no constituye aval alguno por parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.
Las referencias de sitios en Internet que no son de los CDC se ofrecen como un servicio a los lectores del MMWR y no constituyen ni implican el aval de estas organizaciones o sus programas por parte de los CDC o del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. Los CDC no son responsables por el contenido de las páginas de estos sitios. Las direcciones URL enumeradas en el MMWR estaban actualizadas hasta la fecha de la publicación.

Todas las versiones HTML de los artículos del MMWR son generadas de pruebas finales a través de procesos automatizados. Esta conversión podría resultar en la traducción de caracteres o errores de formato en la versión HTML. Los usuarios deben remitirse a la versión en PDF (https://www.cdc.gov/mmwr) o a la copia original en papel del MMWR para obtener versiones para imprimir del texto, las cifras y las tablas oficiales.

Las preguntas o mensajes con respecto a errores en el formato deben dirigirse a mmwrq@cdc.gov.

ARRIBA
window.CDC.Policy.External.init();