Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Convulsiones febriles después de la vacunación de niños, incluida la vacunación contra la influenza

Preguntas y respuestas

¿Qué son las convulsiones febriles?

Febril significa "tener fiebre". Una convulsión es un ataque de movimientos corporales descontrolados. Una "convulsión febril" se refiere a una convulsión que está asociada a la fiebre en un niño. Por lo general, las convulsiones febriles duran entre uno y dos minutos y pueden ocurrir con cualquier enfermedad que ocasione fiebre, como los resfríos, la influenza, la infección de oídos o la roséola. Lo más común es que aparezcan con temperaturas de 102°F (38.9°C) o superior pero también pueden presentarse con temperaturas corporales más bajas o cuando la fiebre está disminuyendo. Una persona que tiene una convulsión febril puede perder la conciencia.

¿Quiénes tienen más probabilidades tener convulsiones febriles?

La mayoría de las convulsiones febriles ocurren en niños de entre 6 meses y 5 años de edad. Hasta el 5% de los niños pequeños presentará al menos una convulsión febril. En los niños, el rango de edad más común en que se presentan las convulsiones febriles es entre los 14 y 18 meses.

Aproximadamente 1 de cada 3 niños que tienen una convulsión febril tendrá más convulsiones febriles durante la infancia. Si un miembro de la familia directa del niño (un hermano, una hermana o uno de los padres) ha tenido convulsiones febriles, ese niño tiene más probabilidades de tener una.

¿Cuán graves son las convulsiones febriles?

Las convulsiones febriles pueden ser atemorizantes pero casi todos los niños que han tenido una se recuperan rápidamente, vuelven a estar sanos y no presentan ningún daño neurológico permanente. Las convulsiones febriles no hacen que los niños tengan más probabilidad de desarrollar epilepsia o algún otro trastorno convulsivo.

¿Puedes las vacunas contra la influenza ocasionar convulsiones febriles en los niños?

Las vacunas pueden causar fiebre pero las convulsiones febriles son poco comunes después de la vacunación. Los niños deben recibir la vacuna contra la influenza en el momento recomendado puede prevenir la enfermedad, la cual puede ocasionar fiebre alta y convulsiones febriles.

Se han realizado varios estudios con niños en los Estados Unidos para detectar si existe mayor riesgo de sufrir convulsiones febriles después de recibir las vacunas contra la influenza.

  • Se confirmó que la vacuna contra la influenza no tiene relación con las convulsiones febriles a través de un estudio en el que participaron 45 000 niños de 6 meses a 23 meses de edad que recibieron una vacuna contra la influenza entre 1991 y 2003 (Hambidge et al, 2006).
  • Se descubrió que la vacuna contra la influenza y la vacuna contra la influenza H1N1 2009 no tenían nada que ver con las convulsiones febriles en los niños durante la temporada de influenza 2009-10 (Lee et al, 2011).
  • En los estudios realizados se registró un pequeño aumento en el riesgo de que los niños pequeños tengan convulsiones febriles después de recibir la vacuna inyectable contra la influenza en algunas temporadas de influenza. El riesgo de convulsiones febriles ha sido mayor en niños de 12 a 23 meses e incluso más alto cuando la vacuna inyectable contra la influenza se administra junto con la vacuna conjugada neumocócica (PCV13) (Tse el al, 2012).

Los CDC revisaron atentamente los datos sobre las convulsiones febriles y consideraron los beneficios de vacunar a los niños contra estas enfermedades; además decidieron que no es necesario hacer ningún cambio en las recomendaciones de inmunización para niños.

¿De qué manera los CDC monitorean la seguridad de las vacunas?

Los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) monitorean cuidadosamente la seguridad de las vacunas aprobadas para usar en los Estados Unidos. Los CDC utilizan dos sistemas principales para monitorear la seguridad de las vacunas contra la influenza:

  1. Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS): un sistema de alerta temprana que ayuda a los CDC y a la FDA a monitorear los problemas que pueden surgir después de la vacunación. Cualquier persona puede informarle al VAERS sobre efectos secundarios de la vacuna. Por lo general, los informes del VAERS no pueden determinar si un evento adverso fue el resultado de una vacuna pero estos informes pueden ayudar a determinar si es necesario realizar más investigaciones.
  2. Proyecto Vaccine Safety Datalink (VSD): una colaboración entre los CDC y nueve organizaciones de cuidado de salud que permite el monitoreo continuo y las búsquedas proactivas de datos relacionados con la vacuna.

Obtenga más información sobre el monitoreo de la seguridad de la vacuna en Monitoreo de la seguridad de la vacuna en los CDC.

¿Pueden informarse a los CDC las convulsiones febriles después de la vacunación infantil?

Sí. Las convulsiones febriles posteriores a la vacunación pueden informarse en el Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS). Su médico puede archivar este informe o puede hacerlo usted mismo a través del sitio web del VAERS o llamando al 1-800-822-7967.

¿Dónde puedo obtener más información sobre las convulsiones febriles?

Para conocer más acerca de las convulsiones febriles, visite los siguientes sitios:

 Arriba

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

  • Esta página fue revisada el 4 de noviembre del 2015
  • Esta página fue modificada el 4 de noviembre del 2015
  • Fuente del contenido:
Arriba