¿Estamos preparados?

Producción de la vacuna contra la influenza

La influenza y su potencial constante de causar un brote mundial de la enfermedad, o "pandemias de influenza",  representa uno de los principales retos de enfermedades infecciosas a nivel mundial. Las pandemias ocurren cuando aparecen nuevos virus de influenza A que infectan a personas fácilmente y se propagan de persona a persona de manera efectiva y sostenida. Las personas pueden tener poca o ninguna inmunidad contra el virus pandémico por lo que las consecuencias pueden ser graves. Cuatro pandemias de influenza ocurrieron durante el siglo pasado: 1918, 1957, 1968 y 2009. La pandemia de 1918 fue la más grave y se cobró la vida de 675 000 estadounidenses y de al menos 50 millones de personas de todo el mundo.

Los CDC están trabajando para proteger a los estadounidenses y a la comunidad global ante la amenaza de una futura pandemia de influenza que podría causar muchas más enfermedades, hospitalizaciones y muertes de las registradas durante los brotes de influenza estacional y podría saturar al sistema de salud de los EE. UU. Entonces, ¿qué tan bien preparados estamos para enfrentar la próxima pandemia de influenza? Se han hecho muchos avances científicos y médicos para combatir la influenza pandémica y estacional. Los progresos desde la pandemia de influenza de 1918 incluyen las vacunas para prevenir la influenza, los medicamentos antivirales (que constituyen el tratamiento principal para la influenza) y el sistema mundial de vigilancia de la influenza con 114 estados miembro de la Organización Mundial de la Salud que monitorean constantemente la actividad de la influenza. Además, hay mayor conocimiento acerca de las intervenciones no farmacéuticas que ayudan a aminorar la propagación de la influenza, como el distanciamiento social, el protocolo para toser y para la higiene respiratoria y el lavado de manos.

Los avances en la preparación y respuesta ante una pandemia son extraordinarios; sin embargo, aún queda mucho por hacer para poder mejorar la preparación a nivel mundial y en los EE. UU. para afrontar la próxima pandemia de influenza. Esto incluye herramientas mucho más efectivas para prevenir y tratar la influenza. También es necesario contar con una mejor vigilancia de los virus de la influenza en los animales. El centenario de la pandemia de 1918 es una oportunidad para explorar el impacto histórico de este evento y además nos recuerda que la influenza es impredecible y tiene el potencial de causar un daño devastador. Los CDC se comprometen a prepararse y responder ante las futuras pandemias de influenza. Una respuesta efectiva salvará vidas y disminuirá el potencial de una confusión económica y social.

Más recursos
  • A determinar
  • A determinar
  • A determinar

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.