Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Actualización: Directrices provisionales para los proveedores de atención médica que tratan a mujeres embarazadas y a mujeres en edad reproductiva con una posible exposición al virus del Zika, Estados Unidos, 2016


Datos del artículo

Métricas alternativas:

Citas:

Vistas:  Las vistas equivalen a las vistas de páginas más las descargas de PDF

Detalles de la métrica

El 5 de febrero del 2016 se dio a conocer este informe en línea como un adelanto del MMWR.

Tenga en cuenta: Se publicaron directrices actualizadas. Para ver la actualización, haga clic aquí.

Titilope Oduyebo, MD1,2; Emily E. Petersen, MD2; Sonja A. Rasmussen, MD3; Paul S. Mead, MD4; Dana Meaney-Delman, MD5; Christina M. Renquist, MPH6; Sascha R. Ellington, MSPH2; Marc Fischer, MD4; J. Erin Staples, MD, PhD4; Ann M. Powers, PhD4; Julie Villanueva, PhD4; Romeo R. Galang, MD1,7; Ada Dieke, DrPH1,2; Jorge L. Muñoz, PhD4; Margaret A. Honein, PhD6; Denise J. Jamieson, MD2 (ver las afiliaciones de los autores)

Ver la referencia bibliográfica sugerida

Los CDC actualizaron sus directrices provisionales para proveedores de atención médica de los EE. UU. que atiendan a embarazadas durante un brote del virus del Zika (1). Las directrices actualizadas incluyen la nueva recomendación de ofrecer pruebas serológicas a las mujeres embarazadas asintomáticas (mujeres que no hayan reportado una enfermedad clínica que concuerde con la enfermedad por el virus del Zika) que hayan viajado a un área con transmisión actual del virus del Zika. La prueba se puede ofrecer de 2 a 12 semanas después de que la embarazada regrese del viaje. Esta actualización también amplía las directrices para mujeres que residen en áreas con transmisión actual del virus del Zika, e incluye recomendaciones para la evaluación, prueba y manejo de mujeres embarazadas y recomendaciones para asesorar a mujeres en edad reproductiva (15 a 44 años). Las mujeres embarazadas que residan en áreas con transmisión actual del virus del Zika están en riesgo de infección durante todo su embarazo. A las mujeres embarazadas con una enfermedad clínica que concuerde con la enfermedad por el virus del Zika* se les recomienda realizarse las pruebas durante la primera semana de la enfermedad. A las mujeres embarazadas asintomáticas que residan en áreas con transmisión actual del virus del Zika se les recomienda hacerse la prueba al inicio de la atención prenatal y hacerse una prueba de seguimiento a mediados del segundo trimestre. Los funcionarios de salud locales deben determinar cuándo implementar las pruebas en mujeres embarazadas asintomáticas con base en la información sobre los niveles de transmisión del virus del Zika y la capacidad del laboratorio. Los proveedores de atención médica deben hablar con las mujeres en edad reproductiva sobre su plan de vida reproductiva, incluida su intención de quedar embarazada y cuándo, en el contexto de los riesgos posibles relacionados con una infección por el virus del Zika.

El virus del Zika es transmitido principalmente por los mosquitos Aedes aegypti que se encuentran en gran parte el continente americano e incluso partes de los Estados Unidos (2,3). Estos mosquitos además pueden transmitir los virus del dengue y del chikunguña (4). El brote del virus del Zika continúa diseminándose (http://www.cdc.gov/zika/geo/index.html); se ha informado recientemente sobre una transmisión actual del virus del Zika en territorios de los EE. UU. La evidencia que sugiere una relación entre la infección por el virus del Zika y un mayor riesgo de sufrir microcefalia congénita y otras anormalidades del cerebro y la vista (5) impulsó a la Organización Mundial de la Salud a declarar el brote del virus del Zika como una emergencia de salud pública de interés internacional el 1 de febrero de 2016 (http://www.who.int/mediacentre/news/statements/2016/1st-emergency-committee-zika/en/).

