Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Personas con VIH e influenza (gripe)

Las personas con VIH tienen alto riesgo de presentar complicaciones graves por la influenza. Los estudios realizados antes del uso rutinario de la terapia antiretroviral altamente activa (HAART) sugirieron un mayor riesgo de hospitalizaciones relacionadas con afecciones cardiacas o pulmonares en personas con VIH durante la temporada de influenza a diferencia de otras épocas del año, y un mayor riesgo de muertes relacionadas con la influenza en personas infectadas con VIH. Otros estudios han indicado que los síntomas de la influenza podrán durar más tiempo y el riesgo de presentar complicaciones por la enfermedad es mayor en el caso de algunas personas con VIH. La vacunación con una vacuna contra la influenza ha demostrado producir una respuesta inmunitaria contra el virus de la influenza en ciertas personas infectadas con el VIH.

Debido a que la influenza puede causar enfermedades graves, se recomienda que las personas con VIH se vacunen contra la influenza.  Esta página incluye recomendaciones sobre las vacunas inyectables contra la influenza y los medicamentos antivirales para que las personas con VIH estén preparadas para la temporada de influenza.

¿Qué es el VIH?

El VIH (virus de inmunodeficiencia humana) es el virus que causa el Sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). El VIH ataca a las células del sistema inmunitario del organismo y, si no se lo trata, destruye gradualmente la capacidad que tiene el organismo de combatir las infecciones y ciertos cánceres. Los CDC calculan que casi 1.1 millones de personas en los Estados Unidos vivían con VIH a finales del 2015, el año más reciente del que se cuenta con información disponible.

Conocer más

Imagen de la promoción: comprométase esta temporada. Si tiene VIH o SIDA, vacúnese contra la influenza.

Si tiene VIH, tiene alto riesgo de presentar complicaciones graves relacionadas con la influenza y debería vacunarse contra la influenza (una vacuna inyectable contra la influenza). Las personas con la enfermedad del VIH avanzada pueden experimentar una respuesta inmunitaria deficiente a la vacunación. Por lo tanto, se puede considerar la quimioprofilaxis antes de la exposición (uso de medicamentos antivirales para prevenir la infección con influenza) en estos pacientes si hay probabilidades de exponerse a personas con influenza.

  • Varios estudios aleatorios realizados en adultos con infección por VIH han demostrado que la vacunación contra la influenza puede prevenir la enfermedad de la influenza. Estudios realizados en los Estados Unidos revelaron que la vacunación contra la influenza previene la enfermedad y las consultas al médico entre las personas con VIH y otras afecciones que causan inmunosupresión.
  • Es posible que las personas que padecen la enfermedad del VIH avanzada no respondan tan bien a la vacuna contra la influenza como las personas sin VIH; no obstante, las personas con infección por VIH igual generan una respuesta inmunitaria. 

Los motivos por los cuales una persona no debería vacunarse contra la influenza son los mismos para las personas con VIH como para las personas sin VIH. Puede encontrar más información acerca de quiénes deberían y quiénes no deberían vacunarse contra la influenza aquí.

Las vacunas inyectables contra la influenza y las personas con VIH/SIDA

  • Las vacunas inyectables contra la influenza están aprobadas para ser utilizadas en personas con VIH y otras afecciones de salud.
  • La vacuna contra la influenza con virus vivos atenuados  [LAIV] JAMÁS debería ser utilizada en personas con VIH y SIDA. LAIV (FluMist®) contiene una forma debilitada del virus vivo de la influenza y no está recomendada para usarse en personas con sistemas inmunitarios debilitados (inmunosupresión).

Otras medidas preventivas para personas con VIH/SIDA

Además de vacunarse contra la influenza, las personas con VIH deberían tomar las mismas medidas preventivas diarias Los CDC recomiendan cubrirse la boca y nariz al toser, lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas que están enfermas.

El uso de medicamentos antivirales para la quimioprofilaxis (prevención de la influenza) para personas con VIH

A las personas con VIH se les debería recetar oseltamivir oral o zanamivir para inhalar para prevenir la infección por el virus de la influenza cuando no pueden ser protegidas de otra manera durante los periodos en que hay un alto riesgo de exposición. Su uso debe seguir las recomendaciones actuales de los CDC o las autoridades locales de salud pública. Las directrices actuales de los CDC sobre el uso de quimioprofilaxis deberían ser tenidas en cuenta; además puede consultar las recomendaciones actualizadas de los CDC en el sitio de la influenza estacional.

