Sistema de vigilancia de la influenza de los EE. UU.: propósito y métodos

La División de Influenza de los CDC recopilan, reúnen y analizan información sobre la actividad de la influenza durante todo el año en los Estados Unidos. FluView, un informe semanal sobre la vigilancia de la influenza, y  FluView Interactive, una aplicación en línea que permite un análisis más profundo de los datos de vigilancia de la influenza, se actualizan cada semana. Los datos presentados cada semana son preliminares y pueden cambiar a medida que se reciba más información.

El sistema de vigilancia de la influenza de los EE. UU. es un esfuerzo cooperativo entre los CDC y muchos de sus socios en los departamentos de salud estatales, locales y territoriales; laboratorios clínicos y de salud pública; oficinas de estadísticas demográficas; proveedores de atención médica; clínicas y departamentos de emergencia. La información en las cinco categorías es recogida de ocho fuentes para:

  • Descubrir cuándo y dónde se produce la actividad de la influenza;
  • Determinar qué virus de la influenza están circulando;
  • Detectar cambios en los virus de la influenza; y
  • Medir el impacto que está teniendo la influenza en casos de enfermedad en pacientes ambulatorios, hospitalizaciones y muertes.

Es importante mantener un sistema integral de vigilancia de la influenza por varias razones: 

  • Los virus de la influenza cambian constantemente (lo que se denomina variación antigénica) y, por lo tanto, se necesita una permanente recopilación de datos y caracterización de los virus;
  • Los virus de la influenza también pueden sufrir un cambio grande y abrupto (lo que se denomina variación antigénica mayor) que da lugar a un virus diferente a los virus de la influenza que están en circulación actualmente; la vigilancia de los virus detectará estos cambios e informará la respuesta de salud pública;
  • Las vacunas deben ser administradas cada año y se actualizan de manera regular de acuerdo con los hallazgos de la vigilancia;
  • El tratamiento para la influenza responde a los lineamientos de la vigilancia de los laboratorios sobre la resistencia antiviral; y
  • La vigilancia de la influenza y los estudios de investigación específicos se utilizan para monitorear el impacto de la influenza sobre diferentes segmentos de la población (p. ej., grupos etarios, afecciones médicas subyacentes).

Componentes del sistema de vigilancia

1. Vigilancia virológica

Sistema de laboratorios estadounidenses que colaboran con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el  Sistema Nacional de Vigilancia de Virus Respiratorios y Entéricos (NREVSS, por sus siglas en inglés). Aproximadamente 100 laboratorios de salud pública y más de 300 laboratorios clínicos ubicados en los 50 estados, Puerto Rico, Guam y el Distrito de Columbia participan en la vigilancia virológica de la influenza, ya sea a través del Sistema de laboratorios estadounidenses que colaboran con la OMS o el NREVSS.  Las prácticas utilizadas en las pruebas para detectar la influenza difieren entre los laboratorios de salud pública y los laboratorios clínicos, y ambas fuentes brindan información valiosa para monitorear la actividad de la influenza.   Los laboratorios clínicos analizan muestras respiratorias con fines de diagnóstico principalmente y los datos suministrados por estos laboratorios brindan información útil en cuanto al momento y la intensidad de la actividad de la influenza.  Los laboratorios de salud pública someten a prueba los especímenes con fines de vigilancia principalmente para saber qué tipos, subtipos y linajes de virus de la influenza están en circulación y qué grupos etarios se ven afectados.

Los laboratorios clínicos y de salud pública reportan cada semana a los CDC la cantidad total de especímenes respiratorios sometida a prueba para detectar la influenza y la cantidad de especímenes respiratorios que dio positivo para los virus de la influenza, junto con datos como la edad o el grupo etario de la persona, si están disponible.  Los datos de los laboratorios clínicos incluyen el número total de muestras analizadas, el número de muestras que dieron positivo para la influenza y el porcentaje con resultado positivo desglosado por tipo de virus de influenza.  Los datos proporcionados por los laboratorios de salud pública incluyen la cantidad total de especímenes analizados por semana y la cantidad de especímenes que dieron positivo por tipo de virus de la influenza y subtipo/linaje.  Para poder obtener suficientes especímenes de manera eficiente, los laboratorios de salud pública a menudo reciben muestras que ya han sido analizadas en un laboratorio clínico y que dieron positivo para el virus de la influenza.  Como consecuencia, resulta menos útil el monitoreo del porcentaje de muestras que dieron positivo para la influenza en un laboratorio de salud pública (es decir, se espera un porcentaje positivo más alto). Para poder usar cada fuente de datos de la manera más adecuada y evitar duplicar la información, los informes de los laboratorios de salud pública y los laboratorios clínicos se han presentado por separado en  FluView y FluView Interactive.

La distribución etaria de especímenes que dieron positivo para la influenza según reportaron los laboratorios de salud pública se puede visualizar en  FluView Interactive.  La cantidad y proporción de especímenes que dieron positivo para el virus de la influenza en cuanto al subtipo de influenza A y linaje del virus de influenza B se presentan semanalmente por grupo etario (0-4 años, 5-24 años, 25-64 años y ≥ de 65 años) y se brindan los totales acumulativos para la temporada.

Hay más datos disponibles de temporadas anteriores y de la temporada actual y por ubicación geográfica (a nivel nacional, regional del Departamento de Salud y Servicios Humanos [HHS] y estatal) en FluView Interactive.

Caracterización del virus. La mayoría de los virus de EE. UU. presentados para la caracterización del virus provienen de laboratorios de salud pública locales y estatales. Debido a las consideraciones del plan de acción de reestructuración Right Size Roadmapícono de sitio externo , las directrices de presentación de los especímenes para los laboratorios de salud pública para la temporada 2019-2020 indican que, cuando sea posible, se presenten semana de por medio, 2 virus de influenza A(H1N1)pdm09, 3 virus de influenza A(H3N2) y 2 virus de influenza. De este modo, la cantidad de tipos y subtipos de cada virus caracterizado debería ser más equilibrada para todos los subtipos/linajes, pero no reflejará la proporción real de los virus en circulación. El objetivo de la caracterización antigénica  y genética  es comparar el grado de similitud que existe entre los virus de la influenza actualmente en circulación y los virus de referencia que representan a los virus incluidos en las vacunas contra la influenza actuales y monitorear los cambios que se observan en los virus de la influenza en circulación en los seres humanos. Para la caracterización genética, todas las muestras de vigilancia positivas para la influenza recibidas en los CDC son sometidas a un proceso de secuenciación de última generación a fin de determinar la identidad genética de los virus de influenza en circulación y para monitorear la trayectoria evolutiva de los virus que circulan en nuestra población. Los segmentos de genes del virus son clasificados en clados y subclados genéticos según el análisis filogenético. No obstante, los cambios genéticos que clasifican los clados/subclados no siempre generan cambios genéticos. La "variación antigénica" es un término utilizado para describir el cambio antigénico gradual que se produce cuando los virus cambian para evitar la presión inmunitaria. La variación antigénica se evalúa mediante la inhibición y/o neutralización de la hemaglutinación de acuerdo con los ensayos de reducción de foco para comparar las propiedades antigénicas de los virus de referencia propagados en cultivo celular que representan los componentes de las vacunas recomendadas en la actualidad con los virus en circulación propagados en cultivo celular.

Los CDC también ponen a prueba un subgrupo de virus de influenza, recogidos por los laboratorios de salud pública  para comprobar la susceptibilidad a los antivirales inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir, zanamivir y peramivir) y el inhibidor de la endonucleasa dependiente de la cápsula de PA (baloxavir). La susceptibilidad a los inhibidores de la neuraminidasa se evalúa mediante un análisis de secuenciación de última generación y/o un ensayo funcional. Las secuencias de neuraminidasa de los virus son analizadas para detectar la presencia de sustituciones de los aminoácidos, que se asoció anteriormente a una inhibición reducida o altamente reducida por cualquiera de los tres inhibidores de la neuraminidasaícono de pdfícono de sitio externo. Además, un subgrupo de virus se somete a prueba  a través de un ensayo de inhibición de la neuraminidasa con tres inhibidores de la neuraminidasa. El nivel de la inhibición de la actividad de la neuraminidasa se reporta a través de los umbrales recomendados por un Grupo de trabajo de expertos de la Organización Mundial de la Salud del Sistemas de respuesta y vigilancia de la influenza a nivel mundial (GISRS, por sus siglas en inglés)ícono de pdfícono de sitio externo. Estas muestras se obtienen de manera rutinaria para la vigilancia más que para la prueba de diagnóstico de los pacientes que se sospecha tienen un virus con resistencia antiviral. La susceptibilidad al baloxavir se evalúa mediante un análisis de secuenciación de última generación para identificar cambios de la proteína PA anteriormente asociados a una menor susceptibilidad a esta medicación; un subgrupo de virus representativos también es sometido a pruebas fenotípicas a través de una prueba de neutralización con base en imágenes de alto contenido (HINT, por sus siglas en inglés). 

Los resultados de la caracterización antigénica y genética y la prueba de susceptibilidad antiviral están presentes en las secciones de resistencia antiviral y caracterización del virus del informe FluView.

Vigilancia de nuevos virus de influenza A. En el 2007, las infecciones en seres humanos por un nuevo virus de influenza A se convirtieron en una condición de notificación obligatoria a nivel nacional. Las infecciones con el nuevo virus influenza A incluyen todas las infecciones humanas con el virus de influenza A que son diferentes de los virus de influenza estacional humana H1 y H3 que circulan actualmente. Estos virus incluyen aquellos que se clasifican en un subtipo como no humanos en su origen y aquellos que no se pueden clasificar en subtipos con los reactivos y métodos estándares de laboratorio.  La detección temprana y el reporte de infecciones en humanos por nuevos virus de influenza A –virus para los que hay inmunidad preexistente reducida o nula– son importantes para generar la concientización y caracterización rápidas de virus de influenza A con potencial pandémico, y así acelerar la implementación de respuestas de salud pública para limitar la transmisión y el impacto de estos virus.

En FluView se reportan los casos recientes de infecciones en humanos por nuevos virus de influenza A e información adicional, como el conteo de casos por ubicación geográfica, el subtipo de virus y el año calendario, que están disponibles en FluView Interactive.

2. Vigilancia de enfermedades en pacientes ambulatorios

La información sobre las consultas de pacientes ambulatorios a los proveedores de atención médica por enfermedades similares a la influenza se recopila a través de la  Red de Vigilancia de Enfermedades Similares a la Influenza en Pacientes Ambulatorios de EE. UU. (ILINet). ILINet cuenta con proveedores de atención médica ambulatoria en los 50 estados, Puerto Rico, el Distrito de Columbia y las Islas Vírgenes de los EE. UU. que reportan aproximadamente 60 millones de consultas de pacientes durante la temporada 2018-19. Cada semana, aproximadamente 2 600 proveedores de atención médica ambulatoria de todo el país reportan a los CDC la cantidad total de pacientes que realizaron consultas por cualquier motivo y la cantidad de esos pacientes que tenían enfermedades similares a la influenza (ILI, por sus siglas en inglés) clasificados según el grupo etario (0-4 años, 5-24 años, 25-49 años, 50-64 años y ≥ de 65 años). Para este sistema, ILI se define como fiebre (temperatura corporal de  100 °F [37.8 °C] o más) y tos y/o dolor de garganta sin una causa conocida aparte de la influenza. Los sitios con registros de salud electrónicos utilizan una definición equivalente a la determinada por las autoridades de salud pública. 

Hay más datos disponibles sobre consultas médicas por ILI durante temporadas anteriores y la temporada actual y por ubicación geográfica (a nivel nacional, estatal y de la región del HHS) en FluView Interactive.

El porcentaje a nivel nacional de consultas de pacientes a proveedores de atención médica reportado semanalmente por ILI se calcula al combinar datos específicos de cada estado y se promedia según la población estatal. Este porcentaje se compara todas las semanas con el nivel de referencia nacional del 2,4 % para la temporada de influenza 2019-2020. Este nivel de referencia se desarrolla al calcular el porcentaje promedio de consultas de pacientes por ILI durante las semanas sin influenza para las tres temporadas previas, más dos desviaciones estándar. Una semana sin influenza se define como periodos de dos o más semanas consecutivas en las que se registre menos del 2 % por semana del total de especímenes de la temporada que hayan dado positivo para la influenza en laboratorios de salud pública.  Debido a la amplia variabilidad de los datos a nivel regional, no es adecuado aplicar el nivel de referencia nacional a los datos regionales; por ende, se calculan niveles de referencia regionales utilizando la misma metodología.

Los niveles de referencia regional para la influenza de la temporada 2019-2020 son:

Región 1 - 1,9 %
Connecticut, Maine, Massachusetts, Nuevo Hampshire, Rhode Island y Vermont

Región 2 - 3,2 %
Nueva Jersey, Nueva York, Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los EE. UU.

Región 3 - 1,9 %
Delaware, Distrito de Columbia, Maryland, Pensilvania, Virginia y Virginia Occidental

Región 4 - 2,4 %
Alabama, Florida, Georgia, Kentucky, Misisipi, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Tennessee

Región 5 - 1,9 %
Illinois, Indiana, Michigan, Minesota, Ohio y Wisconsin

Región 6 - 3,8 %
Arkansas, Luisiana, Nuevo México, Oklahoma y Texas

Región 7 - 1,7 %
Iowa, Kansas, Misuri y Nebraska

Región 8 - 2,7 %
Colorado, Montana, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Utah y Wyoming

Región 9 - 2,4 %
Arizona, California, Hawái y Nevada

Región 10 - 1,5 %
Alaska, Idaho, Oregón y Washington

Mapa indicador de la actividad de ILI: los datos recopilados en ILINet también se utilizan para medir la actividad de ILI en los 50 estados, Puerto Rico, el Distrito de Columbia y la Ciudad de Nueva York. Los niveles de actividad tienen base en el porcentaje de consultas ambulatorias por ILI en una jurisdicción y se los compara con el porcentaje promedio de consultas por ILI que se produce durante las semanas con poca circulación o sin circulación de virus de influenza (es decir, semanas sin influenza) en dicha jurisdicción.  La cantidad de sitios que reportan cada semana es variable; por consiguiente, los niveles de referencia se ajustan cada semana según qué sitios dentro de cada jurisdicción proporcionan datos. Para realizar este ajuste, se calculan índices de los niveles de referencia a nivel de proveedores para aquellos que tienen un historial de informes suficiente.   A aquellos proveedores que no tienen suficiente historial de informes se les asigna un índice de nivel de referencia de acuerdo a su tipo de práctica.   El nivel de referencia por jurisdicción entonces se calcula según el promedio de la suma de los índices del nivel de referencia de cada proveedor contribuyente. 

Los niveles de actividad comparan el porcentaje promedio reportado de consultas por ILI para la semana en curso, con el porcentaje promedio reportado de consultas por ILI para las semanas sin influenza.  Los 10 niveles de actividad corresponden a la cantidad de desviaciones estándar por debajo, por encima o iguales al promedio para la semana en curso en comparación con el promedio para las semanas sin influenza.  Existen 10 niveles de actividad y se clasifican como: mínimos (niveles 1-3), bajos (niveles 4-5), moderados (niveles 6-7) y altos (niveles 8-10).   Un nivel de actividad 1 corresponde a valores que se encuentran por debajo del promedio, el nivel 2 corresponde a un porcentaje de ILI menor que 1 desviación estándar sobre el promedio, el nivel 3 corresponde a un porcentaje de ILI de más de 1, pero menos de 2 desviaciones estándares sobre el promedio, y así sucesivamente, con un nivel de actividad 10 que corresponde a un porcentaje de ILI de 8 o más desviaciones estándares sobre el promedio.

El mapa indicador de la actividad de ILI muestra los niveles de actividad de ILI, no el grado de propagación geográfica de la influenza dentro de una jurisdicción. Por lo tanto, los brotes que se produzcan en una sola ciudad pueden hacer que el estado muestre altos niveles de actividad. Además, la información recopilada por ILINet puede representar a ciertas poblaciones dentro de un estado de manera desproporcionada y, por lo tanto, es posible que no describa con exactitud el panorama completo de la actividad de la influenza para todo el estado. Las diferencias en la información presentada aquí por los CDC y de forma independiente por algunos departamentos de salud del estado probablemente representan distintos niveles de completitud en la información; la información presentada por el estado probablemente sea la más completa.

El mapa indicador de la actividad de ILI muestra los niveles de actividad específicos de cada estado durante varias temporadas y autoriza una representación visual de la actividad relativa de estado a estado.  Más información disponible en FluView Interactive.

3. Resumen de la diseminación geográfica de la influenza 

Los departamentos de salud estatales y territoriales reportan el nivel estimado de propagación geográfica de la actividad de la influenza en sus jurisdicciones semanalmente a través del Informe de epidemiólogos estatales y territoriales. Este nivel no mide la gravedad de la actividad de la influenza; los bajos niveles de actividad de la influenza que ocurren en una jurisdicción podrían dar lugar a una clasificación “generalizada”.  Las jurisdicciones clasifican la propagación geográfica de la siguiente manera:

  • Sin actividad: no hay casos de influenza confirmados por laboratorio y no se registra un aumento en el número de casos de ILI.
  • Esporádica: se ha reportado un número reducido de casos de influenza confirmados por laboratorio, o un único brote de influenza confirmado por laboratorio, pero no se produce un aumento en los casos de ILI.​​​​​​​
  • Local: se han reportado brotes de influenza o un aumento en los casos de ILI, y casos de influenza recientemente confirmados por laboratorio en una sola región del estado.
  • Regional: brotes de influenza o un aumento de casos de ILI, y casos de influenza recientemente confirmados por laboratorio en al menos dos, pero en menos de la mitad, de las regiones del estado con pruebas de laboratorio recientes positivas para la influenza en esas regiones.
  • Generalizada:  brotes de influenza o un aumento de los casos de ILI y casos de influenza recientemente confirmados por laboratorio en al menos la mitad de las regiones del estado con pruebas de laboratorio recientes positivas para la influenza en el estado.

Hay más datos disponibles que muestran la actividad de la influenza reportada por epidemiólogos estatales y territoriales durante las temporadas anteriores y la temporada actual en FluView Interactive.

4. Vigilancia de hospitalizaciones

Las hospitalizaciones de niños y adultos asociadas a la influenza confirmada por laboratorio se monitorean mediante la Red de Vigilancia de Hospitalizaciones por Influenza (FluSurv-NET). FluSurv-NET lleva adelante tareas de vigilancia basadas en la población para detectar hospitalizaciones relacionadas con la influenza confirmada por laboratorio de niños menores de 18 años (desde la temporada de influenza 2003-2004) y adultos (desde la temporada de influenza 2005-2006). La red incluye más de 70 condados en los 10 estados del Programa de infecciones emergentes (EIP, por sus siglas en inglés) (CA, CO, CT, GA, MD, MN, NM, NY, OR y TN) y estados adicionales del Proyecto de vigilancia de hospitalizaciones por influenza (IHSP, por sus siglas en inglés). El IHSP comenzó durante la temporada 2009-2010 a fin de mejorar la vigilancia durante la pandemia de 2009 H1N1. Los sitios del IHSP incluyeron IA, ID, MI, OK y SD durante la temporada 2009-2010; ID, MI, OH, OK, RI y UT durante la temporada 2010-2011; MI, OH, RI y UT durante la temporada 2011-2012; IA, MI, OH, RI y UT durante la temporada 2012-2013; y MI, OH y UT durante las temporadas 2013-2014 a 2019-20.

