Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Las embarazadas y la influenza

Es más probable que la influenza provoque enfermedades graves en embarazadas que en mujeres que no estén embarazadas. Los cambios que se producen en el sistema inmunitario, el corazón y los pulmones durante el embarazo (y hasta dos semanas después del parto) hacen que las mujeres embarazadas sean más propensas a desarrollar una enfermedad grave a causa de la influenza que pueda requerir de una hospitalización. La influenza también puede ser nociva para el bebé en gestación. Un síntoma común de la influenza es la fiebre que puede estar asociado a defectos del tubo neural y otros resultados adversos para el bebé en gestación.

La vacuna contra la influenza es su mejor protección

Vacunarse contra la influenza es el primer y más importante paso en la protección contra la influenza. Se ha demostrado que la vacuna inyectable contra la influenza que se administra durante el embarazo protege de la enfermedad tanto a la madre como al bebé durante varios meses posteriores al nacimiento. Estudios realizados en adultos jóvenes sanos revelan que la vacuna inyectable contra la influenza reduce el riesgo de contraer la enfermedad un 40% a un 60% durante las temporadas cuando la vacuna contra la influenza coincide con los virus en circulación. También hay estudios que demuestran que un bebé cuya madre fue vacunada durante el embarazo está protegido contra la infección por el virus de la influenza durante varios meses después de su nacimiento, antes de que el bebé sea lo suficientemente grande como para poder recibir la vacuna. Las mujeres embarazadas deberían recibir la vacuna inactivada contra la influenza (vacuna inyectable contra la influenza); las mujeres embarazadas no deberían recibir la vacuna contra la influenza en atomizador nasal. Conozca más acerca de vacuna contra la influenza.

Un extenso registro de seguridad para las vacunas inyectables contra la influenza en mujeres embarazadas

Las vacunas inyectables contra la influenza han sido administradas a millones de mujeres embarazadas durante varios años con un buen registro de seguridad. Existe vasta evidencia que indica que es seguro vacunarse contra la influenza durante el embarazo; aunque los datos son limitados respecto del primer trimestre. Los CDC y el Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP, por sus siglas en inglés) recomiendan que las mujeres embarazadas se vacunen en cualquier trimestre del embarazo. Es muy importante que las mujeres embarazadas reciban la vacuna contra la influenza. Ver Embarazadas y seguridad de la vacuna contra la influenza estacional para obtener más información.

Otras medidas de prevención

Además de recibir la vacuna contra la influenza, las mujeres embarazadas deben tomar otras acciones de prevención diarias.

El tratamiento temprano es importante para las mujeres embarazadas

Si presenta síntomas de influenza, llame de inmediato a su médico. Existen medicamentos antivirales que pueden tratar la influenza y prevenir las complicaciones graves relacionadas. Los CDC recomiendan tratamiento inmediato para aquellas personas que estén cursando una infección por influenza o una presunta infección por la enfermedad y para quienes tengan un alto riesgo de presentar graves complicaciones por la influenza, como es el caso de las mujeres embarazadas.

  • El tratamiento debe comenzar tan pronto como sea posible, ya que el tratamiento con medicamentos antivirales es más eficaz cuando se inicia temprano (dentro de las 48 horas después de la aparición de los síntomas).
  • Los medicamentos antivirales pueden aliviar su enfermedad y hacer que se sienta mejor rápidamente. También pueden evitar problemas serios de salud que puedan ser provocados por la enfermedad de la influenza.
  • El oseltamivir oral es la opción preferida para el tratamiento de mujeres embarazadas ya que cuenta con la mayor cantidad de estudios que avalan su seguridad y sus beneficios.
  • Los medicamentos antivirales requieren una receta de su médico.
  • Tener fiebre a causa de la infección por la influenza u otras infecciones en las primeras etapas del embarazo puede tener relación con defectos congénitos en el bebé. Además de tomar medicamentos antivirales, las mujeres embarazadas que tiene fiebre deberían tratar su fiebre con Tylenol® (o una marca equivalente que se adquiera en una tienda) y ponerse en contacto con su médico de inmediato.

Cuándo buscar cuidados de salud de emergencia

Si está embarazada y presenta alguno de estos síntomas, llame al 911 de inmediato:

  • Dificultad para respirar o falta de aire
  • Dolor o presión en el pecho o abdomen
  • Mareos repentinos
  • Confusión
  • Vómitos graves o persistentes
  • Fiebre alta que no responde ante el Tylenol® (o una marca equivalente que se adquiera en una tienda)
  • Disminución o ausencia de movimiento de su bebé

Nota: No existen recomendaciones para que las mujeres embarazadas o las personas con afecciones preexistentes obtengan un permiso especial o un consentimiento por escrito de su médico o profesional de la salud para vacunarse contra la influenza si lo hacen en una clínica en el lugar de trabajo, una farmacia u otra ubicación que no sea el consultorio del médico. Para más información, visite Conceptos erróneos acerca de la influenza estacional y las vacunas contra la influenza.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA