Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Notas de las prácticas de campo: Evidencia de infección por el virus del Zika en el cerebro y tejido placentario de dos recién nacidos infectados congénitamente y dos fetos muertos, Brasil, 2015


Datos del artículo

Métricas alternativas:

Citas:

Vistas:  Las vistas equivalen a las vistas de páginas más las descargas de PDF

Detalles de la métrica

El 10 de febrero del 2016 se dio a conocer este informe en línea como un adelanto del MMWR.

Roosecelis Brasil Martines, MD, PhD1; Julu Bhatnagar, PhD1; M. Kelly Keating, DVM1; Luciana Silva-Flannery, PhD1; Atis Muehlenbachs, MD, PhD1; Joy Gary, DVM, PhD1; Cynthia Goldsmith, MS1; Gillian Hale, MD1; Jana Ritter, DVM1; Dominique Rollin, MD1; Wun-Ju Shieh, MD, PhD1; Kleber G. Luz, MD, PhD2; Ana Maria de Oliveira Ramos, MD, PhD3; Helaine Pompeia Freire Davi, MD, PhD4; Wanderson Kleber de Oliveria, MD5; Robert Lanciotti, PhD6; Amy Lambert, PhD6; Sherif Zaki, MD, PhD1 (ver las afiliaciones de los autores)

Ver la referencia bibliográfica sugerida

El virus del Zika es un flavivirus transmitido por mosquitos que está relacionado con el virus del dengue y es transmitido, principalmente, por los moquitos Aedes aegypti, donde los seres humanos son el principal huésped primario de ampliación durante los brotes. El virus del Zika se reportó por primera vez en Brasil en mayo del 2015 (1). Para el 9 de febrero del 2016, la transmisión local de la infección se había reportado en 26 países o territorios en las Américas.* La infección usualmente es asintomática, y, cuando los síntomas se presentan, generalmente son una enfermedad leve y de resolución espontánea con síntomas como fiebre, sarpullido, artralgia y conjuntivitis. Sin embargo, se advirtió un aumento en la cantidad de niños nacidos con microcefalia en regiones de Brasil con una alta prevalencia de presuntos casos de la enfermedad por el virus del Zika. Se informaron más de 4 700 casos presuntos de microcefalia desde mediados del 2015 hasta enero del 2016, aunque más investigaciones podrían resultar en una cantidad inferior (2). En respuesta, el Ministerio de Salud de Brasil estableció un grupo operativo para investigar más las posibles conexiones entre el virus y las anomalías cerebrales en bebés (3).

Desde noviembre del 2015, los CDC han estado desarrollando ensayos de pruebas del virus del Zika en muestras de tejidos embebidos en parafina y fijados en formol (FFPE). En diciembre de 2015, las muestras de tejido FFPE de dos recién nacidos (nacidos en la 36.ª y 38.ª semana de gestación) con microcefalia que murieron dentro de las 20 horas después del nacimiento y de dos abortos espontáneos (pérdidas fetales en la 11.ª y 13.ª semana) se enviaron a los CDC, desde el estado de Río Grande do Norte en Brasil, para la evaluación histopatológica y pruebas de laboratorio por probable infección por el virus del Zika. Las cuatro madres tuvieron signos clínicos de la infección por el virus del Zika, entre ellos fiebre y sarpullido, durante el primer trimestre de embarazo, pero no tenían signos clínicos de infección activa al momento del parto o del aborto espontáneo. Las madres no se hicieron pruebas de anticuerpos contra el virus del Zika. Las muestras incluían tejido del cerebro y otros tejidos de autopsia de dos recién nacidos, la placenta de uno de los recién nacidos y productos de la concepción provenientes de los dos abortos espontáneos.

Se hicieron pruebas de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR, por sus siglas en inglés) en los tejidos FFPE dirigidas a la proteína no estructural 5 y a genes de envoltura, usando métodos generales para la RT-PCR (4), y mediante inmunohistoquímica usando un anticuerpo del antivirus del Zika policlonal en ratón y métodos antes descritos (5). Los especímenes específicos de los cuatros casos dieron positivo mediante RT-PCR, y el análisis de secuencias proporcionó más evidencia de la infección por el virus del Zika y reveló las más altas identidades con cepas del virus del Zika aisladas de Brasil durante el 2015. En los recién nacidos, solo el tejido cerebral dio positivo en los ensayos de RT-PCR. Los especímenes de dos de los cuatro casos dieron positivo en la prueba inmunohistoquímica: se advirtió un antígeno viral en células mononucleares (células gliales y neuronas dentro del cerebro) de un recién nacido, y dentro de las vellosidades coriónicas provenientes de uno de los abortos espontáneos. Las pruebas del virus del dengue dieron negativo en RT-PCR en los especímenes de todos los casos

En ambos recién nacidos, los cambios histopatológicos significativos estaban limitados al cerebro e incluían calcificación parenquimatosa, nódulos microgliales, gliosis y degeneración celular y necrosis. No se hicieron hallazgos significativos en tejidos de autopsia y placenta. Las pruebas de toxoplasmosis, rubéola, citomegalovirus, herpes simple y VIH dieron negativo en las dos madres que tuvieron abortos espontáneos. El tejido de la placenta de uno de los abortos espontáneos presentaba vellosidades coriónicas heterogéneas con calcificación, fibrosis, deposición de fibrina perivillous, inflamación crónica intervellosa, inflamación vellosa focal, mientras que el tejido del otro aborto espontáneo tenía vellocidades coriónicas aparentemente normales.

Este informe describe la evidencia de la conexión entre la infección por el virus del Zika y la microcefalia y la muerte del feto mediante la detección de ARN viral y antígenos en tejidos del cerebro de bebés con microcefalia y tejidos de placenta de abortos espontáneos tempranos. Los hallazgos histopatológicos indican la presencia del virus del Zika en tejidos fetales. Estos hallazgos también sugieren que el tejido de la placenta podría ser el tejido preferido para el diagnóstico viral post mórtem. Los especímenes fijados en formol, sin congelar, o bloques de FFPE son el tipo de muestra preferida para la evaluación histopatológica e inmunohistoquímica, y la RT-RCP puede realizarse en especímenes recién congelados o fijados con formol. Para entender mejor la patogénesis de la infección por el virus del Zika y las anomalías congénitas asociadas y la muerte fetal, es necesario evaluar los tejidos de autopsia y de la placenta de casos adicionales, y determinar el efecto de la edad gestacional durante la enfermedad de la madre en los resultados del feto.


Autor responsable de la correspondencia: Roosecelis Brasil Martines, RBrasilMartines@cdc.gov, 404-639-3886.

1Subdivisión de Patología de Enfermedades Infecciosas, División de Patología y Microorganismos Patógenos de Graves Consecuencias, Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas (NCEZID, por sus siglas en inglés), CDC; 2Departamento de Enfermedades Infecciosas, Universidad Federal de Río Grande do Norte, Natal, RN, Brasil; 3Departamento de Patología, Universidad Federal de Río Grande do Norte, Natal, Brasil; 4Servicio de Verificación de Muertes en el estado de Río Grande do Norte (SVO/RN), Natal/RN, Brasil; 5Ministerio de Salud, Brasil; 6Subdivisión de Enfermedades Arbovirales, Subdivisión de Enfermedades Transmitidas por Vectores, NCEZID, CDC.

Referencias

  1. Zanluca C, de Melo VC, Mosimann ALP, Dos Santos GI, Dos Santos CN, Luz K. First report of autochthonous transmission of Zika virus in Brazil. Mem Inst Oswaldo Cruz 2015;110:569-72. CrossRef PubMed
  2. Victoria CG, Schuler-Faccini L, Matijasevich A, Ribeiro E, Pessoa A, Barros FC. Microcephaly in Brazil: how to interpret reported numbers? Lancet 2016. Epub February 5, 2016. CrossRef
  3. Schuler-Faccini L, Ribeiro EM, Feitosa IML, et al. ; Brazilian Medical Genetics Society-Zika Embryopathy Task Force. Possible association between Zika virus infection and microcephaly-Brazil, 2015. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016;65:59-62. CrossRef PubMed
  4. Bhatnagar J, Blau DM, Shieh WJ, et al. Molecular detection and typing of dengue viruses from archived tissues of fatal cases by rt-PCR and sequencing: diagnostic and epidemiologic implications. Am J Trop Med Hyg 2012;86:335-40. CrossRef PubMed
  5. Shieh WJ, Blau DM, Denison AM, et al. 2009 pandemic influenza A (H1N1): pathology and pathogenesis of 100 fatal cases in the United States. Am J Pathol 2010;177:166-75. CrossRef PubMed

* La información actualizada sobre la transmisión local del virus del Zika se encuentra disponible en línea. (http://www.cdc.gov/zika/geo/index.html).

Citaciones sugeridas para este artículo: Martines RB, Bhatnagar J, Keating MK, et al. Notes from the Field: Evidence of Zika Virus Infection in Brain and Placental Tissues from Two Congenitally Infected Newborns and Two Fetal Losses - Brazil, 2015. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2016;65:159–160. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6506e1.

El uso de nombres de marcas y fuentes comerciales se utiliza solamente para efectos de identificación y no constituye aval alguno por parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.
Las referencias de sitios en Internet que no son de los CDC se ofrecen como un servicio a los lectores del MMWR y no constituyen ni implican el aval de estas organizaciones o sus programas por parte de los CDC o del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. Los CDC no son responsables por el contenido de las páginas de estos sitios. Las direcciones URL enumeradas en el MMWR estaban actualizadas hasta la fecha de la publicación.

Todas las versiones HTML de los artículos del MMWR son generadas de pruebas finales a través de procesos automatizados. Esta conversión podría resultar en la traducción de caracteres o errores de formato en la versión HTML. Los usuarios deben remitirse a la versión en PDF (https://www.cdc.gov/mmwr) o a la copia original en papel del MMWR para obtener versiones para imprimir del texto, las cifras y las tablas oficiales.

Las preguntas o mensajes con respecto a errores en el formato deben dirigirse a mmwrq@cdc.gov.

ARRIBA
window.CDC.Policy.External.init();