Los casos se identifican al revisar bases de datos de laboratorios hospitalarios y admisiones hospitalarias y registros de control de infecciones de pacientes hospitalizados durante la temporada de influenza con pruebas positivas documentadas para la influenza (es decir, cultivo viral, ensayos directos/indirectos de anticuerpos fluorescentes (DFA/IFA), prueba de diagnóstico rápido de la influenza (RIDT), o ensayos moleculares entre los que se incluye la reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR). Los datos reunidos se utilizan para calcular los índices semanales de hospitalizaciones según la edad y describir las características de las personas hospitalizadas con la enfermedad de la influenza. Es posible que los índices obtenidos estén por debajo de los casos reales ya que pueden pasarse por alto hospitalizaciones relacionadas con la influenza si no se realizaron pruebas.

Las historias clínicas de los pacientes son analizadas para determinar si alguna de las siguientes categorías de afecciones de alto riesgo son registradas en la historia clínica al momento de la hospitalización:

  • Asma/enfermedad reactiva de las vías respiratorias;
  • Trastornos de la sangre/hemoglobinopatía;
  • Enfermedad cardiovascular;
  • Enfermedad pulmonar crónica;
  • Enfermedad metabólica crónica;
  • Enfermedad hepática/gastrointestinal;
  • Sistema inmunitario deprimido;
  • Afección neurológica;
  • Trastorno neuromuscular;
  • Obesidad;
  • Estado de embarazo;
  • Nacimientos prematuros (solo casos pediátricos);
  • Enfermedad renal; y
  • Afecciones reumatológicas/autoinmunes/inflamatorias.

Durante la temporada 2017-18, siete sitios de FluSurv-NET (CA, GA, MN, NM, NYA, OH, OR) realizaron un muestreo aleatorio para ciertos casos de ≥ de 50 años para la abstracción con historias clínicas mientras se seguían realizando abstracciones completas con historias clínicas de todos los casos de < de 50 años. Durante la temporada 2018-19, seis sitios (CA, GA, NM, NYA, OH, OR) realizaron un muestreo aleatorio de casos de ≥ de 65 años para la abstracción con historias clínicas. Todos los otros sitios realizaron abstracciones completas con historias clínicas en todos los casos. Para todos los casos se recogieron datos sobre la edad, el sexo, la fecha de hospitalización, la muerte en el hospital y los resultados de las pruebas de detección de la influenza. Para cada temporada cara al futuro, incluida la temporada 2019-20, puede considerarse un muestreo para la abstracción con historias clínicas en casos de ≥ de 50 años. A principios de enero de cada temporada, la cantidad de casos observada en todos los sitios de FluSurv-NET se comparará con los umbrales predeterminados para determinar si se implementará el muestreo para la temporada.

Hay más datos de FluSurv-NET, que incluyen tasas de hospitalizaciones durante varias temporadas y diferentes grupos etarios y datos sobre las características del paciente (como virus, tipo, datos demográficos y clínicos), disponibles en FluView Interactive.

5. Vigilancia de la mortalidad

Datos de vigilancia de la mortalidad del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS). El NCHS recopila datos de certificados de defunción de las oficinas de estadísticas demográficas estatales sobre todas las muertes que ocurren en los Estados Unidos. Las muertes por neumonía e influenza (N e I) se identifican de acuerdo con los códigos de la ICD-10 para múltiples causas de muerte.  Los datos de vigilancia del NCHS se agregan a la semana de ocurrida la muerte.  Para permitir la recopilación de datos suficientes para generar un porcentaje de N e I estable, los datos de vigilancia del NCHS se publican una semana posterior a la semana de muerte.  Los datos de vigilancia del NCHS se utilizan para calcular el porcentaje de todas las muertes ocurridas en una determinada semana cuya causa ha sido la neumonía y/o influenza. El porcentaje de neumonía e influenza de semanas anteriores se revisan constantemente y pueden aumentar o disminuir a medida que el NCHS recibe datos nuevos y actualizados de certificados de defunción de parte de los estados.  El porcentaje de casos de N e I es comparado con el nivel de referencia estacional de muertes por N e I que se calcula mediante un modelo de regresión periódico que incorpora un procedimiento de regresión sólido aplicado a los datos de los cinco años anteriores.  Un incremento de 1.65 desviaciones estándares sobre el nivel de referencia estacional de muertes por N e I se considera el “umbral de la epidemia”, es decir, el punto en el que la proporción de muertes observadas atribuidas a la neumonía o la influenza es significativamente mayor que lo esperado en ese momento del año, en ausencia de una cantidad sustancial de muertes relacionadas con la influenza. 

Hay más datos disponibles sobre mortalidad por neumonía e influenza durante temporadas anteriores y la temporada actual y por ubicación geográfica (a nivel nacional, estatal y de la región del HHS) en FluView Interactive. Los datos expuestos a nivel estatal y regional son incorporados por el estado de residencia del difunto.

Sistema de vigilancia de la mortalidad infantil asociada a la influenza. Las muertes de niños (personas de menos de 18 años) asociadas a la influenza se incorporaron como una afección de notificación obligatoria en el 2004. Una muerte pediátrica asociada a la influenza se define  conforme con fines de vigilancia como una muerte a causa de una enfermedad clínicamente compatible que ha sido confirmada como influenza por una prueba de diagnóstico de laboratorio correspondiente. No debería existir un período de recuperación total entre la enfermedad y la muerte.  En cada caso se recopilan datos demográficos y clínicos y se transmite dicha información a los CDC.

Hay más información disponible sobre muertes pediátricas asociadas a la influenza, que incluye datos demográficos, afecciones subyacentes, coinfecciones bacterianas y lugar de muerte durante las temporadas anteriores y la temporada actual, en  FluView Interactive.

Consideraciones para la vigilancia de la influenza

Es importante recordar los siguientes datos acerca de la vigilancia de la influenza en los Estados Unidos.

  • Todos los informes sobre la actividad de la influenza provistos por socios de la salud pública y proveedores de atención médica son voluntarios.
  • La información reportada responde a las preguntas de dónde, cuándo y qué virus de influenza se encuentran en circulación.  Puede utilizarse para determinar si la actividad de la influenza está en alza o en baja, pero no reporta directamente la cantidad de enfermedades por influenza.  Para obtener más información acerca de cómo los CDC clasifican  la gravedad de la influenza y la carga de la enfermedad de la influenza, vea Carga de la enfermedad de la influenza.
  • El sistema consiste en ocho componentes de vigilancia complementarios, distribuidos en cinco categorías. Estos componentes incluyen informes de más de 350 laboratorios, aproximadamente 2 600 proveedores de atención médica ambulatoria, el Centro Nacional de Estadísticas de Salud, personal de investigación y servicios de salud en los sitios de FluSurv-NET, y coordinadores de vigilancia de la influenza y epidemiólogos estatales de todos los departamentos de salud estatales, locales y territoriales.
  • La recolección de datos de vigilancia de la influenza se rige de acuerdo a un reporte semanal que comienza el domingo y finaliza el siguiente sábado.  Se le solicita a cada participante de la vigilancia que realice un resumen de los datos semanales y lo envíe a los CDC los martes por la mañana de la semana siguiente. Luego se obtienen, compilan y analizan los datos en los CDC. FluView y FluView Interactive se actualizan semanalmente cada viernes.

    Para fines de vigilancia de la influenza de los CDC/División de la Influenza, el período de presentación de informes para la temporada de influenza comienza durante la semana 40 del Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) y finaliza la semana 39 del siguiente año. Las semanas del MMWR ícono de pdf[65 KB, 2 páginas]hacen referencia a la numeración secuencial de semanas (de domingo a sábado) durante un año calendario. Esto significa que el inicio exacto del período de presentación de informes sobre la influenza varía levemente entre una temporada y otra. La temporada de influenza 2019-2020 comenzó el 29 de septiembre del 2019 y finalizará el 26 de septiembre del 2020.

  • La "temporada de influenza", determinada por la actividad de influenza elevada, también varía de una temporada a otra. Durante la mayoría de las temporadas, la actividad se incrementa a partir de octubre y el período de mayor actividad suele ser entre diciembre y febrero y puede durar hasta mayo. La temporada de influenza se considera que ha comenzado tras varias semanas consecutivas de una elevada actividad de la influenza registrada en varios sistemas de vigilancia de la influenza de los CDC.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.