Quiénes deberían y quiénes NO deberían vacunarse contra la influenza

Se recomienda la vacunación anual contra la influenza (gripe) a todas las personas a partir de los 6 meses de vida, salvo raras excepciones. Para la temporada de influenza 2018-19, el Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP, por sus siglas en inglés) recomienda la vacunación anual contra la influenza para todas las personas desde los 6 meses de edad en adelante con cualquier vacuna contra la influenza aprobada acorde a la edad  (IIV, RIV4 o LAIV4), sin preferencia expresa por una vacuna sobre la otra.  Algunas vacunas no son recomendadas en ciertas situaciones y con ciertas afecciones médicas y algunas personas no deberían recibir ningún tipo de vacuna contra la influenza (aunque estos casos no son comunes).

Esta página incluye información acerca de quiénes deberían vacunarse contra la influenza y quiénes no deberían hacerlo, y quiénes deberían consultar a su médico u otro profesional de la salud antes de vacunarse. Hable con su médico o enfermero si tiene preguntas sobre qué vacuna contra la influenza es la mejor para usted y su familia.

Se recomienda que todas las personas a partir de los 6 meses de vida se vacunen todos los años, salvo raras excepciones.

La vacunación es especialmente importante para las personas que tienen alto riesgo de presentar complicaciones graves a raíz de la influenza.

Vacuna inyectable contra la influenza 

Personas que pueden recibir la vacuna inyectable contra la influenza:

  • Se han aprobado diferentes vacunas inyectables contra la influenza para personas de diferentes edades. Todas las personas deberían recibir la vacuna apropiada para su edad.
  • Existen vacunas inactivadas contra la influenza que están aprobadas para personas de tan solo 6 meses de edad.
  • Algunas vacunas están aprobadas para ser utilizadas solo en adultos. Por ejemplo, la vacuna recombinada contra la influenza es para personas de 18 años de edad en adelante y las vacunas inactivadas con coadyuvantes y de alta dosis son aptas para personas de 65 años de edad en adelante.
  • Las vacunas inyectables contra la influenza se recomiendan a las mujeres embarazadas y a las personas con afecciones crónicas.

Personas que NO DEBERÍAN  recibir la vacuna inyectable contra la influenza:

  • Los niños menores de 6 meses son demasiado pequeños para recibir la vacuna inyectable contra la influenza.
  • Personas con alergias graves a la vacuna contra la influenza o a alguno de sus ingredientes que ponen en riesgo la vida. Esto puede incluir gelatina, antibióticos u otros ingredientes. Consulte las consideraciones especiales sobre la alergia al huevo para obtener más información sobre las alergias a los huevos y la vacuna contra la influenza.

Personas que deberían hablar con su médico antes de recibir la vacuna contra la influenza:

Si usted tiene una de las siguientes afecciones, consulte a su proveedor de atención médica.  Su proveedor lo ayudará a decidir si la vacunación es adecuada para usted y a determinar cuál es la mejor vacuna según su situación:

  • Si es alérgico a los huevos o a cualquiera de los ingredientes de la vacuna. Hable con su médico sobre su alergia. Consulte las consideraciones especiales sobre la alergia al huevopara obtener más información sobre las alergias a los huevos y la vacuna contra la influenza.
  • Si alguna vez tuvo el Síndrome de Guillain-Barré (una enfermedad paralizante aguda, también llamada SGB). Algunas personas con antecedentes de SGB no deberían recibir esta vacuna. Hable con su médico sobre sus antecedentes de SGB.
  • Si no se siente bien, hable con su médico acerca de sus síntomas.
Vacuna contra la influenza en atomizador nasal

Personas que pueden recibir la vacuna contra la influenza en atomizador nasal:

  • La vacuna en atomizador nasal está aprobada para ser utilizada en personas de 2 a 49 años de edad. Es una opción para personas sanas, no embarazadas, dentro de este grupo etario.

Personas que NO DEBERÍAN recibir la vacuna contra la influenza en atomizador nasal:

  • Niños menores de 2 años
  • Adultos de 50 años de edad y mayores
  • Mujeres embarazadas
  • Personas con antecedentes de reacciones alérgicas graves a cualquier componente de la vacuna o a una dosis previa de cualquier vacuna contra la influenza
  • Niños de 2 a 17 años de edad que reciben medicamentos que contengan aspirina o salicilatos.
  • Personas con sistema inmunitario comprometido (aquellas que tienen sistemas  inmunitarios debilitados)
  • Niños de 2 a 4 años con asma o con antecedentes de resuello en los últimos 12 meses
  • Personas que han tomado medicamentos antivirales contra la influenza en las últimas 48 horas.
  • Personas que cuidan de otras personas con deficiencias graves en el sistema inmunológico que requieren un ambiente protegido (o evitar el contacto con aquellas personas durante 7 días luego de recibir la vacuna en atomizador nasal).

Personas que deberían consultar a su proveedor de atención médica antes de recibir la vacuna en atomizador nasal:

Si usted tiene una de las siguientes afecciones, consulte a su proveedor de atención médica.  Su proveedor lo ayudará a decidir si la vacunación es adecuada para usted y a determinar cuál es la mejor vacuna según su situación:

  • Personas con asma de 5 años de edad en adelante.
  • Personas con afecciones médicas subyacentes que podrían ponerlas en un alto riesgo de presentar graves complicaciones por la influenza. Esto incluye afecciones como enfermedades pulmonares crónicas, enfermedades cardíacas (excepto hipertensión aislada), enfermedades renales, trastornos hepáticos, enfermedades neurológicas/neuromusculares, trastornos hematológicos o metabólicos (incluyendo diabetes). Vea "Personas con alto riesgo de presentar complicaciones por la influenza".
  • Personas con enfermedad aguda grave o moderada con o sin fiebre.
  • Personas con el Síndrome de Guillain-Barré dentro de las 6 semanas posteriores a una dosis previa de vacuna contra la influenza.
Quiénes deberían tener prioridad para recibir la vacuna contra la influenza cuando hay faltantes

Cuando el suministro de vacunas sea limitado, los esfuerzos deben centrarse en administrar vacunas a las siguientes personas (el orden de la lista no implica jerarquía):

  • Niños de 6 meses a 4 años (59 meses);
  • Personas de 50 años en adelante;*
  • Personas con enfermedades pulmonares crónicas (como asma), enfermedades cardíacas (excepto hipertensión), enfermedades renales, hepáticas, hematológicas, neurológicas o trastornos metabólicos (incluyendo la diabetes mellitus);
  • Personas inmunosuprimidas por cualquier causa (incluso la inmunodepresión causada por medicamentos o por el virus de inmunodeficiencia humana);
  • Las mujeres que están embarazadas o lo estarán durante la temporada de influenza y las mujeres que parieron hasta hace dos semanas;
  • Personas de 6 meses a 18 años de edad que reciben medicamentos que contengan aspirina o salicilatos y que corren riesgo de tener el síndrome de Reye después de la infección por el virus de la influenza;
  • Residentes de asilos de ancianos y de otras instalaciones de atención crónica;
  • indígenas estadounidenses/nativos de Alaska
  • personas con obesidad mórbida (índice de masa corporal [IMC] de 40 o superior);
  • personal de atención médica;
  • Contactos con personas de la casa y cuidadores de niños menores de 5 años y adultos mayores de 50 años, con especial énfasis en la vacunación de las personas que están en contacto con niños menores de 6 meses; y
  • personas de la casa y los cuidadores de personas con ciertas afecciones médicas que los ponen en mayor riesgo de presentar complicaciones graves por la influenza.

*Entre los adultos, las complicaciones, las hospitalizaciones y las muertes a causa de la influenza son más comunes generalmente entre los que tienen más de 65 años. Sin embargo, los adultos mayores de 50 años pertenecen a un grupo prioritario para la vacunación por ser más propensos a sufrir afecciones crónicas que los ponen en un alto riesgo de presentar un caso grave de enfermedad por influenza.

Consideración especial sobre la alergia a los huevos

Las personas alérgicas al huevo pueden recibir cualquier vacuna aprobada contra la influenza recomendada y acorde para su edad (IIV, RIV4 o LAIV4). Personas con historial clínico de alergia grave al huevo (aquellas que han tenido otros síntomas además urticaria luego de estar expuestas a huevos) deberían recibir la vacuna contra la influenza en un entorno médico  y bajo la supervisión de un proveedor de atención médica que sea capaz de reconocer y manejar reacciones alérgicas graves.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.