Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Continúa la temporada de influenza; los adultos mayores son los más afectados

Los CDC instan a las personas a partir de los 65 años en adelante a buscar tratamiento para los síntomas de la influenza de inmediato

25 de enero del 2013 - La influenza continúa enfermando a muchas personas en todo el país, mientras que los indicadores de muertes y hospitalizaciones relacionadas con la influenza han aumentado de manera abrupta en las últimas semanas. El último informe FluView muestra que algunos indicadores han disminuido mientras que otros continúan en ascenso y destaca nuevamente que la temporada de influenza está afectando principalmente a las personas a partir de los 65 años en adelante. Los CDC instan a los adultos mayores a solicitar tratamiento inmediatamente en caso de presentar síntomas similares a los de la influenza y recomiendan a los médicos tratar la influenza con medicamentos antivirales cuanto antes en el caso de pacientes de alto riesgo para evitar consecuencias más graves.

"No es extraño ver que los indicadores de gravedad se ven incrementados en este periodo de la temporada debido a que, por lo general, los casos de muerte y hospitalizaciones van a la zaga de otros indicadores de la actividad de la influenza; no obstante, los aumentos son notablemente dramáticos", manifestó la Dra. Lyn Finelli de los CDC. "El panorama general es claro. Esta temporada es grave para los adultos mayores, ya que son los más afectados respecto de muertes y enfermedades graves. Es sumamente importante que estas personas busquen atención médica y reciban tratamiento de forma inmediata". La Dra. Finelli es la líder del Equipo de Vigilancia y Respuesta ante Brotes de la División de Influenza de los CDC.

Se recomienda que el tratamiento antiviral se realice para todos los pacientes con diagnóstico posible o confirmado de influenza, que estén hospitalizados, gravemente enfermos o corran mayor riesgo de presentar complicaciones graves relacionadas con la influenza, incluidos niños pequeños, personas a partir de los 65 años en adelante, embarazadas y personas con ciertas afecciones médicas subyacentes. El tratamiento debe comenzar lo antes posible si se sospecha que una persona puede haberse contagiado, independientemente del estado de vacunación o de los resultados de pruebas rápidas y no se debe demorar el inicio del tratamiento mientras se espera la confirmación del laboratorio.

Según la Dra. Finelli, el patrón de gravedad de esta temporada en los adultos mayores es similar al de algunas temporadas anteriores durante las que predominaron los virus de la influenza A (H3N2). En promedio, los CDC calculan que aproximadamente el 60% de las hospitalizaciones y el 90% de las muertes relacionadas con la influenza corresponden a los adultos mayores. "Estamos dentro de los parámetros normales para una temporada de influenza en la que predomina el virus H3N2, pero la gran actividad de la influenza se traduce en una elevada cantidad de personas enfermas y algunas de ellas, de gravedad", expresó Finelli.

La proporción de muertes por neumonía e influenza (N e I) informadas a través del Sistema de Comunicación de Mortalidad de 122 Ciudades ha sido considerablemente elevada esta semana (9.8%), y ha aumentado significativamente desde la semana anterior (8.4%), siendo ésta la tercera semana consecutiva en que la proporción supera el nivel de epidemia. (El nivel de epidemia para la semana 3 es del 7.3%). Finelli aclaró: "Éste es el nivel más alto de N e I que hayamos registrado en casi una década, pero es equiparable a los porcentajes de las últimas temporadas más severas, incluidas la temporada 2003-2004, cuando la N e I alcanzó el 10%; la temporada 1999-2000, cuando alcanzó el 11.2%; la temporada 1998-1999, cuando alcanzó el 9.7% y la temporada 1997-1998, cuando alcanzó el 9.8%. De modo que sí, se trata de una temporada grave, pero en realidad no estamos hablando de una pandemia de influenza estacional sin precedentes".

Según Finelli, otro punto de referencia interesante para la temporada, es la tasa de hospitalización para los adultos mayores. Las hospitalizaciones relacionadas con la influenza son evaluadas de manera acumulativa a lo largo de toda la temporada, así que se espera que la tasa de hospitalizaciones aumente cada semana durante la temporada de influenza a medida que se registren más hospitalizaciones relacionadas con la influenza. Durante la primera mitad de enero del 2013, la tasa de hospitalizaciones para personas a partir de los 65 años ascendió de estar por debajo de las 50 hospitalizaciones en100 000 personas (para la semana finalizada el 29 de diciembre del 2012) a casi 98 hospitalizaciones por cada 100 000 personas (para la semana que finalizó el 19 de enero del 2013). Anteriormente, la tasa de hospitalizaciones más alta entre los adultos mayores fue de 73.7 hospitalizaciones registradas durante la temporada de influenza 2007-2008. Pero Finelli advirtió: "Los CDC solo comenzaron a recabar estos datos correspondientes a adultos mayores en 2007, de modo que es difícil realizar el mismo tipo de comparaciones que hacemos con la tasa de mortalidad".

"Afortunadamente, el porcentaje de consultas médicas por enfermedades similares a la influenza, - un indicador clave - parece estabilizarse", expresó Finelli. En concreto, la actividad de enfermedades similares a la influenza (ILI) está disminuyendo en el sur, sudeste, Nueva Inglaterra y la región central. Mientras que la actividad en el sudoeste, la región del Atlántico medio y el noroeste del país sigue aumentando. El porcentaje de muestras respiratorias que dieron positivo para la influenza está disminuyendo nuevamente, siguiendo una tendencia descendente que se ha observado en las últimas semanas.

No obstante, en tanto y en cuanto se continúe registrando actividad, los CDC instan a las personas que corren alto riesgo de presentar complicaciones por la influenza, especialmente las personas de 65 años en adelante, a buscar tratamiento de inmediato ante síntomas similares a los de la influenza. "Aunque la vacunación ofrece la mejor protección contra la influenza, sabemos que la vacuna contra la influenza tiende a tener menos en los adultos mayores que en las personas jóvenes porque el sistema inmunitario de los seres humanos se debilita con el paso de los años", afirmó Finelli. Los cálculos anticipados sobre la efectividad de la vacuna (EV), que esta temporada reflejan una efectividad de la vacuna de aproximadamente el 60%, no tuvieron en cuenta la edad. Los CDC han advertido que el porcentaje de EV para los adultos mayores en particular puede ser considerablemente inferior al 60%. "Por consiguiente, incluso los adultos mayores que se hayan vacunado pueden contraer influenza. Y como la infección por influenza puede ser grave en este grupo etario, es importante que busquen tratamiento médico tan pronto como se manifiesten los síntomas".

Según Finelli, a menudo los adultos mayores suelen demorarse en solicitar tratamiento médico; sin embargo, los resultados del tratamiento antiviral de la influenza son mejores cuando se inicia cuanto antes después de la manifestación de los síntomas. Los medicamentos antivirales son medicamentos recetados que pueden acortar la duración de la enfermedad y disminuir la gravedad de los síntomas; pero, lo más importante es que pueden reducir las complicaciones graves a raíz de la infección por influenza, incluidas hospitalizaciones, admisiones en unidades de cuidados intensivos (ICU) y muertes. "En un entorno clínico, existen evidencias que demuestran que estos medicamentos pueden marcar la diferencia entre una enfermedad leve y una hospitalización", manifestó Finelli.

Además, los CDC recomiendan de manera rutinaria que las campañas de vacunación se continúen realizando mientras los virus de la influenza sigan en circulación. Si bien es posible que en este momento algunos proveedores de vacunas hayan agotado sus existencias, otros todavía pueden tener vacunas disponibles. Las personas que quieran vacunarse quizás tengan que llamar a más de un proveedor hasta encontrar una vacuna. El buscador de vacunas contra la influenza puede ser útil.

Además de la vacunación y los medicamentos antivirales, las medidas diarias pueden ayudar a mitigar el riesgo de infección. La influenza se propaga principalmente a través de las gotitas que salen expulsadas al toser, estornudar o hablar. Como siempre, manténgase alejado de las personas enfermas. Si está enfermo, permanezca en su casa para evitar la propagación de la enfermedad.

 Arriba

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA