Directrices provisionales para la limpieza de buques de pasajeros y de carga durante una pandemia de influenza

Estos recursos están archivados con fines históricos y se revisan y actualizan sistemáticamente. Se publicarán en línea a medida que estén disponibles.

A continuación encontrará directrices generales para la limpieza de un barco de pasajeros o de carga que ha transportado a un viajero (pasajero o tripulante) aparentemente enfermo con la influenza pandémica. El objetivo de estas pautas es proporcionar un marco básico de respuesta. Este documento está dirigido a los individuos responsables de la salud y seguridad de las personas a bordo. Estas directrices pueden ser modificadas o los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) pueden recomendar procedimientos adicionales como parte de la evaluación de un pasajero enfermo cuando una pandemia de influenza sea identificada en cualquier lugar del mundo o en los EE. UU., o a medida que nueva información acerca de una cepa pandémica esté disponible.

Esta guía no trata asuntos tales como vigilancia de la influenza, tratamiento, aislamiento o pautas de quimioprofilaxis para usar a bordo de una embarcación. Esos asuntos son tratados en el documento de los CDC "Pautas preliminares para la prevención y el control de enfermedades similares a la influenza entre pasajeros y miembros de tripulación en cruceros". Ese documento está disponible en línea.

Los virus de la influenza pueden sobrevivir en superficies no porosas durante 24 horas o más; pero al parecer, la cantidad de virus necesaria para infectar a una persona sobrevive durante periodos más cortos. A pesar de que se desconoce la importancia relativa que tiene la transmisión del virus desde objetos inanimados a seres humanos en la propagación de la influenza, sí es muy probable que el contagio se produzca por la transmisión del virus desde las manos a las membranas mucosas de los ojos, la nariz y la boca. La higiene de las manos1, el protocolo para el manejo de la tos y la higiene respiratoria2 son los principales medios para interrumpir esta transmisión. Las prácticas de limpieza y desinfección de rutina también desempeñan un papel a la hora de minimizar la propagación de la influenza.

Los componentes básicos de un manejo ambiental efectivo de la influenza incluyen la limpieza de rutina con jabón o detergente en agua para eliminar la suciedad y materia orgánica, seguida del uso correcto de desinfectantes. Al seguir estos pasos se reduce la cantidad de partículas del virus de influenza en una superficie, y así se disminuyen las probabilidades de transmisión del virus a través de las manos. Están disponibles numerosos desinfectantes químicos en puntos de venta al consumidor que inactivan los virus de las influenza. Los desinfectantes comercializados en los Estados Unidos deben estar registrados en la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés). Estos productos deben ser usados según las instrucciones de la etiqueta; es necesario seguir las instrucciones de la etiqueta para lograr una eficacia adecuada y y para evitar efectos adversos excesivos.

Deben emplearse métodos de limpieza de rutina en toda la embarcación, con especial atención en ciertas áreas que se especifican a continuación:

  1. El personal de limpieza debe usar guantes desechables no esterilizados que estén recomendados por el fabricante del detergente/desinfectante para limpiar o manipular soluciones de limpieza y desinfección. No se requiere el uso de guantes estériles. Nunca lave o reutilice los guantes. Evite actividades que generen partículas contagiosas. Puede necesitar protección para los ojos, como una mascarilla o gafas protectoras, si es probable que haya salpicaduras.
  2. Utilice solo desinfectantes registrados por la EPA (que incluyen detergentes/desinfectantes) con etiquetas para el virus de la influenza tipo A. Primero limpie la superficie con agua y detergente, y luego aplique el desinfectante según se indica en la etiqueta del fabricante del desinfectante. Asegúrese de que el tiempo de contacto sea el adecuado para una desinfección efectiva. Siga toda medida de seguridad u otra recomendación según se indique (por ej., permita una correcta ventilación en áreas reducidas como baños, y deseche adecuadamente los productos que hayan quedado sin usar o los envases que hayan sido utilizados). Evite la utilización de métodos de aplicación de productos que provoquen salpicaduras o generen partículas. Use sólo los productos registrados por la EPA que puedan estar en contacto con alimentos, en los lugares donde se ubican y almacenan los productos comestibles para el consumo en cocinas y restaurantes.
  3. Las actividades de limpieza deben ser supervisadas e inspeccionadas periódicamente para garantizar que se sigan los procedimientos correctos y minimizar el riesgo de contaminación cruzada de áreas "sucias" a áreas "limpias".
  4. Los procedimientos de limpieza y desinfección deben cubrir todas las áreas, por ejemplo:
    Todas las áreas públicas para pasajeros y la tripulación, que incluyen:
    • Restaurantes, cocinas
    • Baños públicos
    • Bares, salas de espera
    • Salones de exposición
    • Casinos, salas de juego e instalaciones similares
  5. Todas las áreas privadas para pasajeros y la tripulación, que incluyen:
    • Cabinas y baños
    • Todos los baños de la tripulación
  6. Los procedimientos deben incluir la limpieza y desinfección de todas las superficies de contacto manual generales no porosas, por ejemplo:
    • Picaportes
    • Pasamanos
    • Botones de ascensores
    • Teléfonos
    • Teclados
    • Mesas
    • Apoyabrazos, pasamanos
    • Manillas para descargar el inodoro
    • Llaves del grifo
    • Manillas de equipos
    • Máquinas tragamonedas
    • Equipos deportivos y otros equipos similares
  7. Los procedimientos deben cubrir instalaciones bajo techo, por ejemplo:
    • Gimnasios
    • Cubiertas de piscinas
    • Sillas de salas de espera
    • Clubes infantiles, guarderías e instalaciones similares
  8. Las instalaciones al aire libre solo necesitan limpieza. Las piscinas deben ser cloradas adecuadamente.
  9. La emesis (vómito) o heces deben ser cubiertas de inmediato con polvo gelificante absorbente (diseñado para derrames de líquidos corporales) o, si esto no está disponible, toallas/paños de papel desechables. Utilizando guantes desechables impermeables que estén recomendados por el fabricante del detergente/desinfectante, coloque los residuos, los agentes gelificantes usados y los paños de desecho en bolsas antiderrames, selle las mismas de inmediato y elimínelas cuidadosamente en recipientes cubiertos para evitar cualquier diseminación de contaminación. Las superficies duras y no porosas se pueden limpiar y desinfectar según lo descrito anteriormente. Las áreas grandes de contaminación con emesis o materia fecal (por ej., que cubran una baldosa o una superficie mayor) deben ser tratadas con desinfectante después de quitar la sustancia con el material absorbente, luego deben ser limpiadas y desinfectadas nuevamente.
  10. Debido a que los desinfectantes no están aprobados para el uso en superficies porosas, los tapizados, alfombras y alfombrado poroso removibles que hayan sido expuestos a emesis o heces deben retirarse y lavarse cuidadosamente de acuerdo con las instrucciones del fabricante o se deben desechar como se describe más abajo. El tapizado y el alfombrado poroso que no pueda quitarse se puede limpiar inicialmente con agua y detergente. Se debe dejar secar el material al aire libre.
  11. Una vez que se haya completado la limpieza, recolecte el material y los guantes sucios en una bolsa resistente antiderrames (por ej., una bolsa de plástico) bien atada y que no se abra nuevamente. Los materiales porosos que serán lavados pueden transportarse de la misma manera. Se debe consultar a los gobiernos locales y estatales para tomar decisiones de desecho apropiadas. Salvo que las regulaciones estatales específicas para los desechos sólidos o desechos patógenos indiquen lo contrario, estos desechos se consideran desechos sólidos de rutina que pueden enviarse sin tratamiento a los vertederos municipales para desperdicios sólidos.
  12. Una vez que haya terminado la limpieza y se haya quitado los guantes, lávese inmediatamente las manos con agua y jabón, o con un gel para manos a base de alcohol. Evite tocarse la cara con los guantes puestos o antes de lavarse las manos.3.
  13. No utilice aire comprimido y/o agua bajo presión para la limpieza, o cualquier otro método que pueda provocar salpicaduras o que pueda volver a dispersar las partículas de material infeccioso. Las aspiradoras solo deben usarse después de haber realizado una desinfección. Las aspiradoras deben recibir mantenimiento para minimizar la dispersión de polvo en general y deben estar equipadas con filtros de aire de alta eficiencia para partículas (HEPA, por sus siglas en inglés).
  14. El lavado se puede realizar siguiendo los procedimientos existentes. Aunque los virus de influenza pueden sobrevivir en materiales porosos, el proceso de transmisión de estos virus desde sábanas, ropa de cama y prendas de vestir no es tan eficiente comparado con el que se produce desde superficies no porosas.
    • Al recoger las prendas de vestir y la ropa de cama sucias, procure agitarlas lo menos posible.
    • El personal de limpieza y lavandería debe seguir los procedimientos de seguridad establecidos de las instalaciones (se recomienda como mínimo el uso de guantes) al manipular ropa de cama sucia.
    • El lavado o la higiene de las manos debe practicarse después de separar las prendas de vestir y la ropa de cama, y luego de ponerlas en la lavadora.
    • Use detergentes, agregados para la ropa y la temperatura de agua adecuada como para los procedimientos de lavandería de rutina. Siga las instrucciones del fabricante para el uso del detergente y la lejía.
    • Seque las prendas de vestir y la ropa de cama con la configuración de temperatura adecuada para esas telas.

1 Cuando se lave las manos con agua y jabón: humedezca sus manos con agua corriente limpia y aplique jabón. Utilice agua tibia de ser posible. Frótese las manos para hacer espuma y restriegue todas las áreas. Continúe frotando sus manos por 20 segundos. Enjuáguese bien las manos con el agua del grifo. Séquese las manos con una toalla de papel o secador de manos. De ser posible, utilice la toalla de papel para cerrar el grifo. Recuerde: si no dispone de agua y jabón, utilice gel para manos a base de alcohol para lavarse las manos. Al utilizar un gel para manos a base de alcohol: aplique el producto en la palma de la mano. Frótese las manos. Frote el producto por todas las áreas de las manos y los dedos hasta que sus manos se sequen.

2Se recomiendan las siguientes medidas para contener las secreciones respiratorias a todas las personas con signos y síntomas de una infección respiratoria:  Cúbrase la nariz/boca al toser o estornudar; utilice pañuelos desechables para contener las secreciones respiratorias y deséchelos en el cesto de basura más cercano luego de utilizarlos; si no posee pañuelos desechables, tosa o estornude en su manga superior, no en sus manos; limpie sus manos (por ej., lávelas con agua y jabón no antimicrobiano, gel para manos a base de alcohol o una solución antiséptica para manos) luego de estar en contacto con secreciones respiratorias y objetos/materiales contaminados.

3 Los empleados deberían recibir capacitación en cuanto a la manera de quitarse el equipo de protección personal (EPP) para evitar la autoinoculación (p. ej., tocar un guante contaminado y luego tocarse los ojos, la nariz o la boca).

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.