Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Los CDC informan detalles sobre prevención y tratamiento de la influenza en niños y adolescentes

15 de septiembre del 2011 - Aunque no es común que los niños y adolescentes mueran por causas relacionadas con la influenza, muchas de las muertes podrían haberse prevenido si los niños hubieran estado vacunados contra la influenza, según un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

El estudio informa 115 muertes relacionadas con la influenza de personas menores de 18, desde septiembre de 2010 hasta agosto de 2011 y enfatiza la importancia tanto de la vacunación anual como del tratamiento antiviral rápido.

"Es vital que los niños se vacunen", dijo la Dra. Lyn Finelli, jefa del equipo de vigilancia y respuesta ante los brotes de los CDC. "Sabemos que la vacuna contra la influenza no es 100 por ciento efectiva, en especial en los niños con afecciones médicas de alto riesgo. Es por eso que es esencial que se utilicen estas dos herramientas médicas. Primero, la vacuna. Luego, medicamentos antivirales contra la influenza como una segunda línea de defensa contra la influenza. En este momento no estamos usando en su totalidad las herramientas médicas a nuestra disposición para prevenir las enfermedades relacionadas con la influenza y las muertes de niños".

El estudio en el Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad de los CDC brinda detalles sobre las muertes. Desde 2004, los estados están obligados a informar las muertes de niños y adolescentes asociadas con la influenza, lo que le da a los CDC la oportunidad de ver de cerca cuáles son los factores que pueden aumentar el riesgo.

Entre los hallazgos más importantes se encontró el uso poco frecuente de la medida más importante de prevención de la influenza: la vacunación. A pesar de que, desde 2008, se recomienda vacunar a todos los niños de 6 meses de edad o más, solo el 23 por ciento de los 74 niños mayores de seis meses con un registro de vacunación conocido recibió la vacuna contra la influenza la temporada pasada.

Mientras que mucha gente cree que los niños sanos pueden recuperarse de un ataque de influenza, no siempre es así. Cerca de la mitad de los niños que murieron la temporada pasada eran niños sanos y no padecían una afección médica que los pusiera en riesgo de complicaciones por la influenza. Sin embargo, el informe resalta el hecho de que la edad baja es un factor de riesgo. El informe identificó que el 46 por ciento de los niños que murieron eran menores de 5 años y el 29 por ciento eran menores de 2 años.

La otra mitad de los niños que murieron padecían una afección médica que los predisponía a mayor riesgo de complicaciones por la influenza. De 57 niños con una afección médica, el 54 por ciento tenía un desorden neurológico, el 30 por ciento tenía enfermedad pulmonar, el 25 por ciento tenía un desorden cromosómico o genético y el 19 por ciento tenía una enfermedad cardiaca congénita u otra enfermedad cardiaca.

El informe también identificó problemas con el uso de los medicamentos antivirales, que brindan un tratamiento efectivo contra la influenza. De los 94 niños que murieron en un hospital o sala de emergencia, solo al 50 por ciento le habían recetado medicamentos antivirales. En especial desde la pandemia de H1N1 de 2009, los CDC han recomendado el tratamiento inmediato con medicamentos antivirales contra la influenza en pacientes muy enfermos con sospecha de influenza.

Otro informe en el MMWR del 16 de septiembre se brinda un resumen de la actividad de la influenza desde mediados de mayo hasta principios de septiembre. "Si continúan las tendencias de ese informe", dice Finelli, "debemos tener una vacuna que ofrezca una buena protección contra los virus que esperamos que circulen esta temporada".

La vacuna contra la influenza de esta temporada protege contra tres virus de la influenza: el virus de la influenza A de 2009 (H1N1), un virus de la influenza A (H3N2) y un virus de la influenza B. Estos son las mismas cepas del virus de la influenza que circularon en 2010-2011, solo la octava vez desde 1969 que ocurre este fenómeno. Además, es importante resaltar que la inmunidad de la vacuna disminuye con el tiempo, por lo que los CDC recomiendan que todos se vacunen esta temporada, incluso si se vacunaron la temporada pasada, para estar protegidos de manera óptima.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA
Error al procesar el archivo SSI