Actualmente no hay ninguna vacuna o medicamento para prevenir la infección por el virus del Zika. Se debe informar a todas las personas que viajen a, o residan en, áreas con transmisión actual del virus del Zika que sigan estrictamente las medidas para evitar las picaduras de mosquitos dado el peligro de exposición a los virus del Zika, dengue y chikunguña (6). Los mosquitos vectores Aedes en general pican durante el día, por lo tanto es necesario protegerse de las picaduras de mosquitos durante todo el día (7). Para prevenir las picaduras de mosquitos se deben usar camisas de manga larga y pantalones largos, prendas tratadas con permetrina y repelentes de insectos registrados en la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos. Los repelentes de insectos que contengan ingredientes como DEET, picaridina e IR3535 se pueden usar en forma segura durante el embarazo si se siguen las instrucciones en la etiqueta del producto (6). Para prevenir la transmisión humano-mosquito-humano, las personas infectadas con los virus del Zika, dengue o chikunguña deben protegerse de la exposición a mosquitos durante la primera semana de la enfermedad. Para reducir la cantidad de mosquitos dentro y alrededor de la casa se puede vaciar el agua estancada en recipientes, instalar o reparar mosquiteros en puertas y ventanas y usar aire acondicionado, si se tuviera. Puede ver más información sobre la prevención de picaduras de mosquitos en línea (http://www.cdc.gov/features/stopmosquitoes/).

En este momento no hay ningún tratamiento antiviral disponible para la enfermedad por el virus del Zika; el tratamiento es de apoyo e incluye reposo, tomar líquido y medicamentos analgésicos y antipiréticos. Debe evitarse el uso de aspirinas y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroides hasta que se haya descartado una infección por el virus del dengue (8). La infección por el virus del dengue puede causar complicaciones graves, incluso hemorragias y la muerte, que se pueden reducir sustancialmente con una detección temprana y tratamiento de apoyo (4,8). Las mujeres embarazadas con fiebre deben tratarse con acetaminofeno (9).

Recomendaciones actualizadas para la evaluación de mujeres embarazadas que hayan viajado a áreas con transmisión actual del virus del Zika

Las recomendaciones para la evaluación del virus del Zika en mujeres embarazadas que presenten una enfermedad clínica que concuerde con la enfermedad por el virus del Zika durante o dentro de las 2 semanas después de haber viajado a áreas con transmisión actual del virus del Zika siguen siendo las mismas recomendaciones publicadas por los CDC el 19 de enero del 2016 (1). La prueba del virus del Zika de suero materno incluye una prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR, por sus siglas en inglés) para pacientes sintomáticas cuyos síntomas hayan aparecido en la semana previa. Se debe realizar una prueba de detección de anticuerpos neutralizantes y una prueba de inmunoglobulina M (IgM) en las muestras tomadas ≥4 días posteriores a la aparición de los síntomas (figura 1) (1,10).

Se pueden ofrecer pruebas serológicas para el virus del Zika a mujeres embarazadas asintomáticas que hayan viajado a un área con transmisión actual del virus del Zika (figura 1); no obstante, la interpretación de los resultados es compleja. Debido a la reactividad cruzada entre flavivirus relacionados, como el virus del dengue, de la fiebre amarilla y del Nilo Occidental, un resultado de IgM positivo puede ser difícil de interpretar. Se puede realizar una prueba de neutralización por reducción en placas (PRNT, por sus siglas en inglés) para medir los anticuerpos neutralizantes específicos del virus del Zika y otros flavivirus. En este momento los niveles de anticuerpos neutralizantes se pueden comparar entre flavivirus, pero estas pruebas también pueden ser difíciles de interpretar en personas que ya hayan estado infectadas o se hayan vacunados contra flavivirus. Sin embargo, un resultado de IgM negativo obtenido de 2 a 12 semanas después del viaje sugeriría que no hubo una infección reciente y se podría obviar la realización de ecografías en serie. Con base en la experiencia con otros flavivirus, se esperaría que los anticuerpos de IgM estén presentes al menos 2 semanas después de la exposición al virus y persistan por hasta 12 semanas (11-14). La información sobre el funcionamiento de las pruebas serológicas de personas asintomáticas es limitada; una prueba serológica con resultado negativo obtenido 2 a 12 semanas después del viaje no puede descartar definitivamente una infección por el virus del Zika. Teniendo en cuenta estos retos en la interpretación de los resultados de las pruebas serológicas, los proveedores de atención médica deben comunicarse con su departamento de salud estatal, local o territorial para solicitar asistencia con la realización de pruebas e interpretación de los resultados. Los CDC están trabajando con departamentos de salud y otras organizaciones para aumentar rápidamente la disponibilidad de las pruebas para el virus del Zika.

Directrices para mujeres embarazadas que residan en áreas con transmisión actual del virus del Zika

Las mujeres embarazadas que residan en áreas con transmisión actual del virus del Zika deben hacerse los análisis correspondientes para ver si tienen síntomas de la enfermedad por el virus del Zika. Las mujeres que informen enfermedades clínicas que concuerden con la enfermedad por el virus del Zika deben hacerse la prueba de RT-PCR en el suero recopilado dentro de los 7 días de la aparición de los síntomas. Como la viremia disminuye con el tiempo, una prueba de RT-PCR negativa en suero obtenido de 5 a 7 días después de la aparición de los síntomas no excluye una infección por el virus del Zika. Se debe hacer una prueba serológica. (http://www.aphl.org/Materials/CDCMemo_Zika_Chik_Deng_Testing_011916.pdf).

Es más probable que se obtenga un resultado de IgM falso positivo entre mujeres que residen en áreas con transmisión actual del virus del Zika que entre las personas que hayan viajado a una de ellas debido a una mayor probabilidad de exposición anterior a un flavivirus relacionado. Se puede ofrecer la realización de la prueba de IgM al inicio de la atención prenatal a las mujeres embarazadas que no reporten una enfermedad clínica que concuerde con la enfermedad por el virus del Zika. En el caso de mujeres con resultados de IgM negativos, se puede considerar la repetición de las pruebas a mediados del segundo trimestre dado el riesgo continuo de exposición al virus del Zika e infección durante todo el embarazo. (figura 2).

Las mujeres embarazadas cuyas pruebas de IgM del virus del Zika hayan dado resultados negativos deben recibir atención prenatal de rutina, la que incluye una evaluación de las fechas del embarazo y una ecografía a las 18-20 semanas de gestación para evaluar la anatomía del feto (15). La ecografía debe incluir una evaluación detenida del feto para detectar la presencia de anormalidades en el cerebro, como microcefalia y calcificaciones intracraneales. Dado que la microcefalia se detecta con mayor facilidad a finales del segundo y principios del tercer trimestre de embarazo (16), y debido a la continua posible exposición al virus del Zika, los proveedores de atención médica pueden considerar hacer otra ecografía del feto más adelante en el embarazo.

Si la ecografía prenatal muestra resultados de microcefalia o calcificaciones intracraneales en el feto, los proveedores de atención médica deberán repetir la prueba de IgM a la madre y considerar la realización de una amniocentesis, dependiendo de la edad gestacional. Se puede hacer una prueba de RT-PCR en el líquido amniótico para detectar el virus del Zika y tener la información para el manejo clínico (5). Según la experiencia con otras infecciones congénitas y una pequeña cantidad de infecciones por el virus del Zika fetales diagnosticadas antes del nacimiento (5,17), se puede hacer una amniocentesis para diagnosticar infecciones intrauterinas (18). Sin embargo, no se ha evaluado el rendimiento de una prueba de RT-PCR en líquido amniótico para detectar una infección por el virus del Zika. Es más, se desconoce el riesgo de microcefalia y otras anomalías cuando se detecta el ARN del virus del Zika en el líquido amniótico.

Debe considerarse la realización de ecografías fetales en serie para monitorear la anatomía y crecimiento fetal cada 3-4 semanas en mujeres embarazadas con resultados positivos o no concluyentes en la prueba del virus del Zika, y se recomienda su derivación a un especialista en medicina materno-fetal. Se recomiendan las siguientes pruebas al momento del parto: examen histopatológico de la placenta y el cordón umbilical, pruebas en tejido congelado de la placenta y del cordón para detectar el ARN del virus del Zika, y pruebas de suero del cordón (1,19). Hay directrices disponibles para bebés cuyas madres quizás estén infectadas con el virus del Zika (19). Si una mujer embarazada con la enfermedad por el virus del Zika pierde a su feto, debe hacerse una prueba de RT-PCR y tinción inmunohistoquímica en los tejidos fetales para detectar el virus del Zika, incluso en el cordón umbilical y la placenta (1).

Se puede producir la transmisión sexual del virus del Zika, pero son pocos los datos disponibles sobre el riesgo (20). El riesgo de transmisión sexual del virus del Zika puede eliminarse por medio de la abstinencia y se puede reducir con el uso correcto y constante de condones (21). Dados los riesgos potenciales de la infección materna por el virus del Zika, las mujeres embarazadas cuyas parejas de sexo masculino tengan o corran el riesgo de tener la infección por el virus del Zika deben considerar el uso de condones o abstenerse de tener relaciones sexuales (21). Se necesitan estudios adicionales para caracterizar el riesgo de transmisión sexual del virus del Zika; las recomendaciones se irán actualizando a medida que tengamos más información.

Consideraciones especiales para mujeres en edad reproductiva que residan en áreas con transmisión actual del virus del Zika

Los CDC recomiendan que los proveedores de atención médica hablen con las mujeres en edad reproductiva sobre su intención de quedar embarazadas y sus opciones reproductivas. La decisión en cuanto al momento de quedar embarazada es compleja y personal; hacer un plan de vida reproductiva puede resultar útil para tomar esta decisión (22). Durante las charlas sobre la intención y el momento de quedar embarazada, se debe considerar la edad, fertilidad y antecedentes reproductivos y médicos de la paciente, así como también los valores y preferencias de la mujer y su pareja. En el contexto de la transmisión actual del virus del Zika, el cuidado antes de la concepción debe incluir una conversación sobre los signos y síntomas y sobre los riesgos posibles relacionados con una infección por el virus del Zika.

Los proveedores de atención médica deben hablar sobre las estrategias para evitar un embarazo no planeado con sus pacientes que no quieran quedar embarazadas; estas estrategias deben incluir asesoramiento sobre planificación familiar y el uso de métodos anticonceptivos. Al elegir un método anticonceptivo se debe tener en cuenta su seguridad, eficacia, disponibilidad y aceptabilidad (23). Cada año, aproximadamente la mitad de los embarazos en EE. UU. son no planeados (24); se debe recomendar a las pacientes el uso del método anticonceptivo más eficaz que se pueda usar correcta y consistentemente. Para las mujeres que deseen un método anticonceptivo altamente eficaz, quizás la mejor opción sean los anticonceptivos reversibles de acción prolongada, que incluyen implantes anticonceptivos y dispositivos intrauterinos (http://www.cdc.gov/reproductivehealth/UnintendedPregnancy/PDF/Contraceptive_methods_508.pdf). Al elegir un método anticonceptivo también se debe considerar el riesgo de infecciones de transmisión sexual; el uso correcto y consistente de condones reduce el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual.

Debe hacerse hincapié en las estrategias para prevenir las picaduras de mosquitos para las mujeres que quieran quedar embarazadas y vivan en áreas con transmisión actual del virus del Zika. Estas estrategias, que incluyen usar pantalones largos y camisas de manga larga, usar repelentes de insectos aprobados por la FDA, asegurarse de que las puertas y ventanas tengan mosquiteros y quedarse en lugares que tengan aire acondicionado dentro de lo posible, pueden reducir el riesgo de contraer una infección por el virus del Zika y otras enfermedades transmitidas por vectores. Durante las consultas antes de la concepción, el médico debe hablar sobre los riesgos posibles de infección por el virus del Zika adquirida durante el embarazo.

Se les debería aconsejar a las mujeres en edad reproductiva con infección por el virus del Zika actual o previa confirmada por laboratorio que no hay evidencia de que la infección previa por el virus del Zika presente riesgos de defectos de nacimiento en futuros embarazos (7). Esto es porque se prevé que la viremia dure aproximadamente 1 semana en los pacientes con enfermedad clínica (2,25). En este momento no hay ninguna evidencia que sugiera que un feto concebido después de la desaparición de la viremia materna esté en riesgo de contraer infección fetal (7).


Autor responsable de la correspondencia: Denise Jamieson, eocbirthdef@cdc.gov, 770-488-6377.

1Servicio de Inteligencia Epidemiológica, CDC; 2División de Salud Reproductiva, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y la Promoción de la Salud, CDC; 3División de Difusión de Información de Salud Pública, Centro de Vigilancia, Epidemiología y Servicios de Laboratorio, CDC; 4Subdivisión de Enfermedades Arbovirales, Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas, CDC; 5Oficina del Director, Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas, CDC; 6División de Defectos Congénitos y Discapacidades del Desarrollo, Centro Nacional de Defectos Congénitos y Discapacidades del Desarrollo, CDC; 7División de Prevención del VIH/Sida, Centro Nacional de Prevención de VIH/Sida, Hepatitis Viral, ETS y Tuberculosis, CDC.

Referencias

  1. Petersen EE, Staples JE, Meaney-Delman D, et al. Interim guidelines for pregnant women during a Zika virus outbreak-United States, 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016;65:30-3. CrossRef PubMed
  2. Hayes EB. Zika virus outside Africa. Emerg Infect Dis 2009;15:1347-50. CrossRef PubMed
  3. CDC. Virus chikunguña. Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., CDC; 2015. http://www.cdc.gov/chikungunya/hc/clinicalevaluation.html.
  4. Organización Mundial de la Salud. Dengue: guidelines for diagnosis, treatment, prevention and control. Ginebra, Suiza: Organización Mundial de la Salud; 2009. http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/44188/1/9789241547871_eng.pdf.
  5. Oliveira Melo AS, Malinger G, Ximenes R, Szejnfeld PO, Alves Sampaio S, Bispo de Filippis AM. Zika virus intrauterine infection causes fetal brain abnormality and microcephaly: tip of the iceberg? Ultrasound Obstet Gynecol 2016;47:6-7. CrossRef PubMed
  6. CDC. Virus del Nilo Occidental: uso y seguridad de los repelentes de insectos. Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., CDC; 2015. http://www.cdc.gov/westnile/faq/repellent.html.
  7. CDC. Zika virus. Atlanta, GA: US Department of Health and Human Services, CDC; 2015. http://www.cdc.gov/zika/index.html.
  8. CDC. Dengue virus. Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., CDC; 2009. http://www.cdc.gov/Dengue/.
  9. Rasmussen SA, Kissin DM, Yeung LF, et al. ; Pandemic Influenza and Pregnancy Working Group. Preparing for influenza after 2009 H1N1: special considerations for pregnant women and newborns. Am J Obstet Gynecol 2011;204(Suppl 1):S13-20. CrossRef PubMed
  10. División de Enfermedades Transmitidas por Vectores. Divisiones de Enfermedades Arbovirales y Dengue. Updated diagnostic testing for Zika, chikungunya, and dengue viruses in US Public Health Laboratories. Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., CDC; 2016. http://www.aphl.org/Materials/CDCMemo_Zika_Chik_Deng_Testing_011916.pdf.
  11. Babaliche P, Doshi D. Catching dengue early: clinical features and laboratory markers of dengue virus infection. J Assoc Physicians India 2015;63:38-41. PubMed
  12. Wahala WMPB, de Silva AM. The human antibody response to dengue virus infection. Viruses 2011;3:2374-95. CrossRef PubMed
  13. Gibney KB, Edupuganti S, Panella AJ, et al. Detection of anti-yellow fever virus immunoglobulin m antibodies at 3-4 years following yellow fever vaccination. Am J Trop Med Hyg 2012;87:1112-5. CrossRef PubMed
  14. Roehrig JT, Nash D, Maldin B, et al. Persistence of virus-reactive serum immunoglobulin m antibody in confirmed west nile virus encephalitis cases. Emerg Infect Dis 2003;9:376-9. CrossRef PubMed
  15. American Academy of Pediatrics/American College of Obstetricians and Gynecologists. Guidelines for perinatal care. 7th ed. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics/American College of Obstetricians and Gynecologists; 2012.
  16. Bromley B, Benacerraf BR. Difficulties in the prenatal diagnosis of microcephaly. J Ultrasound Med 1995;14:303-6. PubMed
  17. Colegio Estadounidense de Obstetricia y Ginecología. Practice bulletin no. 151: Cytomegalovirus, parvovirus B19, varicella zoster, and toxoplasmosis in pregnancy. Obstet Gynecol 2015;125:1510-25. CrossRef PubMed
  18. Picone O, Costa JM, Leruez-Ville M, Ernault P, Olivi M, Ville Y. Cytomegalovirus (CMV) glycoprotein B genotype and CMV DNA load in the amniotic fluid of infected fetuses. Prenat Diagn 2004;24:1001-6. CrossRef PubMed
  19. Staples JE, Dziuban EJ, Fischer M, et al. Interim guidelines for the evaluation and testing of infants with possible congenital Zika virus infection-United States, 2016. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2016;65:63-7. CrossRef PubMed
  20. Foy BD, Kobylinski KC, Foy JLC, et al. Probable non-vector-borne transmission of Zika virus, Colorado, USA. Emerg Infect Dis 2011;17:880-2. CrossRef PubMed
  21. Oster AM, Brooks JT, Stryker JE, et al. Interim guidelines for prevention of sexual transmission of Zika virus-United States, 2016. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2015;65(5).
  22. CDC. Herramienta para plan de vida reproductiva para profesionales de la salud. Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., CDC; 2014. http://www.cdc.gov/preconception/rlptool.html.
  23. División de Salud Reproductiva. Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas. U.S. Selected Practice Recommendations for Contraceptive Use, 2013: adapted from the World Health Organization selected practice recommendations for contraceptive use, 2nd edition. Informe de rec. del MMWR 2013;62(RR-05).
  24. Finer LB, Zolna MR. Shifts in intended and unintended pregnancies in the United States, 2001-2008. Am J Public Health 2014;104(Suppl 1):S43-8. CrossRef PubMed
  25. Lanciotti RS, Kosoy OL, Laven JJ, et al. Genetic and serologic properties of Zika virus associated with an epidemic, Yap State, Micronesia, 2007. Emerg Infect Dis 2008;14:1232-9. CrossRef PubMed

* Una enfermedad clínica que concuerde con la enfermedad por el virus del Zika se define como dos o más de los siguientes signos y síntomas: aparición repentina de fiebre, sarpullido maculopapular, artralgia o conjuntivitis.

Volver al textoFIGURA 1. Directrices provisionales actualizadas: Algoritmo de pruebas*,†,§,¶,** para una mujer embarazada que haya viajado a un área con transmisión actual del virus del Zika
La figura arriba es un diagrama de flujo que muestra las directrices provisionales actualizadas para un algoritmo de prueba para una mujer embarazada que haya viajado a un área con trasmisión actual del virus del Zika.

* Las pruebas se recomiendan para mujeres embarazadas con una enfermedad clínica que concuerde con la enfermedad por el virus del Zika, que incluye dos o más de los siguientes signos y síntomas: aparición repentina de fiebre, sarpullido maculopapular, artralgia o conjuntivitis durante o dentro de las 2 semanas de haber viajado. Las pruebas para la detección del virus del Zika incluyen una prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR), una prueba de inmunoglobulina M (IgM) del virus del Zika y una prueba para la detección de anticuerpos neutralizantes en muestras de suero. (http://www.aphl.org/Materials/CDCMemo_Zika_Chik_Deng_Testing_011916.pdf). Dada la superposición de los síntomas y de las áreas endémicas con otras enfermedades virales, también es recomendable realizar pruebas para la detección de una infección por el virus del dengue o del chikunguña.

La prueba se puede ofrecer a mujeres embarazadas sin una enfermedad clínica que concuerde con la enfermedad por el virus del Zika. En caso de realizarse, la prueba debe incluir IgM del virus del Zika, y si esta resultara positiva o indeterminada, anticuerpos neutralizantes en muestras de suero. Las pruebas deben realizarse 2-12 semanas después del viaje.

§ Pruebas de laboratorio de infección materna por el virus del Zika : 1) se detecta el ARN del virus del Zika por medio de una RT-PCR en cualquier espécimen clínico; o 2) IgM del virus del Zika positivo con valores de anticuerpos neutralizantes confirmatorios que sean =4 veces más altos que los valores de anticuerpos neutralizantes del virus del dengue en suero. Las pruebas se consideran no concluyentes si los valores de anticuerpos neutralizantes del virus del Zika fueran <;4 veces más altos que los valores de anticuerpos neutralizantes del virus del dengue.

Es posible que las ecografías fetales no detecten la microcefalia o calcificaciones intracraneales hasta finales del segundo o principios del tercer trimestre de embarazo.

** No se recomienda hacer una amniocentesis hasta después de las 15 semanas de gestación. Debe examinarse el líquido amniótico por medio de una RT-PCR para detectar el ARN del virus del Zika. Se desconoce la sensibilidad y especificidad de las pruebas de RT-PCR en el líquido amniótico.

Volver al textoFIGURA 2. Directrices provisionales: Algoritmo de pruebas*,†,§,¶,** para una mujer embarazada que resida en un área con transmisión actual del virus del Zika,†† con o sin enfermedad clínica que concuerde con la enfermedad por el virus del Zika§§
La figura arriba es un diagrama de flujo que muestra las directrices provisionales para un algoritmo de prueba para una mujer embarazada que resida en un área con trasmisión actual del virus del Zika, con o sin enfermedad clínica consistente con la enfermedad por el virus del Zika.

* Las pruebas para mujeres embarazadas con una enfermedad clínica que concuerde con la enfermedad por el virus del Zika incluyen una prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR), una prueba de inmunoglobulina M (IgM) del virus del Zika y una prueba para la detección de anticuerpos neutralizantes en muestras de suero. (http://www.aphl.org/Materials/CDCMemo_Zika_Chik_Deng_Testing_011916.pdf). Dada la superposición de los síntomas y de las áreas endémicas con otras enfermedades virales, también es recomendable realizar pruebas para la detección de una infección por el virus del dengue o del chikunguña. Si se detecta el ARN del virus del dengue o chikunguña, debe tratarse conforme a las directrices existentes. La detección a tiempo y un tratamiento de apoyo para las infecciones por el virus del dengue pueden disminuir significativamente el riesgo de presentar complicaciones médicas e incluso la muerte. Se recomienda repetir las pruebas de detección del virus del Zika si se presenta alguna enfermedad clínica que concuerde con la enfermedad por el virus del Zika más adelante durante el embarazo.

La prueba se puede ofrecer a mujeres embarazadas sin una enfermedad clínica que concuerde con la enfermedad por el virus del Zika. En caso de realizarse, la prueba debe incluir IgM del virus del Zika, y si esta resultara positiva o indeterminada, anticuerpos neutralizantes en muestras de suero. Los resultados de las pruebas serológicas son difíciles de interpretar en áreas donde los residentes hayan tenido una exposición previa a otros flavivirus (como por ejemplo, dengue o fiebre amarilla).

§ Pruebas de laboratorio de infección materna por el virus del Zika : 1) se detecta el ARN del virus del Zika por medio de una RT-PCR en cualquier espécimen clínico; o 2) IgM del virus del Zika positivo con valores de anticuerpos neutralizantes confirmatorios que sean =4 veces más altos que los valores de anticuerpos neutralizantes del virus del dengue en suero. Las pruebas se consideran no concluyentes si los valores de anticuerpos neutralizantes del virus del Zika fueran <4 veces más altos que los valores de anticuerpos neutralizantes del virus del dengue.

No se recomienda hacer una amniocentesis hasta después de las 15 semanas de gestación. Debe examinarse el líquido amniótico por medio de una RT-PCR para detectar el ARN del virus del Zika. Se desconoce la sensibilidad y especificidad de las pruebas de RT-PCR en el líquido amniótico.

** Es posible que las ecografías fetales no detecten la microcefalia o calcificaciones intracraneales hasta finales del segundo o principios del tercer trimestre de embarazo.

†† Los funcionarios de salud locales deben determinar cuándo implementar las pruebas en mujeres embarazadas asintomáticas con base en la información sobre los niveles de transmisión del virus del Zika y la capacidad del laboratorio.

§§ Una enfermedad clínica consistente con la enfermedad por el virus del Zika se define como dos o más de los siguientes signos y síntomas: aparición repentina de fiebre, sarpullido maculopapular, artralgia o conjuntivitis.

Citación sugerida para este artículo: Oduyebo T, Petersen EE, Rasmussen SA, et al. Update: Interim Guidelines for Health Care Providers Caring for Pregnant Women and Women of Reproductive Age with Possible Zika Virus Exposure - United States, 2016. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2016;65:122–127. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6505e2.

El uso de nombres de marcas y fuentes comerciales se utiliza solamente para efectos de identificación y no constituye aval alguno por parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.
Las referencias de sitios en Internet que no son de los CDC se ofrecen como un servicio a los lectores del MMWR y no constituyen ni implican el aval de estas organizaciones o sus programas por parte de los CDC o del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. Los CDC no son responsables por el contenido de las páginas de estos sitios. Las direcciones URL enumeradas en el MMWR estaban actualizadas hasta la fecha de la publicación.

Todas las versiones HTML de los artículos del MMWR son generadas de pruebas finales a través de procesos automatizados. Esta conversión podría resultar en la traducción de caracteres o errores de formato en la versión HTML. Los usuarios deben remitirse a la versión en PDF (https://www.cdc.gov/mmwr) o a la copia original en papel del MMWR para obtener versiones para imprimir del texto, las cifras y las tablas oficiales.

Las preguntas o mensajes con respecto a errores en el formato deben dirigirse a mmwrq@cdc.gov.

ARRIBA
window.CDC.Policy.External.init();