Información sobre la vacuna contra la influenza para los trabajadores de la salud

¿Sabía que...?

  • Los CDC, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) y el Comité Asesor sobre Prácticas de Control de Infecciones en los cuidados de salud (HICPAC) recomiendan que todos los trabajadores del sector de la salud de los Estados Unidos se vacunen todos los años contra la influenza.
  • Los trabajadores del sector de la salud incluyen (pero no se limitan a) médicos, profesionales en enfermería, asistentes en enfermería, fisioterapeutas, técnicos, personal de servicios de emergencias médicas, personal de servicios dentales, farmacéuticos, personal de laboratorio, personal a cargo de las autopsias, estudiantes y graduados, personal contratado por el establecimiento de cuidados de salud y personas (por ejemplo: personal administrativo, nutricionistas, personal de limpieza, personal de lavandería, de seguridad, de mantenimiento, de facturación, párroco y voluntarios) que no se encuentran expuestas de manera directa a los pacientes pero que están potencialmente expuestas a agentes infecciosos que pueden contraerse y contagiarse entre los trabajadores del sector de la salud y los pacientes.

¿Por qué hay que vacunarse?

  • La influenza es una enfermedad grave que puede llevar a la hospitalización y, en ciertas ocasiones, incluso provocar la muerte. Cualquier persona puede enfermarse gravemente a causa de la influenza, incluso las personas que están sanas.
  • Cualquier persona puede contagiarle la influenza, incluso los pacientes y compañeros de trabajo que la padecen.
  • Si contrae la influenza, puede contagiar a otras personas incluso si no se siente enfermo.
  • Al vacunares, puede protegerse y proteger a su familia y a sus pacientes.

¿Cuántos trabajadores del sector de la salud se vacunaron la última temporada?

  • La cobertura de vacunación contra la influenza entre el personal de atención médica durante la temporada 2017-18 fue del 78,4 %, un porcentaje similar a la cobertura durante la temporada 2016-17 (78,6 %).
    • Según la ocupación, la cobertura de vacunación contra la influenza fue más alta entre médicos (96,1 %), farmacéuticos (92,2 %), enfermeros/as (90,5 %), y enfermeros/as practicantes y asistentes médicos (87,8 %)
    • La cobertura de vacunación fue inferior entre el resto del personal de atención médica clínica (80,9 %), asistentes y auxiliares (71,1 %) y personal de atención médica no clínica (72,8 %).
  • Por lugar de trabajo, la cobertura de vacunación contra la influenza más elevada se registró entre el personal que trabaja en hospitales (91,9 %).
    • La cobertura más baja de vacunación contra la influenza continúa siendo la del personal de atención médica que trabaja en centros de cuidado a largo plazo (LTC, por sus siglas en inglés) (67,4 %) en comparación con aquellos que trabajan en hospitales y centros de atención ambulatoria (75,1 %).
    • La cobertura de vacunación fue más alta (94,8 %) entre el personal de atención médica que trabaja en entornos donde la vacunación era obligatoria. Entre el personal de atención médica cuyos empleadores no exigían la vacunación, la cobertura de vacunación fue más alta entre aquellos que trabajaban en lugares donde se ofrecía la vacuna sin costo alguno en el lugar de trabajo sólo por 1 día (70,4 %) o > de 1 día (76 %) o entre aquellos que trabajaban en sitios donde su empleador no ofrecía la posibilidad de vacunarse en el lugar sin costo pero fomentaba la vacunación de manera activa a través de otros mecanismos (75,1 %) en comparación con la cobertura entre el personal de atención médica que trabaja en lugares donde los empleadores no ofrecen la vacuna ni tienen ningún tipo de exigencia respecto de la vacunación (47,6 %).
  • El motivo más comúnmente reportado por el personal de atención médica no vacunado encuestado a principios de la temporada de influenza 2017-18 que no tenía la intención de vacunarse durante la temporada de influenza fue el temor a a los efectos secundarios o a enfermarse a causa de la vacuna (22,1 %).
  • Visite Cobertura de la vacunación contra la influenza entre el personal de los cuidados de salud - Estados Unidos, temporada de influenza 2017-18 para obtener más información.
  • Visite Un kit de herramientas para empleadores de cuidado a largo plazo: aumentar la cobertura de vacunación contra la influenza entre el personal de atención médica en centros de cuidado a largo plazo.

Datos de la influenza

  • Las personas con influenza pueden contagiarla a otros. Los virus de la influenza se diseminan principalmente a través de las gotitas que se producen al toser, estornudar o hablar. Estas gotitas pueden caer en la boca o en la nariz de las personas que se encuentran hasta aproximadamente 6 pies de distancia o se las puede inhalar hacia los pulmones. Siendo algo poco frecuente, una persona puede llegar a contraer la influenza si toca una superficie o un objeto contaminado con el virus de la influenza y luego se toca la boca o la nariz.
  • La mayoría de los adultos puede contagiar a otros a partir del 1° día antes de que los síntomas se desarrollen y hasta 5-7 días o más después del inicio de la enfermedad. Los niños pueden contagiar el virus durante más tiempo. Los síntomas comienzan de 1 a 4 días después de que el virus entre en el cuerpo. Esto quiere decir que usted puede contagiar la influenza a otra persona antes de saber que está enfermo y también mientras lo está. Algunas personas pueden infectarse con el virus de la influenza pero no tener síntomas. Durante este tiempo, esas personas pueden contagiar el virus a otras.
  • Algunas personas, como las de 65 años de edad en adelante, los niños menores de 5 años, las mujeres embarazadas y las personas con afecciones crónicas como asma, diabetes o enfermedad cardíaca o pulmonar, tienen alto riesgo de presentar complicaciones graves a causa de la influenza.
  • Dado que los trabajadores de la salud pueden atender a personas con un alto riesgo de presentar complicaciones por la influenza o pueden vivir con ellas, es sumamente importante que se vacunen todos los años.
  • Es importante vacunarse todos los años porque la influenza es impredecible, los virus de la influenza cambian constantemente y la inmunidad de la vacuna disminuye con el tiempo..
  • Los CDC recomiendan una vacuna anual contra la influenza como la principal y la mejor manera de protegerse contra la influenza. Esta recomendación es la misma incluso durante años en los que la composición de la vacuna (los virus contra los que brinda protección la vacuna) no ha variado desde la temporada anterior.

Datos sobre la vacuna contra la influenza

  • La vacuna contra la influenza estacional lo protege contra los virus de influenza que, según las investigaciones, serán los más comunes la próxima temporada. Las vacunas trivalentes están fabricadas para brindar protección contra tres virus de la influenza: un virus de la influenza A (H1N1), un virus de la influenza A (H3N2) y un virus de la influenza B. Las vacunas tetravalentes brindan protección contra cuatro virus; los mismos virus que la vacuna trivalente más un virus de la influenza B.
  • Las vacunas contra la influenza NO SON CAUSANTES de la influenza. Las vacunas contra la influenza están fabricadas con virus muertos o debilitados.
  • Las vacunas contra la influenza son seguras. No es común que la vacuna contra la influenza ocasione problemas graves.  El efecto secundario más frecuente que se puede padecer es un poco de dolor en el lugar donde se administró la vacuna. Generalmente es suave y desaparece en el transcurso de uno o dos días. Visite La seguridad de la vacuna contra la influenza para obtener más información.

¿Por qué hay que vacunarse?

  • La influenza es una enfermedad grave que puede llevar a la hospitalización y, en ciertas ocasiones, incluso provocar la muerte. Cualquier persona puede enfermarse gravemente a causa de la influenza, incluso las personas que están sanas.
  • Cualquier persona puede contagiarle la influenza, incluso los pacientes y compañeros de trabajo que la padecen.
  • Si contrae la influenza, puede contagiar a otras personas incluso si no se siente enfermo.
  • Al vacunares, puede protegerse y proteger a su familia y a sus pacientes.

¿Cuántos trabajadores del sector de la salud se vacunaron la última temporada?

  • La cobertura de vacunación contra la influenza entre el personal de atención médica durante la temporada 2017-18 fue del 78,4 %, un porcentaje similar a la cobertura durante la temporada 2016-17 (78,6 %).
    • Según la ocupación, la cobertura de vacunación contra la influenza fue más alta entre médicos (96,1 %), farmacéuticos (92,2 %), enfermeros/as (90,5 %), y enfermeros/as practicantes y asistentes médicos (87,8 %)
    • La cobertura de vacunación fue inferior entre el resto del personal de atención médica clínica (80,9 %), asistentes y auxiliares (71,1 %) y personal de atención médica no clínica (72,8 %).
  • Por lugar de trabajo, la cobertura de vacunación contra la influenza más elevada se registró entre el personal que trabaja en hospitales (91,9 %).
    • La cobertura más baja de vacunación contra la influenza continúa siendo la del personal de atención médica que trabaja en centros de cuidado a largo plazo (LTC, por sus siglas en inglés) (67,4 %) en comparación con aquellos que trabajan en hospitales y centros de atención ambulatoria (75,1 %).
    • La cobertura de vacunación fue más alta (94,8 %) entre el personal de atención médica que trabaja en entornos donde la vacunación era obligatoria. Entre el personal de atención médica cuyos empleadores no exigían la vacunación, la cobertura de vacunación fue más alta entre aquellos que trabajaban en lugares donde se ofrecía la vacuna sin costo alguno en el lugar de trabajo sólo por 1 día (70,4 %) o > de 1 día (76 %) o entre aquellos que trabajaban en sitios donde su empleador no ofrecía la posibilidad de vacunarse en el lugar sin costo pero fomentaba la vacunación de manera activa a través de otros mecanismos (75,1 %) en comparación con la cobertura entre el personal de atención médica que trabaja en lugares donde los empleadores no ofrecen la vacuna ni tienen ningún tipo de exigencia respecto de la vacunación (47,6 %).
  • El motivo más comúnmente reportado por el personal de atención médica no vacunado encuestado a principios de la temporada de influenza 2017-18 que no tenía la intención de vacunarse durante la temporada de influenza fue el temor a a los efectos secundarios o a enfermarse a causa de la vacuna (22,1 %).
  • Visite Cobertura de la vacunación contra la influenza entre el personal de los cuidados de salud - Estados Unidos, temporada de influenza 2017-18 para obtener más información.
  • Visite Un kit de herramientas para empleadores de cuidado a largo plazo: aumentar la cobertura de vacunación contra la influenza entre el personal de atención médica en centros de cuidado a largo plazo.

Datos de la influenza

  • Las personas con influenza pueden contagiarla a otros. Los virus de la influenza se diseminan principalmente a través de las gotitas que se producen al toser, estornudar o hablar. Estas gotitas pueden caer en la boca o en la nariz de las personas que se encuentran hasta aproximadamente 6 pies de distancia o se las puede inhalar hacia los pulmones. Siendo algo poco frecuente, una persona puede llegar a contraer la influenza si toca una superficie o un objeto contaminado con el virus de la influenza y luego se toca la boca o la nariz.
  • La mayoría de los adultos puede contagiar a otros a partir del 1° día antes de que los síntomas se desarrollen y hasta 5-7 días o más después del inicio de la enfermedad. Los niños pueden contagiar el virus durante más tiempo. Los síntomas comienzan de 1 a 4 días después de que el virus entre en el cuerpo. Esto quiere decir que usted puede contagiar la influenza a otra persona antes de saber que está enfermo y también mientras lo está. Algunas personas pueden infectarse con el virus de la influenza pero no tener síntomas. Durante este tiempo, esas personas pueden contagiar el virus a otras.
  • Algunas personas, como las de 65 años de edad en adelante, los niños menores de 5 años, las mujeres embarazadas y las personas con afecciones crónicas como asma, diabetes o enfermedad cardíaca o pulmonar, tienen alto riesgo de presentar complicaciones graves a causa de la influenza.
  • Dado que los trabajadores de la salud pueden atender a personas con un alto riesgo de presentar complicaciones por la influenza o pueden vivir con ellas, es sumamente importante que se vacunen todos los años.
  • Es importante vacunarse todos los años porque la influenza es impredecible, los virus de la influenza cambian constantemente y la inmunidad de la vacuna disminuye con el tiempo..
  • Los CDC recomiendan una vacuna anual contra la influenza como la principal y la mejor manera de protegerse contra la influenza. Esta recomendación es la misma incluso durante años en los que la composición de la vacuna (los virus contra los que brinda protección la vacuna) no ha variado desde la temporada anterior.

Datos sobre la vacuna contra la influenza

  • La vacuna contra la influenza estacional lo protege contra los virus de influenza que, según las investigaciones, serán los más comunes la próxima temporada. Las vacunas trivalentes están fabricadas para brindar protección contra tres virus de la influenza: un virus de la influenza A (H1N1), un virus de la influenza A (H3N2) y un virus de la influenza B. Las vacunas tetravalentes brindan protección contra cuatro virus; los mismos virus que la vacuna trivalente más un virus de la influenza B.
  • Las vacunas contra la influenza NO SON CAUSANTES de la influenza. Las vacunas contra la influenza están fabricadas con virus muertos o debilitados.
  • Las vacunas contra la influenza son seguras. No es común que la vacuna contra la influenza ocasione problemas graves.  El efecto secundario más frecuente que se puede padecer es un poco de dolor en el lugar donde se administró la vacuna. Generalmente es suave y desaparece en el transcurso de uno o dos días. Visite La seguridad de la vacuna contra la influenza para obtener más información.
¿A quiénes se les recomienda la vacunación?

Todas las personas a partir de los 6 meses de vida en adelante deberían vacunarse contra la influenza cada temporada, con raras excepciones. El Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP, por sus siglas en inglés) de los CDC ha hecho esta recomendación desde la temporada de influenza 2010-11.

Vacunarse contra la influenza es especialmente importante para las personas con alto riesgo de presentar complicaciones graves a causa de la enfermedad. Consulte Personas con alto riesgo de desarrollar complicaciones por la influenza para ver una lista completa de los factores relacionados con la edad y la salud que aumentan el riesgo.

Más información disponible en Quiénes deben vacunarse contra la influenza.

¿Quiénes no deben vacunarse?

Hay diferentes vacunas contra la influenza que están aprobadas para ser usadas en diferentes grupos etarios. Además, algunas vacunas no están recomendadas para ciertos grupos de personas. Los factores que permiten determinar si una persona está en condiciones de vacunarse, o de recibir una vacuna en particular, incluyen la edad, el estado de salud (actual y pasado) y cualquier alergia a la vacuna contra la influenza o sus componentes.

¿Qué tipos de vacunas contra la influenza estacional están disponibles?

Los CDC recomiendan el uso de la vacuna contra la influenza aprobada acorde a la edad durante la temporada de influenza 2019-2020. Las opciones incluyen la vacuna inactivada contra la influenza [IIV], la vacuna recombinada contra la influenza [RIV] o la vacuna contra la influenza con virus vivos atenuados  (LAIV). Existen diferentes vacunas contra la influenza que están aprobadas para diferentes grupos etarios y algunas vacunas no se recomiendan para ciertos grupos de personas. Pero, en caso de que esté disponible más de un tipo de vacuna que sea apropiada, no hay preferencias expresas sobre una vacuna contra la influenza en particular.

Para 2019-2020 estarán disponibles las vacunas contra la influenza trivalentes (de tres componentes) y tetravalentes (de cuatro componentes). La mayoría de las vacunas serán tetravalentes.

Las vacunas trivalentes contra la influenza incluyen lo siguiente:

Las vacunas tetravalentes para la influenza incluyen lo siguiente:

  • Las vacunas inyectables contra la influenza tetravalentes de dosis estándar sin coadyuvante que se fabrican utilizando virus cultivados en huevos. Hay varias marcas disponibles de este tipo de vacunas inyectables contra la influenza y están aprobadas para diferentes grupos etarios. Algunas están aprobadas para niños de tan solo 6 meses. La mayoría de las vacunas inyectables contra la influenza se aplican en el brazo (músculo) con una aguja. Una vacuna inyectable contra la influenza tetravalente puede administrarse con una aguja (para personas de 6 meses en adelante) o con una inyección a presión (solo para personas de 18 a 64 años).
  • Una vacuna inyectable contra la influenza tetravalente a base de células que contiene virus producido en cultivo celular, aprobada para su administración en personas de 4 años de edad en adelante.
  • Una vacuna inyectable tetravalente recombinada (una vacuna inyectable contra la influenza que se elabora sin huevos ni virus de influenza) aprobada para personas de 18 años de edad en adelante.
  • Una vacuna contra la influenza tetravalente con virus vivos atenuados en atomizador nasal (LAIV4) fabricada con virus vivos atenuados (debilitados) de influenza, aprobada para ser utilizada en personas de 2 a 49 años de edad. No se recomienda el uso de esta vacuna durante el embarazo ni en personas con alguna afección médica específica.

¿Cómo funcionan las vacunas contra la influenza?

La vacuna contra la influenza estacional lo protege contra los virus de influenza que, según las investigaciones, serán los más comunes durante la próxima temporada. Los anticuerpos se desarrollan en el cuerpo aproximadamente dos semanas después de la vacunación. Estos anticuerpos brindan protección contra la infección por virus de influenza similares a los que se utilizan para fabricar la vacuna.

¿Contra qué virus brinda protección la vacuna para la temporada 2018-2019?

Todas las vacunas contra la influenza para la temporada 2018-2019 brindan protección contra los siguientes tres virus:

  • virus tipo A/Michigan/45/2015 (H1N1)pdm09
  • virus tipo A/Singapur/INFIMH-16-0019/2016 A(H3N2) 
  • virus tipo B/Colorado/06/2017 (linaje Victoria)

Entre las vacunas contra la influenza 2018-2019 se incluye la vacuna tetravalente que también protege contra otro virus B (virus tipo B/Phuket/3073/2013). Es un virus de la línea B/Yamagata.

Las vacunas que brindan protección contra tres virus se denominan vacunas trivalentes. Las vacunas que brindan protección contra cuatro virus se denominan vacunas tetravalentes.

Obtenga más información acerca de las vacunas contra la influenza en Prevención de la influenza estacional mediante la vacunación.

Si me vacuné durante la temporada 2017-2018, ¿debo vacunarme esta temporada?

Sí. Los CDC recomiendan que todas las personas de 6 meses de edad en adelante se vacunen contra la influenza todos los años. Esto se debe a dos motivos: por un lado, las composiciones de las vacunas pueden actualizarse de una temporada a la otra y, por el otro, la protección inmunitaria que recibe una persona de la vacunación disminuye con el paso del tiempo. Entonces, la vacunación anual es necesaria para obtener la mejor u "óptima" protección contra la influenza.

¿Cuándo debo vacunarme?

Lo ideal es vacunarse antes de que comience la actividad de la influenza en la comunidad. De ser posible, los proveedores de atención médica deberían ofrecer las vacunas antes de fines de octubre. No obstante, vacunarse más tarde todavía puede resultar beneficioso y se debería seguir ofreciendo la vacunación durante toda la temporada de influenza, incluso en enero y posteriormente. La vacunación debería seguir ofreciéndose mientras haya virus en circulación. Aunque pueden aparecer brotes de influenza estacional a principios de octubre, la mayoría de las veces el periodo de mayor actividad de la influenza suele ser entre diciembre y febrero. Como el desarrollo de anticuerpos para proteger contra la infección por virus de la influenza demora aproximadamente dos semanas a partir de la vacunación, lo mejor es que las personas se vacunen para estar protegidas antes de que la influenza comience a circular en su comunidad.

Vacúnese contra la influenza esta temporada y protéjase usted, a su familia y pacientes.

 Arriba

¿Cuál es la postura de los CDC en cuanto a exigir que los trabajadores de la salud se vacunen contra la influenza?

Los resultados que se obtuvieron de la revisión de los CDC de la literatura relacionada que ha sido publicada indican que el hecho de que el personal de atención médica se vacune contra la influenza puede mejorar la seguridad para el paciente. 1,2

Los CDC realizan investigaciones basadas en la ciencia y vigilancia de la salud pública a nivel nacional e internacional. Los CDC adoptan las recomendaciones realizadas por el Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP). Estas recomendaciones podrían ser consideradas por agencias estatales y otras agencias federales cuando crean leyes o las hacen cumplir. Los CDC también cuentan con recomendaciones sobre el control de infecciones para los entornos de atención médica. No obstante, los CDC no han emitido ningún requisito ni orden judicial para agencias estatales, sistemas de salud o trabajadores de la salud sobre las prácticas para el control de infecciones, incluida la vacunación contra la influenza o el uso de máscaras.

Sin embargo, algunos empleadores requieren ciertas inmunizaciones. Los hospitales, por ejemplo, pueden exigir que algunos miembros del personal se vacunen contra la influenza o la hepatitis B o tomen ciertas precauciones como el uso de máscaras.

Para obtener más información acerca de las leyes de su estado,  ​​​​​​​comuníquese con el departamento de salud estatal a través de los Recursos de salud pública: departamentos de salud estatales.

Leyes de inmunización estatales para pacientes y trabajadores de cuidados de salud y Vacunas e inmunizaciones: puntos básicos y preguntas típicas del Centro Nacional de Vacunación y Enfermedades Respiratorias cuentan con más información. Para obtener más información, actualizaciones y tener acceso a materiales gratuitos para ayudar a educar al personal y los pacientes sobre el impacto de la influenza y los beneficios de la vacunación, visite CDC: influenza estacional o llame a la línea directa de Inmunización Nacional al (800) 232-2522 (inglés), (800) 232-0233 (español), o (800) 243-7889 (TTY).

Consideración especial sobre la alergia a los huevos

Las personas alérgicas al huevo pueden recibir cualquier vacuna aprobada contra la influenza recomendada y acorde para su edad (IIV, RIV4 o LAIV4).  Personas con historial clínico de alergia grave al huevo (aquellas que han tenido otros síntomas además urticaria luego de estar expuestas a huevos) deberían recibir la vacuna contra la influenza en un entorno médico  y bajo la supervisión de un proveedor de atención médica que sea capaz de reconocer y manejar reacciones alérgicas graves.

Más información

Cobertura de la vacunación contra la influenza entre el personal de los cuidados de salud - Estados Unidos, temporada de influenza 2017-18. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2018;67(38):1050-1054

Cobertura de la vacunación contra la influenza entre el personal de los cuidados de salud - Estados Unidos, temporada de influenza 2013-14. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2014:63:805-11.

Mediciones del desempeño de la vacunación contra la influenza entre el personal de atención médica en los hospitales de cuidados intensivos - Estados Unidos, temporada de influenza 2013-14. Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2014; 63:812-5

El personal de atención médica y la vacunación contra la influenza, encuesta de panel por Internet, Estados Unidos (noviembre del 2013)

Cobertura de vacunación contra la influenza entre el personal de cuidados de la salud - Estados Unidos - Temporada de influenza 2012-13 Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) 2013;62(38);781-786

1 Ahmed F, Lindley M, Allred N, Weinbaum C, Grohskopf L. Effect of Influenza Vaccination of Health Care Personnel on Morbidity and Mortality Among Patients: Systematic Review and Grading of Evidence. Clin Infect Dis 2013; publicación electrónica previa a la edición impresa.

2 Griffin MR. Influenza Vaccination of Health Care Workers: Making the Grade for Action. Clin Infect Diseases 2013; publicación electrónica previa a la edición impresa.

Thomas RE, Jefferson T, Lasserson TJ. Influenza vaccination for healthcare workers who care for people aged 60 or older living in long-term care institutionsExternoícono de sitio externo. Cochrane Database of Systematic Reviews 2013, Edición 7. Art. N°: CD005187. DOI: 10.1/14651858.CD005187.pub4.

Vacunación contra la influenza del personal de cuidados de salud, encuesta de panel por Internet, Estados Unidos, noviembre del 2012

CDC. Cobertura de vacunación contra la influenza entre el personal de cuidados de la salud - Temporada de influenza 2011-12, Estados Unidos. MMWR 2012:61:753-757.

Teleconferencia COCA de los CDC. Actualización sobre la vacunación contra la influenza para el personal de cuidados de salud: cobertura reciente, recomendaciones, comunicación y recursos. 15 de noviembre del 2011.

CDC. Cobertura de la vacunación contra la influenza entre el personal de asistencia médica -Estados Unidos, temporada de influenza 2010-11. MMWR 2011;60:1073-1077.

CDC. Rueda de prensa sobre la vacunación contra la influenza entre el personal de cuidados de salud y las embarazadas. Jueves 18 de agosto de 2011.

Vanhems P, Voirin N, Roche S, Escuret V, Regis C et al. Risk of influenza-like illness in an acute health care setting during community influenza epidemics in 2004-2005, 2005-2006, and 2006-2007: a prospective studyExternoícono de sitio externo. Arch Intern Med 2011; 171(2);151-17.

CDC. Prevención y control de la influenza mediante el uso de vacunas. Recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP), 2010. MMWR 2010;59(N° RR-8).

Apisarnthanarak A, Uyeki T, Puthavathana P, Kitphati R, Mundy L. Disminución del contagio de la influenza estacional entre trabajadores del sector de la salud en unidades de cuidados intensivos: estudio de intervención de 4 años en Tailandia. Control de Infección y Epidemiología Hospitalaria 2010; 31(10);996-1003.

Turnberg W, Daniell W, Duchin J. Vacunación contra la influenza y prácticas y percepciones en cuanto a las licencias por enfermedad según los trabajadores del sector de la salud en centros de cuidados de salud ambulatorios. Am J Infect Control 2010; 38(6):486-8.

CDC. Vacunación contra la influenza del personal de los cuidados de salud: Recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Control de Infecciones en los cuidados de salud (HICPAC) y del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP). MMWR 2006;55(N° RR-2).

Salgado CD, Giannetta ET, Hayden FG, Farr BM. Prevenir la influenza nosocomial aumentando el índice de aceptación de la vacuna entre médicos. Infect Control Hosp Epidemiol 2004;25:923-8.

Saito R, Suzuki H, Oshitani H, Sakai T, Seki N, Tanabe N. The effectiveness of influenza vaccine against influenza A (H3N2) virus infections in nursing homes in Niigata, Japan, during the 1998-1999 and 1999-2000 seasons. Infect Control Hosp Epidemiol 2002;23:82-6.

Cunney RJ, Bialachowski A, Thornley D, Smaill FM, Pennie RA. An outbreak of influenza A in a neonatal intensive care unit. Infect Control Hosp Epidemiol 2000;21:449-54.

WF, Elder AG, Wallace LA, et al. Effects of influenza vaccination of health-care workers on mortality of elderly people in long-term care: a randomised controlled trial. Lancet 2000;355(9198): 93-7.

Saxen H, Virtanen M. Randomized, placebo-controlled double blind study on the efficacy of influenza immunization on absenteeism of health care workers. Pediatr Infect Dis J 1999;18:779-83.

Wilde JA, McMillan JA, Serwint J, Butta J, O'Riordan MA, Steinhoff MC. Efectividad de la vacuna contra la influenza entre profesionales de los cuidados de salud: prueba aleatoria. JAMA 1999;281:908-13.

Potter J, Stott DJ, Roberts MA, et al. Influenza vaccination of health care workers in long-term-care hospitals reduces the mortality of elderly patients. J Infect Dis 1997;175:1-6.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.