Mensajes clave sobre la conmemoración de la pandemia de influenza de 1918

Puntos clave de 1918
  • En el 2018 se conmemora el centenario de la pandemia de influenza de 1918; una tragedia devastadora para la salud pública a nivel mundial.
  • Desde entonces se han hecho muchos avances en la salud pública, como adquirir más conocimientos acerca de los virus de la influenza, lograr avances en las vacunas contra la influenza y los tratamientos, y mejorar la planificación de la preparación y la respuesta.
  • No obstante, los virus de la influenza siguen representando uno de los mayores retos de enfermedades infecciosas a nivel mundial y el riesgo de una próxima pandemia de influenza está siempre presente.
  • Expertos en salud pública, además de socios nacionales e internacionales, trabajan en forma conjunta para resolver dudas y minimizar los efectos de futuras pandemias de influenza.

Definición de pandemia de influenza

  • Una pandemia de influenza (gripe) es un brote mundial de un nuevo virus de influenza. El nuevo virus sería diferente de los virus de influenza estacional que circulan actualmente y más recientemente. La mayoría de las personas en todo el mundo no serían inmunes al nuevo virus de la influenza de modo que es probable que muchas personas contraigan la enfermedad.
  • Las pandemias ocurren cuando aparecen nuevos virus de la influenza que pueden infectar fácilmente a las personas y propagarse de persona a persona de manera efectiva y constante.
    • Diversos animales (como aves y cerdos) son organismos hospedadores de algunos virus de la influenza que normalmente no transmiten enfermedades a las personas. Los virus de la influenza mutan en todo momento e intercambian genes. En pocas ocasiones, esto hace posible que un virus cuyo hospedador es un animal pueda cambiar de manera tal que también pueda enfermar a las personas.
  • Hubo cuatro pandemias de influenza en los últimos 100 años: 1918, 1957, 1968 y 2009.

1918 en números

  • En 1918, apareció un nuevo virus de la influenza que causó una pandemia responsable de matar a alrededor de 675 000 estadounidenses y al menos 50 millones de personas en todo el mundo.
  • La pandemia de influenza de 1918 infectó a aproximadamente 500 millones de personas en todo el mundo, cerca de un tercio de la población mundial.
  • La pandemia de 1918 causó la mayor cantidad de muertes en total que registra la historia.

Condiciones de la pandemia

  • Las condiciones de la Primera Guerra Mundial (incluido el atestamiento y el desplazamiento de tropas) propiciaron la propagación del virus. La vulnerabilidad de los adultos jóvenes sanos y la falta de vacunas y tratamientos dieron lugar a una crisis en la salud pública sin precedentes. Gran parte de la transmisión del virus puede ser atribuida al atestamiento en los campamentos militares y los entornos urbanos. Además, había condiciones insalubres propias de la guerra, como una nutrición deficiente y falta de higiene.
  • En 1918, muchas personas se enfermaron gravemente y muy rápido. La enfermedad solía convertirse en insuficiencia orgánica y neumonía. Algunas personas morían al cabo de 24 horas o menos. La neumonía era la causa de muerte de la mayoría de los fallecidos.
  • Por lo general, la mortalidad por influenza estacional es mayor entre los más pequeños y los más adultos de la población. Durante la pandemia de 1918, el virus también afectó a adultos jóvenes de entre 20 y 40 años. La edad promedio de muerte era 28 años.
  • Se llamaba influenza española no porque la pandemia se desató en España sino porque España se mantuvo en una posición neutra durante la Primera Guerra Mundial y sus medios hicieron una amplia cobertura sobre la pandemia. Otros países se negaron a reconocer que tenían casos, de modo que todo hacía parecer que España era el país más afectado por la pandemia, lo cual no era cierto.

La salud pública durante la pandemia

  • En 1918, los científicos identificaron varias bacterias que causaban la enfermedad, pero aún no habían descubierto los virus por lo que no podían identificar la causa de la influenza.
  • En 1918 no existían las pruebas de laboratorio para poder detectar, aislar o caracterizar los virus de la influenza.
  • En 1918, no había sistemas nacionales para monitorear la actividad de la influenza como los hay en la actualidad.
  • En la primavera y el verano de 1918, la influenza no era una enfermedad sobre la que se podía reportar. Para otoño, muchas ciudades establecieron sistemas para monitorear la actividad similar a la influenza

El avance en la salud pública desde la pandemia

  • 100 años después, el mundo ha hecho importantes avances en la ciencia en cuanto a la prevención y el control de la influenza.
  • Durante más de 60 años, los CDC han trabajado para abordar la amenaza constante de la influenza, incluida la preparación para la próxima pandemia de influenza.
    • Se han hecho muchos avances en las pruebas para diagnosticar la influenza, las vacunas para ayudar a prevenir la influenza y los medicamentos para tratar la influenza y sus complicaciones. Además, contamos con herramientas de conciencia de la situación para monitorear la actividad de la influenza y medidas que podemos tomar en nuestras comunidades para disminuir el impacto de la influenza. Estas mejoras permitieron que el mundo esté mejor equipado para prepararse y responder a la próxima pandemia de influenza.
    • En comparación con 1918, hemos mejorado en cuanto al monitoreo de la enfermedad, las muertes y la propagación de la enfermedad. Ahora podemos detectar la aparición de virus de influenza pandémica. También tenemos mayor capacidad para:
      • Evaluar complicaciones a causa de la influenza y la efectividad de los tratamientos para la influenza
      • Crear vacunas contra la influenza pandémica
      • Prevenir enfermedades a través de medicamentos recetados
      • Detener la propagación de enfermedades sin el uso de medicamentos (al lavarse las manos, cubrirse la boca al estornudar, cerrar escuelas, etc.)
    • Ahora existen muchos avances médicos para ayudar a combatir una pandemia de influenza que no teníamos en el pasado, tales como:
      • Vacunas para prevenir la influenza estacional
      • Medicamentos para tratar la influenza estacional
      • Antibióticos para tratar infecciones bacterianas secundarias
      • Respiradores y unidades de cuidados intensivos
      • Equipo de protección personal (guantes, batas, máscaras, etc.) 
    • Ahora contamos con diferentes tipos de pruebas para diagnosticar la influenza.
    • A diferencia de 1918, ahora tenemos un sistema de vigilancia global de la influenza para monitorear la actividad de la influenza. Además, tenemos maneras más eficientes de difundir rápidamente la información acerca de los virus de la influenza con socios en todo el mundo.

Preparación para la próxima pandemia

  • Los virus de la influenza siguen representando uno de los mayores retos a nivel mundial y el riesgo de influenza pandémica está siempre presente.
    • Los virus de la influenza cambian constantemente, que hace posible que en pocas ocasiones los virus de animales cambien de forma tal que puedan infectar a seres humanos y propagarse eficazmente. Esto significa que las pandemias de influenza probablemente sigan ocurriendo.
    • Varios factores aumentan el riesgo de que aparezca un virus de la influenza pandémica y se propague rápidamente por todo el mundo. Estos factores son el rápido crecimiento poblacional, el aumento en los viajes internacionales y la proximidad de los seres humanos a reservas de animales.
  • Como parte de la defensa de los Estados Unidos contra las amenazas sanitarias, los CDC y los socios de salud pública deben tomar medidas para reducir los efectos de futuras pandemias de influenza.
  • Si bien se han hecho muchos avances, aún queda mucho por hacer a fin de mejorar nuestra preparación en caso de una influenza pandémica.
    • Se necesitan vacunas más efectivas que puedan fabricarse rápidamente. También es necesario mejorar la infraestructura global para producir y distribuir estas vacunas.
    • Se necesitan medicamentos más efectivos y menos costosos, especialmente para tratar a los pacientes que ingresan al hospital a causa de la influenza.
    • Se requiere una mejor vigilancia de los virus de influenza en aves y cerdos en todo el mundo.
    • Es necesario mejorar la capacidad para intercambiar los especímenes de virus a nivel mundial.
    • Se necesitan mejores pruebas para detectar la influenza, incluso pruebas más precisas y más económicas que puedan usarse donde se está tratando a los pacientes.

Algunas partes del mundo necesitan mejorar la infraestructura médica, el equipamiento y el personal capacitado para tratar pacientes enfermos de gravedad.

Publicaciones de conmemoración de 1918 

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.