No se han publicado datos sobre las interacciones entre los agentes antivirales contra la influenza (oseltamivir, zanamivir y peramivir) y los medicamentos que se utilizan en el tratamiento de las personas con VIH. Debe observarse si los pacientes presentan reacciones adversas a los agentes de la quimioprofilaxis contra la influenza, especialmente ante la presencia de afecciones neurológicas o insuficiencia renal.

Síntomas y tratamiento

Si presenta síntomas de influenza, llame de inmediato a su médico. Existen medicamentos antivirales que pueden tratar la influenza y prevenir las complicaciones graves relacionadas. Los CDC recomiendan tratamiento inmediato para aquellas personas que estén cursando una infección por influenza o una presunta infección por la enfermedad y para quienes tengan un alto riesgo de presentar graves complicaciones por la influenza, como es el caso de las personas con VIH.

Síntomas

Los síntomas de la influenza incluyen fiebre, tos, dolor de garganta, secreción o congestión nasal, dolores corporales, dolor de cabeza, escalofríos y fatiga. Algunas personas también pueden tener vómitos y diarrea. Las personas pueden contagiarse con el virus de la influenza y presentar síntomas respiratorios sin fiebre.

Tratamiento

  • El tratamiento debe comenzar tan pronto como sea posible, ya que el tratamiento con medicamentos antivirales es más eficaz cuando se inicia temprano (dentro de las 48 horas después de la aparición de los síntomas).
  • Para conseguir un medicamento antiviral, el médico debe emitir una receta. Estos medicamentos combaten la influenza y evitan que el virus de la influenza desarrolle más virus en su organismo.
  • Los medicamentos antivirales pueden aliviar su enfermedad y hacer que se sienta mejor rápidamente. También pueden evitar problemas serios de salud que puedan ser provocados por la enfermedad de la influenza.
  • Esta temporada hay tres medicamentos antivirales contra la influenza aprobados por la FDA y recomendados por los CDC para tratar la enfermedad.
 Arriba

Cuándo buscar cuidados de salud de emergencia

Si usted o su hijo tienen VIH/SIDA y presentan los siguientes signos de advertencia de la enfermedad, ¡busque atención médica de inmediato!

Signos de advertencia de emergencia de la influenza

Las personas que experimentan estos signos de advertencia deberían recibir atención médica de inmediato.

En los niños

  • Respiración acelerada o problemas para respirar
  • Coloración azulada en los labios o el rostro 
  • Se expande la caja torácica al respirar
  • Dolor de pecho
  • Dolor muscular intenso (el niño se rehusa a caminar)
  • Deshidratación (no orina por 8 horas, tiene la boca seca y al llorar no tiene lágrimas)
  • No está alerta ni interactúa cuando está despierto
  • Convulsiones
  • Fiebre por encima de los 104 °F
  • En el caso de niños menores de 12 semanas, cualquier cuadro febril
  • Fiebre o tos que mejora pero reincide o empeora
  • Agravamiento de las afecciones crónicas

En los adultos

  • Dificultad para respirar o falta de aire
  • Dolor o presión constante en el pecho o abdomen
  • Mareos persistentes, confusión, dificultad para despertarse
  • Convulsiones
  • No orina
  • Dolor muscular intenso
  • Debilidad o inestabilidad intensa
  • Fiebre o tos que mejora pero reincide o empeora
  • Agravamiento de las afecciones crónicas

 Estas listas no incluyen todo. Consulte a su proveedor de atención médica ante cualquier otro síntoma grave o que le preocupe.

Consideración especial sobre la alergia a los huevos

Las personas alérgicas al huevo pueden recibir cualquier vacuna aprobada contra la influenza recomendada y acorde para su edad (IIV, RIV4 o LAIV4). Personas con historial clínico de alergia grave al huevo (aquellas que han tenido otros síntomas además urticaria luego de estar expuestas a huevos) deberían recibir la vacuna contra la influenza en un entorno médico  y bajo la supervisión de un proveedor de atención médica que sea capaz de reconocer y manejar reacciones alérgicas graves.

 Arriba

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA