Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

La actividad de la influenza está en aumento; los CDC recomiendan la vacunación y el uso adecuado de antivirales

30 de diciembre del 2016 -Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ofrecieron una actualización sobre la actividad de la influenza en esta temporada desde mediados de octubre hasta diciembre del 2016 en el Informe semanal de morbilidad y mortalidad de hoy e indicaron un aumento lento pero constante en la actividad durante noviembre y principios de diciembre, con un predominio de los virus de influenza A (H3N2). Se espera que la actividad de la influenza aumente en las próximas semanas. Los CDC siguen alentando la vacunación contra la influenza para toda persona mayor de 6 meses a fin de prevenir la enfermedad y también requiere el tratamiento con medicamentos antivirales para la influenza en personas que tienen un riesgo alto de sufrir complicaciones graves en el desarrollo de síntomas de influenza y para todos aquellos que padezcan influenza grave.

La actividad de enfermedades similares a la influenza (ILI, por sus siglas en inglés) a través de la Red de Vigilancia de Enfermedades Similares a la Influenza de EE. UU. (ILINet) hace un seguimiento del porcentaje de pacientes con ILI que consultaron a un proveedor en una red nacional de aproximadamente 2 800 médicos que reportan esta información a los CDC cada semana. Los niveles de ILI aumentaron de 1.9%, durante la semana del 10 de diciembre, a 2.3%, durante la semana del 17 de diciembre, lo cual superó el nivel de referencia nacional de 2.2% por primera vez en esta temporada. ILI es uno de varios indicadores clave de la influenza que usan los CDC para hacer un seguimiento de la actividad de esta enfermedad. Los aumentos de ILI suelen estar acompañados por aumentos en las hospitalizaciones asociadas a la influenza y luego, por aumentos en la mortalidad.

El porcentaje de especímenes respiratorios en laboratorios clínicos que dan resultado positivo para influenza también aumentó en forma constante en las últimas semanas de 3.5%, durante la semana del 3 de diciembre, a 7.1%, durante la semana del 17 de diciembre. El aumento en los especímenes de laboratorio que dan resultado positivo para influenza confirma que el aumento en la actividad de ILI está relacionado con la influenza y que no es consecuencia únicamente de otros microbios patógenos respiratorios.

Los virus de influenza A (H3N2) son los que se han identificado con mayor frecuencia en los Estados Unidos, aunque también se han reportado virus de influenza A (H1N1)pdm09 e influenza B. De las muestras respiratorias de los Estados Unidos que se analizaron en laboratorios de salud pública, 1 160 dieron resultado positivo para influenza, de las cuales 1 050 (90.5%) eran influenza A y 110 (9.5%) eran influenza B. De los 972 virus de influenza A que se clasificaron en subtipos, la mayoría (96.3%) eran virus H3 y el resto (3.7%) eran virus H1N1pdm09 .

En el pasado, las temporadas en las que predominaron los virus H3N2 se han asociado a enfermedades más graves y a una tasa de mortalidad más alta, en especial, entre personas mayores y niños pequeños, en comparación con las temporadas en las que predominaron los virus H1N1 o de influenza B. Los virus H3N2 también fueron predominantes durante las temporadas de influenza 2014-2015, 2012-2013, 2007-2008 y 2003-2004, las cuatro temporadas con los mayores niveles de mortalidad asociados a la influenza en la década pasada. Si bien no es posible predecir qué virus de influenza serán predominantes para toda la temporada de influenza 2016-2017, si los virus H3N2 siguen circulando en forma generalizada, los adultos mayores y los niños pequeños pueden resultar más afectados.

La información acerca de las hospitalizaciones relacionadas con la influenza se obtiene a través de la Red de Vigilancia de Hospitalizaciones por Influenza (FluSurv-Net) de 13 estados para calcular un índice de hospitalizaciones asociadas a la influenza confirmadas en el laboratorio. En este momento, las tasas acumulativas de hospitalizaciones por influenza son de 2.4 por 100 000 personas. Las personas mayores de 65 años tuvieron el índice más alto de hospitalización asociada a la influenza y representaron aproximadamente el 53% de las hospitalizaciones asociadas a la influenza que se reportaron.

A partir del 17 de diciembre del 2016, no se reportaron muertes pediátricas asociadas con la influenza durante la temporada 2016-17 a los CDC. Puesto que las muertes pediátricas asociadas a la influenza se convirtieron en una afección de notificación obligatoria en todo el país durante la temporada 2004-2005, la cantidad total de muertes pediátricas asociadas a la influenza ha pasado de 37 a 171. (No se incluye la pandemia del 2009, durante la cual se reportaron a los CDC 358 muertes de niños entre el 15 de abril del 2009 y el 2 de octubre del 2010).

En el transcurso de una temporada de influenza, los CDC estudian muestras de virus de influenza que circulan durante la temporada al observar sus propiedades genéticas y antigénicas para evaluar qué grado de correspondencia existe entre los virus recomendados para la producción de vacunas y los virus que circulan. Hasta el momento en esta temporada, la caracterización antigénica o genética indica que la mayoría de los virus analizados siguen siendo similares a los componentes recomendados de las vacunas 2016-2017 del hemisferio norte. La correspondencia entre el virus de la vacuna y los virus que circulan es uno de los tantos factores que afecta la efectividad de la vacuna.

Puesto que el mes pico de actividad de la influenza puede ser entre diciembre y marzo, recibir una vacuna en este momento sigue ofreciendo beneficios de salud pública importantes. Aunque la efectividad de la vacuna contra la influenza puede variar, la vacunación es la mejor manera de protegerse de la enfermedad. La vacunación es fundamental para personas que tienen un riesgo alto de complicaciones graves por la influenza, como los niños pequeños y las personas mayores de 65 años, las mujeres embarazadas y las personas que padecen determinadas afecciones crónicas, por ejemplo, asma, diabetes y enfermedades cardíacas. Mientras los virus de la influenza circulen en la comunidad, los trabajadores de la salud deben seguir vacunando pacientes que no han recibido la vacuna contra la influenza en esta temporada.

Si bien la vacunación contra la influenza es la mejor manera de prevenir la enfermedad, los medicamentos antivirales siguen siendo un método de defensa importante a la hora de tratar la influenza. Entre los medicamentos antivirales efectivos disponibles se encuentran el oseltamivir, el zanamivir y el peramivir. Se descubrió que todos los virus de influenza recolectados desde el 1 de octubre del 2016 y sometidos a pruebas para verificar su resistencia antiviral eran susceptibles a estos medicamentos antivirales.

Para obtener la información más reciente acerca de la temporada de influenza 2016-2017, consulte el reporte FluView semanal.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

Arriba